Archivos Mensuales: abril 2012

Ser lápiz


Limosnero Vs Profesional


El siguiente, es el levantamiento de datos realizado por un estudiante en Práctica de Ingeniería:

Un semáforo cambia de estado, en promedio, cada 30 segundos(treinta segundos en rojo, treinta segundos en Verde). Por lo tanto, por cada minuto, un limosnero tiene 30 segundos de tiempo útil para lograr recibir un mínimo de BsF. 1,oo

Con este esquema, en 1 hora de trabajo el limosnero habrá recaudado: (60 minutos x BsF. 1,oo/minuto) = BsF. 60,oo/hora. El limosnero trabaja 8 horas por día, descansando los domingos, dá un promedio de 25 días ‘trabajados’ por mes, lo que deja un ingreso de: (25 días/mes x 8 horas/día x BsF. 60,oo/hora) = BsF. 12.000,oo al mes.

¿Será que ésta es una cuenta absurda…?

Ahora bien BsF. 2,oo ó BsF. 3,oo y a los más generosos los he visto dar hasta BsF. 5,oo (seguro creen ser mejores personas, más bondadosas que las que dan 1,oo Bolivar).

Sin embargo, vamos a ser conservadores y asumir que en realidad el limosnero sólo recauda la mitad de la cuenta inicial, o sea: BsF. 30,oo/hora.

Haciendo nuevamente las cuentas tendremos un valor final de BsF. 6.000,oo/mes.

Esto equivale al salario promedio bruto de un supervisor de Ingeniería, que se desempeña en una empresa de mediano porte; trabajando 48 horas nominales por semana, y aún teniendo que ir los domingos a resolver Los problemas de mantenimiento y otros….

Amén de las horas extras no remuneradas…

De esta forma, cuando el limosnero recibe BsF. 5.00 (que no es raro), puede descansar tranquilo debajo de un árbol por los próximos 9 cambios de luz del semáforo, y sin ningún jefe que lo amoneste, sin tener que redactar sus objetivos, sin evaluaciones etc….

Pero hasta aquí todo es teoría… ahora vamos al mundo real:

Con estos datos en mano, fui a entrevistar a una mujer que pide limosnas y que siempre va a cambiar Las monedas en una tienda del barrio (a los bodegueros les encanta el sencillo).

Le pregunté cuánto recibía de limosna por día; ¿Saben lo que me respondió…?

Pues la cuenta inicial estuvo bastante aproximada: ¡¡¡Un promedio de BsF. 400,oo a BsF. 450,oo diarios!!!

Con esto nos queda un ingreso mensual de: (25 días/mes x BsF. 400,oo/día)= BsF. 10.000,oo/mes) o de: (25 días/mes x BsF. 450,oo/día = BsF. 11.250,oo/mes), lo que en promedio da:

¡¡¡BsF. 10,625.00 /mes!!!

Y peor aún: Ella me dijo que jamás llega a trabajar ni si quiera 8 horas diarias…ni tampoco los 6 días a la semana…

MORALEJA: ¿Es mejor ser limosnero que trabajar como  Ingeniero? (O CUALQUIER OTRO PROFESIONAL EN VENEZUELA)… pedir limosna es más lucrativo.

Ahhhh… ¡y no pagan impuestoooooos, ni ISLR, ni tasas, nadie les efectúa retenciones,etc., tampoco pagan ALQUILER de 1ª, 2ª, 3ª, 4ª, 5ª, etc … categoría!….ni han tenido que estudiar, practicar ‘X’ años, Entonces: ¿Tienes BsF. 1.00 que me regales?

El Sembrador de Bellotas


En 1930 un joven viajero exploraba los Alpes Franceses. Llegó a una vasta extensión de tierra estéril. Estaba desolada. Era amenazante. Era horrible. Era el tipo de lugar del que uno sale huyendo de prisa.
Entonces, de repente, el joven viajero se detuvo sobre sus talones. En medio de este vasto desierto había un anciano encorvado. Sobre su espalda cargaba un saco de bellotas. En su mano había un trozo de tubo de hierro de metro y medio.
El hombre usaba el tubo de hierro para abrir agujeros en la tierra. Entonces, sacaba del saco que traía una bellota y la colocaba en el agujero. Luego, el anciano le dijo al viajero: “He sembrado más de 100,000 bellotas. Quizás tan solo una décima parte de ellas crecerán”. La esposa e hijo del anciano habían muerto, y esta era la manera como él había decidido invertir sus últimos años. “Quiero hacer algo útil”, dijo él.
Veinticinco años después, el ahora no tan joven viajero regresó al mismo paraje desolado. Lo que vio lo sorprendió. No podía creer lo que veían sus propios ojos. La tierra estaba cubierta con un hermoso bosque de tres kilómetros de ancho y ocho de largo. Las aves cantaban y los animales jugaban y las flores silvestres perfumaban el ambiente.
El viajero se quedó contemplándolo, recordando la desolación que alguna vez estuviese en su lugar; un hermoso bosque de robles ahora se levantaba allí -sólo porque alguien se interesó.

Vía Renuevo de Plenitud

 

La muerte llega…


Gauss, Niño Prodigio


 fue uno de los más grandes matemáticos de la historia. Su precocidad en relación con las matemáticas se pone de manifiesto en las siguientes anécdotas :

Antes de cumplir 3 años se encontraba con su padre que estaba preparando la nómina de los obreros que de él dependían.

El joven Gauss que seguía con gran atención los cálculos del padre le dijo al terminar : “Padre has hecho mal la cuenta, el resultado debe ser … “.

El padre al repasar los cálculos comprobó con sorpresa que el hijo tenía razón. La historia es todavía más sorprendente si tenemos en cuenta que nadie le había enseñado a leer.

Un día en la escuela cuando tenía 10 años el maestro propuso como ejercicio sumar 100 números consecutivos. Hay un método sencillo para hacerlo que el maestro conocía pero sus alumnos no. Era costumbre que el primero en acabar el ejercicio debía dejar su pizarra sobre la mesa del maestro, el siguiente alumno encima de la del primero y así sucesivamente.

Nada más terminar el maestro el enunciado del ejercicio Gauss puso su pizarra sobre la mesa del maestro. Cuando al cabo de una hora acabaron sus compañeros, el maestro comprobó sorprendido como el resultado que aparecía en la pizarra de Gauss era el correcto.

A Gauss, ya mayor, le gustaba contar como el resultado de su pizarra era el único correcto.

El maestro quedó tan impresionado que de su propio bolsillo compró un libro de aritmética y se lo regaló a Gauss quien rápidamente lo devoró.

Nunca menospreciemos la habilidad y el talento que podemos encontrar en un niño, porque podríamos estar frente a un Gauss o un Einstein. Cómo padres, aprendamos a valorar los regalos de Dios colocado dentro de un niño.

Vía Renuevo de Plenitud

Nostalgia


A veces te sientes como un arado que barre siempre el mismo surco
y piensas que el trabajo sería más blando si caminaras en compañía.
A veces te enredas en la nostalgia de lo que dejaste atrás y,
así como el agua busca su nivel tu sangre tira y lleva lejos tu memoria.

Miras por sobre el hombro y recuerdas a tus amigos,
tu vieja casa, tu ayer o ese alguien especial para ti.
Puedes llegar a maldecir tu decisión de comenzar el camino  y te pierdes en los “cómo hubiera sido si…”
Otras veces encuentras injusto el precio de tu soledad  y revuelves en los pliegues de tu pasado
como quien busca monedas en los bolsillos de un muerto.

Tu mente menor inventa recuerdos
y fabrica diálogos que lo expliquen todo:
respondes a preguntas que nunca te hicieron
e interrogas a quien no tuviste coraje  de preguntar.

Pero descubres que no hay risa que devuelva lo perdido,
lo llorado, ni dé verde a lo marchito.
¿Pero tú, buscador, estás seguro de haber perdido?

Cuidado:
Tú no vives de recuerdos,
sino que los recuerdos viven de ti.
Son miles de bocas que devoran la fuerza que necesitas para seguir adelante.
Te digo que no existe nada de malo
en esos sentimientos en tanto no te dejes sofocar.

Si esto sucede es porque estás olvidando.  Estás no-recordando.
Dime:
¿De quién te acuerdas cuando te acuerdas de ti?
¿Del niño que corría entre los árboles?
¿Del joven  que soñaba con viajes lejanos?
¿De lo que fuiste ayer?
Todas esas vivencias tiene la marca de lo fugaz:
están escritas en tu memoria como la sombra
que un pájaro en vuelo  deja sobre el agua.

Pero recordarse de sí no quiere decir tener  memoria.
La memoria y el olvido son funciones  de tu mente menor
y en cambio el recuerdo de sí pertenece al ser  profundo.

Escucha: tú no has renunciado a amar por seguir la vía
sin embargo puede parecerte
que por seguir la vía has dejado de amar.
Recuerda bien, buscador no sea cosa que lo que crees
que has perdido sea sólo otro juego de tu mente
así como tus recuerdos emotivos
pueden ser sólo reflejos condicionados
y la historia que añoras un invento de tu nada.

Observa qué curioso:
Ciertas cosas llegan a tu vida cuando ya no las precisas.
Arriban con un retardo inexplicable cuando la cola de tu ilusión
ya dio vuelta en la esquina.
Un amor demasiado grande y por lo tanto insostenible para tu miedo de amar
nunca te embiste al mismo tiempo  que su fulgor.
Primero te encandila y te hace soñar,  después nace en ti el deseo de poseerlo.

Entonces desaparece se va de tu vida.
En realidad son cosas que te protegen de ellas mismas
y te ponen a salvo del riesgo de su presencia
por eso a veces tienes la sensación
que alguien golpea demasiado tarde a tu puerta.
En el fondo se trata de un acto oculto de respeto
y de protección porque el objeto
o el afecto que deseabas puede volver a ti
pero no en el momento del deseo sino
cuando comprendas que puedes  vivir sin él.

El buscador no cree en el amor eterno sino en el eterno amor.
Por eso, si recuerdas una gran amistad o un gran amor
hazlo con la delicada alegría de los amigos
que amaron no con la posesividad de los insatisfechos.
Abre las manos del alma  y deja andar su recuerdo
como si liberaras una paloma cautiva.
Esto también te servirá para aprender.

Mario Corradini

Dominar el ego


El Ajedrez y El Grano de Trigo


Cuando un matemático oriental inventó el admirable juego de ajedrez, quiso el monarca de Persia conocer y premiar al inventor. Y cuenta el árabe Al-Sefadi que el rey ofreció a dicho inventor concederle el premio que solicitara.

El matemático se contentó con pedirle 1 grano de trigo por la primera casilla del tablero de ajedrez, 2 por la segunda, 4 por la tercera y así sucesivamente, siempre doblando, hasta la última de las 64 casillas.

El soberano persa casi se indignó de una petición que, a su parecer, no había de hacer honor a su liberalidad.

¿No quieres nada más? preguntó.

Con eso me bastará, le respondió el matemático.

El rey dio la orden a su gran visir de que, inmediatamente, quedaran satisfechos los deseos del sabio.
¡Pero cuál no sería el asombro del visir, después de hacer el cálculo, viendo que era imposible dar cumplimiento a la orden!

Para darle al inventor la cantidad que pedía, no había trigo bastante en los reales graneros, ni en los de toda Persia, ni en todos los de Asia.

El rey tuvo que confesar al sabio que no podía cumplirle su promesa, por no ser bastante rico.

Los términos de la progresión arrojan, en efecto, el siguiente resultado: diez y ocho trillones, cuatrocientos cuarenta y seis mil setecientos cuarenta y cuatro billones, setenta y tres mil setecientos nueve millones, quinientos cincuenta y un mil seiscientos quince granos de trigo.

En números sería 18.446.744.073.709.551.615

Sabido es que una libra de trigo, de tamaño medio, contiene 12.750 granos aproximadamente.

¡Calcúlese las libras que necesitaba el rey para premiar al sabio! Más de las que produciría en ocho años toda la superficie de la Tierra, incluyendo los mares.
Con la cantidad de trigo reclamada, podría hacerse una pirámide de 9 millas inglesas de altura y 9 de longitud por 9 de latitud en la base; o bien una masa de 9 leguas cuadradas en su base, con una legua de altura. Semejante sólido sería equivalente a otro de 162.000 leguas cuadradas con un pie de altura.

Para comprar esa cantidad de trigo, si la hubiera, no habría dinero bastante en este mundo.

Vía Renuevo de Plenitud

Actitud


Viernes Santo 2012


Jueves Santo 2012


El Pasado


A %d blogueros les gusta esto: