Archivos Mensuales: enero 2014

Estoy aburrida de la vida


mujer nobleHabía una mujer de la nobleza, muy rica, que había crecido cansada de la vida. tenía todo lo que una persona pueda desear excepto felicidad y alegría. Ella dijo: Estoy aburrida de la vida. Me voy a ir al río y voy a acabar con ella.

Mientras caminaba sola, sintió una pequeña mano tirando de su falda. miró hacia abajo y vio a un niño pequeño, frágil y aparentemente hambriento que le imploraba: Nosotros somos seis. ¡Nos estamos muriendo de hambre! La mujer pensó, ¿por qué no aliviar a esta desdichada familia? Tengo los medios y mis riquezas ya no van a tener más uso cuando yo muera.

Lee el resto de esta entrada

Anuncios

El año que viene…


año que viene

Cuentos cortos de Antonio de Mello (06)


Diógenes

lentejasEstaba el filósofo Diógenes cenando lentejas cuando le vio el filósofo Aristipo, que vivía confortablemente a base de adular al rey. Y le dijo Aristipo:
“Si aprendieras a ser sumiso al rey, no tendrías que comer esa basura de lentejas”.

A lo que replicó Diógenes:
“Si hubieras tú aprendido a comer lentejas, no tendrías que adular al rey”.

Por Antonio de Mello

Cambio de actitud


mujer quejandoseCecilia se queja todo el tiempo de que no gana suficiente dinero, de que no puede comprar lo que desea y que jamás podrá conseguir nada. Un consejero le dijo:

_Estás desperdiciando tu energía en quejarte en lugar de usarla para avanzar.

-No comprendes… Mi empleo es el problema, no yo -replicó ella.

-Tu empleo mal pago puedes ser un problema y puede ser que tu jefe sea demasiado exigente, pero si siempre estás tan disconforme, te causas un daño mayor del que puedas causarte el trabajo o tu jefe.

-¿Y qué puedo hacer yo? -quiso saber ella.

– No puedes controlar el trabajo ni a tu jefe pero sí puedes controlar tus sentimientos respecto de ellos. Modifica tu actitud -respondió el consejero.

Cecilia aceptó el consejo. Cuando dejó de lamentarse de la vida, la gente a su alrededor lo notó de inmediato. Consiguió un ascenso y su nuevo puesto le generó mejores posibilidades. De ahí que en pocos meses la transfirieron a otro departamento con un sueldo mayor y un jefe que le brindaba todo su apoyo.

Lo que consideramos horrible es un estado de actitud.  Un cambio de actitud ¡cambiará el estado de las cosas!

Vía Renuevo de Plenitud

Ya salió Edición Enero 2014 de la Revista DTyOC: Navegadores Web


DTyOC 01 04 Portada

Cuentos cortos de Antonio de Mello (05)


Felicidad

Decía un anciano que sólo se había quejado una vez en toda su vida. pies
Cuando iba con los pies descalzos y no tenía dinero para comprar zapatos.
Entonces vio a un hombre feliz que no tenía pies.
Y nunca volvió a quejarse.

Por Antonio de Mello

¿Cómo Empiezan las Guerras?


guerraUna pequeña una vez, le preguntó a su padre cómo habían empezado las guerras.

– Bien, dijo el padre, supongamos que América persistía en pelearse con Inglaterra, y…

– Pero, interrumpió la madre, América nunca tuvo que pelear con Inglaterra.

– Yo sé, dijo el padre, pero estoy sólo usando una situación hipotética.

– Pero estás confundiendo a la niña, replicó la madre.

–  No, replicó el padre con un tono un poco enojado.

-No te preocupes, papá,  se interpuso la pequeña, yo creo que ya sé como empezaron las guerras.

La mayoría de las grandes decisiones no empiezan grandes, pero se enraízan en pequeños enfados, brechas u ofensas. Es como el poderoso roble parado en la cima de las Montañas Rocosas, que ha sobrevivido las fuertes tormentas de nieve, las granizadas, los fríos inviernos y las feroces tormentas por más de un siglo.  Finalmente se cae no porque le cayera un fuerte rayo ni una avalancha, sino por un ataque de pequeños escarabajos.

Un pequeño descuido, insulto o herida puede ser el principio del fin de una relación. ¡Por tanto, tenga cuidado de lo que dice y asegúrese de que su actitud sea la correcta.

Vía Renuevo de Plenitud

Como se construyen…


hogares se construyen

Cuentos cortos de Antonio de Mello (04)


El poder del miedo

pesteLa Peste se dirigía a Damasco y pasó velozmente junto a la tienda del jefe de una caravana en el desierto.

-“¿Adónde vas con tanta prisa?” le preguntó el jefe.

-“A Damasco. Pienso cobrarme un millar de vidas.”

De regreso de Damasco, la Peste pasó de nuevo junto a la caravana.  Entonces le dijo el jefe:

-“¡Ya sé que te has cobrado 50.000 vidas,  no el millar que habías dicho!.”

-“No,” le respondió la Peste.  -“Yo sólo me he cobrado mil vidas.  El resto se las ha llevado el Miedo.”

Por Antonio de Mello

No botes el cajón


cajonUn anciano chino permanecía sentado en el pórtico de su casa, demasiado viejo para trabajar en la huerta, mientras su hijo y el resto de la familia araban el campo para la siembra.

El hijo mira al anciano y piensa para sus adentros: Ya está muy viejo… ¡Todo lo que hace es comer y producirnos gastos y molestias! ¿Qué nos puede aportar? Lo mejor es salir ya de ese viejo estorboso.

Así pues, el hijo construye un cajón; lo arrastra hasta el pórtico y ordena bruscamente a su padre: ¡Padre, métete ahí dentro!

Lee el resto de esta entrada

Diario de un Cuidador


Cuidador

Frases de amor para reflexionar en la vida


frase amor1No puedes simplemente esperar que todo llegue a tus manos sin hacer un poco de esfuerzo; que el amor de tu vida toque a tu puerta y no seas capaz de levantarte para recibirlo; no puedes simplemente recibir amor y no corresponder del mismo modo.

Lee el resto de esta entrada

Cuentos cortos de Antonio de Mello (03)


La mayoría de las veces, los defectos que vemos en los demás son nuestros propios defectos

espejo-“Perdone, profesor”, dijo el tímido estudiante,  “pero no he sido capaz de descifrar lo que me escribió usted al margen en mi último examen…”

-“Le decía que escriba usted de un modo más legible”,    le replicó el profesor.

Por Antonio de Mello

Los números de 2013


Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

El Museo del Louvre tiene 8.5 millones de visitantes por año. Este blog fue visto cerca de 2.700.000 veces en 2013. Si fuese una exposición en el Museo del Louvre, se precisarían alrededor de 116 días para que toda esa gente la visitase.

Haz click para ver el reporte completo.

¡Soy Inocente!


colegioTodos los estudiantes de un colegio en Florida -2550 en total- estaban en problemas. Un sistema de mensajes notificó a cada uno de los padres que su hijo (o hijos) quedarían castigados ese fin de semana por mal comportamiento

Muchos niños alegaron su inocencia, pero algunos padres de todas maneras impusieron el castigo. Una madre, Amy, admitió que le gritó a su hijo y se aseguró que este se presentara en el colegio el sábado para recibir su castigo.

Lee el resto de esta entrada

A %d blogueros les gusta esto: