Archivos Mensuales: marzo 2006

A Dios le agradezco


Por mi hijo (a) que está viendo la tele en su cuarto, aunque no lo limpie… porque significa que está en casa y no en las calles…

Por el desorden que tengo que limpiar después de una fiesta, porque significa que estuve rodead@ de seres queridos.

Por las ropas que me quedan un poco ajustadas… porque significa que tengo suficiente para comer…

Por mi sombra, que me ve trabajar… porque significa que puedo salir al sol…

Por el césped que tengo que cortar, ventanas que limpiar y cortinas que lavar… porque significa que tengo una casa…

Por el lugar para estacionarme que se encuentra hasta el final del estacionamiento… porque significa que tengo auto…

Por la señora que está detrás de mi en la iglesia y que desentona al cantar… porque significa que puedo oír…

Por la cantidad de ropa que tengo que lavar y planchar… porque significa que tengo ropas que vestir…

Por el cansancio y los dolores musculares al final del día… Porque significa que tengo un empleo…

Por el despertador que suena tan temprano todas las mañanas… porque significa que estoy vivo!!!
Anuncios

Colores de la Amistad


Los amigos son “colores”, cada uno con su matiz, y una manera de ser siempre bien definida.

Hay un Amigo “color verde” : es aquel que en todo resalta la belleza de la Vida y pone esperanza en ella.

El nos yergue !

Hay un Amigo “color azul” : él siempre trae palabras de paz y de serenidad,

dándonos la impresión , al oírlo, de que estamos en contacto directo con el cielo o con el profundo azul del mar.

El nos eleva !

Hay un Amigo “color amarillo” : él nos entibia, así como el sol;

Nos hace reír, sonreír y encontrar que el brillo amarillo de las estrellas está bien al alcance de nuestras manos.

Hay el Amigo “color rojo” : es aquel que domina las reglas del vivir, es como nuestra sangre.

Nos indica el peligro, mas nunca nos quita el coraje. Es pródigo en palabras apasionadas y repletas de caluroso amor.

Hay el Amigo “color naranja” : él nos trae la sensación de vigor, salud,

enriquece nuestro espíritu con energías que son verdaderas vitaminas para nuestro crecimiento.

Hay el Amigo “color gris” : él nos enseña el silencio, la internalización y el autoconocimiento

Es un inductor a pensamientos y reflexiones; nos ayuda a profundizar en nosotros mismos.

Hay el Amigo “color violeta” : él trae a tono nuestra esencia majestuosa, como la de los reyes y los magos.

Sus palabras tienen nobleza, autoridad y sabiduría.

Hay el Amigo “color negro” : él es maestro en mostrar nuestro lado más oscuro, con palabras generalmente duras,

Nos dice la verdad “sin anestesia” y con buenas intenciones,
Nos lleva a considerar mejor nuestra actitud frente a la vida.

… Y hay el Amigo “color blanco” : ese nos revela verdades nacidas de la vivencia y de la adquisición de conocimientos.

Él nos prueba que, no solo él sino también todos los demás, tienen verdades aprendidas para compartir con nosotros !!!

Si reunimos a todos en un Gran Encuentro, veremos un arcoíris de Amor !

Autor desconocido

Una buena lección



Un estudiante universitario salió un día a dar un paseo con un profesor, a quien los alumnos consideraban su amigo debido a su bondad para quienes seguían sus instrucciones.

Mientras caminaban, vieron en el camino un par de zapatos viejos y supusieron que pertenecían a un anciano que trabajaba en el campo de al lado y que estaba por terminar sus labores diarias.

El alumno dijo al profesor:

– Hagámosle una broma; escondamos los zapatos y ocultémonos detrás de esos arbustos para ver su cara cuando no los encuentre.

– Mi querido amigo -le dijo el profesor-, nunca tenemos que divertirnos a expensas de los pobres. Tú eres rico y puedes darle una alegría a este hombre. Coloca una moneda en cada zapato y luego nos ocultaremos para ver cómo reacciona cuando las encuentre.

Eso hizo y ambos se ocultaron entre los arbustos cercanos. El hombre pobre, terminó sus tareas, y cruzó el terreno en busca de sus zapatos y su abrigo.

Al ponerse el abrigo deslizó el pie en el zapato, pero al sentir algo adentro, se agachó para ver qué era y encontró la moneda. Pasmado, se preguntó qué podía haber pasado. Miró la moneda, le dio vuelta y la volvió a mirar.

Luego miró a su alrededor, para todos lados, pero no se veía a nadie. La guardó en el bolsillo y se puso el otro zapato; su sorpresa fue doble al encontrar la otra moneda.

Sus sentimientos lo sobrecogieron; cayó de rodillas y levantó la vista al cielo pronunciando un ferviente agradecimiento en voz alta, hablando de su esposa enferma y sin ayuda y de sus hijos que no tenían pan y que debido a una mano desconocida no morirían de hambre.

El estudiante quedó profundamente afectado y se le llenaron los ojos de lágrimas.

– Ahora- dijo el profesor- ¿no estás más complacido que si le hubieras hecho una broma?

El joven respondió:
– Usted me ha enseñado una lección que jamás olvidaré. Ahora entiendo algo que antes no entendía: es mejor dar que recibir.

La Mariposa Azul


Había un viudo que vivía con sus dos hijas curiosas e inteligentes. Las niñas siempre hacían muchas preguntas. A algunas de ellas, él sabía responder, a otras no.

Como pretendía ofrecerles la mejor educación, mandó las niñas de vacaciones con un sabio que vivía en lo alto de una colina.

El sabio siempre respondía a todas las preguntas sin ni siquiera dudar. Impacientes con el sabio, las niñas decidieron inventar una pregunta que él no sabría responder.

Entonces, una de ellas apareció con una linda mariposa azul que usaría para engañar al sabio.

– “¿Qué vas a hacer?” preguntó la hermana.

– “Voy a esconder la mariposa en mis manos y preguntarle al sabio si está viva o muerta. Si él dijese que está muerta, abriré mis manos y la dejaré volar. Si dice que está viva, la apretaré y la aplastaré. Y así, cualquiera que sea su respuesta, ¡será una respuesta equivocada!”

Las dos niñas fueron entonces al encuentro del sabio, que estaba meditando.

– “Tengo aquí una mariposa azul. Dígame, sabio, ¿está viva o muerta?”

Muy calmadamente el sabio sonrió y respondió:

– “Depende de ti… Ella está en tus manos.”

Así es nuestra vida, nuestro presente y nuestro futuro. No debemos culpar a nadie cuando algo falla. Nosotros somos los responsables por aquello que conquistamos o no conquistamos. Nuestra vida está en nuestras manos, como la mariposa azul. Nos toca a nosotros escoger qué hacer con ella.

Autor desconocido

¿Dónde está Dios cuando lo necesitamos?


Sally saltó de su asiento cuando vio salir al cirujano. Le preguntó:

– «¿Como está mi pequeño?, ¿va a ponerse bien?, ¿cuándo lo podré ver?».

El cirujano dijo:

– «Lo siento; hicimos todo lo que estuvo a nuestro alcance».

Sally dijo, consternada:

– «¿Por qué a los niños les da cáncer? ¿Es que acaso Dios ya no se preocupa por ellos? DIOS, ¿Dónde estabas cuando mi hijo te necesitaba?»

El cirujano dijo:

– «Una de las enfermeras saldrá en un momento para dejarte pasar unos minutos con los restos de tu hijo antes de que sean llevados a la Universidad».

Sally pidió a la enfermera que la acompañara mientras se despedía de su hijo. Recorrió con su mano su cabello rojizo. La enfermera le preguntó si quería conservar uno de los rizos. Sally asintió. La enfermera cortó el rizo, lo colocó en una bolsita de plástico y se la dio a Sally.

Sally dijo:

– «Fue idea de Jimmy donar su cuerpo a la Universidad para ser estudiado. Dijo que podría ayudar a alguien más. Eso es lo que él deseaba. Yo al principio me negué, pero el me dijo ‘Mami, no lo usaré después de que muera, y tal vez ayudará a que un niñito disfrute de un día más junto a su mamá’. Mi Jimmy tenia un corazón de oro, siempre pensaba en los demás y deseaba ayudarlos como pudiera».

Sally salió del Hospital Infantil por última vez, después de haber permanecido ahí la mayor parte de los últimos 6 meses.

Colocó la maleta con las pertenencias de Jimmy en el asiento del auto, junto a ella. Fue difícil manejar de regreso a casa, y más difícil aun entrar a una casa vacía. Llevó la maleta a la habitación de Jimmy y colocó los autos miniatura y todas sus demás cosas justo como él siempre las tenía. Se acostó en la cama y lloró hasta quedarse dormida, abrazando la pequeña almohada de Jimmy.

Despertó cerca de la medianoche y junto a ella había una hoja de papel doblada. Abrió la carta, que decía:

«Querida mami: Se que vas a echarme de menos, pero no pienses que te he olvidado o he dejado de amarte sólo porque ya no estoy ahí para decirte TE AMO. Pensaré en ti cada día, mamita, y cada día te amaré aun mas. Algún día nos volveremos a ver. Si deseas adoptar a un niño para que no estés tan solita, podrá estar en mi habitación y podrá jugar con todas mis cosas. Si decides que sea una niña, probablemente no le gustarán las mismas cosas que a los niños, y tendrás que comprarle muñecas y cosas de esas. No te pongas triste cuando pienses en mi; este lugar es grandioso. Los abuelos vinieron a recibirme cuando llegué y me han mostrado casi todo de acá, pero tomará algo de tiempo verlo todo. Los Ángeles son muy amistosos y me encanta verlos volar. Jesús no se parece a todas las imágenes que vi de El, pero supe que era El tan pronto lo vi. Jesús me llevo a ver a DIOS! ¿Y qué crees, mami? Me senté en su regazo y le hablé y El me escuchó con mucha paciencia, tambien me dijo que yo soy una personita muy pero muy importante. Le dije a Dios que quería escribirte una carta para despedirme y todo eso, aunque sabía que no estaba permitido. Dios me dió papel y su pluma personal para escribirte esta carta. Creo que se llama Gabriel el ángel que te la dejara caer. Dios me dijo que te respondiera a lo que le preguntaste: ‘¿Dónde estaba El cuando yo lo necesitaba?’. Dios me dijo que estaba en el mismo lugar, en el que estuvo cuando su otro hijo, JESUS, agonizaba en la cruz. Mami El estuvo junto a mí consolándome y dándome fuerzas y alentándome, así como lo está con todos sus hijos. Esta noche estaré a la mesa con Jesús, para la cena. Se que la comida será fabulosa. Casi olvido decirte… Ya no tengo ningún dolor; el cáncer se ha ido. Me alegra, pues ya no podía resistir tanto dolor y Dios no podía resistir verme sufrir de ese modo, así que envió al Ángel de la Misericordia para llevarme. ¡El Ángel me dijo que yo era una Entrega Especial!


Con amor…

Jimmy»

Debo


Debo:

Ser fuerte sin ser rudo
Ser amable sin ser débil
Aprender con orgullo sin arrogancia
Aprender a ser gentil sin ser suave
Ser humilde sin ser tímido
Ser valioso sin ser agresivo
Ser agradecido sin ser servil
Meditar sin ser flojo

Por eso señor te pido….

Dame grandeza para entender
Capacidad para retener
Método y Facultad para aprender
Sutileza para interpretar
Gracia y abundancia para hablar
Dame acierto al empezar
Dirección al progresar
Y perfección al acabar.

PD: Feliz Cumpleaños, Fefén…

Sugerencias para la vida


CELEBRE!

CADA NUEVO DIA

PLANIFIQUE

NO ANDE SIN RUMBO

SEA CREATIVO

LA CREATIVIDAD SIEMPRE AYUDA

CULTIVE!

TODO LO BUENO QUE HA RECIBIDO

ENTRE EN CONTACTO CON USTED

TOQUESE, AMESE, ESTÈ EN PAZ CON USTED MISMO

ABRA NUEVAS PUERTAS

SIN MIEDO

NUNCA DESISTA!

SOLO SE PIERDE CUANDO SE DESISTE

TRABAJE!

CON AHINCO

LUCHE!

NADA NOS HES DADO DE GRATIS, Y, SI FUESE ASÌ, QUIZAS NO TUVIERA VALOR

TENGA METAS

ALCANZABLES

ENCUENTRE UN LUGAR

SOLO PARA USTED

ENCANTESE!

NUNCA PIERDA ESTE PLACER

JUEGUE!

USTED NECESITA DE ALEGRIA

RELAJESE!

USTED LO NECESITA

DIVIERTASE!

SEPA APROVECHARLO

BUSQUE!

BUSQUE ARDUAMENTE LO QUE DESEA

DESCARTE!

EXISTEN COSAS QUE NO NECESITAMOS LLEVAR CON NOSOTROS:
ODIO, ENVIDIA, RENCOR, MALHUMOR, TRISTEZAS…

SUEÑE!

LA VIDA NO ES NADA SIN SUEÑOS

APRENDA!

SEGURAMENTE, AÙN HAY MUCHO QUE APRENDER

AME!

DE VERDAD Y CON TODA LA FUERZA DE SU SER.

ORE!

EL SENTIDO DE LA VIDA ESTÁ EN DIOS

SEA FELIZ!

ESO DEPENDE DE USTED, MUCHO MAS DE LO QUE PIENSA

La Carta de Ruth


Ruth miró en su buzón del correo, pero solo había una carta.

La tomó y la miró antes de abrirla, pero luego la miró con más cuidado.

No había sello ni marcas del correo, solamente su nombre y dirección. Leyó la carta:

“Querida Ruth:

Estaré en tu vecindario el sábado en la tarde y pasaré a visitarte. Con amor,

Jesús.”

Sus manos temblaban cuando puso la carta sobre la mesa.

– “Porque querrá venir a visitarme el Señor? No soy nadie en especial, no tengo nada que ofrecerle… “

Pensando en eso, Ruth recordó el vacío reinante en los estantes de su cocina.

– “Ay no! No tengo nada para ofrecerle! Tendré que ir a comprar algo. Bueno, comprare algo de pan y alguna otra cosa, al menos.”

Se echó un abrigo encima y se apresuró a salir.

Una hogaza de pan francés, media libra de pavo y un cartón de leche… Y Ruth se quedó con solamente doce centavos que le deberían durar hasta el lunes.

Aun así se sintió bien camino a casa, con sus humildes ingredientes bajo el brazo.

– “Oiga, señora, nos puede ayudar, señora?”

Ruth estaba tan absorta pensando en la cena que no vió las dos figuras que estaban de pie en el pasillo. Un hombre y una mujer, los dos vestidos con poco mas que harapos.

– “Mire, señora, no tengo empleo, usted’ sabe, y mi mujer y yo hemos estado viviendo allá afuera en la calle y, bueno, está haciendo frío y nos está dando hambre, y bueno, si usté nos puede ayudar, señora, estaríamos muy agradecidos…”

Ruth los miró con mas cuidado. Pensó que ellos podrían obtener algún empleo si realmente quisieran….

– …”Señor, quisiera ayudar, pero yo misma soy una mujer pobre. Todo lo que tengo es unas rebanadas y pan, pero tengo un huésped importante para esta noche y planeaba servirle eso a Él.”

– “Si, bueno, si señora, entiendo. Gracias de todos modos.”

El hombre puso su brazo alrededor de los hombros de la mujer y se dirigieron a la salida. A medida que los veía saliendo, Ruth sintió un latido familiar en su corazón.

– “Señor, espere!”

La pareja se detuvo y volteó a medida que Ruth corría hacia ellos y los alcanzaba en la calle.

– Mire: por que no toma esta comida? Algo se me ocurrirá para servir a mi invitado…”, y extendió la mano con la bolsa de víveres.

– “Gracias, señora, muchas gracias!”

– “Si, gracias!”, dijo la mujer y Ruth pudo notar que estaba temblando de frío.

– “Sabe, tengo otro abrigo en casa. Tome este”, Ruth desabotonó su abrigo y lo deslizó sobre los hombros de la mujer.

Y sonriendo, volteó y regresó camino a casa… sin su abrigo y sin nada que servir a su invitado.

– “Gracias, señora, muchas gracias!”

Ruth estaba tiritando cuando llegó a la entrada. Ahora no tenia nada para ofrecerle al Señor. Buscó rápidamente la llave en la cartera. Mientras lo hacía notó que había otra carta en el buzón.
– “Que raro, el cartero no viene dos veces en un día.”

Tomó el sobre y lo abrió:

“Querida Ruth:

Que bueno fue volverte a ver. Gracias por la deliciosa cena, y gracias también por el hermoso abrigo.

Con amor,

Jesús.”

El aire todavía estaba frío, pero aun sin su abrigo, Ruth no lo notó.

Mujer excepcional


…… Cuídate mucho de hacer llorar a una Mujer, ¡¡pues Dios cuenta sus
lágrimas !!……..

La Mujer salió de la costilla del hombre. No de los pies para ser pisoteada. Ni de la cabeza para ser superior, ……… sino de su costado, para ser igual….

Debajo del brazo para ser protegida ……

Al lado del corazón para ser Amada…….

Consejos de un viejo enamorado


  • Cuando encuentres a alguien y ese alguien hiciera que tu corazón dejara de funcionar por algunos segundos…
  • Presta atención… Puede tratarse de la persona más importante de tu vida.

  • Si sus miradas se cruzan y, en ese momento, existiera el mismo brillo intenso entre ellas, quédate alerta…
  • Puede ser la persona que has estado esperando desde el minuto que naciste.

  • Si el toque de los labios fuera intenso, si el beso fuera apasionado, y tus ojos se llenaran de lágrimas en ese momento…
  • Percibe… Existe algo mágico entre ustedes.

  • Si el primer y el último pensamiento de tu día fuera esa persona, si el deseo de estar juntos llegara a apretar tu corazón…
  • Agradece… Del cielo te enviaron un presente divino: el amor.

  • Si un día tuvieran que pedir perdón uno al otro por algún motivo, y en cambio recibes un abrazo, una sonrisa, una caricia en tus cabellos y los gestos valieran más que mil palabras…
  • Entrégate: Ustedes fueron hechos el uno para el otro.

  • Si por algún motivo estuvieras triste, si la vida te dio un golpe y la otra persona sufre tu sufrimiento, llora tus lágrimas y las enjuga con ternura…
  • Que cosa más maravillosa: Puedes contar con ella en cualquier minuto de tu vida.

  • Si consigues con tu pensamiento sentir por entero a esa persona como si estuviese a tu lado… Si piensas que ella es linda aún estando con un pijama viejo y su cabello enmarañado… Si no consigues trabajar bien todo el día, ansioso por el encuentro que han fijado para esa noche… Si no puedes imaginar, de manera alguna, tu futuro sin esa persona a tu lado… Si tienes la certeza de que verás a esa persona envejecer a tu lado, y aún así, tienes la convicción que vas a continuar estando loco por ella… Si prefieres cerrar los ojos, antes de ver su partida:
  • Es el amor que llegó a tu vida.

Las personas se enamoran muchas veces en la vida…
Pero pocas son las que aman y encuentran el amor verdadero…
A veces la encuentran, pero por no prestar atención a las señales, dejan pasar el amor, sin dejarlo vivir realmente.

La Balanza


Una mujer pobremente vestida, con un rostro que reflejaba trizteza, entró a una tienda, se acercó al dueño y de manera humilde preguntó si podia llevarse algunas cosas a crédito; con voz suave explicó que su esposo estaba muy enfermo y que no podía trabajar, tenian siete niños y necesitaban comida, el dueño no aceptó y le solicitó que abandonara la tienda.

Sabiendo la necesidad que estaba pasando su familia la mujer rogó:

– “Por favor señor, se lo pagaré tan pronto como pueda”.

El dueño le dijo que no podía darle crédito, ya que no tenía una cuenta de crédito en su tienda; de pie, cerca del mostrador, se encontraba un cliente que escuchaba la conversación entre el dueño de la tienda y la mujer.

El cliente se acercó y le dijo al dueño de la tienda que él se haría cargo de lo que la mujer necesitara para su familia; entonces el dueño, amoscado, preguntó a la mujer:

– “¿Tiene usted una lista de compras?”

La mujer dijo:

– “Si señor.”

– “Está bien,” dijo el dueño, “ponga su lista en la balanza de platos y lo que pese su lista le daré en comestibles”.

La mujer titubeó por un momento y cabizbaja buscó en su cartera un pedazo de papel; escribió algo en él y lo puso, triste aún, en un plato de la balanza. Los ojos del dueño y del cliente se llenaron de asombro, cuando el plato de la balanza donde estaba el papel se hundió hasta el fondo y se quedó así; el dueño sin dejar de mirar la balanza dijo:

– “No lo puedo creer”…

El cliente sonrió y el dueño comenzó a poner comestibles en el otro plato de la balanza; la balanza no se movía, por lo que continuó poniendo más y más comestibles, hasta que se llenó; el dueño se quedó pasmado con un gran asombro. Finalmente, agarró el pedazo de papel y lo miró con mucho más asombro….

No era una lista de compra, era una oración que decia:

“QUERIDO SEÑOR, TÚ CONOCES MIS NECESIDADES Y YO VOY A DEJAR ESTO EN TUS MANOS”

El dueño de la tienda le entregó los comestibles que había pesado y quedó allí en silencio. La mujer agradeció y abandonó la tienda; el cliente entregó un billete de cincuenta dolares al dueño y le dijo:

– “Valió cada centavo de este billete, ahora sabemos cuánto pesa una oración”.

La vida es sencilla. No se compliquen.


Si usted todavía no encontró la persona ideal…

¡¡diviértase con la que tenga a mano !!!

Si un día la vida le da la espalda…

¡¡¡tóquele el culo!!!

Los psiquiatras dicen que una de cada cuatro personas tiene alguna deficiencia mental. Si usted está con tres amigos y no nota nada raro, entonces…

¡¡¡ el huevón es usted !!!

Para lograr un objetivo es necesario “soñar”, entonces….

¡¡¡ No pierda tiempo, mande todo a la mierda y váyase a dormir !!!

Si un día la persona que usted ama le es infiel y usted está pensando en tirarse por una ventana, recuerde:

¡¡ Lo que le pusieron fueron cuernos y no alas !!

 

 

 

 

 

 

El sexo es como jugar al póker:

si usted no tiene un buen compañero es mejor tener una buena mano.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los países latinoamericanos son geométricos:

tienen problemas angulares que se discuten en mesas redondas por un montón de huevones cuadrados.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Los hombres son como las traducciones:

los buenos no son fieles y los fieles no son buenos.

Las mujeres perdidas…

son las más buscadas

Si un día usted siente un gran vacío…

¡¡coma!! ¡¡es hambre!!

¡¡¡ASÍ ES LA VIDA DE SENCILLA NO LE BUSQUES ENREDOS!!!

Es una locura…


Odiar a todas las rosas

Porque una te arañó…

Entregar todos tus sueños

Porque uno de ellos no se realizó…

Perder la fé en todas las oraciones
Porque una no fuese atendida…

Desistir de todos los esfuerzos
Porque uno de ellos fracasó…

Condenar a todas las amistades
Porque una te traicionó…

No creer en ningún amor
Porque uno de ellos te fué infiel…

Tirar afuera todas las oportunidades de ser feliz
Porque una tentativa no se realizó….

Espero que en tu caminar
No cometas estas locuras

Recuerda que siempre existe…

… Otra oportunidad

… Otra Amistad

… Un nuevo Amor

…Una nueva Fuerza

Sólo se debe ser perseverante y Buscar ser más feliz cada dia
La gloria no consiste en nunca caer, mas si de levantarse cada vez que fuera necesario !

Grabado en Piedra


Cuenta una historia que dos amigos iban caminando por el desierto.

En algún punto del viaje comenzaron a discutir, y un amigo le dio una bofetada al otro. Lastimado, pero sin decir nada, escribió en la arena:

MI MEJOR AMIGO ME DIO HOY UNA BOFETADA.

Siguieron caminando hasta que encontraron un oasis, donde decidieron bañarse. El amigo que había sido abofeteado comenzó a ahogarse, pero su amigo lo salvó. Después de recuperarse, escribió en una piedra:

MI MEJOR AMIGO HOY SALVO MI VIDA.

El amigo que había abofeteado y salvado a su mejor amigo preguntó:

– Cuando te lastimé escribiste en la arena y ahora lo haces en una piedra. ¿Porqué?

El otro amigo le respondió:

– Cuando alguien nos lastima debemos escribirlo en la arena donde los vientos del perdón puedan borrarlo.


Pero cuando alguien hace algo bueno por nosotros, debemos grabarlo en piedra donde ningún viento pueda borrarlo.

APRENDE A ESCRIBIR TUS HERIDAS EN LA ARENA Y GRABAR EN PIEDRA TUS VENTURAS.

Dicen que toma un minuto encontrar a una persona especial, una hora para apreciarla, un día para amarla, pero una vida entera para olvidarla.

Rabia o Rencor


Él era un profesor comprometido y estricto, conocido también por sus alumnos como un hombre justo y comprensivo. Al terminar la clase de fin de año, mientras el maestro organizaba unos documentos encima de su escritorio, se le acercó uno de sus alumnos yen forma desafiante le dijo:

– Profesor, lo que me alegra de haber terminado la clase, es que no tendré que escuchar más sus tonterías y podré descansar de ver su cara aburrida.

El alumno estaba erguido, con semblante arrogante, en espera de que el maestro reaccionara ofendido y descontrolado. El profesor miró al alumno por un instante y en forma muy tranquila le preguntó:

– ¿Cuándo alguien te ofrece algo que no quieres, lo recibes?.

El alumno quedó desconcertado por la calidez de la respuesta.

– Por supuesto que no. Contestó de nuevo, en tono despectivo, el muchacho.

– Bueno –prosiguió el profesor- cuando alguien intenta ofenderme o me dice algo desagradable, me está ofreciendo“algo”. En tu caso, es una emoción de rabia y rencor, que puedo decidir NO aceptar.

– No entiendo a qué se refiere. – dijo el alumno confundido.

– Muy sencillo. – replicó el profesor. – Tú me estás ofreciendo rabia y desprecio y si yo me siento ofendido o me pongo furioso, estaré aceptando tu regalo. Y yo, mi amigo, en verdad, prefiero obsequiarme mi propia serenidad.

– ¡Muchacho! -concluyó el profesor en tono gentil – La vida nos da la LIBERTAD de amargarnos o de ser felices.

“Tu rabia pasará, pero no trates de dejarla conmigo, porque no me interesa. Yo no puedo controlar lo que tú llevas en tu corazón, pero de mí depende lo que yo cargo en el mío. Cada día, en todo momento, tú puedes escoger qué emociones o sentimientos quieres poner dentro de ti, y lo que elijas, lo tendrás hasta que decidas cambiarlo, porque es tan grande la LIBERTAD que nos da la vida…

…que hasta tenemos la opción de amargarnos o de ser felices”.

Clavos en la cerca



Érase una vez un chico con mal carácter. Su padre le dió un saco de clavos y le dijo que clavara uno en la cerca del jardín cada vez que perdiera la paciencia o se enfadara con alguien.

El primer día clavó 37 clavos. Durante las semanas siguientes se concentró en controlarse y día a día disminuyó la cantidad de clavos nuevos en la cerca. Había descubierto que era más fácil controlarse que clavar clavos.

Finalmente llegó un día en el que ya no clavaba ningún nuevo clavo. Entonces fué a ver a su padre para explicárselo.

Su padre le dijo que era el momento de quitar un clavo por cada día que no perdiera la paciencia. Los días pasaron y finalmente el chico pudo decir a su padre que había quitado todos los clavos de la cerca.

El padre condujo a su hijo hasta la cerca y le dijo:

– « Hijo mío, te has comportado muy bien, pero mira todos los agujeros que han quedado en la cerca ».

Ya nunca será como antes. Cuando discutes con alguien y le dices cualquier cosa ofensiva le dejas una herida como ésta.

Puedes clavar una navaja a un hombre y después retirarla, pero siempre quedará la herida. No importan las veces que le pidas perdón, la herida permanecerá. Una herida provocada con la palabra hace tanto daño como una herida física. Los amigos son joyas raras de encontrar. Estan listos para escucharte cuando tienes necesidad, te sostienen y te abren su corazón. Enseña a tus amigos cómo les quieres.

Vencedores y Derrotados


Cuando un triunfador comete un error, dice: “Me Equivoqué“, y aprende la lección.
Cuando un perdedor comete un error, dice: “No fue culpa mía” y responsabiliza a los otros.

Un triunfador sabe que la adversidad es el mejor de los maestros.
Un perdedor se siente víctima durante las adversidades.

Un triunfador sabe que el resultado de las cosas depende de sí mismo.
Un perdedor cree que existe la mala suerte.

Un triunfador trabaja mucho y dedica más tiempo para sí mismo.
Un perdedor está siempre “muy ocupado” y no tiene tiempo ni siquiera para los suyos.

Un triunfador enfrenta los desafíos uno a uno.
Un perdedor rodea los desafíos y no se atreve a intentar.

Un triunfador se compromete, da su palabra y la cumple.
Un perdedor hace promesas, no se pone “manos a la obra” y cuando falla sólo se sabe justificar.

Un triunfador dice: “Soy bueno, pero puedo mejorar”.
Un perdedor dice: “No soy tan malo como otros”.

Un triunfador escucha, comprende y responde.
Un perdedor no espera que llegue su momento de hablar.

Un triunfador respeta a aquellos que saben más y se preocupa en aprender algo de ellos.
Un perdedor se resiste a todos los que saben más y sólo se fija en sus defectos.

Un triunfador se siente responsable por algo más que por su propio trabajo.
Un perdedor no se compromete y siempre dice: “Hago mi trabajo y ya es bastante”.

Un triunfador dice: “Debe haber una forma mejor de hacerlo. . .”.
Un perdedor dice: “Esta es la forma en que siempre lo hemos hecho. No hay otra…”.

Un triunfador consigue “ver el bosque en su totalidad”.
Un perdedor se fija sólo “en el arbol que le toca plantar”.

Un triunfador es PARTE DE LA SOLUCIÓN.
Un perdedor es PARTE DEL PROBLEMA.

Un triunfador comparte este mensaje con los amigos…
Un perdedor es egoísta y guarda el mensaje sólo para sí…

¿Qué es equivocarse?


  • No se equivoca el hombre que busca la verdad y no la encuentra; se equivoca el que, por temor a errar, deja de buscarla.
  • No se equivoca el hombre que expresa lo que siente y es rechazado; se equivoca el que, por miedo a decir lo que siente, deja de expresar su amor a otra persona…
  • No se equivoca el hombre que comienza a cambiar dando pequeños pasos; se equivoca el que por tratar de dar un giro total a su vida, nunca da el primer paso que inicia el camino que lo llevará a dar la vuelta al mundo!!!

10 Frases


  1. Nadie vive sin una vida personal
  2. Cuanto menos se lleve a cabo, más corta parece la vida.
  3. Sabe más el tonto en su casa que el sabio en la ajena.
  4. En el mundo hay sólo dos maneras de triunfar: por la propia capacidad o por la imbecilidad ajena.
  5. Cuando hay tormenta, los pajarillos se esconden, pero las águilas vuelan más alto
  6. Existen genios entre nosotros, pero nada es comparable con la suma de varias mentes enfocadas en una misma dirección…
  7. Un secreto para vivir con la persona amada: no pretender modificarla
  8. Las mujeres no miden jamás sus sacrificios; ni los suyos, ni los de los demás.
  9. La magnitud de un hombre se mide por la cantidad de poder y adulaciones que puede soportar sin envanecerse.
  10. Cuando el maestro señala a la luna, el ignorante solo ve el dedo.

La Niña de las Manzanas


Un grupo de vendedores fueron a una Convención de Ventas. Todos le habían prometido a sus esposas que llegarían a tiempo para cenar el viernes por la noche. Sin embargo, la convención terminó un poco tarde, y llegaron retrasados al aeropuerto. Entraron todos con sus boletos y portafolios, corriendo por los pasillos.

De repente, y sin quererlo, uno de los vendedores tropezó con una mesa que tenía una Canasta de Manzanas. Las manzanas salieron volando por todas partes. Sin detenerse, ni voltear para atrás, los vendedores siguieron corriendo, y apenas alcanzaron a subirse al avión. Todos menos UNO.

Este se detuvo, respiró hondo, y experimentó un sentimiento de compasión por la dueña del puesto de manzanas. Le dijo a sus amigos que siguieran sin él y le pidió a uno de ellos que al llegar llamara a su esposa y le explicara que iba a llegar en un vuelo más tarde.

Luego se regresó al Terminal y se encontró con todas las Manzanas tiradas por el suelo. Su sorpresa fue enorme, al darse cuenta de que la dueña del puesto era una Niña Ciega. La encontró llorando, con enormes lágrimas corriendo por sus mejillas. Tanteaba el piso, tratando, en vano, de recoger las manzanas, mientras la multitud pasaba, vertiginosa, sin detenerse; sin importarle su desdicha.

El hombre se arrodilló con ella, juntó las manzanas, las metió a la canasta y le ayudó a montar el puesto nuevamente. Mientras lo hacía, se dio cuenta de que muchas se habían golpeado y estaban magulladas.

Las tomó y las puso en otra canasta. Cuando terminó, sacó su cartera y le dijo a la niña:
– “Toma, por favor, estos cien pesos por el daño que hicimos. ¿Estás bien?”

Ella, llorando, asintió con la cabeza. El continuó, diciéndole:

– “Espero no haber arruinado tu día”.

Conforme el vendedor empezó a alejarse, la niña le gritó:

– “Señor…”

Él se detuvo y volteó a mirar esos ojos ciegos. Ella continuó:

– “¿Es usted Jesús…?”

Él se paró en seco y dio varias vueltas, antes de dirigirse a abordar otro vuelo, con esa pregunta quemándole y vibrando en su alma:

– “¿Es usted Jesús?”

Y a Tí, ¿la gente te confunde con Jesús? Porque ese es nuestro destino,
¿no es así? Parecernos tanto Jesús, que la gente no pueda distinguir la diferencia. Parecernos tanto a Jesús, conforme vivimos en un mundo que está ciego a su Amor, su Vida y su Gracia. Si decimos que conocemos a Jesús, deberíamos vivir y actuar como lo haría Él. Vivir su palabra cada día.

Tú eres la niña de sus ojos, aún cuando hayas sido Golpeado por las Caídas. Él dejó todo y nos recogió a Tí y a Mí en el Calvario; y pagó por Nuestra Fruta Dañada.

Las Galleticas


Una chica estaba aguardando su vuelo en una sala de espera de un aeropuerto. Como debía esperar un largo rato, decidió comprar un libro y también un paquete con galletitas.

Se sentó en una sala del aeropuerto para poder descansar y leer en paz. Asiento de por medio, se ubicó un hombre que abrió una revista y empezó a leer.

Entre ellos quedaron las galletitas. Cuando ella tomó la primera, el hombre también tomó una.

Ella se sintió indignada, pero no dijo nada.

Apenas pensó: “¡Qué descarado; si yo estuviera más dispuesta, hasta le daría un golpe para que nunca más se le olvide!”.

Cada vez que ella tomaba una galletita, el hombre también tomaba una.

Aquello la indignaba tanto que no conseguía concentrarse ni reaccionar.

Cuando quedaba apenas una galletita, pensó: “qué hará ahora este abusador?”.

Entonces, el hombre dividió la última galletita y dejó una mitad para ella.

Ah! No!. . . Aquello le pareció demasiado! ¡Se puso a bufar de la rabia!.

Cerró su libro y sus cosas y se dirigió al sector del embarque.

Cuando se sentó en el interior del avión, miró dentro del bolso y para su sorpresa, allí estaba su paquete de galletitas. . . intacto,cerradito…

¡Sintió tanta vergüenza!.

Sólo entonces percibió lo equivocada que estaba. ¡Había olvidado que sus galletitas estaban guardadas dentro de su bolso!

El hombre había compartido las suyas sin sentirse indignado, nervioso, consternado o alterado. Y ya no había más tiempo ni posibilidades para explicar o pedir disculpas. Pero sí para razonar:

¿cuántas veces en nuestra vida sacamos conclusiones cuando debiéramos observar mejor?

¿cuántas cosas no son exactamente como pensamos acerca de las personas?

Y recordó que existen cuatro cosas en la vida que no se recuperan:

1.- Una piedra, después de haber sido lanzada;
2.- Una palabra, después de haber sido proferida;
3.- Una oportunidad, después de haberla perdido;
4.- El tiempo, después de haber pasado.

A %d blogueros les gusta esto: