Archivos Mensuales: octubre 2005

¿Cómo nace un Paradigma?


Un grupo de científicos colocó cinco monos en una jaula, en cuyo centro colocaron una escalera y, sobre ella, un montón de bananas. Cuando un mono subía la escalera para agarrar las bananas, los científicos lanzaban un chorro de agua fría sobre los que quedaban en el suelo. Después de algún tiempo, cuando un mono iba a subir la escalera, los otros lo agarraban a palos… Pasado algún tiempo más, ningún mono subía la escalera, a pesar de la tentación de las bananas. Entonces, los científicos sustituyeron a uno de los monos. La primera cosa que hizo fue subir la escalera, siendo rápidamente bajado por los otros, quienes le pegaron. Después de algunas palizas, el nuevo integrante del grupo ya no subió más la escalera. Un segundo mono fue sustuido, y ocurrió lo mismo. El primer sustituto participó con entusiasmo de la paliza al novato. Un tercero fue cambiado, y se repitiò el hecho. El cuarto y, finalmente, el último de los veteranos fue substituído… Los científicos quedaron, entonces, con un grupo de cinco monos que aún, cuando nunca recibieron un baño de agua fria, continuaban golpeando a aquel que intentase llegar a las bananas. Si fuese posible preguntar a algunos de ellos por qué le pegaban a Quien intentase subir la escalera, con certeza la respuesta sería:

“No se, las cosas siempre se han hecho asi”

¿ te suena conocido???

No pierdas la oportunidad de pasar esta historia a tus amigos, para que, de una o de otra manera, se pregunten por qué estan golpeando…por qué estamos haciendo las cosas de una manera, si a lo mejor las podemos hacer de otra….

“Triste época nos toca vivir, es mas facil desintegrar un atomo que un prejuicio”

Albert Einstein

Cerrando Círculos


Visitando la Web, me topé con este Blog (La Pica Pleito), y en especial con este Post del 24 de octubre del 2005, que me encantó y quise compartirlo con ustedes. Pueden visitar también a la Pica Pleito si quieren.

Cerrando círculos

No se si alguna vez les ha pasado, a mi en particular me pasa mucho, me cuesta mucho adaptarme o aceptar cambios, no se si por miedo a lo desconocido, a no saber como reaccionar, que hacer? es por esto que les dejo está reflexión que me parece muy buena y para tomar en cuenta……
Cerrando puertas, cerrando capítulos, como quiera llamarlo.
Lo importante es poder cerrarlos. Lo importante es poder dejar ir momentos de la vida que se van clausurando.

¿Terminó con su trabajo?

¿Se acabó la relación?

¿Ya no vive más en esa casa?

¿Debe irse de viaje?

¿La amistad se acabó?

Puede pasarse mucho tiempo de su presente ‘revolcándose’ en los porqués, en devolver el cassete y tratar de entender por qué sucedió tal o cual hecho.
El desgaste va a ser infinito porque en la vida, usted, yo, su amigo, sus hijos, sus hermanas, todos y todas estamos abocados a ir cerrando capítulos.
A pasar la hoja.
A terminar con etapas o con momentos de la vida y seguir para adelante.
No podemos estar en el presente añorando el pasado.
Ni siquiera preguntándonos por qué.
Lo que sucedió, sucedió.
Y hay que soltar, hay que desprenderse.
No podemos ser niños eternos, ni adolescentes tardíos, ni empleados de empresas inexistentes, ni tener vínculos con quien no quiere estar vinculado a nosotros. No.
¡Los hechos pasan y hay que dejarlos ir!
Por eso a veces es tan importante destruir recuerdos, regalar presentes, cambiar de casa.
Papeles por romper, documentos por tirar, libros por vender o regalar.
Los cambios externos pueden simbolizar procesos interiores de superación.
Dejar ir, soltar, desprenderse.
En la vida nadie juega con las cartas marcadas y hay que aprender a perder y a ganar.

Hay que dejar ir, hay que pasar la hoja, hay que vivir sólo lo que tenemos en el presente.
El pasado ya pasó.
No espere que le devuelvan, no espere que le reconozcan, no espere que “alguna vez se den cuenta de quién es usted”.
Suelte el resentimiento, el prender “su televisor” personal para darle y darle al asunto, lo único que consigue es dañarlo mentalmente, envenenarlo, amargarlo.
La vida está para adelante, nunca para atrás.
Porque si usted anda por la vida dejando “puertas abiertas”, por si acaso, nunca podrá desprenderse ni vivir lo de hoy con satisfacción.
Noviazgos o amistades que no clausuran, posibilidades de “regresar” (¿a qué?), necesidad de aclaraciones, palabras que no se dijeron, silencios que lo invadieron.
¡Si puede enfrentarlos ya y ahora, hágalo! Si no, déjelo ir, cierre capítulos. Dígase a usted mismo que no, que no vuelve. Pero no por orgullo ni por soberbia sino porque usted ya no encaja allí, en ese lugar, en ese corazón, en esa habitación, en esa casa, en ese escritorio, en ese oficio, usted ya no es el mismo que se fue, hace dos días, hace tres meses, hace un año, por lo tanto, no hay nada a que volver.
Cierre la puerta, pase la hoja, cierre el círculo.
Ni usted será el mismo ni el entorno al que regresa será igual porque en la vida nada se queda quieto, nada es estático.
Es salud mental, amor por usted mismo desprender lo que ya no está en su vida.
Recuerde que nada ni nadie es indispensable.
Ni una persona, ni un lugar, ni un trabajo, nada es vital para vivir porque cuando usted vino a este mundo “llegó” sin ese adhesivo, por lo tanto es “costumbre” vivir pegado a él y es un trabajo personal aprender a vivir sin él, sin el adhesivo humano o físico que hoy le duele dejar ir.
Es un proceso de aprender a desprenderse y humanamente se puede lograr porque, le repito, nada ni nadie nos es indispensable.
Sólo es costumbre, apego, necesidad.
Pero… cierre, clausure, limpie, tire, oxigene, despréndase, sacuda, suelte.
Hay tantas palabras para significar salud mental y cualquiera que sea la que escoja, le ayudará definitivamente a seguir para adelante con tranquilidad.
¡Esa es la vida!


Hay regalos que no conviene recibir


Era un profesor comprometido y estricto, conocido también por sus alumnos como un hombre justo y comprensivo. Al terminar la clase, ese día de verano, mientras el maestro organizaba unos documentos encima de su escritorio, se le acercó uno de sus alumnos y en forma desafiante le dijo:
“-Profesor, lo que me alegra de haber terminado la clase es que no tendré que escuchar más sus tonterías y podré descansar de verle esa cara aburridora.
El alumno estaba erguido, con semblante arrogante, en espera de que el maestro reaccionara ofendido y descontrolado. El profesor miró al alumno por un instante y en forma muy tranquila le preguntó:
-¿Cuándo alguien te ofrece algo que no quieres, lo recibes?
El alumno quedó desconcertado por la calidez de la sorpresiva pregunta.
-Por supuesto que no. Contestó de nuevo en tono despectivo el muchacho.
-Bueno, prosiguió el profesor, cuando alguien intenta ofenderme o me dice algo desagradable, me está ofreciendo algo, en este caso una emoción de rabia y rencor, que puedo decidir no aceptar.
-No entiendo a qué se refiere. Dijo el alumno confundido.
-Muy sencillo -replicó el profesor -, tú me estás ofreciendo rabia y desprecio y si yo me siento ofendido o me pongo furioso, estaré aceptando tu regalo, y yo, en verdad, prefiero obsequiarme mi propia serenidad. Muchacho -concluyó el profesor en tono gentil-, tu rabia pasará, pero no trates de dejarla conmigo, porque no me interesa, yo no puedo controlar lo que tú llevas en tu corazón pero de mí depende lo que yo cargo en el mío.”
Cada día en todo momento, tú puedes escoger qué emociones o sentimientos quieres poner en tu corazón y lo que elijas lo tendrás hasta que tú decidas cambiarlo.
Es tan grande la libertad que nos da la vida que hasta tenemos la opción de amargarnos o ser felices.

” No digas a Dios que tienes un gran problema, di a tu problema que tienes un gran Dios “

Quiero un Mundo


Quiero un mundo lleno de ternura…

Quiero un Mundo lleno de amor…
Quiero un Mundo donde se pueda vivir sin miedo…
Quiero un Mundo en el que se pueda amar sin que nos hieran…
Quiero un Mundo donde se prohiba odiar y donde uno pueda sonreir sin pagar…
Quiero un Mundo lleno de fantasías y sonrisas, en el que se pueda vivir sin llorar…
Quiero un Mundo lleno de amigos…

Extracto de "365 formas de vivir enamorado" (John Gray) (y 4)


Comenzar de Nuevo
  • ¿Cómo debes saber si deberías volver a intentarlo? Nadie puede responder a esta pregunta por ti; debes escuchar tu corazón
  • Cuida de no reprimir tus sentimientos, porque a veces dan lugar a tendencias autodestructivas
  • Si estás comenzando de nuevo, confía en que encontrarás el amor que mereces. Busca la inspiración necesaria para compartir el amor especial que sientes muy en el fondo de tu corazón
  • Si eres capaz de proporcionar la cura al corazón herido, éste crecerá aún más fuerte
  • Inmediatamente después del rompimiento y antes de involucrarse en otra relación, es importante para un hombre recuperar de nuevo su sentido de independencia, autosuficiencia y autonomía.
  • Las mujeres fuertes, independientes, firmes y exitosas a veces tienen dificultades para encontrar al hombre adecuado y sostener una relación, principalmente porque esas mismas características que las hacen exitosas en el trabajo a veces las hacen fracasar en las relaciones

Extracto de "365 formas de vivir enamorado" (John Gray) (3)


Problemas del Amor
  • Todos cometemos errores. Perdonarlos es amar
  • Con un abrazo, en pocos minutos eliminarás todo el dolor y enojo
  • Compartir valores nos vuelve más compatibles con la otra persona.
  • Pedir perdón significa que comprendes y valoras la respuesta de tu pareja, y que reconoces que cometiste un error y estás dispuesto a corregirlo
  • El mayor reto para una mujer es librarse de su resentimiento y encontrar el perdón
  • Cuando un hombre se queja de las cosas pequeñas, el hombre da por hecho que ella no está valorando las más importantes
  • Tomarse el tiempo necesario para perdonar y curarse conduce a una mejor relación
  • Los sentimientos no resueltos son como una sombra: no desaparecen ni siquiera cuando dejamos la ciudad
  • Los hombres responden mucho mejor cuando no se les considera parte del problema, sino como su solución
  • Al sobrevivir a las tormentas y sequías del amor que ocurren de vez en cuando, al superar de manera constante el reto de armonizar las diferencias, y al volver a la decisión de entregarte de lleno al compromiso de la relación, encontrarás a tu alma gemela y vivirás feliz por el resto de tus días.
  • El romance verdadero y perdurable no requiere de la perfección
  • No son las grandes cosas las que evitan que funcione una relación: son las pequeñas
  • Si te afanas demasiado en el proceso de ser padre, suprimirás fácilmente tus necesidades de intimidad y amor
  • Aunque hacer sacrificios es parte de una relación, muchas mujeres lo hacen en demasía
  • Con frecuencia el hombre siente su amor cuando se ve directamente confrontado con la posibilidad de perder a una mujer.
  • Las mujeres modernas han llegado a ser tan responsables de sí mismas que ya no es tan evidente la razón por la que necesitan del hombre
  • El amor verdadero consiste en aprender a amar a una persona ideal con todas sus fallas y diferencias.

    Extracto de "365 formas de vivir enamorado" (John Gray) (2)


    La Construcción del Amor
    • El amor puede durar para toda la vida, pero requiere dejar a un lado nuestras expectativas sobre la forma de ser y de comportarse de nuestra pareja y encontrar un entendimiento y aceptación mayores
    • A los hombres les molesta que se les diga qué hacer, pero aprecian que les preguntes si están dispuestos a escuchar
    • Encontrar el amor verdadero y duradero no significa que vayamos a sentirlo todo el tiempo. Todas las cosas del mundo son cíclicas
    • Al compartir, la mujer se despoja de la carga que significa sentirse la única responsable
    • Más que necesitar al hombre por razones de supervivencia y seguridad, la mujer lo necesita, sobre todo, para nutrirse emocionalmente y sentirse confortada
    • Una buena vida sexual no sólo es señal de una relación apasionada, también es un factor esencial para su creación
    • Tener a alguien que nos salude al final del día, que reconozca lo que valemos y se beneficie de nuestra existencia, le da a nuestra vida significado y propósito
    • De manera natural tendemos a depender más de nuestra pareja conforme nuestro amor crece
    • Nos sentimos más felices cuando alguien se interesa por nosotros, nos hace sentir especiales e importantes, pues entiende nuestros pesares y celebra nuestros éxitos

    Extracto de "365 formas de vivir enamorado" (John Gray) (1)


    En Busca del Amor:
    • El hombre siente más intensamente la necesidad de ser amado por una mujer que una mujer la necesidad de un hombre
    • Para encender sentimientos románticos, la mujer necesita intimidad romántica, mientras que el hombre necesita intimidad física
    • La atracción de las almas consiste en reconocer que tú tienes lo que la otra persona necesita para que tu alma crezca, y que ella tiene lo que a ti te hace falta
    • Una mujer se siente especial cuando un hombre está dispuesto a sufrir el rechazo con tal de conocerla
    • A un hombre le emociona la idea de ganarse a una mujer y le alienta esa sensación que en su fuero interno le dice: yo podría hacerla feliz.
    • Una mujer necesita:
    • alguien que le importe su bienestar, que entienda lo que está sufriendo y reconozca la validez de sus sentimientos
    • alguien a quien amar libremente
    • alguien que la tome en cuenta, que la ame y la adore
    • alguien en quien confiar, que sea digno de confianza y no se vuelva contra ella o destruya su confianza revelando sus secretos
    • alguien que entienda lo que a ella le gusta y haga planes para que ella no tenga que pensar
    • alguien que se anticipe a lo que ella necesita, quiere o desea, y que le ofrezca su ayuda sin que se le pida
  • Un hombre necesita:
    • alguien que lo acepte tal y como es
    • alguien que confíe en él y dependa de él por lo que puede aportar
    • alguien que lo admire por lo que ha hecho o ha tratado de hacer
    • alguien que le de la oportunidad de satisfacer sus necesidades
  • Un alma gemela es alguien con quien, en el fondo de nuestros corazones, deseamos compartir nuestra vida
  • Hay básicamente cuatro tipos de química entre las parejas: física (genera deseo), emocional (genera afecto), mental (genera interés) y espiritual (genera amor). Las almas gemelas comparten las cuatro.
  • Goticas de Vida


    En la vida existen esos momentos, cuando extrañas tanto a una persona, que quisieras sacarla de tus sueños y abrazarla muy fuerte.
    Cuando se cierra una puerta hacia la felicidad, otra se vuelve a abrir, pero nosotros seguimos mirando hacia la puerta cerrada y no le damos importancia a esa nueva oportunidad que hemos merecido.

    No te guíes por la parte externa, puede engañar.
    No te intereses por la riqueza, se desvanecerá.
    Busca alguien que te contagie la sonrisa, porque basta sólo una para que el día más triste se vuelva mejor.
    Busca a alguien que haga reir a tu corazón.

    Sueña eso que quieres soñar. Ve allí donde quieres ir. Busca ser eso que quieres ser. Porque la vida es una sola y siempre existe la posibilidad de hacer las cosas que quieres hacer, si realmente te lo propones.

    Te deseo mucha felicidad en tu vida, para sentirte bien.
    Muchas pruebas, para que te vuelvas fuerte.
    Lágrimas, para volverte humano.
    Esperanzas, para poder ser feliz.

    Los afortunados no necesariamente tienen lo mejor de lo mejor. Sólo buscan lo mejor de aquello que encuentran en su camino.

    El más espléndido futuro va a depender siempre de la necesidad de olvidar el pasado.
    No puedes seguir adelante en la vida hasta que no te perdones los errores del pasado y todo lo que lastime tu corazón.

    Cuando eres pequeño lloras y todo a tu alrededor sonríe. Vive la vida hasta el final de las cosas, de manera que siempre sonrías aunque otros lloren.

    La vida no se cuenta por la cantidad de respiros, pero sí por los momentos que te han quitado el aliento…

    Lo que Dios hace tiene sentido


    Lo que Dios hace tiene sentido, aún cuando no lo tenga para nosotros.

    1. Dios está presente e involucrado en nuestras vidas aunque parezca que no nos oye o que nos ha abandonado.
    2. El tiempo en que Dios actúa es perfecto, aún cuando parezca estar demasiado atrasado.
    3. Por razones que no se pueden explicar, los seres humanos somos increíblemente valiosos para Dios.
    4. Sus brazos son muy cortos para luchar con Dios. ¡No trate de hacerlo!

    (Tomado del Libro “Cuando lo que Dios hace no tiene sentido” de James Dobson).

    Entrega con un sentido


    “No es tonta la persona que entrega lo que no puede retener, para ganar lo que no puede perder”.


    (Tomado del Libro “Portales de Esplendor”, de Elisabeth Elliot).

    La mujer de hoy en día


    En una breve conversación, un hombre le hace a una mujer la siguiente pregunta: Qué tipo de hombre estás buscando?

    Ella se queda un momento callada antes de verlo a los ojos y le preguntó: En verdad quieres saber?

    El respondió: si

    Ella empezó a decir: Siendo mujer de esta época, estoy en una posición de pedirle a un hombre lo que yo no podría hacer sola.

    Tengo un trabajo y yo pago todas mis facturas. Yo me encargo de mi casa sin la ayuda de un hombre, porque soy económicamente independiente y responsable de mi administración financiera. Mi rol ya no es el de ser ama de casa dependiente de un hombre en ese sentido. Yo estoy en la posición de preguntar a cualquier hombre, que es lo que tu puedes aportar en mi vida?

    El hombre se le quedó viendo.

    Claramente pensó que ella se estaba refiriendo al dinero.

    Ella sabiendo lo que él estaba pensando, dijo: No me estoy refiriendo al dinero. Yo necesito algo más.

    Yo necesito un hombre que luche por la perfección en todos los aspectos de la vida.

    El cruzó los brazos, se recargó sobre la silla y mirándola le pidió que le explicara.

    Ella dijo: “Yo busco a alguien que luche por la perfección mental, porque necesito con quién conversar, no necesito a alguien mentalmente simple. Yo estoy buscando a alguien que luche por la perfección espiritual, porque necesito con quien compartir mi fe en Dios.

    Yo necesito un hombre que luche por la perfección financiera porque, aunque no necesito ayuda financiera, necesito a alguien con quien coordinar los dineros que entren en nuestras vidas.

    Yo necesito un hombre que luche por su individualidad, que tenga la libertad para salir a volar y regresar responsablemente a su nido, porque enriqueciéndose a sí mismo tendrá algo maravilloso que regalarme cada día.

    Yo necesito un hombre lo suficientemente sensible para que comprenda por lo que yo paso en la vida como mujer, pero suficientemente fuerte para darme ánimos y no dejarme caer. Yo estoy buscando a alguien que yo pueda respetar. Partiendo del respeto que él mismo se gane con el trato, el amor y la admiración que me dé. Dios hizo a la mujer para ser la compañera del hombre.

    No para ser menos o más, sino para que juntos forjen una vida en donde la convivencia los lleve a la felicidad.

    Si existe un hombre así pues eso es lo que yo busco.

    Cuando ella terminó de hablar lo vio a los ojos, él se veía muy confundido y con interrogantes.

    El le dijo: estás pidiendo mucho

    Ella le contestó:

    Yo valgo mucho!!!

    Los Extremos se tocan


    Somos las primeras generaciones de padres decididos a no repetir con los hijos los errores de nuestros progenitores.Y en el esfuerzo de abolir los abusos del pasado, somos los más dedicados y comprensivos pero a la vez los más débiles e inseguros que ha dado la historia.

    Lo grave es que estamos lidiando con unos niños más “igualados”, beligerantes y poderosos que nunca. Parece que en nuestro intento por ser los padres que quisimos tener, pasamos de un extremo al otro.

    Así, somos los últimos hijos regañados por los padres y los primeros padres a quienes los hijos nos regañan;  los últimos que le tuvimos miedo a los padres y los primeros que le tememos a los hijos; los últimos que crecimos bajo el mando de los padres y los primeros que vivimos bajo el yugo de los hijos.

    Y lo que es peor, los últimos que respetamos a nuestros padres, y los primeros que aceptamos que nuestros hijos nos irrespeten.

    En la medida que el permisivismo reemplazó al autoritarismo, los términos de las relaciones familiares han cambiado en forma radical, para bien y para mal. En efecto, antes se consideraban buenos padres a aquellos cuyos hijos se comportaban bien, obedecían sus órdenes y los trataban con el debido respeto;  y buenos hijos a los niños que eran formales y veneraban a sus padres. Pero en la medida en que las fronteras jerárquicas entre adultos y niños se han ido desvaneciendo, hoy los buenos padres son aquellos  que logran que sus hijos los amen, aunque poco los respeten. Y son los hijos quienes ahora esperan respeto de sus padres, entendiendo por tal que les respeten sus ideas, sus gustos, sus apetencias y su forma de actuar y de vivir. Y que además les patrocinen lo que necesitan para tal fin. Como quien dice los roles se invirtieron, y  ahora son los papás quienes tienen que complacer a sus hijos para ganárselos, y no a la inversa, como en el pasado. 

    Esto explica el esfuerzo que hacen hoy tantos papás y mamás.

    Tarea de los padres (Claudio Nazoa)


    Ir a la escuela se ha convertido en un trauma. No para los niños sino para los sufridos padres de las criaturas. No crean que esto trata sobre el costo de los libros o lo que costó conseguirle cupo a los muchachos. No. Hay algo mucho peor que eso, y es la bendita tarea que los maestros le ponen a los padres.

    Sí, somos nosotros los padres, que ya algún día lejano estudiamos, los que tenemos que llegar a la casa a hacer las tareas mientras nuestros hijos ven cómodamente la televisión. Pareciera una venganza de los maestros que tienen
    que calarse al angelito durante todo el día. Es horrible: la madre o el padre se levantan a las cinco de la mañana a preparar desayuno, bañarse, a levantar al o
    a los muchachos, que a esa hora son divinos.

    Siempre pasa algo chévere para el momento: se rompe una jarra con un litro dechicha, se quema el café con leche, hay que vestir a los muchachos dormidos,se pierde el bulto, se enredan las trenzas de los zapatos y hay que cortarlos conlas tijeras, se quema un bombillo o, lo peor, de pronto el niño se da cuenta de quehace falta copiar en colores diferentes (cada número), la tabla de multiplicar del unoal veinticinco en números romanos.

    ¡Cunde el terror! Entonces, aparte de todo lo que anteriormente se hizo, hay que ponerse a hacer esa tarea de emergencia porque: “Ya es un cuarto para las seis de la mañana y, si no salimos ¡Ya!, nos agarra el tráfico, y si nos agarra el tráfico no dejan entrar a los niños después de las siete y media de la mañana, cosa que a las monjas sádicas les encanta y les causa gran placer”.

    La gente llega a su trabajo vuelta leña, como si ya hubiera trabajado día y medio. Pero el calvario no termina, ahora es quefalta; más bien dicho, falta lo más sabrosito: llegar a la casa en la tarde para encontrarnos con que la “seño” nos puso una tareaespantosa:
    *Forrar quince cuadernos con motivos alegres y ponerles papel contact (cosa casi imposible para cualquier adulto normal).
    *Hacerle un margen rojo por los cuatro lados a todos los cuadernos cuatro mil hojas)
    *Conseguir veinte palabras que comiencen con equis y terminen con zeta, y recortadas de un periódico;¡ y 35 que comiencen con w!
    A veces envían lo que llaman una “nota”, que de nota no tiene nada, para que el representante vaya a la escuela a la cómoda hora deonce y cuarto de la mañana, ya que la maestra ha notado que el niño silba frecuentemente en el recreo o se ha percatado de que laniña, de siete años, a las siete y cuarenta y cinco de la mañana viene con algo de sueño.
    “Favor hacerle la hematología completa y exámenes psiquiátricos”.
    ¿Por qué, Dios mío? ¿Por qué los padres de los niños tienen que estar haciendo tareas hasta la medianoche? Amigos maestros, nosean crueles, sabemos de sus sacrificios y de lo poco que ganan, pero traten de hacer la tarea allá donde es lógico que nuestros niñosla hagan. Cuando no tengan nada que hacer, pónganse a cantar o a inventar cómo los muchachitos se pueden volver más inteligentes.
    Soy vocero de miles de padres que se están neurotizando cada día. Demasiado tenemos que trabajar para poder pagar la escuela. Bueno,los dejo porque tengo que hacer una tarea horrible que me puso un maestro humorista comiquísimo que me agarró de sopa y me ha mandadouna plana y una nota. La plana: El alumno no debe transitar por las áreas exclusivas del maestro (cien veces). La nota: Se ha notado que elalumno trae a clase condones inflados; favor ilustrarlo al respecto.

    La Vida según Quino


    ¿Existe el Mal?


    Un profesor universitario retó a sus alumnos con esta pregunta:

    “¿Dios creó todo lo que existe?”

    Un estudiante contestó valiente: Sí, lo hizo

    ¿Dios creó todo? preguntó nuevamente el profesor

    Sí señor, respondió el joven

    El profesor contestó, “Si Dios creó todo, entonces Dios hizo al mal, pues el mal existe, y bajo el precepto de que nuestras obras son un reflejo de nosotros mismos, entonces Dios es malo”

    El estudiante se quedó callado ante tal respuesta y el profesor, feliz, se jactaba de haber probado una vez más que la fe era un mito.

    Otro estudiante levantó su mano y dijo: ¿Puedo hacer una pregunta, profesor?

    Por supuesto, respondió el profesor.

    El joven se puso de pie y preguntó: ¿Profesor, existe el frío?

    ¿Qué pregunta es esa? Por supuesto que existe, ¿acaso usted no ha tenido frío?

    El muchacho respondió:

    “De hecho, señor, el frío no existe. Según las leyes de la Física, lo que consideramos frío, en realidad es la ausencia de calor. Todo cuerpo u objeto es susceptible de estudio cuando tiene o transmite energía, el calor es lo que hace que dicho cuerpo tenga o transmita energía. El cero absoluto es la ausencia total y absoluta de calor, todos los cuerpos se vuelven inertes, incapaces de reaccionar, pero el frío no existe. Hemos creado ese término para describir cómo nos sentimos si no tenemos calor”

    Y, ¿existe la oscuridad? Continuó el estudiante.

    El profesor respondió: Por supuesto.

    El estudiante contestó: Nuevamente se equivoca, señor, la oscuridad tampoco existe. La oscuridad es en realidad ausencia de luz.

    “La luz se puede estudiar, la oscuridad no, incluso existe el prisma de Nichols para descomponer la luz blanca en los varios colores en que está compuesta, con sus diferentes longitudes de onda. La oscuridad no. Un simple rayo de luz rasga las tinieblas e ilumina la superficie donde termina el haz de luz. ¿Cómo puede saber cuan oscuro está un espacio determinado? Con base en la cantidad de luz presente en ese espacio, ¿no es así? Oscuridad es un término que el hombre ha desarrollado para describir lo que sucede cuando no hay luz presente.”

    Finalmente, el joven preguntó al profesor: Señor, ¿existe el mal?

    El profesor respondió:

    Por supuesto que existe, como lo mencioné al principio, vemos violaciones, crímenes y violencia en todo el mundo, esas cosas son del mal.

    A lo que el estudiante respondió:

    “El mal no existe, señor, o al menos no existe por si mismo. El mal es simplemente la ausencia de Dios, es, al igual que los casos anteriores, un término que el hombre ha creado para describir esa ausencia de Dios.”

    “Dios no creó al mal. No es como la fe o el amor, que existen como existen el calor y la luz. El mal es el resultado de que la humanidad no tenga a Dios presente en sus corazones. Es como resulta el frío cuando no hay calor, o la oscuridad cuando no hay luz.

    Entonces el profesor, después de asentir con la cabeza, se quedó callado

    EL JOVEN SE LLAMABA ALBERT EINSTEIN….

    Aprovecha el Día


    No dejes que termine sin haber alimentado tus sueños.

    No te dejes vencer por el desaliento.

    No permitas que nadie te quite el derecho de expresarte, que es casi un deber. No abandones tus ansias de hacer de tu vida algo extraordinario.

    No dejes de creer que las palabras y la poesía sí pueden cambiar el mundo. Porque pase lo que pase, nuestra esencia está intacta.

    Somos seres humanos llenos de posibilidades.

    La vida es desierto y oasis, nos derriba, nos lastima, nos enseña, nos convierte en protagonistas de nuestra propia historia.

    No dejes nunca de soñar, porque en sueños es libre el hombre.
    No caigas en el peor de los errores, el silencio.

    La mayoría vive en un silencio espantoso. No te resignes. Huye!!
    Emite tu alarido sano por los techos de este mundo.

    Valora la belleza de las cosas simples, y también la simpleza de la belleza.

    No traiciones tus creencias, todos necesitamos aceptación, pero no podemos remar en contra de nosotros mismos, eso transforma la vida en un infierno. Disfruta el pánico que provoca tener la vida por delante.

    Vívela intensamente sin mediocridades.

    Piensa que en ti está el futuro y encara la tarea con orgullo y sin miedo.

    Aprende de quienes pueden enseñarte.

    No existe nadie tan sabio que no pueda aprender algo nuevo, como tampoco hombre tan pobre que no tenga algo por enseñar.

    ¡¡Aprende!! pero sobre todo aprende a vivir.

    ¡¡Enseña!! No permitas que la vida te pase a ti sin que la vivas…

    ¿Qué cambiarías sin volvieras a nacer?


    Si volviera a nacer, hablaría menos y escuchara más.

    Invitaría a mis amigos a cenar aún cuando el mantel estuviera manchado y el sofá desteñido.

    Comería rosetas de maíz en la sala “elegante” y me preocuparía mucho menos por la basura cuando alguien quisiera encender la chimenea.

    Dedicaría un tiempo para escuchar al abuelo divagar sobre su juventud.

    Nunca insistiría en que subiera las ventanillas del automóvil un día de verano, sólo porque mi cabello se despeina.

    Encendería la vela rosa antes que se derritiera de tanto estar guardada.

    Me sentaría en el césped con mis hijos sin preocuparme de las manchas de mis ropas.

    Lloraría y reiría menos frente al televisor y más frente a la vida.

    Compartiría más responsabilidad con mi familia.

    Me iría a la cama cuando me sintiera enferma, en lugar de pretender que la tierra se va a detener sin mí.

    Nunca compraría algo solo porque fuera práctico, porque disimula la mugre ó porque está garantizado de por vida.

    En lugar de desear que terminase de una vez los nueve meses de embarazo , disfrutaría cada momento y admitiría que la maravilla que crece dentro de mí es la única oportunidad que tengo en la vida para ayudar a Dios en realizar un milagro.

    Si mis pequeños me besaran impetuosamente nunca diría… más tarde, ahora estoy ocupada…..

    Diría más a menudo “te amo”, “lo siento”, pero más que cualquier otra cosa, le daría otra oportunidad a la vida, capturaría cada momento………..

    Te pregunto a ti… ¿Que harías tú si volvieras a nacer?……..

    Un Picaflor


    YO QUERIA SER….

    LUZ DE LUNA…. Para brillar en la noche de los amores incomprendidos

    SILENCIO… Para hacer callar las voces que aturden al corazón

    AMANECER… Para construir un día más de felicidad

    LUZ… Para los que viven en la oscuridad

    NOCHE… Para acariciar a los que luchan durante el día

    VIDA… Para que renazcan los que están muriendo

    LÁGRIMA… Para hacer llorar a los corazones insensibles

    SONRISA… Para dulcificar los labios de los amargados

    AMOR… Para unir a las personas… Y decirles que apenas soy una de ellas

    Aunque en realidad…


    Yo sólo quisiera ser un pequeño Picaflor… Para entrar por tu ventana y darte un beso o un abrazo y desearte ¡QUÉ TENGAS UN HERMOSO DIA!

    Canicas Rojas


    Durante los duros años de la depresión, en un pueblo pequeño de Idaho, USA, solía parar en el almacén del Sr. Miller para comprar productos frescos de granja. La comida y el dinero faltaban y el trueque se usaba mucho. Un día en particular, el Sr. Miller me estaba empaquetando unas papas.

    De repente me fijé en un niño pequeño, delicado de cuerpo y aspecto, con ropa roída pero limpia que miraba atentamente un cajón de arvejas frescas maravillosas. Pagué mis papas pero también me sentí atraído por el aspecto de las arvejas. Me encanta la crema de arvejas y las papas frescas! Admirando las arvejas, no pude evitar escuchar la conversación entre el Sr. Miller y el niño.

    «Hola Barry, como estás hoy?»

    «Hola Sr. Miller. Estoy bien , gracias. Solo admiraba las arvejas… se ven muy bien.»

    «Sí, son muy buenas. ¿Cómo está tu mamá?»

    «Bien. Cada vez más fuerte.»

    «Bien. ¿Hay algo en que te pueda ayudar?»

    «No Señor. Sólo admiraba las arvejas.»

    «¿Te gustaría llevar algunas a casa?»

    «No Señor. No tengo con que pagarlas.»

    «Bueno, qué tienes para cambiar por ellas?

    «Lo único que tengo es esto, mi canica más valiosa.»

    «¿De veras? ¿Me la dejas ver?»

    «Acá está. ¡Es una joya!»

    «Ya lo veo. Mmmm… el único problema es que ésta es azul

    y a mí me gustan las rojas.

    ¿Tienes alguna como esta, pero roja, en casa?»

    «No exactamente, pero casi.»

    «Hagamos una cosa. Llévate esta bolsa de arvejas a casa y la

    próxima vez que vengas muéstrame la canica roja que tienes.»

    «Desde ya! Gracias Sr. Miller.»

    La Sra. Miller se me acercó a atenderme y con una sonrisa me dijo:

    «Hay dos niños más como él en nuestra comunidad, todos en situación muy pobre.

    A Jim le encanta hacer trueque con ellos por arvejas, manzanas, tomates, o lo que sea. Cuando vuelven con las canicas rojas, y siempre lo hacen, él decide que en realidad no le gusta tanto el rojo, y los manda a casa con otra bolsa de mercadería y la promesa de traer una canica color naranja o verde tal vez.»

    Me fui del negocio sonriendo e impresionado con este hombre.

    Un tiempo después me mudé a Colorado pero nunca me olvidé de este hombre, los niños y los trueques entre ellos. Varios años pasaron, cada uno más rápidamente que el anterior. Recientemente tuve la oportunidad de visitar unos amigos en esa comunidad en Idaho. Mientras estuve allí, me enteré que el Sr. Miller había muerto. Esa noche sería su velorio y sabiendo que mis amigos querían ir, acepté acompañarlos.

    Al llegar a la funeraria, nos pusimos en fila para conocer a los parientes del difunto y para ofrecer nuestro pésame. Delante nuestro, en la fila, había tres hombres jóvenes. Uno tenía puesto un uniforme militar y los otros dos unos lindos trajes oscuros con camisas blancas. Parecían profesionales.

    Se acercaron a la Sra. Miller, quien se encontraba al lado de su difunto esposo, tranquila
    y sonriendo. Cada uno de los hombres la abrazó, la besó, conversó brevemente con ella y luego se acercaron al ataúd.

    Los ojos azules llenos de lágrimas de la Sra. Miller, los siguió uno por uno, mientras cada uno tocaba con su mano cálida, la mano fría dentro del ataúd. Cada uno se retiró de la funeraria limpiándose los ojos.

    Llegó nuestro turno y al acercarme a la Sra. Miller le dije quién era y le recordé lo que me había contado años atrás sobre las canicas. Con los ojos brillando, me tomó de la mano y me condujo al ataúd.

    «Esos tres jóvenes que se acaban de ir son los tres chicos de los cuales te hablé. Me acaban de decir cuanto agradecían los «trueques» de Jim. Ahora que Jim no podía cambiar de parecer sobre el tamaño o color de las canicas, vinieron a pagar su deuda. «Nunca hemos tenido riqueza» -me confió- «pero ahora Jim se consideraría el hombre más rico del mundo.»

    Con una ternura amorosa levantó los dedos sin vida de su esposo. Debajo de ellos había tres canicas rojas exquisitamente brillantes.

    Moraleja:

    No seremos recordados por nuestras palabras, sino por nuestras acciones. La vida no se mide por cada aliento que tomamos sino por las cosas que nos quitan el aliento.

    No se puede evitar la muerte


    – Una mañana, un hombre que paseaba por el campo, se encontró con un extraño personaje.
    Al mirarlo con detenimiento se percató que era la muerte.
    La muerte por otra parte, se veía muy asombrada de toparse con ese hombre, y le dijo lo siguiente:
    ” Hoy en la tarde vendré por ti “. Acto seguido desapareció.

    Asustado nuestro personaje fue a ver al sultán, y le dijo: ” La muerte me va a llevar hoy en la tarde. Préstame tu caballo mas veloz, para escapar de ella. Me iré a Bagdad y ahí me ocultaré hasta mañana. De esta manera burlaré su propósito. “

    El sultán le prestó su mejor corcel, pero no se quedó nada conforme con los acontecimientos. Y mandó llamar a la muerte.

    Le dijo: ” ¿ Porqué has asustado a mi amigo.? “

    La muerte le respondió. ” Yo no lo he asustado. Solo me he sentido sorprendida porque lo encontré hoy en la mañana aquí en Damasco. Y hoy mismo en la tarde, tengo una cita con él, en Bagdad.”

    Gran Diferencia


    LOS DESEOS PRIMARIOS DE TODAS LAS PERSONAS SON:

    1 SALUD
    2 DINERO
    3 AMOR

    Una forma de lograr estos objetivos es siendo rico y próspero.

    Así como hay personas pobres y personas ricas hay países pobres y países ricos.

    La diferencia entre los países pobres y los ricos no es su antigüedad.

    Esto queda demostrado poniendo como ejemplos a países como la India y Egipto que tienen mil años de antigüedad y son pobres.

    Por el contrario hay países como Australia y Nueva Zelanda que hasta hace poco más de 150 años eran desconocidos y hoy son países desarrollados y ricos.

    La diferencia entre países pobres y ricos tampoco está en los recursos naturales de que disponen.
    Así Japón tiene un territorio muy pequeño y montañoso que no sirve para la agricultura ni la ganadería y sin embargo es la segunda potencia económica mundial.

    Su territorio es como una gran fábrica flotante que importa materia prima de todo el mundo, la procesa y el producto resultante es exportado también a todo el mundo acumulando riqueza.

    También tenemos el caso de Suiza, sin océanos, que tiene una de las mayores flotas náuticas del mundo. Que no tiene cacao, pero sí el mejor chocolate del mundo. Que en sus pocos kilómetros cuadrados cría ovejas y cultiva el suelo solo cuatro meses al año ya que en los restantes es invierno. Que tiene los productos lácteos de mejor calidad de toda Europa. Al igual que Japón no tiene productos naturales pero da y exporta servicios con calidad muy difícil de superar. Otro país pequeño cuya seguridad, orden y trabajo, lo convirtieron en la “caja fuerte” del mundo.

    Tampoco es la inteligencia de las personas la que hace la diferencia.

    Y así lo demuestran estudiantes de países pobres que emigran a los países ricos y consiguen resultados excelentes en su educación.

    Otro ejemplo son los ejecutivos de países ricos que visitan nuestras fábricas y al hablar con ellos nos damos cuenta que no hay diferencia intelectual.

    Finalmente tampoco podemos decir que la raza hace la diferencia.

    En los países centro-europeos o nórdicos podemos ver cómo los “ociosos” (latinos o africanos) demuestran ser la fuerza productiva de esos países.

    Entonces… ¿qué hace la diferencia?

    LA ACTITUD DE LAS PERSONAS HACE LA DIFERENCIA.

    Al estudiar la conducta de las personas en los países ricos se descubre que la mayor parte de la población cumple las siguientes reglas (cuyo orden puede ser discutido):

    1• Lo ético como principio básico.
    2• El orden y la limpieza.
    3• La integridad.
    4• La puntualidad.
    5• La responsabilidad.
    6• El deseo de superación.
    7• El respeto a las leyes y los reglamentos.
    8• El respeto por el derecho de los demás.
    9• Su amor al trabajo.
    10• Su esfuerzo por la economía y acometimiento.

    ¿Necesitamos hacer más leyes? ¿No sería suficiente cumplir y hacer cumplir estas 10 simples reglas?

    En los países pobres sólo una mínima (casi ninguna) parte de la población sigue estas reglas en su vida diaria.

    No somos pobres porque a nuestro país le falten riquezas naturales o porque la naturaleza haya sido cruel con nosotros.

    Simplemente somos pobres por Nuestra Actitud.

    Nos falta carácter para cumplir estas premisas básicas del funcionamiento de la sociedad.

    La Tormenta


    Cuentan que un día un campesino le pidió a Dios le permitiera mandar sobre la Naturaleza para que – según él – le rindieran mejor sus cosechas.

    ¡Y Dios se lo concedió!

    Entonces cuando el campesino quería lluvia ligera, así sucedía; cuando pedía sol, éste brillaba en su esplendor; si necesitaba más agua, llovía más regularmente; etc.

    Pero cuando llegó el tiempo de la cosecha, su sorpresa y estupor fueron grandes porque resultó un total fracaso. Desconcertado y medio molesto le preguntó a Dios por qué salió así la cosa, si él había puesto los climas que creyó convenientes.

    Pero Dios le contestó –“Tú pediste lo que quisiste, más no lo que de verdad convenía. Nunca pediste tormentas, y éstas son muy necesarias para limpiar la siembra, ahuyentar aves y animales que la consuman, y purificarla de plagas que la destruyan …”-

    Así nos pasa: queremos que nuestra vida sea puro amor y dulzura, nada de problemas.

    El optimista no es aquel que no ve las dificultades, sino aquel que no se asusta ante ellas, no se echa para atrás. Por eso podemos afirmar que las dificultades son ventajas, las dificultades maduran a las personas, las hacen crecer.

    Por eso hace falta una verdadera tormenta en la vida de una persona, para hacerla comprender cuánto se ha preocupado por tonterías, por chubascos pasajeros.

    LO IMPORTANTE NO ES HUIR DE LAS TORMENTAS SINO TENER FÉ Y CONFIANZA EN QUE PRONTO PASARÁN Y NOS DEJARÁN ALGO BUENO EN NUESTRAS VIDAS.

    Aprendí


    A los 9 años aprendí que mi profesora sólo me preguntaba cuando yo no sabía la respuesta.

    A los 10, aprendí que era posible estar enamorado de cuatro chicas al mismo tiempo.

    A los 12, aprendí que, si tenía problemas en la escuela, los tenia mas grandes en casa.

    A los 13, aprendí que cuando mi cuarto quedaba del modo que yo quería, mi madre me mandaba a ordenarlo.

    A los 15, aprendí que no debía descargar mis frustraciones en mi hermano menor, porque mi padre tenía frustraciones mayores y la mano más pesada

    A los 20, aprendí que los grandes problemas siempre empiezan pequeños.

    A los 25, aprendí que nunca debía elogiar la comida de mi madre cuando estaba comiendo algo preparado por mi mujer.

    A los 27 aprendí que el título obtenido no era la meta soñada.

    A los 28, aprendí que se puede hacer, en un instante, algo que te puede doler la vida entera.

    A los 30, aprendí que cuando mi mujer y yo teníamos una noche sin chicos, pasábamos la mayor parte del tiempo hablando de ellos.

    A los 33, aprendí que a las mujeres les gusta recibir flores, especialmente sin ningún motivo.

    A los 34, aprendí que no se cometen muchos errores con la boca cerrada.

    A los 38, aprendí que, siempre que estoy viajando, quisiera estar en casa; y siempre que estoy en casa me gustaría estar viajando.

    A los 39, aprendí que puedes saber que tu esposa te ama cuando quedan dos galletas y elige la menor.

    A los 42, aprendí que si estás llevando una vida sin fracasos, no estás corriendo los suficientes riesgos.

    A los 44, aprendí que puedes hacer a alguien disfrutar el día con solo enviarle una pequeña postal.

    A los 47, aprendí que niños y abuelos son aliados naturales.

    A los 55, aprendí que es absolutamente imposible tomar vacaciones sin engordar cinco kilos.

    A los 63, aprendí que es razonable disfrutar del éxito, pero que no se debe confiar demasiado en él. Y que no puedo cambiar lo que pasó, pero puedo dejarlo atrás.

    A los 64, aprendí que la mayoría de las cosas por las cuales me he preocupado nunca suceden.

    A los 67, aprendí que si esperas a jubilarte para disfrutar de la vida, esperaste demasiado tiempo.

    A los 71, aprendí que nunca se debe ir a la cama sin resolver una pelea.

    A los 72, aprendí que, si las cosas van mal, yo no tengo por qué ir con ellas.

    A los 76, aprendí que envejecer es importante.

    A los 91, aprendí que amé menos de lo que hubiera debido.

    A los 92, aprendí que todavía tengo mucho para aprender.

    Siempre estamos aprendiendo algo nuevo, algo lindo, algo digno, como por ejemplo

    que la paz no se logra si realmente no se está dispuesto a perdonar por ella, entender cual es la verdadera importancia de la familia, de la gente simple, de la vida misma.

    Que si bien todos tenemos distintas cualidades, capacidades y habilidades, sepamos valorar las que tenemos y podamos ofrecerlas a los demás, y disfrutar con las que otros nos pueden brindar.

    Saber aceptar nuestras limitaciones y no olvidarnos de nuestras metas, aunque muchas veces parezcan muy lejanas y difíciles.

    Encaminarse hacia ellas es el primer paso hacia algo que ni siquiera podemos imaginar.

    REALMENTE NO TIENE MUCHA IMPORTANCIA HASTA QUÉ EDAD VIVIMOS. LO IMPORTANTE ES SENTIR QUE NO LO HEMOS HECHO EN VANO.

    A %d blogueros les gusta esto: