Archivo de la categoría: amor

Di lo que sientes


labios selladosDi lo que sientes. No te de miedo. Exprésate. No te quedes con eso por dentro.

A veces sentimos timidez y no sabemos qué decir en un momento determinado. A veces nos da pena o tememos ser rechazados. Y a veces es como si tuviéramos los labios sellados. No nos salen las palabras. No articulamos palabras.

Existe un dicho en Venezuela: “¡Perro cobarde no tiene perritos!”

Atrévete a expresarte. Busca algunas palabras de amor, palabras de amistad, o simplemente palabras de aliento.

Y una vez que sepas lo que vas a decir, pues ¡adelante! ¡Dilo! Las ganancias son enormemente más grandes que las pérdidas.

Luis Castellanos
Reflexiones Diarias

 

Sin amor…


sin amor

Día del Amor y de la Amistad


san valentinEl Día de San Valentín es una celebración tradicional de países anglosajones que se ha ido implantando en otros países a lo largo del siglo XX en la que parejas de enamorados expresan su amor y cariño mutuamente. Se celebra el 14 de febrero, onomástico de San Valentín. En algunos países se conoce como Día de los Enamorados y en otros como Día del Amor y la Amistad.
En los países nórdicos es durante estas fechas cuando se emparejan y aparean los pájaros, de ahí que este periodo se vea como un símbolo de amor y de creación.
Valentín era un sacerdote cristiano que vivió en el siglo III en Roma. Gobernaba el emperador Claudio II, quien prohibió los matrimonios para jóvenes, porque los solteros sin familia eran mejores soldados. Claudio encarceló y luego martirizó a Valentín, quien murió el 14 de febrero del 270 dC.

La Fuerza del Amor


amorEl núcleo del amor es la fuerza, el valor que mostramos para luchar por lo que amamos, la fortaleza para defender lo que más apreciamos, enfrentar desafíos, superar barreras, derribar obstáculos.
Cuando el amor es auténtico surge con la fuerza de la audacia, el atrevimiento, la osadía que nos lanza a correr riesgos para conquistar lo que amamos; es en esa entrega sin condiciones donde surgen fortalezas donde antes no las había.

Lee el resto de esta entrada

¿Qué es el amor? (Berg)


corazonLa mayoría de nosotros lo sentimos -o lo hemos sentido- y aún así, lo que creemos que es el amor y lo que es verdadero amor puede no ser la misma cosa. De hecho, puede que hasta sean completamente opuestos. En esencia, cuando nos referimos al amor, con frecuencia este está arraigado en el amor a uno mismo. Esto puede aclararse con una parábola. Un hombre entra a un restaurante. El camarero le pregunta que le apetece, y él responde “¡Amo el pescado!” Naturalmente el pescado de su elección se limpia, cocina y sirve en un plato presentable. El hombre procede a masticar y tragar todo aquello. Lee el resto de esta entrada

Amar a un ser humano


Amar a un ser humano es atreverte a expresar el cariño espontáneamente a través de tu mirada, de tus gestos y sonrisas; de la caricia firme y delicada, de su abrazo vigoroso, de tus besos, con palabras francas y sencillas; es hacerle saber y sentir cuánto lo valoras por ser quien es, cuánto aprecias sus riquezas interiores, aún aquellas que él mismo desconoce; es ver su potencial latente y colaborar para que florezca la semilla que se encuentra dormida en su interior; es hacerlo sentir que su desarrollo personal te importa honestamente, que cuenta contigo; es permitirle descubrir sus capacidades creativas y alentar su posibilidad de dar todo el fruto que podría; es develar ante sus ojos el tesoro que lleva dentro y cooperar de mutuo acuerdo para hacer de esta vida una experiencia más rica y más llena de sentido. Lee el resto de esta entrada

¿Por qué se acaba el amor entre las parejas?


  • Porque se comenten errores, como pensar que una vez la relación ha adquirido cierta solidez o cierto tiempo, ya se es dueño de la otra persona, o viceversa.
  • Porque el hombre se aburre de la mujer cuando ésta comienza a volverse cantaletosa y la vida en el hogar se convierte en un infierno. Ahí ya se ha roto la comunicación. Lee el resto de esta entrada

Cuando alguien te ama


Cuando alguien te ama, es lento para perder la paciencia contigo.

Cuando alguien te ama, toma las circunstancias de tu vida y las usa de una forma constructiva para tu crecimiento.

Lee el resto de esta entrada

La necesidad del amor


A lo largo de la vida hay etapas en las que la palabra “amor” tiene diferentes significados, colores y matices para nosotros.

El amor es algo muy complejo y cada cual lo vive diferentemente.

Para unas personas el amor debe implicar compromiso, otras piensan que si son amadas serán felices, otras piensan que es algo que dura para siempre mientras otras temen por la caducidad que pueda tener.

Y sin embargo, pese a los diferentes modos de verlo, todos queremos tener amor.

De toda la vida se nos ha enseñado que el amor conlleva compromiso, que si alguien te ama lógicamente también querrá comprometerse contigo. Pero no es así, se puede amar a una persona sin tener ganas de comprometerse. Quizás sea conveniente que evites el amor que se entrega sin compromiso.

Por lo general, tan pronto escuchamos decir “mi amor”, “te amo”, de inmediato pensamos que si alguien nos quiere estará dispuesto a dejarlo todo de lado por estar a nuestro lado.

Pero no siempre es así  y aunque pueda doler darse cuenta de ello, debemos aprender a reconocer que muchas veces quieren entregarnos un amor sin compromiso, un amor que no toma el camino que deseamos.

La palabra “amor” la sentimos como si de una palabra mágica se tratase, como algo que está destinado a durar para siempre y que por ello mismo, lógicamente conllevará compromiso. Pero si tan pronto escuchamos esas palabras pensamos que será así, puede que estemos cometiendo un grave error.

El amor es algo que uno mismo debe entregarse:

El amor debe ser sentido y vivido por uno mismo, como quieras: lo puedes envolver en pañuelos de sedas, guardarlo en baúles… puede ser tan bueno como tú quieras que sea, lo puedes vivir a tu manera.

Sólo serás completamente feliz cuando logres comprender que el amor te debe hacer feliz a ti mismo. En el momento que así lo vivas llegarás a comprender por fin que la felicidad depende de ti, solamente de ti, de tus aciertos y tus errores, de las cosas buenas que puedas vivir o sentir.

- Eres dueño de ti mismo -

Debes descubrir que el amor y la felicidad no es algo que dependa de otras personas sino que de ti mismo.

Se puede ser muy feliz aun en la más completa soledad. A veces estando solo puedes tener la paz que necesitas, incluso puede llegar a ser tu mejor compañera (la propia soledad), porque tú mismo eres fuente inagotable de amor. Incluso puedes dar y repartir amor a los demás sin necesidad de entregárselo a una sola persona.

Nuestras vidas serán satisfechas cuando lleguemos a comprender que el amor no es cuestión de tener pareja sino algo que ya está a nuestro alcance: Nosotros mismos somos los dueños de nuestro propio destino y de la felicidad de nuestro corazón. No es algo que se nos deba entregar porque es algo que ya tenemos, sólo que a veces tenemos que darnos cuenta de ello.

La palabra “AMOR” la puedes vivir y disfrutar intensamente con todas tus ganas, siempre que no te hagas dependiente de nada ni nadie.

No permitas que el amor te haga ni dependiente, pero tampoco posesivo con nada.

Aprendamos a dejar salir de nuestras vidas lo que no va con nosotros, no permitamos que nos manipulen el corazón o los sentimientos en nombre del amor. Alejemos lo malo de nuestra vida, no permitamos que gobiernen nuestros sentimientos o nuestra persona.

Creer o esperar que nuestra felicidad depende del amor que otras personas nos entreguen es un error y algo que debes olvidar ya mismo; pensar así sólo te traerá decepciones, penas y tristezas. Nadie puede vivir la vida de otros, nuestra felicidad está dentro de nosotros y sólo nosotros mandamos sobre nuestro cuerpo y mente.

El amor podrá morar eternamente en tu corazón siempre y cuando no dejes que tu felicidad dependa de otras personas.

Eres tan capaz y valeroso que todo está en tus manos, tú eres el constructor de tu vida y felicidad, nadie te puede quitar ese privilegio, eso sólo te corresponde a ti.

El amor y la felicidad es un regalo para uno mismo, es regalarse paz, es soltar las cargas, es decidir mirar la luz de nuevo y con determinación caminar hacia ella. Todo lo bueno está dentro de ti, anímate a amar y dar felicidad sin esperar que te lo den, no lo esperes, sólo regálalo.

Cincuenta Maneras de Amar a su Pareja


1. Primero ámese cada uno a sí mismo.
2. Empiecen el día abrazándose.
3. Desayunen en la cama.
4. Díganse te amo cada vez que se separen.
5. Elógiense en forma espontánea y sincera.
6. Reconozcan y festejen sus diferencias.
7. Vivan cada día como si fuera el último.
8. Escríbanse cartas de amor inesperadas.
9. Planten una semilla juntos y cuídenla hasta su madurez.
10. Salgan juntos una vez por semana.
11. Envíe flores sin razón alguna.
12. Acepte y âme a los amigos y la familia del otro.
13. Escríbanse notas que digan te amo y colóquenlas por toda la casa.
14. Deténganse e inhalen el aroma de las rosas.
15. Bésense sorpresivamente.
16. Disfruten hermosas puestas de sol juntos.
17. Sean sinceros al disculparse.
18. Sean indulgentes.
19. Recuerden el día en que se enamoraron, y reconstrúyanlo.
20. Tómense de las manos.
21. Díganse te amo con los ojos.
22. Permita que ella llore en sus brazos.
23. Exprésele que le comprende.
24. Brinden por su amor y compromiso.
25. Hagan algo que los anime.
26. Permítale que ello lo dirija cuando esté perdido.
27. Ríanse de sus chistes.
28. Aprecien su belleza interior.
29. Hagan las tareas de la otra persona por un día.
30. Alienten sueños maravillosos.
31. Exprésense muestras de afecto en público.
32. Dense masajes amorosos sin restricciones.
33. Escriban un diario de su amor y registren momentos especiales.
34. Tranquilice los temores del otro.
35. Caminen descalzos juntos por la playa.
36. Pídale a ella que se case de nuevo con usted.
37. Responda con un sí.
38. Respétense el uno al otro.
39. Sea el mayor admirador de su pareja.
40. Dé el amor que su pareja desea recibir.
41. Dé el amor que usted desea recibir.
42. Muestre interés en el trabajo del otro.
43. Trabajen juntos en un proyecto.
44. Constrúyanse una fortaleza con mantas.
45. Colúmpiense tan alto como puedan en un columpio a la luz de la luna.
46. Hagan un día de campo dentro de casa en un día lluvioso.
47. Nunca se acuesten enojados.
48. Ponga a su pareja primero en sus oraciones.
49. Dense un beso de buenas noches.
50. Duerman muy juntos.

Vía Renuevo de Plenitud

¿Te cuesta decir te quiero?


A muchos les da vergüenza, a otros les parece ñoño, y la mayoría da por sentado que su pareja ya lo sabe; pero expresar nuestrossentimientos es necesario. Si dejas pasar una oportunidad tras otra puede que un día sea demasiado tarde. Decir en voz alta lo que sentimos nos es tan fácil como parece, muchas parejas una vez pasada la etapa de enamoramiento y la fogosidad del principio, se dejan llevar por la inercia y dejan de decir cosas cariñosas y hacer ‘locuras’ por amor.

Este es el principio del fin. Cuando la magia desaparece, hay que trabajarse la relación día a día y regarla con pequeños detalles, frases y actos que parecen insignificantes, pero que no lo son.Despertarla con su canción preferida, preparar el desayuno, colocar su toalla en el radiador para que esté caliente cuando sale de la ducha, dejarle una nota que ponga: “¡Que tengas un buen día!” en la puerta para que la vea cuando salga, dejarle un mensaje grabado en su iPod… Hay infinidad de cosas que se pueden hacer, pero verbalizarlo es voz alta ya es otro cantar, ¿verdad?

Según una encuesta realizada por Parship.es, una agencia ‘on line’ para la búsqueda de pareja estable, el 15 por ciento de los españoles tiene claro que jamás dirá ‘te quiero’ porque considera que el amor es algo que se demuestra con actos y no con palabras.

La mayoría de los encuestados (el 56 por ciento) admitió haber dicho ‘te quiero’ precipitadamente, al poco tiempo de iniciar la relación, frente a un 19 que considera que esta frase merece ser dicha cuando ambos están seguros de sus sentimientos y la relación es suficientemente sólida.

Solo un 5 por ciento confesaron que les cuesta mucho pronunciar estas dos palabras y aprovechan cuando la otra persona lo dice para contestar: “Yo también te quiero”.

¡Ahora no!
Lo que está claro es que el amor es un sentimiento maravilloso e incontrolable que cuando llega arrasa con todo y se demuestra con actos, pero también necesariamente, nos guste o no, con palabras. Eso sí, no se lo digas en un momento de pasión. Será menos creíble para tu pareja, que puede malinterpretarlo.

Tampoco debes ponerte nervioso o mostrar ansiedad en ese momento. Hay que mostrarse seguro y relajado, sino es mejor callarse. ¡Ah! Por descontado, no esperes que te responda. Si te ama, te lo dirá en su momento. No fuerces las cosas, ni te muestres impaciente.

No es lo ideal, pero si deseas hacerlo en un lugar público o en presencia de terceros, intenta que haya un poco de intimidad y cuida el ambiente para que ella se sienta especial y lo viva como un momento inolvidable y no como una pesadilla mientras piensa aquello de “tierra ¡trágame!”.

Y tú,  ¿cómo te declaraste? ¿Has dejado de decir ‘te quiero’? ¿Cómo se lo demuestras? Comparte con nosotros tus triunfos y fracasos amorosos.

 

Vía Yahoo! Mujer

Otra Historia de Amor


Hace mucho tiempo había una pareja muy feliz. La joven era la mas linda que podía existir; cuando de pronto fue al  doctor y empezó a  evitar a su novio, a la semana ella lo llamó y le dijo que el doctor le diagnosticó una enfermedad en la piel y que la cara se le estaba deformando y estaba a tal punto, que daba asco.

Al poco tiempo el novio la llamó y le dijo, que habia ido al doctor y que éste había dicho que estaba perdiendo muy rapidamente la vista, y que la necesitaba. Ella aceptó ya que él no la iba a poder ver.

Se casaron, pasó el tiempo y ellos eran los mas felices del mundo; ella envejeció y murió. Todos decian ‘pobre el esposo está ciego y la necesitaba';
en el velorio el esposo fue como si nada y un amigo le pregunta ‘no que estabas ciego?’ y él le responde ‘no, nunca lo estuve pero si no le decia eso, ella nunca iba a aceptar casarse conmigo, y yo la amo’

¿Por qué nos enamoramos de una persona y no de otra?


¿Por qué nos enamoramos de una persona y no de otra?

Es decir, que la consciencia, las actitudes, las emociones quedan fuera de control, es una magia que lleva a la persona enamorada a tener una serie de cambios en la percepción de las cosas en forma importante.

Los científicos se encuentran intrigados por los cambios que se producen a nivel cerebral y que hacen que la persona enamorada cambie tanto. Lo que han encontrado es que el cerebro produce una cantidad elevada de endorfinas y encefalinas que son sustancias producidas por unas neuronas especializadas que se encuentran en la parte central del cerebro llamado hipotálamo en donde se llevan a cabo una serie de conexiones de neuronas encargadas de las emociones, memoria, aprendizaje, sueño, vigilia, hambre, entre otras cosas.

Estas endorfinas semejan en su composición química a drogas como el opio y morfina, por lo que también reciben el nombre de opiáceos endógenos, otra sustancia que se secreta por el cerebro es la feniletilamina, que se parece a las anfetaminas (otra droga estimulante) .

Entonces por lo tanto cuando aumentan en el cerebro dichas endorfinas, encefalinas y feniletilamina durante el enamoramiento la persona se siente sin hambre, ve todo “color de rosa”, está alegre, se siente entre las nubes, con alegría, vitalidad y muchas emociones positivas más.

Bueno, estos son los cambios físicos debido a las sustancias que se elevan a nivel cerebral como consecuencia del enamoramiento, pero ¿Por qué nos enamoramos de una persona y no de otra?, ¿Qué tiene esa persona en especial por la que nuestro cerebro (hipotálamo) comienza a secretar dichas sustancias?.

Nuestros progenitores

Para esto hay una gran cantidad de teorías, alguna de ellas son que en nuestro inconsciente tenemos la imagen de nuestros progenitores y buscamos en algunos rasgos inconscientes al que más se parezca a nuestro progenitor del sexo opuesto porque ese ideal de hombre o mujer es con el que crecimos y el que aprendimos.

Correspondencia

Otra teoría es la de la “correspondencia” en donde buscamos a personas para relacionarnos íntimamente que tengan historias similares a la nuestra” Dios los hace y ellos se juntan “,además que tengan un nivel cultural, social, intelectual, etc. parecido al nuestro.

Admiración

Una teoría más dice que nos enamoramos de lo que anhelamos ser o bien de lo que tiene el otro y en nosotros mismos no nos lo reconocemos aunque lo tengamos como por ejemplo alguien emprendedor, con dinamismo etc. y nosotros lo somos, pero no nos lo reconocemos y si lo vemos en la otra persona y nos sirve entonces como “espejo” y por eso nos enamoramos.

Algunas Glandulas

Otra más, habla de las feromonas que son sustancias secretadas por algunas glándulas que se encuentran en las axilas, cerca de los labios, pezones, íngles entre otros lugares y son percibidas por la otra persona a través de un órgano llamado vemoronasal que es independiente del sentido del olfato. Cuando encontramos a la persona adecuada es porque las feromonas de dicha persona nos parecen agradables y compatibles a las nuestras.

Instinto

Otra teoría que la defienden algunos biólogos es que buscamos a la pareja adecuada para perpetuar la especie y esto se hace después de una evaluación por “instinto” y buscamos a la mejor persona con la cual nuestros genes se mezclen de la mejor manera.

En fin, sea cual sea la teoría que más nos agrade o coincida con nosotros, el enamoramiento es un estado alterado de conciencia que no es permanente, las sustancias cerebrales mencionadas anteriormente bajan con el transcurso del tiempo, también el cerebro como sucede con muchas drogas tiene un nivel de tolerancia y ya no surge el mismo efecto que en un inicio, esto es una ventaja, puesto que si nos mantuviéramos mucho tiempo en dicho estado, nos sería difícil trabajar, ser productivos, vivir la realidad; lo que sucede después de un tiempo es que la persona pasa del enamoramiento al amor en el cual hay una serie de sentimientos más reales, en donde la persona es valorada tal cual es y al verla ahora tal cual es puede ser que ese amor perdure o bien que se busque a otra persona con la esperanza de encontrar a la adecuada.

¿..Ahora ya sabes por qué se enamoro de ti..?

Por. Dra. Ma. Teresa Hurtado de Mendoza Z.
Médica Cirujana y Terapeuta Sexual

Vía Sexualidad Fulltono

Si yo, tu


Si yo, tú.

Si caes, yo contigo,
y nos levantaremos juntos
en esto unidos.

Si me pierdo encuéntrame.
Si te pierdes, yo contigo y
juntos leeremos en las estrellas
cuál es nuestro camino.
Y si no existe, lo inventaremos.

Si la distancia es el olvido,
haré puentes con tus abrazos,
pues lo que tú y yo hemos vivido no son cadenas
ni siquiera lazos:
es el sueño de cualquier amigo
es pintar un te quiero a trazos,
y secarlo en nuestro regazo.

Si yo, tú.
Si dudo, me empujas.
Si dudas, te entiendo.
Si callo,
escucha mi mirada.
Si callas, leeré tus gestos.

Si me necesitas, silba
y construiré una escalera
hecha de tus últimos besos,
para robar a la luna una estrella
y ponerla en tu mesilla
para que te dé luz.

Si yo, tú.
Si tú, yo también.
Si lloro, ríeme
si ries lloraré,
pues somos el equilibrio,
dos mitades que forman un sueño.

Si yo, tú.
Si tú, conmigo.

Y si te arrodillas
haré que el mundo sea más bajo,
a tu medida
puedes aveces para seguir creciendo
hay que agacharse.

Si me dejas, mantendré viva la llama
hasta que regreses,
y sin preguntas, seguiremos caminando.
Y sin condiciones, te seguiré perdonando,
si te duermes, seguiremos soñando
que el tiempo no ha pasado,
que el reloj se ha parado.

Y si alguna vez la risa
se te vuelve dura,
se te secan las lágrimas
y la ternura,
estaré a
tu lado pues siempre te he querido,
pues siempre te he cuidado.

Pero, jamás te cures de quererme,
pues el amor es como Don Quijote:
sólo recobra la cordura
para morir.

Quiéreme en mi locura,
pues mi camisa de fuerza eres tú,
y eso me calma,
y eso me cura

Si yo, tu
Si tú, yo.
Sin ti, nada.

Sin mí, si quieres, prueba.

Txus Di Fellatio

El amor nos nubla la vista


Muchas veces he escuchado a las personas hablar acerca de los defectos de su pareja, que por tanto tiempo nunca pudo ver. Y como en otras ocasiones lo he manifestado, las personas no cambian de un día para otro, ni los defectos afloran de un día para otro.

Los defectos siempre están presentes, pero el amor que sentimos en el momento, nos hace obviarlos, o sencillamente, ponemos en una balanza las virtudes y pesan más que los defectos.

Cuando empezamos a ver los defectos, que siempre estuvieron allí, puede ser el comienzo del fin del amor. Puede ser una señal que nos indica que se nos está acabando el amor.

Y es que también he traído a estas páginas con anterioridad, una definición de querer y amar que leí y que comparto plenamente: se quiere a alguien cuando nos gustan esas virtudes, pero se ama a alguien cuando nos gustan esas virtudes y aceptamos sus defectos.

Y no sólo hablamos de amor de pareja. Para cualquier madre, hasta el más convicto de los asesinos es un alma bondadosa. Para un hijo, aún la mujer más deforme y horrible, si es su madre, será por siempre hermosa.

Y eso es lo bello del amor.  Nos hace que no veamos las cosas malas…

… hasta que se nos cae la venda de los ojos…

Luis Castellanos
Reflexiones Diarias

Sobre estar solo (SAWABONA)


No es solo el avance tecnologico lo que marcó el inicio de este milenio. Las relaciones afectivas también están pasando por profundas transformaciones y revolucionando el concepto de amor.

Lo que se busca hoy es una relación compatible con los tiempos modernos, en la que exista individualidad, respeto, alegría y placer por estar juntos, y no una relación de dependencia, en la que uno responsabiliza al otro de su bienestar.

La idea de que una persona sea el remedio para nuestra felicidad, que nació con el romanticismo esta llamada a desaparecer en este inicio de siglo. El amor romántico parte de la premisa de que somos una parte y necesitamos encontrar nuestra otra mitad para sentirnos completos.

Muchas veces ocurre hasta un proceso de despersonalización que, históricamente, ha alcanzado mas a la mujer. Ella abandona sus características, para amalgamarse al proyecto masculino.

La teoría de la unión entre opuestos también viene de esta raíz: el otro tiene que saber hacer lo que yo no se. Si soy manso, ella debe ser agresiva, y asi todo lo demás.Una idea práctica de supervivencia, y poco romántica, por mas señas.

La palabra de orden de este siglo es asociación. Estamos cambiando el amor de necesidad, por el amor de deseo. Me gusta y deseo la compañía, pero no la necesito, lo que es muy diferente.

Con el avance tecnológico, que exige mas tiempo individual, las personas están perdiendo el miedo a estar solas, y aprendiendo a vivir mejor consigo mismas. Ellas están comenzando a darse cuenta que se sienten parte, pero son enteras.

El otro, con el cual se establece un vinculo, también se siente una parte, No es el príncipe o salvador de ninguna cosa, es solamente un compañero de viaje.

El hombre es un animal que va cambiando el mundo, y después tiene que irse reciclando para adaptarse al mundo que fabricó.

Estamos entrando en la era de la individualidad, que no tiene nada que ver con el egoísmo. El egoísta no tiene energía propia; el se alimenta de la energía de los demás, sea financiera o moral.

La nueva forma de amor, o mas amor, tiene nuevo aspecto y significado. Apunta a la aproximación de dos enteros, y no a la unión de dos mitades.

Y ella solo es posible para aquellos que consiguieron trabajar su individualidad. Cuanto mas fuera el individuo capaz de vivir solo, mas preparado estará para una buena relación afectiva.

La soledad es buena, estar solo no es vergonzoso. Al contrario, da dignidad a la persona. Las buenas relaciones afectivas son óptimas, son muy parecidas con estar solo, nadie exige nada de nadie y ambos crecen.

Relaciones de dominación y de concesiones exageradas son cosas del siglo pasado. Cada cerebro es único. Nuestro modo de pensar y actuar no sirve de referencia para evaluar a nadie.

Muchas veces, pensamos que el otro es nuestra alma gemela y, en verdad, lo que hacemos es inventarlo a nuestro gusto. Todas las personas deberían estar solas de vez en cuando, para establecer un dialogo interno y descubrir su fuerza personal. En la soledad, el individuo entiende que la armonía y la paz de espíritu solo se pueden encontrar dentro de uno mismo, y no a partir de los demás. Al percibir esto, el se vuelve menos critico y mas comprensivo con las diferencias, respetando la forma de ser de cada uno.

El amor de dos personas enteras es el bien mas saludable. En este tipo de unión, está el abrigo, el placer de la compañía y el respeto por el ser amado.

No siempre es suficiente ser perdonado por alguien. Algunas veces hay que aprender a perdonarse a si mismo…

P.D. Si tienes curiosidad por saber el significado de SAWABONA, es un saludo usado en el sur de África y quiere decir: RESPETO, YO TE VALORO, Y TU ERES IMPORTANTE PARA MI”.

Como respuesta las personas dicen: SHIKOBA, que es “ENTONCES. YO EXISTO PARA TI”

Flávio Gikovate
(Médico Psicoterapeuta)

Dialogo del amor y el olvido


- Por qué siempre me acompañas? preguntó el Amor al Olvido.

- No te has dado cuenta Amor, que soy tu fiel amigo.

- Cómo puede ser esto? replicó el Amor, si siempre se ama el recuerdo cuando existo yo.

- Deja que te explique mi querido Amor: De las cosas bellas, de los momentos de pasión del fuego que incendia, cuando se aman dos. Esos momentos no los borro, los atesora el corazón. Me encargo que no recuerden que también dueles Amor. Cuando no eres correspondido, cuando hace falta tu calor, cuando brotan de los ojos ríos cuando uno de los dos falló. Hago olvidar las distancias, y el tiempo que les faltó.

- Ahora comprendo dulce Olvido, en mi andar tu función haces llevadero mi paso por sus vidas.

- Eso intento mi buen Amor.

Veyra C. Jackman Ojeda.

Carta de Amor. 3era Finalista 2010.


AMOR:

No sé si querrás leer esta carta. Supongo que sigues ofendido y que recuperar lo nuestro será más difícil que echar para atrás el cambio climático, alcanzar el Everest, sacar la cita del pasaporte … ¡o todas las anteriores! Aún así, Amor, asumo el riesgo de quemar mi último cartucho contigo, o sea, disparar esta carta en el mero centro de tu rencoroso corazón.

¿No te alegra, en el fondo, saber de mí después de tantos años?, ¡Nuestra relación es tan larga como mi memoria!. Comenzó exactamente en el tercer grado de la escuelita municipal aquella, ¿Recuerdas?. ¡Los irrepetibles años sesenta!, El movimiento Hippie, Los Beatles, la Era de Acuario y ¡por supuesto!, El Apolo 11. Te llamabas Fernandito, Amor, y estabas sentado en el pupitre de al lado. Me mirabas  con cara de “¿qué le pasa ésta loca?” cuando decía, “¡Toma Fernandito, te regalo mi merienda!, ¡Y mis legos!, ¿Quieres mis creyones?”. En un arrebato de pasión precoz casi te regalo mi Barbie Visage 1963, ¡Mi única Barbie!, ¡Eso ya era como mucho con demasiado!

Fue así, Amor, como entramos en contacto. Tu primer chiste malo conmigo fue el 20 de julio de 1969, ¡Ni que lo hubieses calculado!, El día exacto que el capitán Armstrong posó un pie en la superficie lunar… ¡Fernandito se cambió de Escuela!. Aquel fue el día que se produjo un gran paso para el hombre, un salto gigantesco para la humanidad y… ¡un soberano  barranco para mí infantil existencia!. Como era una niñita no comprendí que estaba deprimida y la verdad, eso de aprender a multiplicar “llevando” era tan complicado que la tristeza se diluyó, en progresión geométrica, con el avance de mi educación  primaria.

La segunda vez que supe de ti, Amor, había entrado de cabeza y sin fórceps a ese sudoku emocional que llaman adolescencia. -Me llamo Claudio Arquímedes-, dijo él… ¿Claudio Arquímedes?, ¡DIOS QUE NOMBRE!, ¡Homérico, epicúreo, galvánico, fisicoquímico!”, aullé.  Además, era idéntico, ¡igualito! al solista de los Bee Gees. Me enamoré ipso facto, sin cura, sin resistencia. Las rodillas me traqueteaban como un trapiche viejo en su presencia y sólo podía respirar completo, o sea, suspirar, cuando se le ocurría voltear a mirarme ¿Lo recuerdas, Amor? Enloquecí. Quería ser su novia. La cosa no estaba fácil porque después de aprender a multiplicar “llevando” se me desató la vena aritmética y sólo sacaba veinte. Es harto conocido que no hay nada peor que ser la cerebrito del salón si lo que se quiere es enamorar al bello de la película. Pero ¡qué carajo!, decidí enrollarme el pelo en papel de aluminio para parecerme a Donna Summer, La Pantera de Boston. Eso tendría que gustarle ¿no?.¡ Yo sabía, yo tenía la certeza de que Claudio se fijaría en mí y me invitaría a comer un helado! (signo inequívoco de que terminaríamos casándonos).

¿Recuerdas lo que pasó, Amor?. Descubrí que Claudio ya era novio de la Reina del Liceo quien ¡por supuesto! ni era gordita, ni sacaba veinte en matemáticas como yo. ¡Hubiese preferido otra muerte!. Durante un mes mi único alimento fueron las barajitas del álbum “Amor Es” que me comí, una a una, con pega y todo. ¡No me convertí en anoréxica porque en los años setenta esa vaina no existía!

Cuando volví en mí tenía dieciocho años y estaba haciendo la cola para inscribirme en la universidad. No esperaba que rondaras por ahí, Amor, pero…

Robertico era rural ma non tropo, ingresos superiores al promedio y con un verbo de moto sierra capaz de desquiciar a cualquiera. ¿Su hobby?, ¡Sacarme la piedra!

“Mira caraqueña… de verdad ¿Tú no sabes lo que es el ponsigué?” me decía inclemente con su sarcasmo endógeno. “¡No, no sé! ¡Y qué!” ¡Le odiaba!  De tanto odiarle, obvio, comencé a adorarle. Justo cuando me disponía a darle el beso que le convertiría de batracio en mi cónyuge… ¡zas! ¡Agarró sus maletas y se fue de mi vida por siempre jamás!

¡Ese out con las bases llenas sí me dolió, Amor! Llena de bolero, vestida de tango y como recién arrastrada por un tsunami, comencé a analizarte. Llegué a la conclusión que tú, Amor, eres cruel, agotador, malversador y mala gente. Decidí comenzar una nueva vida sin ti. ¡No más AMOR! ¡No más taquicardia, no más conjuntivitis, no más desvelos!. Te sentencié al exilio… ¡Mi vida sin ti no conocería el dolor!

Cerca de los treinta decidí que debía casarme. No me impactó, Amor, que no estuvieras involucrado, ¡Al contrario!, Escogí el novio, la casa y hasta el recetario únicamente con el cerebro, con la razón. Para hacerte el cuento corto, Amor, te diré que me divorcié y que lo único que funcionó de aquel episodio inviable fueron las recetas del libro “Mi cocina a la manera de Caracas” de Armando Scannone.

Cuando me independicé y comenzaba mi segunda República, me dediqué a buscar lo que toda cuarentona libre, solvente, sin hijos e inmune al Amor aspira: ¡encontrar un novio diez años más joven para subir la autoestima y bajar la angustia!. Diez años después, es decir hoy, lo único que me quedó de la loquetera fue un “ex” que todavía quiere que lo mantenga, una tendinitis crónica (de cuando aprendí a bailar reggaeton), una soledad del tamaño de una catedral y … ¡esta cosa rara por dentro!… ¡Este vacío!… ¡Esta urgencia de no sé qué, Amor!

¿Será que extraño la sensación de querer regalar mis juguetes a alguien sin esperar nada a cambio?. ¿Será que ya no me miro en el espejo para agradar a alguien que no sea yo misma?. ¿Será que no es tan malo ser bolero, tango y noche porque, en el fondo, hasta el peor despecho es mejor que esta insoportable, tediosa y ridícula paz?.

Yo creo que esta vez sí, Amor, las respuestas son todas las anteriores.

Por eso te ruego… ¡Vuelve a mi vida Amor!, pasa un día por la casa. Llega con el nombre que quieras… Quédate el tiempo que puedas. No vas a interrumpir nada.

Ni siquiera he tenido la valentía de asumir plenamente tu ausencia comprándome el perrito que me recomendó el terapeuta… ¡para olvidar que la vida sin ti es una soberana mierda!

¡Perdóname chico! Porque, ¿sabes? Aunque no lo creas, Amor…

¡Hace rato que yo a ti te perdoné!

 

María Angélica Taisma. Cartas de Amor

Sólo el amor no basta


A los que no se casaron,
A los que se van a casar,
A los que acaban de casarse,
A los que piensan separarse,
A los que acaban  de separarse.
A los que piensan en volver…

No existen varios tipos de amor, así como no existen tres tipos de penas, cuatro de odio, seis especies de envidia.

EL AMOR ES ÚNICO,

como cualquier sentimiento, sea este dirigido a familiares, al conyugue o a Dios.

La diferencia está en que, como entre marido y mujer no existen lazos de sangre,

LA  SEDUCCION

Tiene que ser perenne…

Por no existir ninguna garantía de durabilidad, cualquier alteración en el tono de voz nos fragiliza y, de bronca en bronca, acabamos por sepultar una relación que podría

SER ETERNA

Se casaron. Te amo por acá, te amo por allá. Bonito, pero insostenible. El éxito de un matrimonio exige mucho mas que declaraciones románticas.
Entre dos personas que resuelven compartir el mismo techo, tiene que haber mucho mas que amor, y a veces, ni se necesita de un amor tan intenso. Es preciso que exista antes que nada,

RESPETO.

Cero agresiones.

Disposición para oír argumentos ajenos. Alguna paciencia… Amor solo, no basta. No puede haber competencia. Ni comparaciones. Debe existir un juego de cintura, para acatar reglas que no fueron previamente convenidas. Tiene que haber

BUEN HUMOR

para enfrentar imprevistos, situaciones de necesidad, infantilismos. Es necesaria mucha habilidad.

Solo amar es poco.
Tiene que haber inteligencia. Un cerebro  programado para enfrentar tensiones pre-menstruales, rechazos, renuncias inesperadas, cuentas por pagar.
Tiene que existir disciplina para educar a los hijos, dar ejemplo, no gritar.
Tiene que haber un buen psicólogo. No es suficiente sólo amar.

Entre parejas que se unen, pretendiendo la longevidad del matrimonio, tiene que haber un poco de silencio, amigos de infancia, vida propia, un tiempo para cada uno.
Tiene que haber confianza. Cierta camaradería, a veces fingir que no se vio, hacer de cuenta que no se escuchó. Es preciso entender que la unión no significa, necesariamente, fusión.
Y que “amar solamente”, no basta.

Entre hombres y mujeres que creen que

EL AMOR ES SOLO POESIA,

Tiene que haber discernimiento, pies en el suelo, racionalidad. Se tiene que saber que el amor puede ser bueno, puede durar para siempre, pero solito no cubre esta tarea..

El amor es  grande, pero no son dos.
Es necesario saber si aquel amor hace bien o no, si no hiciera bien no es amor. Es preciso convocar un concilio de sentimientos para amparar ese amor que lleva la carga de la omnipotencia.
El amor podría hasta bastarnos, pero el mismo no se bastaría.

La Solución es el Amor


Hechos lamentables (que no voy a mencionar para no darles fuerza) han estado ocurriendo en el mundo. Y lo peor, es que se ha desatado ¡una psicosis colectiva! (todo mundo teme por “lo mal que estamos”). Y ¿sabes porqué es lo peor? porque todos esos hechos lamentables son la materialización de energías negativas. Y cuando aparece la psicosis colectiva ¡se enciende un círculo vicioso!

Usa tu lógica, reflexiona… ¿es esto posible? No me lo creas, pero, ¿Qué pasa cuando le temes a un perro? Pues es más probable que te muerda, ¿verdad? Algunos dicen:  -te lo atraes-.No podemos negar que estos hechos estén sucediendo. Tampoco puedo luchar contra eso, lo estaría alimentando…  Bueno, pero hay una propuesta.

Mi sueño es hacer que nuestra ciudad, o cuando menos mi entorno, por lo pronto, sea seguro.

Si partimos del hecho que esos sucesos son energía negativa materializada, entonces ¡YO PUEDO generar ENERGÍA POSITIVA para hacer que mi entorno SEA UN LUGAR INFERTIL para esos sucesos negativos!

Y, ¿como vamos a hacer esto? Primero es entender que una persona negativa no hizo todo esto, de igual forma, un persona positiva tiene que contagiar a muchas otras para hacer una FUERZA COLECTIVA POSITIVA: DE AMOR. Así es, la solución es el Amor.

Y este es el plan:

1.- Contagia tu entorno inmediato

¡Tú eres lo más inmediato! Así que:

Regálate unos minutos al día para darte un detalle de AMOR
Conviértete en tu mejor amig@ (no te critiques)
Empieza a amarte tal cual eres. (Tienes muchas razones para ser como eres)
Planea una vida hermosa para ti:¡sueña!
Come sano y mantente activo.
¡CREE EN TI!

2.- Contagia tu siguiente entorno

Ama a tu familia tal cual son, ellos también tienen muchas razones para ser como son.
Dales detalles de Amor, una notita, un dulce o ¡un saludo!
Haz del contacto físico algo natural, abrazos, besos, etc.
A todos nos gusta. Te lo aseguro.

3.- Contagia tu siguiente entorno

Crea un ambiente de trabajo, de estudios, de amistades, etc. donde las sonrisas, el apoyo, la tolerancia, las palabras mágicas “gracias y por favor” sean la base de la comunicación.
Permítete el contacto físico, un saludo de mano,un beso, un abrazo ¡son alimento para el Amor!
Desea el bien a todos los que te rodean, esto te pone en sintonía con tu propio Bienestar
Regala sonrisas a conocidos y desconocidos, ¡no sabes el bien que puedes causarle!
Diario, haz algo desinteresado por otra persona, aunque sea cederle el paso o el asiento.

4.- Cuida tus pensamientos

Evita los noticieros, novelas, revistas de chismes y muertes.
Huye de pláticas destructivas (chismes, quejas, etc.)
Cuando te vayas a quejar de algo, mejor piensa en lo que si quieres .
¡No te tomes la vida tan en serio! Cuando mueras no dirás: ¿porque no trabajé mas?

RECUERDA QUE SOMOS LO QUE COMEMOS, CON LO QUE ALIMENTES TU MENTE, EN ESO SE CONVIERTE TU VIDA

5.- Haz algo por tu planeta

Recicla el papel para escribir, separa la basura…
Tira la basura en su lugar
Usa solo el agua necesaria
Camina si no necesitas tu carro y afínalo
De hecho, generar energía positiva es un favor para el planeta

Es muy simple, energía negativa atrae energía negativa, y energía positiva atrae energía positiva… ¿tu que energía estas sembrando?

El miedo es la energía más negativa que existe, es la que origina las guerras.

Tu eres un ser creado por un ser Divino y Perfecto, por lo tanto TU TAMBIEN LO ERES.

NO hay nada que temer, aunque muriéramos no hay nada que temer, nuestro Espíritu es infinito.

No hay fuerza más grande que la del Amor, que siempre es incondicional, pero siempre empieza por el propio,luego inevitablemente se expande.

Ámate y expande este plan de Amor, tal vez no acabemos con “el mal” de todo el mundo, pero seguro será mucho mejor nuestro entorno, nuestra vida y la vida de quienes nos rodean, y eso, mi querid@ amig@ es: CAMBIAR EL MUNDO A TRAVÉS DEL AMOR.

Comentarios y preguntas: lasolucioneselamor@gmail.com

Toma Su Mano


Un hombre de más de treinta años de casado con su novia de la infancia dijo: “Todavía me gusta tomar la mano de mi esposa”. A continuación, sin embargo, admitió que la motivación era distinta a cuando era una adolescente.

-“Cuando éramos jóvenes”, reflexionó, “sentía una descarga eléctrica cuando tocaba su mano. Ahora mi vida parece cargada de demasiada electricidad y siento paz cuando tomo su mano”.

El tomarse de las manos puede significar mucho más que “Te amo”. A veces puede significar: “Te necesito”, “Me importas” o solo “Aquí estoy”.

Las raíces del amor se ramifican y entrelazan con el tiempo. Entran en juego muchas fuentes de amor e intimidad. Algunas veces se arraigan en la compasión, otras en un sentido de hacer lo que es recto. A veces crecen de dar ayuda, otras de recibir ayuda.

Mire de una forma diferente a su cónyuge hoy. Busque algo nuevo que apreciar: ¡Es muy posible que descubra que se vuelve a enamorar!

Un matrimonio de éxito requiere enamorarse, muchas veces, siempre de la misma persona.

Vía Renuevo de Plenitud

Esto si es fidelidad


Se dice que las fotos de dos pájaros han sido tomadas en la República de Ucrania donde un pájaro trata desesperadamente de salvar a su compañera.

El fotógrafo cedió estas fotos por un precio módico a un periódico de Francia y todas las copias del mismo fueron vendidas en el día que se publicaron…

EN EL AMOR NO SE TRATA DE  ENCONTRAR A ALGUIEN CON QUIEN VIVIR SINO DE ENCONTRAR A ALGUIEN CON QUIEN NO SE PUEDE DEJAR  DE VIVIR…

 

7 herramientas del Amor


ACEPTAR: acepto que el propósito del Padre es perfecto y que todo lo que ocurre es neutro y necesario. RENUNCIO a intentar cambiar a los demás y, en su lugar, trabajaré sobre mí mismo. RENUNCIO a luchar y a tratar de modificar el orden perfecto del Universo y sus procesos necesarios, y, sobre todo, a tratar de interferir con las experiencias de vida de las demás personas.

ASUMIR: asumiré el resultado de mis decisiones y de mi experiencia de vida. ASUMIRÉ que mis pensamientos, sentimientos y emociones los genero yo mismo y no lo que sucede a mi alrededor, ni mucho menos lo que piensen, digan, hagan o dejen de hacer los demás. RENUNCIO a culpar a nada ni a nadie por lo que me suceda o deje de sucederme. El culpable no existe.

ACTUAR: actuaré con total eficacia y serenidad ante cualquier circunstancia que se presente, dando lo mejor de mí en las labores que me corresponda realizar. RENUNCIO a agredir de pensamiento, palabra y obra. No agrediré a nada ni a nadie. Tendré absolutas firmeza y lealtad con los acuerdos y compromisos que libremente establezca. El hacer es la clave del tener.

AGRADECER: agradezco TODO lo que tengo y todas las situaciones difíciles y dolorosas, porque ellas son oportunidades que nos da la vida para aprender y hacer nuestro desarrollo espiritual. RENUNCIO a sufrir ante las dificultades, comprendiendo que tienen un profundo propósito de amor para poder reconocer la ley y liberarme de las limitaciones, las dependencias y el sufrimiento.

VALORAR: valoro y disfruto intensamente todo lo que tengo y todo lo que hago. Reconozco que siempre tengo conmigo todo lo necesario, y valorándolo, desarrollaré la capacidad para disfrutar nuevas cosas y relaciones. RENUNCIO a quejarme de lo que tengo. La queja nos hace pobres. La prosperidad es el resultado de la valoración. El que no valora lo que tiene está en camino de perder lo que necesita.

RESPETAR: Respeto a todas las personas en sus ideas, costumbres, creencias, comportamientos, y en su derecho a tomar sus propias decisiones. RENUNCIO a criticar, descalificar, juzgar, condenar y castigar a toda persona por cualquier motivo, porque comprendo que cada quien hace lo mejor que puede con lo mejor que sabe, y no soy yo quien para juzgarlo. Daré información de sabiduría sólo a quien la pida expresamente o a quien acepte mi ofrecimiento sutil por respetuoso.

ADAPTARSE: me adapto sin reservas al lugar donde me corresponde cumplir funciones para lograr en él una vida llena de satisfacciones. RENUNCIO a huir de lugar y de las situaciones que me corresponde vivir. Creer que la felicidad está en otra parte diferente a nuestro interior, es una falsa ilusión.

¡A partir de hoy sólo pensaré lo mejor, sólo diré lo adecuado y sólo haré lo necesario!

Enamorarse a tiempo


Si te encuentras enamorado de una persona que no está enamorada de ti… No te reproches a ti mismo. No hay nada de malo contigo, sino que el amor no eligió descansar en el corazón de la otra persona.

Si te encuentras a alguien que está enamorado de ti, y tu no lo amas, siéntete honrado de que el amor vino y tocó a su puerta, pero dulcemente rechaza el regalo que no puedes devolver.

Si te encuentras enamorado de alguien, y esta persona se enamora de ti también, y el amor elige irse, no intentes reclamarlo o culparlo. Déjalo ir.  Hay una razón y un significado, tú lo sabrás a su tiempo. Recuerda que tú no eliges el amor. El amor te elige a ti.

Todo lo que puedes hacer realmente es aceptarlo, por todo su misterio, cuando entra a tu vida.  Siente como él te llena hasta derramarse, y entonces encuentra la manera de compartirlo.  Dalo a la persona que lo hizo nacer en tu vida.  Dalo a otros que sean pobres de espíritu.  Dalo alrededor del mundo en todas las formas que puedas.

Es entonces, que muchos que aman cometen un error, porque habiendo estado mucho tiempo sin amar, ellos entienden el amor como únicamente una necesidad.  Ellos ven sus corazones como un lugar vacío que necesita ser llenado con el amor, ven el amor como si fuera algo que fluye para ellos, en lugar de fluir desde ellos.  Acuérdate de eso, y mantenlo en tu corazón: el amor tiene su propio tiempo, sus propias estaciones, y sus propias razones para ir y venir.

No lo puedes sobornar, coaccionar, motivar, o insistir para que se quede. Tú sólo puedes abrazarlo cuando él llega, y repartirlo con los otros cuando él venga hasta ti.  Pero si él elige dejar tu corazón, o el corazón de aquel a quien tu amas, no hay nada que puedas hacer, y no hay nada que debas hacer.

El amor es y siempre será un misterio.  Alégrate de que él haya entrado a tu vida en algún momento.  Si tu mantienes tu corazón abierto, el vendrá de nuevo a ti.

Gustavo Chávez
guscha40@hotmail.com

Nuestro desgaste por tratar de hacer feliz a otra persona


Muchas veces nuestras relaciones se ven afectadas por la pena y la desdicha, una lucha constante para que las cosas funcionen entre los dos.

Para que una relación funcione ambos deben de poner de su parte y es frustrante cuando no sucede así, cuando pese a todos los esfuerzos la otra parte no hace nada. Sentir que sólo tú estás luchando por la relación supone un desgaste tanto físico como emocional.

Las relaciones se vuelven muy tormentosas para quien intentando salvar una relación no sólo no ve fruto sino que todo sigue igual o peor. Se hace muy difícil vivir junto a alguien del que no vemos respuesta y no pone nada de su parte por mejorar.

Es muy duro permanecer siempre callado en silencio por temor a que nuestra conversación no sea del agrado de la otra parte y esto a la larga te va produciendo una insatisfacción y un agobio que te va anulando como persona.

Si ya sólo el hecho de estar en pareja es algo complicado, cuánto más si le sumas que tu amor es una persona muy poca receptiva para recibir las cosas que tú le puedes brindar. Eso es algo que va aniquilando tanto a la persona que trata de salvar la relación como al otro que ve que no puede dar más de lo que está dando, es algo que produce unas emociones muy fuertes tanto de dolor como de decepción.

Antes de seguir con tal relación sería bueno que te plantees si merece la pena estar con esa persona, porque sientes que tu vida es cada día más triste y vacía.

No se puede cambiar a las personas, mucho menos cuando ya son adultos, por lo que te propongo:

1.    Ser felices nosotros mismos  y dejarle ser como sea; no se puede basar nuestra felicidad en lo que la otra persona te da. Debes ser feliz con lo que tú mismo te das, ser feliz contigo mismo.
2.    No pretendas cambiarle, todas las personas tenemos nuestra forma de ser y pretender cambiar a alguien es ir contra la naturaleza, es demoledor y no se puede hacer. Si tu felicidad está pendiente de los cambios que ella llegue a realizar algún día nunca podrás ser feliz, eso es desesperante y agotador. No esperes que ella sea feliz para serlo tú, sé feliz hoy, ahora mismo, incluso con tu pareja siendo como es.
3.    Intenta contagiarle tu felicidad. No estará garantizado, pero es mucho más fácil que tu pareja sea feliz contigo si tú mismo eres feliz, incluso con ella. Si durante mucho tiempo te has estado contagiando de su infelicidad, ahora intenta tú contagiarle la felicidad. Pero piensa que ante todo eres responsable de tu propia vida, como ella de la suya; debes ser feliz tú mismo y ojalá, con algo de suerte, algo se le pegue.
4.    Si no hay salida considera dejarla antes de quemarte. Es bueno luchar por nuestro amor, por la persona que amamos… pero si ella nunca pone de su parte y no puedes ser feliz te acabarás quemando. Si la relación se ha convertido en un continuo desgaste emocional tal vez sea hora de dejarla.

Intenta ser feliz tú mismo,  abandona la idea de cambiar a tu pareja porque los adultos ya tenemos nuestras manías y personalidad formada. Dicen que nuestras manías se van haciendo más intensas con el paso de los años, por lo que realmente no es lógico que esperes a que ella cambie, posiblemente pasen otros diez años y todo siga igual o peor.

Aprovecha de reír, de dar mucha paz porque tú sientes que eres una persona muy dichosa, pero no olvides que porque tú seas así eso no quiere decir que la otra persona también deba serlo, cada persona es un mundo y tú debes respetar ese espacio.

Muchas veces nos cegamos a la realidad por el deseo de querer estar en compañía, para muchas personas el tener alguien a su lado es su prioridad; les asusta la soledad, el no tener a quien amar. Pero debes valorarte, quererte a ti mismo como persona que eres. Muchas veces por miedo a acabar solos acabamos fingiendo que nada pasa, intentando ignorar lo que día a día nos va matando por dentro y eso no es bueno para nadie. No se puede vivir así.

Hay que aprender a no ser dependiente de nadie, hay que saber que nosotros somos capaces de llegar lejos y solos, que no necesitamos un bastón, queremos un buen amor y una buena relación, pero ante todo tenemos que estar contentos nosotros mismos, porque pretender hacer feliz a otra persona que no quiere serlo es desgastador.

Expresando el amor


¿No es verdad que a veces somos tímidos para expresar el amor que sentimos?

…¿Puede ser que por no “avergonzar” a la otra persona o por no avergonzarnos a nosotros mismos dudamos en decir :
“TE QUIERO”.

Y tratamos de decirlo con otras frases como:
“CUÍDATE”…”NO MANEJES RÁPIDO” “PÓRTATE BIEN”…

Acaso no son diferentes formas de decir “TE QUIERO, eres importante para mí”… o “Me importas, no quiero que estés mal?

A veces, en verdad, somos extraños: la única cosa que queremos decir, es la única cosa que no decimos. Y, muchas veces no lo comunicamos del todo y la otra persona se siente ignorada y no querida.

Por esto, debemos ESCUCHAR AL AMOR en las palabras que las otras personas nos dicen. Las palabras explícitas son necesarias, pero con frecuencia, la manera de decir las cosas es aún más importante.

Un apodo dicho cariñosamente porta mayor afecto y amor que los sentimientos que son expresados de manera poco sincera.  Un abrazo o un beso impulsivos dicen:”TE AMO”, aún cuando las palabras digan algo diferente.

Cualquier expresión de preocupación de una persona por otra dice: “TE QUIERO”.

El problema de escuchar al amor es que no siempre entendemos el lenguaje de amor que la otra persona está usando.

Lo cierto es que rara vez escuchamos; oímos las palabras, pero no escuchamos las acciones que acompañan esas palabras o en las expresiones del rostro. Normalmente solo escuchamos el rechazo o el malentendido. No vemos el amor que está allí, debajo de la superficie aún cuando las palabras sean amargas.

“Si escuchamos atentamente, nos daremos cuenta que somos más amados de lo que pensamos.”

Autor desconocido. Enviado por Maru Toba

Encontrando el amor verdadero


¿Aún todavía no has entendido lo que es el amor? Bueno, no te culpo, ya que es muy difícil de explicar. Lo único que te puedo decir es que es una emoción muy bella.

Cuando sientes amor , tú lo sabes. El mundo lo ves diferente, ves las cosas con más colorido, escuchas el trinar de los pájaros, te sientes con más vitalidad, pocas cosas te hacen enojar, sientes que en estos momentos no hay imposibles para ti, etc.

¿Sabías que la mayoría de los idiomas tienen más de una palabra para definir al amor? Los persas tienen 80 palabras para definir al amor. Los griegos sólo tienen tres.

Estas palabras son Eros, que se relaciona con el amor físico entre hombres y mujeres; Philos, que se refiere a la apreciación por las cosas; y Agape, que es la forma de amor humana fraternal más elevada.

En el idioma inglés solamente existe una palabra para el amor. La gente de la lengua inglesa  generalmente le llama amor al sexo, y pueden tener relaciones sexuales  sintiendo apenas un leve afecto  el uno por el otro.

Al mismo tiempo, las personas de sexos opuestos (y a veces hasta del mismo sexo) pueden sentir y demostrarse mucho afecto mutuamente sin haber tenido relaciones sexuales jamás. También existen aquellas relaciones que incluyen tanto la sexualidad como el afecto.

Podemos traducir la palabra amor en inglés como todas aquellas cosas placenteras , ya sean personas o cosas. En cambio, en el idioma español , el amor lo describimos como un sentimiento que sentimos hacia las personas, mientras que para las cosas, utilizamos más frecuentemente el verbo querer.

Según Erich Fromm, una de las cosas más importantes  acerca del amor, no es tanto lo que sucede, sino algo que tú haces. Los momentos de atracción e inspiración son agradables, pero no duran para siempre. Después de ellos, llega el momento en el que vivimos según elijamos. Demostramos el amor o no lo demostramos.

Decirle a alguien que lo amas es importante, pero son tus acciones las que realmente cuentan. Si tu le demuestras a las personas que te preocupas por ellas y cómo se sienten, ellas sabrán que las amas.

También Fromm nos habla de la diferencia entre enamoramiento y amor. Nos enamoramos cuando conocemos a alguien por quien nos sentimos atraídos y dejamos caer frente a él o ella las barreras que nos separan de los demás.  Cuando compartimos con esa persona nuestros sentimientos y pensamientos más íntimos, tenemos la sensación de que por fin hicimos una conexión con alguien. Nos sentimos felices y todo el día estamos de buen humor.

Cuando estamos enamorados, nos parece que la vida es perfecta y nos parece  la persona más maravillosa del mundo. Esa es la diferencia entre enamoramiento y amor.

Empezamos a amar cuando dejamos de estar enamorados. El amor requiere conocer a la otra persona, requiere tiempo, requiere conocer los defectos del ser amado, requiere ver lo bueno y lo malo de la relación. Esto no quiere decir que enamorarse es malo, al contrario, te puedo decir que es maravilloso.

Pero muchas personas son adictas a estar enamoradas. Terminan sus relaciones cuando la magia de haber conocido a alguien desaparece; cuando empiezan a ver los defectos en la otra persona y darse cuenta que no es tan perfecta como pensaban.

El verdadero amor no es ciego.  Cuando amas a alguien, puedes ver sus defectos, sus fallas, y quieres ayudar a superarlas. Al mismo tiempo, esa persona ve tus propios defectos y los entiende.

¿Encontraste a tu alma gemela? Pero también los gemelos discuten y tienen diferencias.

Amar es poner en una balanza lo bueno y lo malo de esa persona y después amarla.

El amor es una decisión consciente. Muchas veces oímos de las personas que dicen que se enamoraron de alguien y que no pudieron evitarlo. Eso no es cierto. Puedes sentir una gran admiración por alguien, puedes desear tener una relación con alguien, puedes estar muy agradecido por lo que han hecho por ti… pero no amas a esa persona.

El amor nace de la convivencia, de compartir, de dar y recibir, de intereses mutuos, de sueños compartidos. Tú no puedes amar a alguien que no te ama o que no está interesado en ti. El amor verdadero es recíproco. Recibes tanto como das.

Si en este momento tienes un “amor imposible”, debes estar molesto(a). Tal vez estás pensando: ¿Cómo es posible que diga eso? ¿Qué no ve que es amor lo que siento?

No te culpo. Hay algunas veces amores imposibles, donde sientes la frustración de que esa persona no te haga caso o te abandone. Pero te repito: “No puedes amar a alguien que no te ama”.

Erich Fromm también nos dice que la habilidad para estar solos es la condición básica para la habilidad de amar. Si tú puedes vivir sólo(a), entonces puedes brindar un amor verdadero. Si te sientes atraído hacia alguien que necesitas, él o ella podrían ser tus salvadores, pero n sería un amor verdadero. A esto se le llama dependencia.

Lo opuesto a la dependencia sería la posesividad. ¿Alguna vez te has sentido limitado(a) por alguien que se comportara contigo como si fuera tu dueño(a).

Hay otras cosas que son los amores falsos, como ser un mártir, una víctima o un tapete. Algunas personas tienen la falsa idea de que el amor es incondicional y que no debe exigirse. Es más, hay personas que se dejan pisotear por ciertas personas (los hijos, por ejemplo) en nombre del amor.

Otra de las ideas de Fromm es que para poder amar a alguien, debes amarte a ti primero. Fromm dice: “Si un individuo es capaz de amar productivamente, también se ama a sí mismo. Si puede amar solamente a otros, no puede amar en absoluto”.

También dice: “El egoísmo y el amor a uno mismo. Lejos de ser idénticos, son en realidad opuestos”. Visualizate como una persona que se quiere a si misma y con gran seguridad en si misma. Esto te dará la capacidad de poder amar a los demás.

En resumen: El enamorarse no es lo mismo que amar. No puedes amar a alguien que no te ama. El amor no es ciego.

Sí, el amor está basado en la realidad, pero también tus sueños los puedes alcanzar. Empezamos a amar, no cuando encontramos a la persona perfecta, sino cuando aprendemos a ver a la persona imperfecta.

Gustavo Chávez
guscha40@hotmail.com

Otra de amor




Hay cosas que te encantaría oír y que nunca escucharás de la persona que te gustaría que las dijera. Hay cosas que seguro tú has hecho por ella y crees que no le han importado. No importa: sigue dando, continúa amando… pero no sufras: siénte
te orgulloso de lo que has sabido dar, de tu capacidad de amar… y no seas tan sordo para no oír las palabras dulces de quien las dice desde su corazón y quizás no escuchas…

El amor llega a quien espera, aunque le hayan decepcionado, aunque sienta que ya nada tiene sentido. El amor siempre llega a quien lucha y es constante, a quien aún cree aunque haya sido traicionado, a quien todavía necesite amar aunque antes haya sido lastimado y a quien tiene el coraje y la fe para construir la confianza de nuevo, pese a todo lo que le haya pasado…

El principio del amor es “dejar que aquellos que conocemos sean ellos mismos”, y no tratar de adaptarlos a nuestra propia imagen, porque entonces sólo amaremos el reflejo de lo que nosotros mismos somos en ellos. ¿Qué sentido tiene amar a tu propia imagen, cuando no hay nada más hermoso que darlo todo por el otro?

No vayas por lo externo: esto te podría engañar. Dicen que las apariencias engañan, pero el corazón las revela… Lo único que perdura a través del tiempo son los sentimientos, el ser maravilloso que por dentro tenemos… por eso ve y busca a quien valora tu sonrisa, a quien se deslumbra con tu mirada, a quien muere por tus caricias…

Ve por alguien que te haga sonreír, por alguien que te lo dé todo sin pedir nada a cambio, por ese alguien que sane tu corazón herido, por alguien que jamás te haya traicionado, que nunca te haya decepcionado… Tan sólo esa persona se merece tu amor, tus lágrimas y tu cariño… Toma su sonrisa para que tu día oscuro se llene de luz y bebe de sus labios para no tener nunca más sed…

Espero que encuentres a aquella persona que te haga sonreír y que sane todas tus heridas…

Hay momentos en que extrañas tanto a esa persona, que quisieras sacarla de tus sueños y abrazarla con todas tus fuerzas. Entonces, espero que sueñes con ese alguien tan especial y logres arrancarle de tus sueños y hacerle realidad…

En busca del Amor


¿Estás en busca del amor porque no soportas la soledad? Bueno, no eres la única persona, ya que a nadie le gusta la soledad. Pero si no sabes qué es el amor, puedes terminar en una situación cargada de angustias y miserias.

¿Sabes por qué? Porque las ideas torcidas conducen a destinos equivocados. Mucha gente que está sufriendo quiere amar, y el tiro siempre le sale por la culata.

Las mujeres empiezan una relación, se ilusionan, se casan; y al cabo de algún tiempo, terminan criando solas a sus hijos.

Los hombres por su parte, no soportan estar lejos de su amorcito al principio de la relación; y al cabo de algunos años de convivencia, no soportan estar cerca de la mujer que escogieron para compartir las penas y alegrías, la salud y enfermedad.

¿Qué es lo que está pasando? Sencillo: las ideas torcidas que tenemos en la mente sobre el amor nos están guiando por senderos equivocados.

Así que te pregunto: ¿Deseas saber lo que es el amor verdadero o quieres escuchar las definiciones cursis que crean los autores de novelas literarias para seducir y engañar a las multitudes.

Si optas por la segunda, mira un comercial de tiendas departamentales cercana al día de los enamorados, o escucha las canciones que tratan el tema por la radio. Eso sí, luego intenta reproducir en la vida real lo que viste y escuchaste en esos medios, y caerás en cuenta de una gran verdad: el amor no se monta sobre mundo de fantasía; y quienes lo hacen, fracasan en el proyecto de amar.

Ahora bien, si deseas saber lo que es el amor verdadero, tienes que comenzar por definirlo.

Lee con atención: el amor es una decisión que busca el bien de la persona amada. Esa decisión se mantiene con la voluntad y no depende de los sentimientos. Los sentimientos no son malos, son parte de las expresiones del cuerpo físico para edificar una relación de amor pura y verdadera.

¿Sabes por qué? Porque los sentimientos son temporales; ninguno dura para siempre. La alegría, la pena, la euforia, el coraje y la tristeza son ejemplos de sentimientos.

Nadie está alegre o triste siempre. Los sentimientos son emociones pasajeras, y el amor está llamado para la eternidad, por eso es una decisión.

Tú amas a tu pareja, cuando, independientemente de cómo te puedas sentir, buscas las cosas; y para eso mis amigos, hay que partir de una base de madurez bien sólida.

Míralo así: en un carro, quien maneja el auto es el piloto y el que guía es el copiloto. En la relación de pareja, quien debe de conducir es la razón y debe ser guiado por el corazón.

Los sentimientos van en el viaje. ¡Claro que sí! Sólo que su lugar , al igual de cualquier niño inquieto, es en el asiento de atrás. Ellos no guían la relación de pareja; y quienes los han puesto a conducir, por lo general terminan estrellándose contra una cama.

¡Claro! Te han dicho que llegar a la cama es la expresión máxima de amor. Sólo te puedo decir que quienes desnudan el cuerpo sin desnudar el alma primero, desciende el nivel más bajo, que es solamente atracción física y nada más.

¿Y que es la fuerza que nos lleva a entregar el cuerpo aún sabiendo que existe el riesgo de contraer una enfermedad venérea o un embarazo no deseado? Esa fuerza se llama deseo.

El deseo nace y muere en el cuerpo físico. El amor, en cambio, nace del alma, y se fija más en las virtudes de la persona (bondad, altruismo, simpatía, humildad, etc.)  Cuando hay amor, el deseo se mantiene vivo. Si no hay amor, el deseo muere debido a que el atractivo sexual, por más fuerte que sea, se pierde.

Las razones para esa pérdida son tres:
1. Según las hojas del almanaque que van cayendo, las arrugas en la piel se van levantando.
2. El gusto se pierde, todas las noches el mismo plato en la cama cansa (si no hay amor).
3. Cesa la locura de los primeros días debido a que el cuerpo balancea el desequilibrio hormonal que provocó el enamoramiento.

Eso del enamoramiento es muy importante. Estar enamorado es algo muy hermoso. Uno se pone medio loco, culeco, happy, etc. Los enamorados lo expresan así: Desde que estoy con esa persona veo todo lindo, me siento wow, no puedo dejar de pensar en él (ella) etc.

En pocas palabras, están ilusionadas. Pero, ¿qué es la ilusión? Una ilusión es una percepción falsa de la realidad.

En otras palabras, el enamoramiento nos pone en estado de locura temporal y nos ciega; y cuando abrimos los ojos (20 ó 22 meses después del primer encuentro sexual) ya es tarde… ya estamos casados.

Y dicho sea de paso, el matrimonio no le da la felicidad a nadie. El matrimonio lo que te da es una base para que continúes creciendo en el proyecto de amar a tu pareja.

Si lo asumes desde esta perspectiva, verás que el matrimonio se convierte en la institución que más felicidad le puede otorgar a la pareja.

Si lo asumes desde esquemas falsos, te verás divorciado(a) y tus hijos pagarán las consecuencias de estas malas decisiones.

¿Quieres amar? Bien, pues rompe con los límites de tu egoísmo. Date al necesitado, al que no te pueda corresponder, ayuda al caído, consuela al afligido.

Este mundo es un gimnasio: hay tantos lugares donde podemos ejercitarnos en el ejercicio de amar.

Y recuerda: Si amas algo, déjalo ir. Si regresa, es tuyo; sino, nunca lo fue.

Gustavo Chávez
guscha40@hotmail.com

Estoy aprendiendo a amar


Estoy aprendiendo a aceptar a las personas, aun cuando ellas me decepcionan, cuando huyen del ideal que tengo para ellas, cuando me hieren con palabras ásperas o acciones impensadas.

Es difícil aceptar las personas como ellas son, sin que sean como deseamos que ellas sean.
Es difícil, muy difícil, pero estoy aprendiendo.

Estoy aprendiendo a amar.
Estoy aprendiendo a escuchar. Escuchar con los ojos y oídos.
A escuchar con el alma y con todos los sentidos.
Escuchar lo que dice el corazón, lo que dicen los hombros caídos, los ojos, las manos inquietas.
Escuchar el mensaje que se esconde por entre las palabras vanas, superficiales.
Descubrir la angustia disfrazada, La inseguridad mascarada, la soledad encubierta.

Penetrar la sonrisa fingida,la alegría simulada, la vanagloria exagerada.
Descubrir el dolor de cada corazón.
Poco a poco, estoy aprendiendo a amar.
Estoy aprendiendo a perdonar. Pues el amor perdona, quita los rencores, y cura las heridas que la incomprensión e insensibilidad lo lastimaron.

El amor no alimenta resentimientos con pensamientos dolorosos.
No cultiva ofensas con lástimas y autoconmiseración. El amor perdona, olvida, extingue todos los esquicios de dolor en el corazón.

Poco a poco…
Estoy aprendiendo a perdonar.
Estoy aprendiendo a descubrir el valor que se encuentra dentro de cada vida, de todas las vidas.
Valor soterrado por el rechazo, por la falta de comprensión.
Cariño y aceptación, por las experiencias desagradables vividas a lo largo de los años.
Estoy aprendiendo a ver,en las personas su alma, y las posibilidades que Dios les dio.

Estoy aprendiendo,
¡Pero cómo es de lento el aprendizaje!,
¡Cómo es difícil amar, amar como Cristo amó!
Todavía, tropezando, errando, estoy aprendiendo…
Aprendiendo a no ver solamente …mis propios dolores, mis intereses, mi ambición, mi orgullo, cuando estos impiden el bienestar y la felicidad de alguien!

¡¡Cómo es difícil amar, pero estoy aprendiendo!!

Anónimo

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.032 seguidores

%d personas les gusta esto: