Archivos Mensuales: enero 2011

Descanso


Saludos a todos los que pasan por acá, leen, comentan, reflexionan, meditan…

Las veces que había interrumpido el postear diariamente en el Blog  se debían principalmente a que salía de vacaciones con mi familia, y tomaba ese tiempo para dedicárselo a mis hijos.

Ahora me tomo un tiempo para descansar y pensar. Han sido casi cinco años y medio de postear todos los días.

Espero regresar pronto con ustedes…

Y a pesar que suene a lugar común, no es un “adiós” si no un “hasta luego”…

 

Luis Castellanos
Reflexiones Diarias


 

Anuncios

Sólo el amor no basta


A los que no se casaron,
A los que se van a casar,
A los que acaban de casarse,
A los que piensan separarse,
A los que acaban  de separarse.
A los que piensan en volver…

No existen varios tipos de amor, así como no existen tres tipos de penas, cuatro de odio, seis especies de envidia.

EL AMOR ES ÚNICO,

como cualquier sentimiento, sea este dirigido a familiares, al conyugue o a Dios.

La diferencia está en que, como entre marido y mujer no existen lazos de sangre,

LA  SEDUCCION

Tiene que ser perenne…

Por no existir ninguna garantía de durabilidad, cualquier alteración en el tono de voz nos fragiliza y, de bronca en bronca, acabamos por sepultar una relación que podría

SER ETERNA

Se casaron. Te amo por acá, te amo por allá. Bonito, pero insostenible. El éxito de un matrimonio exige mucho mas que declaraciones románticas.
Entre dos personas que resuelven compartir el mismo techo, tiene que haber mucho mas que amor, y a veces, ni se necesita de un amor tan intenso. Es preciso que exista antes que nada,

RESPETO.

Cero agresiones.

Disposición para oír argumentos ajenos. Alguna paciencia… Amor solo, no basta. No puede haber competencia. Ni comparaciones. Debe existir un juego de cintura, para acatar reglas que no fueron previamente convenidas. Tiene que haber

BUEN HUMOR

para enfrentar imprevistos, situaciones de necesidad, infantilismos. Es necesaria mucha habilidad.

Solo amar es poco.
Tiene que haber inteligencia. Un cerebro  programado para enfrentar tensiones pre-menstruales, rechazos, renuncias inesperadas, cuentas por pagar.
Tiene que existir disciplina para educar a los hijos, dar ejemplo, no gritar.
Tiene que haber un buen psicólogo. No es suficiente sólo amar.

Entre parejas que se unen, pretendiendo la longevidad del matrimonio, tiene que haber un poco de silencio, amigos de infancia, vida propia, un tiempo para cada uno.
Tiene que haber confianza. Cierta camaradería, a veces fingir que no se vio, hacer de cuenta que no se escuchó. Es preciso entender que la unión no significa, necesariamente, fusión.
Y que “amar solamente”, no basta.

Entre hombres y mujeres que creen que

EL AMOR ES SOLO POESIA,

Tiene que haber discernimiento, pies en el suelo, racionalidad. Se tiene que saber que el amor puede ser bueno, puede durar para siempre, pero solito no cubre esta tarea..

El amor es  grande, pero no son dos.
Es necesario saber si aquel amor hace bien o no, si no hiciera bien no es amor. Es preciso convocar un concilio de sentimientos para amparar ese amor que lleva la carga de la omnipotencia.
El amor podría hasta bastarnos, pero el mismo no se bastaría.

La Almohada y la Frazada


Hace mucho tiempo, una niña de una familia adinerada se preparaba para ir a la cama. Decía sus oraciones cuando oyó un sollozo a través de su ventana. Un poco asustada, se asomó por su ventana. Otra niña, quien parecía de su misma edad y desposeída estaba parada en el callejón junto a la casa de la niña rica.

Su corazón se identificó con la niña desposeída, ya que estaban en lo más frío del invierno, y la niña no tenía frazada, tan sólo viejos periódicos que alguien había tirado. A la niña rica se le ocurrió una brillante idea. Llamó a la otra niña y le dijo: “Hey, tú, por favor acércate a mi puerta”. La niña desposeída estaba tan asombrada que solo pudo asentir.

Tan rápido como se lo permitieron sus piernas, la niñita bajó las escaleras hasta el closet de su madre y tomó una vieja frazada y una gastada almohada. Tuvo que caminar lentamente a la puerta del frente para no tropezar con la frazada que colgaba, pero finalmente lo logró.

Dejando caer ambos artículos, abrió la puerta. Parada allí estaba la niña desposeída, visiblemente atemorizada. La niña rica sonrió cálidamente y le entregó ambos artículos a la otra niña. Su sonrisa se ensanchó al observar la genuina sorpresa y felicidad en el rostro de la otra niña. Ella se fue a la cama increíblemente satisfecha.

A media mañana del día siguiente alguien tocó a la puerta. La niña rica voló a la puerta esperando ver a la otra niña allí. Abrió la gran puerta y miró fuera. Era la otra niñita. Su rostro se veía feliz y sonrió. “Supongo que no querrás estos de vuelta”.

La niña rica abrió su boca para decir que podía quedárselos cuando se le ocurrió otra idea. “No, sí los quiero de vuelta”. El rostro de la niña desposeída se entristeció. Esta obviamente no era la respuesta que había anticipado. A desgano, dejó los gastados artículos en el umbral y se volteó para irse cuando la niña rica le gritó: “¡Espera! Quédate allí”.

Se volteó a tiempo para ver a la niña rica corriendo escaleras arriba y por un largo corredor. Decidiendo que sin importar lo que la niña rica hiciese, no valía la pena esperar, se volteó y se alejó. Al dar el primer paso, sintió que alguien le tocó el hombro. Al voltearse vio a la niña rica, tirándole una nueva frazada y almohada. “Ten éstas”, dijo suavemente. Estas eran las suyas, hechas de seda y plumas.

Al crecer las dos, no se vieron mucho, pero nunca estuvieron muy lejos la una de la otra en sus mentes. Un día, la niña rica que ahora era una mujer rica, recibió una llamada telefónica de alguien. Un abogado que decía que necesitaba verla en su oficina.

Cuando llegó a la oficina, le dijo lo que había pasado. Hace cuarenta años, cuando ella tenía nueve años, había ayudado a una niña necesitada que creció para convertirse en una mujer de clase media con esposo y dos hijos. Ella había muerto recientemente y le había dejado algo en su testamento. “Aunque”, dijo el abogado, “es la cosa más peculiar. Le dejó una almohada y una frazada”.

 

Vía Renuevo de Plenitud

La Lógica de Einstein


Dos niños patinaban en un lago congelado de Alemania. Era una tarde nublada y fría. Los niños jugaban despreocupados.

De repente, el hielo se quebró y uno de los niños se cayó, quedando preso en la grieta del hielo.

El otro, viendo su amigo preso y  congelándose, tiró un patín y comenzó a golpear el hielo con todas sus fuerzas hasta, por fin, conseguir quebrarlo y libertar el amigo.

Cuando los bomberos llegaron y vieron lo que había pasado, preguntaron al niño:

– “¿Cómo conseguiste hacer eso? ¡Es imposible que consiguieras partir el hielo, siendo tan pequeño y con tan pocas fuerzas!”

En ese momento, el genio Albert Einstein, que pasaba por allí, comentó:

– Yo sé cómo lo hizo.

– ¿Cómo? – Le preguntaron.

– “Es sencillo”, respondió Einstein, “no había nadie para decirle que no era capaz”.

La Solución es el Amor


Hechos lamentables (que no voy a mencionar para no darles fuerza) han estado ocurriendo en el mundo. Y lo peor, es que se ha desatado ¡una psicosis colectiva! (todo mundo teme por “lo mal que estamos”). Y ¿sabes porqué es lo peor? porque todos esos hechos lamentables son la materialización de energías negativas. Y cuando aparece la psicosis colectiva ¡se enciende un círculo vicioso!

Usa tu lógica, reflexiona… ¿es esto posible? No me lo creas, pero, ¿Qué pasa cuando le temes a un perro? Pues es más probable que te muerda, ¿verdad? Algunos dicen:  -te lo atraes-.No podemos negar que estos hechos estén sucediendo. Tampoco puedo luchar contra eso, lo estaría alimentando…  Bueno, pero hay una propuesta.

Mi sueño es hacer que nuestra ciudad, o cuando menos mi entorno, por lo pronto, sea seguro.

Si partimos del hecho que esos sucesos son energía negativa materializada, entonces ¡YO PUEDO generar ENERGÍA POSITIVA para hacer que mi entorno SEA UN LUGAR INFERTIL para esos sucesos negativos!

Y, ¿como vamos a hacer esto? Primero es entender que una persona negativa no hizo todo esto, de igual forma, un persona positiva tiene que contagiar a muchas otras para hacer una FUERZA COLECTIVA POSITIVA: DE AMOR. Así es, la solución es el Amor.

Y este es el plan:

1.- Contagia tu entorno inmediato

¡Tú eres lo más inmediato! Así que:

Regálate unos minutos al día para darte un detalle de AMOR
Conviértete en tu mejor amig@ (no te critiques)
Empieza a amarte tal cual eres. (Tienes muchas razones para ser como eres)
Planea una vida hermosa para ti:¡sueña!
Come sano y mantente activo.
¡CREE EN TI!

2.- Contagia tu siguiente entorno

Ama a tu familia tal cual son, ellos también tienen muchas razones para ser como son.
Dales detalles de Amor, una notita, un dulce o ¡un saludo!
Haz del contacto físico algo natural, abrazos, besos, etc.
A todos nos gusta. Te lo aseguro.

3.- Contagia tu siguiente entorno

Crea un ambiente de trabajo, de estudios, de amistades, etc. donde las sonrisas, el apoyo, la tolerancia, las palabras mágicas “gracias y por favor” sean la base de la comunicación.
Permítete el contacto físico, un saludo de mano,un beso, un abrazo ¡son alimento para el Amor!
Desea el bien a todos los que te rodean, esto te pone en sintonía con tu propio Bienestar
Regala sonrisas a conocidos y desconocidos, ¡no sabes el bien que puedes causarle!
Diario, haz algo desinteresado por otra persona, aunque sea cederle el paso o el asiento.

4.- Cuida tus pensamientos

Evita los noticieros, novelas, revistas de chismes y muertes.
Huye de pláticas destructivas (chismes, quejas, etc.)
Cuando te vayas a quejar de algo, mejor piensa en lo que si quieres .
¡No te tomes la vida tan en serio! Cuando mueras no dirás: ¿porque no trabajé mas?

RECUERDA QUE SOMOS LO QUE COMEMOS, CON LO QUE ALIMENTES TU MENTE, EN ESO SE CONVIERTE TU VIDA

5.- Haz algo por tu planeta

Recicla el papel para escribir, separa la basura…
Tira la basura en su lugar
Usa solo el agua necesaria
Camina si no necesitas tu carro y afínalo
De hecho, generar energía positiva es un favor para el planeta

Es muy simple, energía negativa atrae energía negativa, y energía positiva atrae energía positiva… ¿tu que energía estas sembrando?

El miedo es la energía más negativa que existe, es la que origina las guerras.

Tu eres un ser creado por un ser Divino y Perfecto, por lo tanto TU TAMBIEN LO ERES.

NO hay nada que temer, aunque muriéramos no hay nada que temer, nuestro Espíritu es infinito.

No hay fuerza más grande que la del Amor, que siempre es incondicional, pero siempre empieza por el propio,luego inevitablemente se expande.

Ámate y expande este plan de Amor, tal vez no acabemos con “el mal” de todo el mundo, pero seguro será mucho mejor nuestro entorno, nuestra vida y la vida de quienes nos rodean, y eso, mi querid@ amig@ es: CAMBIAR EL MUNDO A TRAVÉS DEL AMOR.

Comentarios y preguntas: lasolucioneselamor@gmail.com

Solo Sacos de Tierra


El niño vivía con su padre en un valle en la base de un gran dique. Todos los días el padre iba a trabajar a la montaña detrás de su casa y retornaba a casa con una carretilla llena de tierra. «Pon la tierra en los sacos, hijo», decía el padre. «Y amontónalos frente a la casa».

Si bien el niño obedecía, también se quejaba. Estaba cansado de la tierra. Estaba cansado de las bolsas. ¿Por qué su padre no le daba lo que otros padres dan a sus hijos? Ellos tenían juguetes y juegos; él tenía tierra. Cuando veía lo que los otros tenían, enloquecía. «Esto no es justo», se decía. Y cuando veía a su padre, le reclamaba: «Ellos tienen diversión. Yo tengo tierra».

El padre sonreía y con sus brazos sobre los hombros del niño le decía: «Confía en mí, hijo. Estoy haciendo lo que más conviene».

Pero para el niño era duro confiar. Cada día el padre traía la carga. Cada día el niño llenaba las bolsas. «Amontónalas lo más alto que puedas», le decía el padre mientras iba por más. Y luego el niño llenaba las bolsas y las apilaba. Tan alto que no ya no podía mirar por encima de ellas.

«Trabaja duro, hijo», le dijo el padre un día, «el tiempo se nos acaba». Mientras hablaba, el padre miró al cielo oscurecido. El niño comenzó a mirar fijamente las nubes y se volvió para preguntarle al padre lo que significaban, pero al hacerlo sonó un trueno y el cielo se abrió. La lluvia cayó tan fuerte que escasamente podía ver a su padre a través del agua. «¡Sigue amontonando, hijo!» Y mientras lo hacía, el niño escuchó un fuerte estruendo.

El agua del río irrumpió a través del dique hacia la pequeña villa. En un momento la corriente barrió con todo en su camino, pero el dique de tierra dio al niño y al padre el tiempo que necesitaban. «Apúrate, hijo. Sígueme».

Corrieron hacia la montaña detrás de su casa y entraron a un túnel. En cuestión de momentos salieron al otro lado, huyeron a lo alto de la colina y llegaron a una nueva casita.

«Aquí estaremos a salvo», dijo el padre al niño.

Sólo entonces el hijo comprendió lo que el padre había hecho. Había provisto una salida. Antes que darle lo que deseaba, le dio lo que necesitaba. Le dio un pasaje seguro y un lugar seguro.

Vía Renuevo de Plenitud

Quizás dé lo mismo


Quizás dé lo mismo si se trata de un año nuevo…
…o de un nuevo grupo de pertenencia,
…de un nuevo lugar donde vivir,
Nada puede ser realmente nuevo si uno lo vive desde viejas actitudes.

Que no se nos vaya nuestro tiempo de vida en asuntos que realmente no valgan la pena.

Nadie vino a este mundo…
… a encerrarse en un lugar seguro,
… a lograr la aprobación de los demás,
… a “matar el tiempo”.

El tiempo es algo precioso: un recurso no renovable.

Que miremos hacia atrás sólo para cerrar los asuntos pendientes. Es el único modo en que el pasado puede realmente pasar:
… decir lo largamente callado,
… hacerse cargo de los errores y pedir disculpas,
… reconocer lo recibido y dar las gracias,
… comprender lo no comprendido,
… dejar ir lo que ya no es.

Que sepamos pedir ayuda cuando la necesitemos, para volver a pararnos sobre nuestros propios pies. Dejarse ayudar es un buen antídoto para la omnipotencia o la necedad.

Que sepamos ayudar a quien lo necesite…
… sin perdernos en el otro,
… sin invadir ni manipular,
… sin generar dependencia,
… sin forcejear para que nadie cambie lo que no está dispuesto a cambiar.

Ayudar requiere el ejercicio de una solidaridad inteligente, consciente de sus trampas y de sus límites.

Que permanezcamos abiertos a encontrar verdaderos compañeros de Camino, afines a nuestra más íntima Esencia. Como decía Vinicius: “La Vida es el arte del encuentro”. No nos escondamos de la Vida.

Vivir Vivo es poco frecuente entre los humanos. Lo logran quienes trabajan para abrir su sensibilidad y su conciencia.

Que seamos parte de aquellos que, más que un “Año Nuevo”, celebran cada día un  Día Nuevo, intensamente Vivos.

Y es que hay un único tiempo: AHORA.

Viaje de Fin de Año 2010


A %d blogueros les gusta esto: