Archivos Mensuales: mayo 2007

El Espejo


Renato casi no vio a la señora, en el auto parado al costado de la carretera. Llovía fuerte y  era de noche. Pero se dió cuenta que ella necesitaba de ayuda…

…Asi paro su auto y se acercó. El auto de la señora olía a tinta, de tan nuevo. La señora penso que pudiera ser un asaltante? El no inspiraba confianza, parecía pobre y hambriento…

…Renato percibió que ella tenía mucho miedo y le dijo: “Estoy aqui para ayudarla madame, no se preocupe. Por que no espera en el auto que está  más calientito? A propósito, mi nombre es Renato”…

…Bueno, lo que pasaba es que ella tenía una llanta pinchada y para colmo era una señora de edad avanzada,algo bastante incomodo. Renato se agacho, colocó el gato mecánico y levantó el auto. Luego yá estaba cambiando la llanta. Pero quedo un poco sucio y con una herida en una de las manos…

…Cuando apretaba las tuercas de la rueda ella abrió la ventana y comenzó a conversar con él. Le contó que no era del lugar, que solo estaba de paso por alli y que no sabía como agradecer por la preciosa ayuda. Renato apenas sonrrió mientras se levantaba…

…Ella perguntó cuanto le debía. Ya había imaginado todas las cosas terríbles que podrían haber pasado si Renato no  hubiese parado para socorrerla. Renato no pensaba en dinero, le Gustaba ayudar a las personas…

…Este era su modo de vivir. Y respondió: “Si realmente quisiera pagarme, la próxima vez que encontrase a alguien que precise de ayuda, dele a esa persona la ayuda que ella precise y acuerdese de mi”…

…Algunos kilometros después la señora se detuvo en un pequeño restaurant, la camarera vino hasta ella y le trajo una toalla limpia para que secase su mojado cabello y le dirigió una dulce sonrisa…

…La señora notó que la camarera estaba con casi ocho meses de embarazo, pero la misma no dejó que la  tensión y los dolores le cambiaran su actitud…

…La señora quedó curiosa en saber como alguien que teniendo tan poco, podía tratar tan bien a un extraño. Entonces se acordó de Renato. Después que termino su comida, y mientras la camarera buscaba cambio, la señora se retiro…

…Cuando la camarera volvio quiso saber donde la señora pudo haber ido, cuando noto algo escrito en la servilleta, sobre la cual tenía 10 billetes de $ 100.00

…Le cayeron las lágrimas de sus ojos cuando leyo lo que la señora escribió. Decía:

– Tú no me debes nada, yo tengo bastante. Alguien me ayudo hoy y de la misma forma te estoy ayudando. Si tú realmente quisieras reembolsarme este dinero, no dejes que este círculo de amor termine contigo, ayuda a alguien…

…Aquella noche, cuando fue a casa, cansada se acostó en la cama, su marido ya estaba durmiendo y ella quedó pensando en el dinero y en lo que la señora dejó escrito…

…Como puede esa señora saber cuanto ella y el marido precisaban de aquel dinero? Con el bebe que estaba por nacer el próximo mes, todo estaba difícil…

…Quedo pensando en la bendición que había recibido, y dió una gran sonrisa…

…Agradeció a Dios y se volvió hacia su preocupado marido que dormía a su lado, le dió un beso suave y susurró:

-Todo estará bien; te amo…

…Renato!


LA VIDA ES ASI… UN ESPEJO… TODO LO QUE TÚ DAS, VUELVE A  TI!!

Decide tu también


La pequeña, bien perfumada y orgullosa anciana de 78 años, completamente vestida cada mañana a las 8 en punto, con su cabello arreglado a moda y el maquillaje perfectamente aplicado, se muda hoy a un asilo. Su esposo de 80 años, murió recientemente, lo que motivó la mudanza.

Después de muchas horas de esperar pacientemente en el recibidor del asilo, sonrió dulcemente, cuando se le dijo que su cuarto estaba listo.

Mientras se desplazaba con su andadera hacia el elevador, le di una descripción detallada de su pequeño cuarto, incluyendo las cortinas que colgaban de su ventana.

“Me encanta”, afirmó, con el entusiasmo de un niño de 8 años al que le acaban de entregar una nueva mascota.

“Sra. Jones, no ha visto el cuarto, espere”. “Eso no importa”, respondió.

“La felicidad es algo que decides con el tiempo. Si me gusta o no mi cuarto, no depende de cómo estén arreglados los muebles, depende de cómo arregle mi mente.”
Ya decidí que me gusta. Es una decisión que hago cada mañana, cuando me levanto. Tengo la elección; Puedo pasar el día en la cama, repasando la dificultad que tengo con las partes de mi cuerpo que no funcionan, o salir de la cama y estar agradecida por las partes que sí funcionan”.

“Cada día es un regalo, y mientras se abran mis ojos, me enfocaré en el nuevo día y los recuerdos felices que he almacenado sólo por ésta vez en mi vida.” La FELICIDAD es como una cuenta de banco: tú retiras de ella, lo que has depositado.

Así que mi consejo sería, que deposites una gran cantidad de felicidad, en la cuenta de tu memoria.

Recuerda estas cinco simples reglas para ser feliz:
1.- Libera tu corazón del odio.
2.- Libera tu mente de preocupaciones.
3.- Vive sencillamente.
4.- Da más.
5.- Espera menos.
“Los amigos, son como las estrellas, algunas veces no les ves, pero sabes que siempre, están ahí”.

Enviado gentilmente por Nery…

No te rindas..!


Era mitad del siglo XIX y se escuchaba en las oficinas de la Escuela Primaria de un pequeño pueblo de Ohio de los Estados Unidos la siguiente conversación.

– “El niño tiene un leve retraso mental que le impide adquirir los conocimientos a la par de sus compañeros de clase, debe dejar de traer a su hijo a esta escuela”.
.. A la mujer no pareció afectarle mucho la sentencia de la maestra, pero se encargó de transmitirle a su hijo que el no poseía ningún retraso y que Dios, en quien confiaba fielmente desde su juventud, no le había dado vida para avergonzarlo, sino para ser un hombre de éxito.

Pocos años después, este niño, con solo 12 años, fundó un diario y se encargaba de venderlo en la estación del ferrocarril de Nueva York.
No fue todo, se dedicó a estudiar los fenómenos eléctricos, y gracias a sus estudios logró perfeccionar el teléfono, el micrófono, el megáfono, y otros inventos como el fonógrafo, por citar solo alguno.
Que lejos quedaba en el recuerdo del niño las palabras de su maestra.

Todo parecía conducirse sobre ruedas hasta que un día se encontró con un gran obstáculo, su mayor proyecto se estaba desvaneciendo ante sus ojos, había buscado incansablemente la forma de construir un filamento capaz de generar una luz incandescente, pero que al mismo tiempo resista la fuerza de la energía que lo encendía.

Sus financistas estaban impacientes, sus competidores parecían acercarse a la solución antes que él, y hasta sus colaboradores se encontraban desesperanzados.
Luego de tres años de intenso trabajo uno de ellos le dijo …”Thomas, abandona este proyecto, ya llevamos mas de tres años y lo hemos intentado en mas de dos mil formas distintas y solo conocemos el fracaso en cada intento”.

La respuesta no se hizo esperar y se dirigió a el con la misma vehemencia que su madre había tenido unos 25 años atrás …”mira, no sé que entiendes tu por fracaso, pero de algo si estoy seguro, y es que en todo este tiempo aprendí que antes de pensar en dos mil fracasos he descubierto mas de dos mil maneras de no hacer este filamento y eso me da la pauta de que estoy encaminado”. Pocos meses después iluminó toda una calle utilizando la luz eléctrica.

Su nombre fue Thomas Alva Edison, una persona que entendió la manera de vivir de Gloria en Gloria, y pudo ver aún en las tormentas más fuertes, el pequeño sendero que lo llevaría al éxito.

Qué es el amor?


Esta fue una investigación muy seria, hecha por profesionales de la educación y psicología, con un grupo de niños de 4 a 8 años

“AMOR ES CUANDO ALGUIEN TE INCOMODA, Y TÚ, AUNQUE ESTÁS MUY ENOJADO, NO GRITAS, PORQUE SABES QUE HIERES SUS SENTIMIENTOS” MATEOS, 6 AÑOS

 “CUANDO MI ABUELA  SE ENFERMÓ DE ARTRITIS, ELLA NO SE PODÍA AGACHAR PARA PINTARSE LAS UÑAS DE LOS PIES, MI ABUELO, DESDE ENTONCES, PINTA LAS UÑAS DE ELLA AUNQUE ÉL TAMBIÉN TIENE ARTRITIS” REBECA, 8 AÑOS

“AMOR ES CUANDO UNA NIÑA SE COLOCA PERFUME Y EL NIÑO SE COLOCA LOCIÓN PARA DESPUÉS DE AFEITARSE, ELLOS SALEN JUNTOS Y SE HUELEN”  CARLITOS, 5 ANOS

“YO SE QUE MI HERMANA MAYOR ME AMA. PORQUE ELLA ME DIO TODAS SUS ROPAS VIEJAS Y TUVO QUE SALIR A COMPRAR ROPAS NUEVAS” LORENA, 4 AÑOS 

“AMOR ES COMO UNA VIEJITA Y UN VIEJITO QUE SON MUY AMIGOS TODAVÍA, AUNQUE SE CONOCEN HACE MUCHO TIEMPO” TOMASITO, 6 ANOS

“CUANDO ALGUIEN TE AMA, LA FORMA DE DECIR TU NOMBRE ES DIFERENTE”  PATRICIO, 4 AÑOS

“AMOR ES CUANDO TÚ SALES A COMER Y OFRECES TUS PAPAS FRITAS, SIN ESPERAR QUE LA OTRA PERSONA TE OFREZCA LAS PAPAS FRITAS DE ELLA” CRISTINITA, 6 AÑOS

“AMOR ES LO QUE SENTIMOS EN LA NAVIDAD, CUANDO TÚ PARAS DE ABRIR LOS REGALOS Y LOS ESCUCHAS” ROBERTITO, 5 AÑOS

 “SI TÚ QUIERES APRENDER A AMAR MEJOR, DEBES COMENZAR CON UM AMIGO QUE A TI NO TE GUSTE”  MAGGIE, 6 AÑOS.

“CUANDO TÚ HABLAS CON ALGUIEN DE TI, SOBRE ALGUNA COSA MALA, AUNQUE SIENTAS MIEDO DE QUE ESTA PERSONA NO TE AME MÁS POR ESTE MOTIVO, AHÍ TU TE SORPRENDES, YA QUE NO SOLAMENTE TE CONTINUA AMANDO, COMO AHORA SI NO QUE TE AMA TODAVÍA MÁS” QUENITA, 7 AÑOS

“HAY DOS TIPOS DE AMOR, NUESTRO AMOR Y EL AMOR DE DIOS, MAS EL AMOR DE DIOS JUNTA LOS DOS”  JAIMITO, 4 AÑOS

“AMOR ES CUANDO LA MAMÁ VE AL PAPÁ HEDIONDO Y DE MAL OLOR Y DICE QUE EL ES MAS BONITO QUE ROBERT REDFORD” CRISTINA, 8 AÑOS

“DURANTE MI PRESENTACIÓN DE PIANO, YO VÍ A MI PAPÁ EN LA PLATEA LEVANTANDO SU MANO Y SONRIENDO. ERA LA ÚNICA PERSONA HACIENDO ESTO, Y YO NO SENTIA MIEDO” MARCELA, 8 AÑOS

“AMOR ES CUANDO TU LE DICES A UN CHICO QUE ÉL ESTÁ VISTIENDO UMA CAMISA LINDA Y ÉL SE LA PONE TODOS LOS DIAS” NOELIA, 7 AÑOS

“NO DEBERÍAMOS DECIR TE AMO SINO CUANDO REALMENTE LO SENTIMOS, Y SI LO SENTIMOS, DEBERÍAMOS DECIRLO MUCHAS VECES. LAS PERSONAS SE OLVIDAN DE DECIRLO” JESSICA, 8 AÑOS

“AMOR ES ABRAZARSE Y BESARSE, AMOR ES DECIR NO”  PATY, 8 AÑOS

“AMOR ES CUANDO TU PERRO TE LAMBE LA CARA, AUNQUE TU LO DEJAS SOLO EL DIA ENTERO.”  ANITA, 4 AÑOS

“CUANDO TU AMAS A ALGUIEN, SUS OJOS SUBEN Y BAJAN Y PEQUEÑAS ESTRELLITAS SALEN DE TI”  KARINA, 7 AÑOS

“DIOS DEBERÍA HABER DICHO ALGÚNAS PALABRAS MÁGICAS PARA QUE LOS CLAVOS SE CAYERAN DE LA CRUZ, MÁS ÉL NO LO HIZO. ESTO ES AMOR” MAX, 5 AÑOS

Para entender


Para entender el valor de una hermana, pregúntale a alguien que no tiene una.

Para entender el valor de 10 años, pregúntale a una pareja recién divorciada.

Para entender el valor de 4 años, pregúntale a un recién graduado.

Para entender el valor de 1 año, pregúntale a un estudiante que fracasó en su examen final.

Para entender el valor de 9 meses, pregúntale a una madre que acaba de dar a luz un neonato.

Para entender el valor de 1 mes, pregúntale a una madre que acaba de dar a luz un bebé prematuro.

Para entender el valor de 1 semana, pregúntale a un editor de un periódico semanal.

Para entender el valor de 1 minuto, pregúntale a alguien que ha perdido el tren, el autobus o un avión.

Para entender el valor de 1 segundo, pregúntale a alguien que haya sobrevivido un accidente.

El tiempo no espera por nadie.

Atesora cada momento que tienes.
Lo apreciarías más si lo compartes con ese ser especial.

Porque para entender el valor de un amigo o un ser querido, basta con PERDERLO.

Todo toma su tiempo


La paciencia es una virtud que merece nuestra mayor atención. ¿Cuántas veces has retado la sabiduría de Dios al pensar “¿Porqué eso es así?” o “¿Porqué aquél / aquélla y no yo?”, sólo para darte cuenta más adelante en tu camino que Dios sabía lo que permitía? ¡Muchísimas veces lo hemos hecho!

La impaciencia es una treta del enemigo para minar nuestra confianza en Dios. Una vieja anécdota de una anciano chino, su hijo y sus vecinos ilustra la sabiduría en ser paciente

Un día un caballo de la casa del anciano se soltó y huyó a las colinas.
“Un caballo se nos ha escapado” dijo el viejo chino

“¡Qué mala suerte!”, le dijeron vecinos.

Les dijo el viejo chino. “¿Porqué dicen que es mala suerte?”

Efectivamente, la noche siguiente el caballo regresó al establo, junto con doce caballos sementales más.

El hijo del granjero, al ver esto dijo: “Vienen doce sementales detrás de nuestro caballo.” Al ellos entrar al corral, él cerró la puerta y puso la cerradura.

Al enterarse los vecinos de esta noticia, corrieron a la casa del granjero pare decirle:

“¡Mira, tienes 13 caballos ahora! ¡Qué buena suerte!”.

 El viejo chino les dijo:

“¿Cómo saben que eso es buena suerte?”.

A los poco días por la tarde, el hijo estaba trabajando con un trío de sementales, cuando fue arrojado al suelo y se rompió una pierna.  Los vecinos vinieron esa misma noche para manifestar su tristeza y dolor al granjero, y dijeron:

“Tu hijo se he rota una pierna, ¡Qué mala suerte!“

 El viejo granjero respondió una vez más:

“¿Cómo saben que es mala suerte?”

Efectivamente, a los pocos días más tarde se levantó una guerra y pasaron unos sargentos para el pueblo pare llevarse a los jóvenes que estaban en buena salud. Los 10 jóvenes a los que se llevaron, nunca regresaron; pero al hijo del granjero se salvó de ir a la guerra y morir debido a la pierna rota.

Soñando


Una niñita se encontraba al costado de una multítud, mientras su papá testificaba acerca de cómo Jesucristo había influìdo en él.Explicaba cómo el Señor lo había salvado y rescatado de su anterior estilo de vida como alcohólico.Entre los presentes había un desvergonzado que no podía soportar más oir esas tonterías religiosas. Entonces comenzó a gritar: ¿Por qué no se calla y se sienta anciano? Usted està soñando.

Pronto este escéptico sintió un tirón en la manga de su saco. Mirò hacia abajo y vio una pequeña niña. Ella lo miró directo a los ojos y le dijo: Señor ese es mi papá. ¿Usted dice que mi papá es un soñador?

Déjeme contarle acerca de él. Mi papá era un borracho y cuando regresaba a casa de noche le pegaba a mi madre. Ella lloraba durante toda la noche… y señor, no teníamos buena ropa porque mi papá gastaba todo el dinero en bebida. Yo ni siquiera tenía zapatos para ir al colegio. Pero mire estos zapatos y mire este vestido. Ahora mi papa tiene buen trabajo. Luego señalando al otro lado del camino, dijo: -Ve usted a esa señora sonriendo? Esa es mi mamá. Ella no llora más por las noches. Ahora canta.

Luego vino el golpe de gracia. La niña dijo:

– Jesús ha cambiado a mí papá. Jesús ha cambiado nuestro hogar. Mire, señor, si mi papá está soñando, por favor ¡no lo despierte!.

Bondad


Durante la Guerra Civil, el presidente Abraham Lincoln visitaba a menudo los hospitales para conversar con los soldados heridos.
Una vez los médicos le señalaron a un joven soldado, ya próximo a la muerte, y Lincoln se acercó a su cama.
-¿Puedo hacer algo por usted? -preguntó.

Era obvio que el soldado no había reconocido al presidente; haciendo un esfuerzo, pudo susurrar:
-Por favor, ¿me escribiría una carta para mi madre?

Alguien le dio lápiz y papel; el presidente comenzó a escribir cuidadosamente lo que el joven lograba dictar:
“Mi queridísima madre: Fui malherido mientras cumplía con mi deber.
Temo que no podré recuperarme. Por favor, no te aflijas demasiado por mí.
Besa de mi parte a Mary y a John. Que Dios los bendiga, a ti y a mi padre.

Como el soldado estaba demasiado débil para continuar, Lincoln decidió firmar la carta por él y agregó:
“Escrita en nombre de su hijo por Abraham Lincoln”.

El joven pidió ver la nota y quedó atónico al saber quién la había escrito.
-¿De veras es el presidente? ‘preguntó.
-Sí, lo soy -replicó Lincoln tranquilamente. Luego quiso saber si había alguna otra cosa que pudiera hacer por él.
-Por favor, ¿quiere darme la mano? -pidió el soldado-. Eso me ayudará cuando llegue el fin.

En la silenciosa habitación, el alto y enjuto presidente tomó la mano del muchacho y pronunció unas cálidas palabra de aliento hasta que llegó la muerte.

Debes dar tu tiempo al prójimo; aunque sea algo pequeño, haz algo por los demás, algo por lo que no obtengas más recompensa que el privilegio de hacerlo.

Albert Schweitzer

La rana persistente


Había una vez dos ranas que cayeron en un recipiente de crema.

Inmediatamente sintieron que se hundían; era imposible nadar o flotar mucho tiempo en esa masa espesa como arenas movedizas. Al principio, las dos patalearon en la crema para llegar al borde del recipiente pero era inútil, sólo conseguían chapotear en el mismo lugar y hundirse. Sintieron que cada vez era más difícil salir a la superficie a respirar.

Una de ellas dijo en voz alta:

– No puedo más. Es imposible salir de aquí, esta materia no es para nadar. Ya que voy a morir, no veo para qué prolongar este dolor. No entiendo qué sentido tiene morir agotada por un esfuerzo estéril.

Y dicho esto, dejó de patalear y se hundió con rapidez siendo literalmente tragada por el espeso líquido blanco.

La otra rana, más persistente o quizás más tozuda, se dijo:

– No hay caso! Nada se puede hacer para avanzar en esta cosa. Sin embargo ya que la muerte me llega, prefiero luchar hasta mi último aliento. No quisiera morir un segundo antes de que me llegue mi hora.

Y siguió pataleando y chapoteando siempre en el mismo lugar, sin avanzar un centímetro.
Horas y horas!

Y de pronto… de tanto patalear y agitar, agitar y patalear… La crema, se transformó en manteca.
La rana sorprendida dio un salto y patinando llegó hasta el borde del pote. Desde allí, sólo le quedaba ir croando alegremente de regreso a casa.

                                              Enviado por Nery. Muy agradecido.

Educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frío


El amor que les tenemos a nuestros hijos nos lleva muchas veces a cegarnos y a olvidar lo que los hará felices a la larga. Es muy común en estos tiempos que los padres de familia, sobre todo los de ciertos recursos económicos, les construyamos un mundo irreal, sacado de un cuento de Walt Disney, aislándolos así de la realidad.

Cuando tarde que temprano el cuento termina, nuestros hijos se enfrentan a un mundo que desconocen, que no comprenden, lleno de trampas y callejones sin salida que no saben sortear, y las consecuencias son peores a las que quisimos evitar.

Hace poco la imagen de un padre con lágrimas en los ojos conmovió profundamente al mundo entero. Pelé, el gran ídolo del fútbol de los últimos tiempos, quien a diferencia de otras ocasiones, dio una de las ruedas de prensa más tristes y dolorosas de su Vida: su hijo, Edson de 35 años, fue arrestado junto a 50 personas más en la ciudad de Santos-Brasil. El hijo de Pelé fue acusado de asociación delictiva con narcotraficantes y puede ser condenado a 15 años de cárcel. Con lágrimas en los ojos, el ex futbolista brasileño admitió públicamente que su hijoresultó involucrado en una pandilla de traficantes de cocaína arrestados por la policía. Pelé dijo a los medios:

– “Como cualquier padre, es triste ver a tu hijo metido en grupos como ése y ser arrestado, pero él tendrá que sufrir las consecuencias”. Y agregó,- “Desafortunadamente, yo quizás estaba demasiado ocupado y no me di cuenta. Es lamentable, porque yo siempre he peleado contra las drogas y no noté lo que pasaba en mi propia casa.”

Pelé es un personaje mundial admirable como deportista y hombre honesto que no perdió su humildad como otras figuras del deporte. Sin embargo, es triste que un hombre bueno y talentoso como él se haya “distraído” en su jugada más importante: la formación de sus hijos.

La historia de Pelé no es un hecho aislado. Por desgracia es la vida de cientos de padres de familia de estas épocas atrapados en una agenda saturada de trabajo y de compromisos fuera de casa. Papás que compensan la falta de atención a sus hijos con bienes materiales. Los inscriben en las mejores escuelas, los rodean de lujos y comodidades y piensan que con eso ya cumplieron con su tarea de padres, cuando lo único que han logrado es formar niños que desconocen el hambre y tiran lo que no les gusta. Hijos tiranos, pequeños monstruos insoportables y prepotentes que sufrirán y harán sufrir a sus semejantes porque desde pequeños se han salido con la suya. Muchachitos que creen que sentir frío o calor es cuestión de aire acondicionado, que el cansancio que han sentido se limita a caminar unas cuantas cuadras porque no hallaron estacionamiento frente a la discoteca, jovencitos que piensan que el trabajo de los padres es firmar cheques para que ellos tengan todo lo que se les antoja.

¿Qué posibilidades tienen nuestros hijos de convertirse en hombres y mujeres de bien si los papás les damos todo y no les educamos la voluntad? ¿Qué hijos estamos formando si con nuestra actitud les mostramos que el dinero es lo más importante en la vida?.

Confucio decía “Educa a tus hijos con un poco de hambre y un poco de frío”. Proverbios señala “Corrige a tus hijos”.

Cuánto bien hacen los padres a los hijos cuando ponen esa máxima tan sencilla en práctica. Y cuánto daño les hacen al ponerles todo en bandeja de plata. Hay muchas realidades que como padres quisiéramos desaparecer; el sufrimiento de los hijos, el exceso de sudor, de esfuerzo, y las carencias económicas. Sin embargo, quizás esas realidades no los hagan felices de momento, pero a la larga puedan forjarlos como hombres y mujeres de bien.

Ojalá que más padres de familia tengan la inquietud de enterarse por dónde andan sus hijos. Que no les vaya a pasar que cuando tengan tiempo deban decir: “Estaba demasiado ocupado y no me di Cuenta”.

Abrazos Gratis


Vía Blog Abrazos Gratis

Campañas de Abrazos Gratis en Venezuela:

 

Via Echa pa fuera

El Mecánico


Una vez iba un hombre en su automóvil por una larga y muy solitaria carretera cuando de pronto, su auto comenzó a detenerse hasta quedar estático.

  El hombre bajó, lo revisó, trató de averiguar que era lo que tenía. Pensaba que pronto podría encontrar que era lo que tenía el auto pues hacía muchos años que lo conducía, sin embargo después de mucho rato se dió cuenta de que no encontraba el daño del motor. En ese momento apareció otro auto, del cual bajó un hombre a ofrecerle ayuda.El dueño del primer auto dijo: – Mira, este es mi auto de toda la vida, lo conozco como la palma de mi mano. No creo que tu sin ser el dueño puedas hacer algo. El otro hombre insistió con una cierta sonrisa, hasta que finalmente el primer hombre dijo:

– Bueno, haz el intento pero no creo que puedas pues este es MI auto.

 El segundo hombre hechó manos a la obra y en pocos minutos encontró el daño que tenía el auto y lo pudo arrancar.

El primer hombre quedó atónito y preguntó:

– ¿Como pudiste arreglar el auto si es MI auto?

El segundo hombre contestó:

– Verás, mi nombre es Felix Wankel….yo inventé el motor rotatorio que usa tu auto!

 

No se si la historia es cierta, pero pueden revisar que Félix Wankel si existió y si fue el inventor del motor rotatorio…

felix_wankel.jpg

Felix Wankel en Wikipedia

Felix Wankel en Encarta

Alma Salsera


Otro video  para que no vayan a decir “Yo no puedo”…

Un cuento fácil


La niña llegó a su casa con los ojos enrojecidos y la cara triste.
 
– Qué te pasa? – Le dijo su padre.
– No es nada, no es nada, estoy bien, – contestó la niña yendo corriendo a su habitación.
 
Pero el padre no se quedó contento con la respuesta y preocupado por su niña, fue a su cuarto a preguntrle.
 
– ¿Qué tienes? ¿algo te preocupa?, le preguntó el padre.
– Que no es nada, solo quiero estar sola.
 
El padre reflexionó unos segundos por la respuesta de su hija y de nuevo le habló:
– ¿Puedo hablar contigo? Es que necesito un consejo tuyo.
 
La niña, al escuchar aquellas palabras sin saber bien cómo reaccionar ante tal petición, se sentó en su cama y miró a su padre.
 
Entonces el le dijo:
– Verás, necesito contarle un cuento a tu hermano pequeño para que se duerma y ya se sabe todos, no sé cual contar, ¿Podrías decirme tú uno que pudiera gustarle?
 
La niña tratando de demostrar normalidad le dijo a su padre con seriedad.
 
– No sé, cuéntale un cuento FACIL, seguro que le gustará, dijo la niña con la voz derrotada.
– ¿Uno fácil? Uno… ¿fácil? – volvió a repetir su padre. intentando entender a su niña.
– Si, uno fácil, léele un cuento fácil, – dijo la hija.
 
El padre se quedó meditando y sin llegar a comprender lo que su hija pedía no tuvo más remedio que decirle:
 
– ¿Y cuál podría ser para ti un cuento fácil?
 
Y la niña como si le fuera a dar una lección a su padre, sentada en su cama y con los ojos aún enrojecidos, cruzó los brazos en actitud de adulto y le explicó a su padre:
 
– Pues por ejemplo un cuento en el que dos conejitos van al campo con su mamá y uno se escapa y entonces le buscan por todo el bosque y al final le encuentran, estaba comiendo moras, pero cuando vio la cara de susto de su mamá le pidió perdón y prometió no volver a hacerlo y se fueron todos juntos felices a su casa.
 
El papá miro a su niña con asombro, no solo acababa de inventarse un cuento bonito sino que además el mensaje era educativo. Pero confuso aún por el título que le había puesto le dijo a su niña:
 
– ¿Y por qué a ese cuento le llamas el cuento fácil?
 
La niña sin demostrar ni un ápice de sorpresa por la pregunta le dijo a su padre:
 
– Pues porque es un cuento fácil ¿no lo ves?. Es un cuento feliz, sencillo de contar y de entender, seguro que le gustará y se dormirá enseguida.
 
Y su padre, intrigado por tal respuesta se atrevió a preguntarle de nuevo a su niña.
 
– No lo entiendo bien, si ese es un cuento fácil, entonces ¿cuál podría ser un cuento difícil?.
– Es que ahora no puedo contarte un cuento difícil, no puedo papi, y con los ojos llorosos, calló y bajó la mirada sin decir nada más.
 
Su padre, al comprender que algo le pasaba a su niña, le dijo así:
 
-Mira mi niña, antes de ir a contarle ese cuento fácil que me has dicho a tu hermano, ¿por qué no me cuentas ahora un cuento difícil?
 
La niña se quedó pensativa unos segundos y habló de esta manera:
 
– Esta mañana en el cole no estaba mi amigo Carlos que se sienta a mi lado siempre, porque unos chicos más mayores le pararon en la calle, le pidieron el reloj y como no quería dárselo le han pegado y está muy mal en el hospital,  y yo… no entiendo papi.
 
El padre con la voz entrecortada por lo que estaba escuchando le dijo:
 
– Mi niña y ¿por qué no me han contado esto nada más llegar?
– Porque las tristezas, el dolor o las cosas que no terminan bien, me dan miedo, no me gustan, son cuentos difíciles de contar papi, – dijo la niña rompiendo a llorar y sintiéndose aliviada al descargar la verdad de sus emocionados ojos en la dulce mirada de su padre.
 
Entonces el padre abrazó con fuerza a su niña y compartió unos minutos el llanto, luego mirándole a los ojos le dijo:
 
– Mira, cuando seas más mayor me gustaría que recordaras este consejo que te doy ahora, ¿vale?.
-¿Qué consejo es ese papá?, dijo la niña buscando la ternura en la mirada de su padre.
 
Esta vida, a veces, es como una colección de cuentos infantiles, todos queremos siempre escuchar los cuentos fáciles, de final sencillo y feliz, pero las personas más valiosas de tu vida serán aquellas que se paren a escuchar y entender tus cuentos difíciles. Yo tampoco entiendo porque han pegado a tu amigo Carlos, pero seguro que pronto se pondrá bien. Mi niña hay cosas que por mucho que quieras no se pueden entender. ¿Por qué no le escribes a tu amigo un cuento fácil? así cuendo esté mejor se lo llevamos, seguro que le va a encantar.
 
– Si papi le voy a escribir el cuento más fácil y bonito del mundo.

Tus Hijos


 

Tus hijos no son tus hijos
son hijos e hijas de la vida
deseosa de sí misma.
  
No vienen de ti, sino a través de ti
y aunque estén contigo
no te pertenecen.
  
Puedes darles tu amor,
pero no tus pensamientos, pues,
ellos tienen sus propios pensamientos.
  
Puedes abrigar sus cuerpos,
pero no sus almas, porque ellas,
viven en la casa del mañana,
que no pueden visitar
ni siquiera en sueños.
  
Puedes esforzarte en ser como ellos,
pero no procures hacerlos semejantes a ti
porque la vida no retrocede,
ni se detiene en el ayer.
  
Tú eres el arco del cual, tus hijos
como flechas vivas son lanzados.
Deja que la inclinación
en tu mano de arquero
sea para la felicidad.
  
Khalil Gibran

La Amistad


Un soldado que pudo regresar a casa después de haber peleado en la guerra de Vietnam, le habló a sus padres desde San Francisco: “Mamá, Papá. Voy de regreso a casa, pero les tengo que pedir un favor. Traigo a un amigo que me gustaría que se quedara con nosotros.”

“¡Claro!” Le contestaron, “Nos encantaría conocerlo.”

“Hay algo que deben de saber…” El hijo siguió diciendo… “Él fue herido en la guerra. Pisó en una mina de tierra y perdió un brazo y una pierna, él no tiene a donde ir, y quiero que él se venga a vivir con nosotros a casa.”
“Siento mucho el escuchar eso, hijo. A lo mejor podemos encontrar un lugar en donde él se pueda quedar.”
“No, Mamá y Papá, yo quiero que él viva con nosotros.”

“Hijo…” Le dijo el padre, “Tú no sabes lo que estás pidiendo. Alguien que esté tan limitado físicamente puede ser un gran peso para nosotros. Nosotros tenemos nuestras propias vidas que vivir, y no podemos dejar que algo como esto interfiera con nuestras vidas. Yo pienso que tú deberías de regresar a casa y olvidarte de esta persona. Él encontrará una manera en la que pueda vivir él solo.”

En ese momento el hijo colgó la bocina del teléfono. Los padres ya nunca volvieron a escuchar de él. Unos cuantos días después, como sea, los padres recibieron una llamada telefónica de la policía de San Francisco.

Su hijo había muerto después de que se había caído de un edificio. Fue lo que les dijeron.

La policía creía que era un suicidio. Los padres destrozados de la noticia volaron a San Francisco y fueron llevados a la morgue de la ciudad a que identificaran a su hijo. Ellos lo reconocieron, para su horror, descubrieron algo que no sabían, su hijo tan sólo tenía un brazo y una pierna.

A %d blogueros les gusta esto: