Archivos Mensuales: agosto 2010

Otra de amor




Hay cosas que te encantaría oír y que nunca escucharás de la persona que te gustaría que las dijera. Hay cosas que seguro tú has hecho por ella y crees que no le han importado. No importa: sigue dando, continúa amando… pero no sufras: siénte
te orgulloso de lo que has sabido dar, de tu capacidad de amar… y no seas tan sordo para no oír las palabras dulces de quien las dice desde su corazón y quizás no escuchas…

El amor llega a quien espera, aunque le hayan decepcionado, aunque sienta que ya nada tiene sentido. El amor siempre llega a quien lucha y es constante, a quien aún cree aunque haya sido traicionado, a quien todavía necesite amar aunque antes haya sido lastimado y a quien tiene el coraje y la fe para construir la confianza de nuevo, pese a todo lo que le haya pasado…

El principio del amor es “dejar que aquellos que conocemos sean ellos mismos”, y no tratar de adaptarlos a nuestra propia imagen, porque entonces sólo amaremos el reflejo de lo que nosotros mismos somos en ellos. ¿Qué sentido tiene amar a tu propia imagen, cuando no hay nada más hermoso que darlo todo por el otro?

No vayas por lo externo: esto te podría engañar. Dicen que las apariencias engañan, pero el corazón las revela… Lo único que perdura a través del tiempo son los sentimientos, el ser maravilloso que por dentro tenemos… por eso ve y busca a quien valora tu sonrisa, a quien se deslumbra con tu mirada, a quien muere por tus caricias…

Ve por alguien que te haga sonreír, por alguien que te lo dé todo sin pedir nada a cambio, por ese alguien que sane tu corazón herido, por alguien que jamás te haya traicionado, que nunca te haya decepcionado… Tan sólo esa persona se merece tu amor, tus lágrimas y tu cariño… Toma su sonrisa para que tu día oscuro se llene de luz y bebe de sus labios para no tener nunca más sed…

Espero que encuentres a aquella persona que te haga sonreír y que sane todas tus heridas…

Hay momentos en que extrañas tanto a esa persona, que quisieras sacarla de tus sueños y abrazarla con todas tus fuerzas. Entonces, espero que sueñes con ese alguien tan especial y logres arrancarle de tus sueños y hacerle realidad…

Anuncios

Debemos ser como los elefantes


Lee el resto de esta entrada

La Niña y El Anciano


Nani era una niñita de seis años. Aquella tarde parecía haberse propuesto generar un terrible chirrido que, por lo estridente, trastornaba los sentidos tanto de residentes como de quienes simplemente pasaban por allí. Y es que iba montada, pedaleando a toda velocidad, en su viejo y oxidado triciclo… un triciclo que habían disfrutado cuatro dueños anteriores.

Era tal la felicidad que mostraba por no haber tenido que disputar con ninguno de sus cuatro hermanos el juguete, que se sentía que era la reina y dueña de la calle.

Realmente no había ninguna cosa en ese instante que le interesara más que pedalear, subiendo y bajando a toda velocidad por la acera. Para ella ese chirrido ¡era música celestial!

Tras muchas vueltas, se interpuso en su camino un hombre que traía en su mano una latita. Era un anciano de gentiles ojos que transmitían amor. Cuando ella alzó su mirada y vio ese rostro tan bondadoso, su corazón vio al padre y abuelito que nunca tuvo. El diálogo entre los dos fue muy breve: “¿Me dejas arreglarte tu triciclo?” Obviamente, se trataba de uno de los atormentados vecinos. Luego de aceitado el triciclo, se oyó un “gracias, señor”, acompañado de una gran sonrisa que ambos se regalaron.

Ese sencillo gesto fue todo lo que bastó para que se iniciara la más pura y grande amistad entre los dos. No había día en que Nani, camino a su escuela, no pasara por el negocio del gentil anciano y le saludase con su manito y una sonrisa a través del vidrio de la ventana.

Pasaron varios días durante los cuales no se vio la figura de la niña; el anciano ya la extrañaba, al haberse acostumbrado a su saludo al iniciar el día. Algo inquieto, se dispuso a visitar la casa de la niña y conocer su realidad. Él era el propietario de una mueblería que abastecía al humilde vecindario y conocía la condición de los vecinos.

Cuando llegó a la vivienda, se dio cuenta del triste drama… la madre estaba enferma y en cama y Nani tenía que cuidar de ella. Al ver la escasez en que vivían, con mucha cautela y ternura dijo el anciano: “Señora, ¿aceptaría que yo costee todos los gastos de su hijita hasta terminar sus estudios, incluyendo todas sus necesidades sin faltar una de ellas?” Con gran asombro e incredulidad la madre estupefacta aceptó tan inmerecido gesto.

A partir de ese día, Nani se vistió siempre con ropa y zapatos nuevos, y ahora comía todo lo que le gustaba, compartiendo con sus hermanitos su “abundancia”.

La promesa de ese perfecto desconocido -para ella, como salido de un cuento de hadas o, tal vez, como caído del cielo- se mantuvo, cumpliéndose día a día, hasta terminar sus estudios.

Que Dios bendiga la memoria de ese piadoso anciano. ¿Altruista o filántropo quizás? No sé en realidad, por lo verdaderamente relevante para mí fueron los momentos felices que él mismo declaró con frecuencia, haber extraído de esta encantadora relación de amistad… a pesar de la abismal diferencia de edades. Esa niña, bendecida, supo agregar alegría pura a la vida del anciano al final de sus días.

Anita Irigoyen
Vía Renuevo de Plenitud

La importancia de un buen tutor


Un conejo estaba sentado delante de una cueva escribiendo, cuando aparece un zorro.

– Hola, conejo, que haces ?
– Estoy escribiendo una tesis doctoral sobre como los conejos comen zorros.
– Ja, ja, pero que dices ?
– No te lo crees ? Anda, ven conmigo dentro de la cueva…

Total, que los dos entran y al cabo de un ratito sale el conejo con la calavera del zorro y se pone a escribir. Al cabo de un rato llega un lobo.

– Hola, conejo, que haces ?
– Estoy escribiendo mi tesis doctoral sobre como los conejos comen zorros y lobos.
– Ja, ja, que bueno, que chiste mas divertido !
– Que no te lo crees ? Anda, ven dentro de la cueva, que te voy a enseñar algo! Al cabo de un rato sale el conejo con una calavera de lobo, y empieza otra vez a escribir. Después llega un oso.
– Hola, conejo, que haces ?
– Estoy acabando de escribir mi tesis doctoral sobre como los conejos comen zorros, lobos y osos.
– No te lo crees ni tu.
– Bueno, a que no te metes en la cueva conmigo? De nuevo se meten los dos en la cueva, y como era de esperar, un león enorme se tira encima del oso y se lo come. El conejo recoge la calavera del oso, sale fuera y acaba su tesis.

Moraleja: Lo importante no es el contenido de tu tesis, sino tu tutor.

Mis Vacaciones


Espero que tengan todos un feliz inicio de semana. Quiero compartir con todos los que me visitan, las fotos de mis últimas vacaciones, en los Andes Venezolanos. El video dura unos 10 minutos, y tiene como música de fondo “Preciosa Merideña”, “Mucuchíes” y “Alma Llanera”, interpretadas por la Orquesta Sinfónica de Venezuela.

Vacaciones


Para ser consistente con lo que escribí la semana pasada, me tomaré una semana de vacaciones para recargar las baterías, juntos a mis seres queridos.

Nos leemos la semana que entra…

Luis Castellanos
Reflexiones Diarias

La generación de las mujeres fuertes


Allí están, pisando los 50 y algunas esquivando los no muy lejanos 60…
Son las  que defendieron a ultranza, aún con pena de no poder asistir al próximo “asalto”, el largo diminuto de sus faldas.
Las que se calzaron los Hot Pants con las botas bien largas y ajustadas.
Las que se hacían la “toca” y llevaban el pelo largo y muy lacio.
Esas que soñaban como Susanita con el príncipe azul, y adoraban a Mafalda y su ideario.
Aquellas que eran en apariencia la incoherencia con forma de mujer pero que engendraron la “generación de las mujeres más fuertes que pisaran el planeta”.
Fueron las que soñaban con el príncipe azul y a la vez caminaron con paso firme y altivo a las Universidades.
Blandieron las banderas de la “independencia femenina“ así como  también defendieron apasionadamente los ideales de LIBERTAD en la político.
Y en medio de todo eso crecieron, dejaron la adolescencia, y entraron a la juventud con los miedos de las dictaduras y las traiciones de quienes representaban sus ideales.
Algunas  se encontraron con su “príncipe azul”. A otras, se les fue “destiñiendo”, pero ellas se empeñaron en conservar como sea, la imagen del azul que las había enamorado…
Algunas tuvieron hijos e interrumpieron sus sueños universitarios.
Otras, lucharon a costa de noches insomnes salpicadas con sus compromisos laborales y cumplieron con todos los mandatos a rajatabla, aún estando solas.
Ahora luchan contra el temido paso del tiempo, y lo hacen con la majestuosidad de los grandes, dándole la bienvenida a las primeras arrugas, defendiéndolas a capa y espada porque son las “señales” de sus vivencias, en toda su magnitud.
Se volvieron “viejas cancheras” y se enfundan en los mismos jeans que las adolescentes y hasta salen airosas de las comparaciones…
Van al gimnasio aunque lo odien. Abandonaron las grasas y carbohidratos para seguir siendo parte de lo que fueron.
Amaron, sufrieron y se cambiaron el color y largo del pelo cuantas veces la depresión, las separaciones, las angustias, las pérdidas, los sinsabores, las decepciones, se lo demandaron.
Criaron a sus hijos con libertad y aire “compinche”.
Lloraron en la puerta de los jardines de infantes, en las primeras fiestas escolares. Se aterrorizaron cuando los vástagos transitaban el final de la secundaria y empezaban a decidir sus destinos.
Y hoy están allí, cancheras, abriendo ventanas cuando los sofocones las atacan, Arrasando las vidrieras de los shoppings cuando “otras ” depresiones las invaden, y saliendo nuevamente sin cicatrices, porque sólo ellas saben de verdad que la vida continúa y hay que transitarla airosamente.
A veces los hijos las critican Porque”no saben nada”. Son descalificadas por esos “adolescentes eternos“…
Pero son las mismas, con un cuerpo que cambió y una historia de vida recorrida con pasión, que se calzaron aquellos Hot Pants…
Las que todavía recogen los pedacitos de sus amores y se aprestan a armarlos nuevamente, cada día…

Son “la generación de las mujeres fuertes”.

Agradezcamos que existen y que hicieran que este mundo sea un abanico de independencia femenina, de ideales de LIBERTAD y de Mick Jagger, Paul Mc Cartney, mezclados con Julio Iglesias y las canciones del Nano…

Si, parecieron y siguen pareciendo la incoherencia con forma de mujer, pero bajo su piel hay un perfecto orden del amor, la entrega, los códigos, la amistad, la vida misma..

No cuentes los años, cuenta los recuerdos lindos… Estas personas son de la generación de las:

“MUJERES FUERTES”

Mi corazón para ti


Se cuenta la historia del ya ausente y famoso escapista Harry Houdini, que nos permite vislumbrar el interior de su corazón.

A principios de su carrera, cuando aún estaba en un desconocido teatro de variedades, él y su joven esposa subsistían de una semana a otra sin reserva de alimentos o dinero. Una tarde, decidió ir al supermercado a comprar productos alimenticios. En pocos minutos ya había regresado y estaba sentado en la mesa de la cocina, llorando incontrolablemente.

Sin certeza de lo ocurrido, pero temiendo lo peor, su esposa intentó averiguarlo, y ofrecerle consuelo. Al fin, controlando sus sollozos, le contó que no lo habían lastimado ni asaltado. Explicó que en su camino al mercado, se acercó a un joven lisiado que mendigaba alimentos. Al instante, le ofreció al hombre todo lo que tenía y luego regresó al apartamento.

¿Por qué Harry lloraba, entonces? Había hecho algo noble. Tal vez estaba molesto porque al ser tan impulsivo, él y su esposa se quedaron sin nada. No, él no sentía dolor por ellos. Lloraba porque no tener más para dar.

Harry Houdini, aquel día dejó constancia de la mayor de las dávidas. Mostró compasión, y es esta la que mantiene fresco y renovado nuestro corazón.

Vía Renuevo de Plenitud

Simplicidad


Cada semana, una novedad. La última, fue que la pizza previene el cáncer de esófago. Es gracioso. Tomate previene esto, cebolla previene aquello, chocolate hace bien, chocolate hace mal, no hay problema con una copa diaria de vino.

Cualquier trago de alcohol es nocivo, tome agua en abundancia, pero, cuidado, no exagere… Ante esta profusión de descubrimientos, creo más seguro no cambiar de hábitos. Hay que saber claramente lo que hace bien y lo que hace mal a nuestra salud.

El placer hace mucho bien. Dormir me deja 0 km. Leer un buen libro, me hace sentir como nuevo.
Viajar me pone tenso antes de embarcar, pero, despues, rejuvenezco unos cinco años! Los viajes aéreos no me hinchan las piernas; me hinchan el cerebro, vuelvo lleno de ideas!
Pelear, me provoca arritmia cardíaca. Ver gente teniendo ataques de estupidez, me revuelve el estómago!
Ver gente tirando una lata de cerveza por la ventana del auto, me hace perder la fe en el ser humano…
Y los noticieros… Los médicos deberían de prohibirlos… cómo duelen!
Caminar hace bien, enamorarse hace bien, bailar hace bien, quedarse en silencio cuando una discusión se está incendiando, hace mucho bien: se ejercita el  autocontrol y al día siguiente no te sentiras arrepentido de nada.
Despertarte a la mañana, arrependido de lo que dijiste o de lo que hiciste la noche anterior, eso sí, es perjudicial para la salud.
Y pasar el resto del día sin coraje para pedir disculpas, peor todavía.
No disculparnos por nuestras metidas de pata, provoca cáncer, guardar dolores, ser pesimista, preconceptuoso o falso moralista, no hay tomate o muzzarela que prevenga!
Ir al cine, conseguir una buena ubicación, no tener a nadie que entorpezca tu visión, ningún celular sonando y que la película sea espectacular, guau!
El cine es mejor, para la salud, que el pochoclo (vocablo argentino para decir cotufas).
La charla es mejor que la broma.
Ejercicio es mejor que cirugía.
Humor es mejor que rencor.
Amigos son mejores que gente influyente.
Economía es mejor que deuda.
Pregunta es mejor que duda.
Soñar es lo mejor de todo y mucho mejor que nada!

Luís Fernando Veríssimo

Hacen falta las vacaciones?


En este mundo tan agitado en que vivimos, nos estamos acostumbrando a trabajar todos los días de la semana, todas las semanas del mes y todos los meses del año.

Y siempre es bueno tomarse un descanso para recargar las baterías, cambiar de ambiente, evaluar lo que hemos hecho y lo que nos queda por hacer.

Conocer nuevos sitios, recordar sitios ya visitados, salir de la rutina, respirar otros climas.

No todo es rigor. Siempre falta algo de hedonismo y de darnos un tiempo para nosotros mismos.

Y qué mejor que hacerlo rodeado de las personas que queremos?

No lo pensemos tanto y salgamos a recorrer el camino de la aventura!

Luis Castellanos
Reflexiones Diarias

Los mandamientos de Gurdjieff


  1. Fija tu atención en ti mismo, sé consciente en cada instante de lo que piensas, sientes, deseas y haces.
  2. Termina siempre lo que comenzaste.
  3. Haz lo que estás haciendo lo mejor posible.
  4. No te encadenes a nada que a la larga te destruya.
  5. Desarrolla tu generosidad sin testigos.
  6. Trata a cada persona como si fuera un pariente cercano.
  7. Ordena lo que has desordenado.
  8. Aprende a recibir, agradece cada don.
  9. Cesa de autodefinirte.
  10. No mientas ni robes, si lo haces te mientes y te robas a ti mismo.
  11. Ayuda a tu prójimo sin hacerlo dependiente.
  12. No desees ser imitado.
  13. Haz planes de trabajo y cúmplelos.
  14. No ocupes demasiado espacio.
  15. No hagas ruidos ni gestos innecesarios.
  16. Si no la tienes, imita la fe.
  17. No te dejes impresionar por personalidades fuertes.
  18. No te apropies de nada ni de nadie.
  19. Reparte equitativamente.
  20. Come y duerme lo estrictamente necesario.
  21. No hables de tus problemas personales.
  22. No emitas juicios ni críticas cuando desconozcas la mayor parte de los hechos.
  23. No establezcas amistades inútiles.
  24. No sigas modas.
  25. No te vendas.
  26. Respeta los contratos que has firmado.
  27. Sé puntual.
  28. No envidies los bienes o los éxitos del prójimo.
  29. Habla sólo lo necesario.
  30. No pienses en los beneficios que te va a procurar tu obra.
  31. Nunca amenaces.
  32. Realiza tus promesas.
  33. En una discusión ponte en el lugar del otro.
  34. Admite que alguien te supere.
  35. No elimines, sino transforma.
  36. Vence tus miedos, cada uno de ellos es un deseo que se camufla.

George Ivánovich Gurdjíeff

Nacido a finales del siglo XIX en la Armenia rusa, su principal obra fue dar a conocer y transmitir las enseñanzas del Cuarto Camino en el mundo occidental. Una personalidad misteriosa y carismática, con un agudo sentido crítico, y una elevada cultura tradicional, acaparó la atención de muchos, guiándolos hacia una supuesta evolución espiritual y humanitaria.  Falleció el 29 de octubre de 1949 en Francia. Según los autores que han estudiado su obra, sus planteamientos constituyen un conjunto de ideas interrelacionadas muy revolucionarias, que pretenden guiar a la evolución consciente.  El máximo exponente de su obra es la figura del “Tigre de Turkestán”. Gurdjíeff mostró que la evolución del hombre es el resultado del crecimiento y desarrollo interior individual; que tal apertura interior es la meta de todas las religiones, de todos los caminos, pero que requiere un conocimiento directo y preciso, pero que sólo se puede adquirir con la ayuda de algún guía con experiencia y a través de un prolongado estudio de sí y del trabajo sobre sí mismo.

Aferrados de la mano


Muy a menudo nos sentimos solos.

Pero siempre hay alguien dispuesto a tomarnos de la mano.

Hay una hermosa historia de una enfermera con exceso de trabajo que escoltaba a un cansado joven a la cama de su paciente.

Inclinándose y hablándole alto al anciano paciente, ella dijo: “Su hijo está aquí”.

Con gran esfuerzo, abrió sus desenfocados ojos, luego lentamente los volvió a cerrar.

El joven apretó la envejecida mano en la suya y se sentó junto a la cama. Durante toda la noche estuvo sentado allí, tomando la mano del anciano y susurrando palabras de ánimo.

Para cuando amaneció, el paciente había muerto. En instantes, el personal del hospital llenó la habitación para apagar equipos y remover agujas.

La enfermera se puso al lado del joven y comenzó a ofrecerle sus condolencias, pero él la interrumpió.

“¿Quién era ese hombre?” preguntó.

La asombrada enfermera contestó:

“¡Pensé que era su padre!”

“No, él no era mi padre”, contestó él. “Nunca lo había visto en mi vida”.

“Entonces, ¿por qué no dijo nada cuando le traje a verle?”

“Me di cuenta de que necesitaba a su hijo y que su hijo no estaba aquí”, explicó el hombre. “Y ya que estaba demasiado enfermo para reconocer que yo no era su hijo, supe que me necesitaba”.

La Madre Teresa solía recordarnos que nadie debiera tener que morir solo. De igual manera, nadie debiera tener que sufrir o llorar solo tampoco. O reír solo o celebrar solo.

Somos hecho para transitar por el camino de la vida tomados de la mano. Hay alguien listo para tomarnos de la mano hoy. Y alguien anhela que nosotros tomemos la suya. ¡Recordemos aferrarnos los unos a los otros!

Decálogo del hombre y la mujer


Varón y mujer tienen los mismos derechos y obligaciones, pero distintos oficios y características. Esto es lo que anota el siguiente decálogo.

El hombre es la más elevada de las criaturas. La mujer el más sublime de los ideales.

El hombre es el cerebro. La mujer es el corazón.
El cerebro fabrica la luz. El corazón fabrica el amor.
La luz fecunda. El amor resucita.

El hombre es fuerte por la razón. La mujer es invencible por las lágrimas.
La razón convence. Las lágrimas conmueven.

El hombre es capaz de todos los heroísmos. La mujer es capaz de todos los martirios.
El heroísmo ennoblece. El martirio sublima.

El hombre es un código. La mujer es un evangelio.
El código corrige. El evangelio perfecciona.

El hombre es un templo. La mujer es un sagrario.
Ante el templo nos descubrimos.  Ante el sagrario nos arrodillamos.

El hombre piensa. La mujer sueña.
Pensar es tener en el cráneo una larva. Soñar es tener en la frente una aureola.

El hombre es un océano. La mujer es un lago.
El océano tiene la perla que adorna. El lago la poesía que deslumbra.

El hombre es águila que vuela. La mujer es el ruiseñor que canta.
Volar es dominar el espacio. Cantar es conquistar el alma.

El hombre está colocado donde termina la tierra. La mujer donde comienza el cielo.

Comenzar de nuevo


Siempre que algo nos sale mal, pues no nos queda de otra que sentarnos a ver en dónde estuvieron las fallas, en dónde estuvieron las cosas acertadas, y comenzar de nuevo.

De nada vale lamentarse ni quejarse. Revisamos lo sucedido, tomamos las acciones correctivas y preventivas, y a comenzar de nuevo.

Y es que el único obstáculo que podemos conseguir, que no podremos atravesar, es aquél puesto por nosotros mismos.

Entonces, nos acordamos de aquel adagio de “querer es poder”, y del otro de “no te preocupes, ocúpate”.

Pon las manos en la masa y muévete entonces… No hay excusa válida…

Recordemos a Federico de Prusia: “El hombre que pone el corazón en lo que hace, encuentra soluciones donde normalmente los perezosos e indolentes se dan por vencidos”.

Luis Castellanos
Reflexiones Diarias

A %d blogueros les gusta esto: