Archivos Mensuales: diciembre 2005

Reflexiòn


Tenemos casas mas grandes, pero familias mas chicas.
Tenemos mas compromisos, pero menos tiempo.
Tenemos mas medicinas, pero menos salud.
Hemos multiplicado nuestras fortunas, pero hemos reducido nuestros valores.
Hablamos mucho, amamos poco y odiamos demasiado.

Hemos llegado a la Luna y regresamos, pero tenemos problemas para cruzar la calle y conocer a nuestro vecino.
Hemos conquistado el espacio exterior pero no el interior.
Tenemos mayores ingresos, pero menos moral.
Estos son tiempos con mas libertad, pero menos alegría.
Con mas comida, pero menos nutrición.
Son días en los que llegan dos sueldos a casa, pero entran los divorcios.
Son tiempos de casas mas lindas, pero mas hogares rotos.
No guardes nada para una ocasión “especial”, porque cada día que vives es una ocasión especial.
Lee mas, siéntate en la terraza y admira la vista sin fijarte en las malas hierbas.
Pasa mas tiempo con tu familia y con tus amigos.
Come tu comida preferida.
La vida es una sucesión de momentos para disfrutar, no es solo para sobrevivir.

No guardes tus copas de cristal; no guardes tu mejor perfume, usalos cada vez que te den ganas de hacerlo.
Las frases “Uno de estos dias”, “Algun dia”, quitalas de tu vocabulario.
Escribamos aquella carta que pensabamos escribir “Uno de estos dias”.
Digamos hoy a nuestros familiares y amigos, cuanto los queremos.
Por eso no retardes nada que agregue risa y alegria en tu vida.
Cada dia, hora, minuto, es especial.

¡Feliz Año 2006!

La otra


Mi esposa me recomendó salir con otra mujer. Después de varios años de matrimonio descubrí una nueva manera de mantener viva la chispa del amor. Desde hace poco había comenzado a salir con la otra mujer, en realidad había sido idea de mi esposa.

– Tu sabes que la amas -me dijo un día, tomándome por sorpresa – La vida es muy corta, dedícale tiempo.

– Pero yo te amo a ti – protesté.

– Lo sé. Pero también la amas a ella.

La otra mujer a quien mi esposa quería que yo visitara, era mi madre, viuda desde hace unos años, pero las exigencias de mi trabajo y mis hijos hacían que sólo la visitara ocasionalmente…

Esa noche la llamé para invitarla a cenar y al cine.

– ¿Qué te ocurre? ¿Estás bien? me preguntó.

Mi madre es el tipo de mujer que una llamada tarde, en la noche o una invitación sorpresiva es indicio de malas noticias.

– Creí que sería agradable pasar algún tiempo contigo, le respondí. Los dos solitos!. ¿Que opinas?
Reflexionó sobre ello un momento.
– Me gustaría muchísimo, dijo…

Ese viernes mientras conducía para recogerla después de mi trabajo me encontraba nervioso, era el nerviosismo que antecede una cita… y ¿Por Dios, cuando llegué a su casa, vi que ella también estaba muy emocionada!…

Me esperaba en la puerta con su viejo abrigo puesto, se había rizado el pelo y usaba el vestido con el que celebró su último aniversario de bodas, su rostro sonreía, irradiaba luz como un ángel.
– Les dije a mis amigas que iba a salir con mi hijo y se mostraron muy emocionadas- me comentó mientras subía a mi auto- No podrán esperar a mañana para escuchar acerca de nuestra velada…

Fuimos a un restaurante no muy elegante, pero si muy acogedor, mi madre se aferró a mi brazo como si fuera “La Primera Dama de la Nación”…

Cuando nos sentamos tuve que leerle el menú. Sus ojos sólo veían grandes figuras. Cuando iba por la mitad de las entradas, levanté la vista; mi mamá está sentada al otro lado de la mesa y sólo me miraba. Una sonrisa nostálgica se le delineaba en los labios…

– Era yo quien te leía el menú cuando eras pequeño ¿Recuerdas?

– Entonces es hora de que te relajes y me permitas devolver el favor -respondí.

Durante la cena tuvimos una agradable conversación, nada extraordinario, sólo ponernos al día uno con la vida del otro. Hablamos tanto que nos perdimos el cine…

– Saldré contigo otra vez, pero sólo si me dejas invitar, dijo mi madre cuando la llevé a su casa, asentí, la besé, la abracé.

– ¿Cómo estuvo la cita? – quiso saber mi esposa cuando llegué aquella noche.

– Muy agradable, gracias, Mucho más de lo que imagine, le contesté.

Días mas tarde mi madre murió de un infarto masivo, todo fue tan rápido, no pude hacer nada. Al poco tiempo recibí un sobre del restaurante donde habíamos cenado mi madre y yo y una nota que decía: “La cena está pagada por anticipado, estaba casi segura que no podría estar allí, pero igual pagué para dos, para ti y tu esposa, jamás podrás entender lo que aquella noche significó para mi. ¡Te amo!.”

En ese momento comprendí la importancia de decir a tiempo “TE AMO” y de darles a nuestros seres queridos el espacio que se merecen; nada en la vida será más importante que Dios y tu familia, dales tiempo porque ellos no pueden esperar…

Si vive tu madre, disfrútala… Si no… Recuérdala… Recuerda siempre: Dios perdona, pero el tiempo nunca.

Imagina


Imagina…

que un Ángel de Dios está a tu lado en estos momentos…

Silencio…

quédate tranquilo y piensa en todos los problemas que te gustaría solucionar.

En todo lo que te angustia, te hace llorar, te oprime, te preocupa, te deja triste.

Piensa hasta en tu miedo futuro de equivocarte, de escoger el camino errado…

Piensa ahora en todo eso…

Abre tu corazón e imagínate entregando todo eso a Dios.

Coloca tus manos en posición de entrega.

Imagínate entregándolo ahora, como quien entrega un saco bien pesado a otra persona para que lo lleve.

Ahora, piensa en todo lo bueno que haya acontecido en tu vida o imagina lo bueno que quieres que suceda.

Momentos de felicidad, de amistad, de cariño, de paz, de amor.

Coloca todo en tus manos, imaginariamente, y haz el gesto de guardarlo en tu corazón, como se guarda una joya en una cajita.

Coloca aquel tesoro guardado muy dentro de ti, y di “Gracias” con mucha fe, de corazón…

Agradece…
por todo lo bueno que quedó y por todo lo malo que salió.

Cuenta hasta tres y respira bien profundo.

Ahora…
imagina que el Ángel voló y se llevó tus oraciones hasta Dios.

Haz Feliz mi Dìa













La Eternidad


Lo que tengo no me pertenece, aunque forme parte de mí. Todo lo que soy me fue prestado por el Creador, para que pueda repartir con aquellos que entran en mi vida.

Nadie cruza nuestro camino por casualidad.
Y nosotros no entramos en la vida de alguien sin ninguna razón.

Hay mucho para dar y recibir. Mucho para aprender, con experiencias positivas o negativas.

Es eso… Intenta ver las cosas negativas que te pasan como algo que sucede por alguna razón.
Y no te lamentes de lo ocurrido, además, reclamar no te servirá de nada, y te vendará los ojos para continuar tu camino.

Cuando no conseguimos olvidarnos que alguien nos lastimó, estamos reviviendo la herida haciéndola, muchas veces, mayor que la que teníamos antes.

No siempre las personas nos lastiman intencionalmente.

Muchas veces, nos sentimos heridos, pero la otra persona ni siquiera se dio cuenta de esa situación, y nos decepcionamos porque aquella persona no cumplió nuestras expectativas.

Nuestras expectativas!!!

¿Y sabemos cuáles eran las expectativas de la otra persona?
A nosotros nos decepcionan, y nosotros
decepcionamos a los demás.
Pero, claro, es más fácil pensar
en las cosas que nos duelen a nosotros.

Cuando alguien nos dice que nos lastimó sin intención, créele!
Te va a hacer bien. Y así, tal vez, te entenderán cuando digas sinceramente, “fue sin querer.”

Da lo mejor que puedas de tí!
Cuando te vayas, la única cosa que dejarás es el recuerdo de lo que hiciste aquí.


Sé bueno, intenta dar siempre el primer paso y nunca niegues una ayuda que esté a tu alcance, perdona y da lo mejor de tí mismo.
SE UNA BENDICIÓN!
Dios no viene en persona para bendecirnos. Él usa a los que están dispuestos a cumplir la misión.

Todos podemos ser ángeles. La eternidad está en nuestras manos. Vive de manera que cuando ya no estés, gran parte de tí continúe en aquellos
que tuvieron la fortuna de encontrarte!!!

El Amor es…











Siempre


Siempre ten presente que:
La piel se arruga.

El pelo se vuelve blanco.

Los días se convierten en años…

Pero lo más importante no cambia.

Tu fuerza y tu convicción no tienen edad.

Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña.

Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida.

Detrás de cada logro, hay otro desafío.



Mientras estés vivo, siéntete vivo.

Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo.

No vivas de fotos amarillas….

Sigue aunque todos esperen que abandones.

No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.

Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.

Cuando por los años no puedas correr, trota.

Cuando no puedas trotar, camina.

Cuando no puedas caminar , usa el bastón.

Pero ¡NUNCA TE DETENGAS!

¡Feliz Navidad!

Uno Crece


Imposible atravesar la vida …

sin que un trabajo salga mal hecho,
sin que una amistad cause decepción,
sin padecer algún quebranto de salud,
sin que un amor nos abandone,
sin que nadie de la familia fallezca,
sin equivocarse en un negocio.

Ese es el costo de vivir. Sin embargo lo importante no es lo que suceda, sino, como se reacciona.
Si te pones a coleccionar heridas eternamente sangrantes, vivirás como un pájaro herido incapaz de volver a volar.

Uno crece…Alineación al centro… cuando no hay vacío de esperanza, ni debilitamiento de voluntad, ni pérdida de fe.
… cuando acepta la realidad y tiene aplomo de vivirla.
… cuando acepta su destino, pero tiene la voluntad de trabajar para cambiarlo.
… asimilando lo que deja por detrás, construyendo lo que tiene por delante y proyectando lo que puede ser el porvenir.
… cuando supera, se valora, y sabe dar frutos.
… cuando abre camino dejando huellas, asimila experiencias… ¡Y siembra raíces!
… cuando se impone metas, sin importarle comentarios negativos, ni prejuicios, cuando da ejemplos sin importarle burlas, ni desdenes, cuando cumple con su labor.
… cuando se es fuerte por carácter, sostenido por formación, sensible por temperamento…
¡Y humano por nacimiento!..
… cuando enfrenta el invierno aunque pierda las hojas. Recoge flores aunque tengan espinas y marca camino aunque se levante el polvo.
… cuando se es capaz de afianzarse con residuos de ilusiones, capaz de perfumarse, con residuos de flores… ¡Y de encenderse con residuos de amor…!
… ayudando a sus semejantes, conociéndose a sí mismo y dándole a la vida más de lo que recibe.
… cuando se planta para no retroceder…
… cuando se defiende como águila para no dejar de volar…
… cuando se clava como ancla y se ilumina como estrella.

Entonces…

Uno Crece.

El Tiempo


Con el tiempo…

…aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querrras volver a tu pasado…

…te das cuenta que casarse sólo porque “te estas quedando” es una clara advertencia de que tu matrimonio será en fracaso…

…comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas…

…te das cuenta de que si estas al lado de esa persona solo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás deseando no volver a verla…

…te das cuenta de que los amigos verdaderos valen mucho más que cualquier cantidad de dinero…

…entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas…

…aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida…

…aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes…

…comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual…

…te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona, es irrepetible…

…te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados…

…aprendes a construir todos tus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana, es demasiado incierto para hacer planes…

…comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas…

…te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante…

Con el tiempo…

…aprenderas que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo ante una tumba… ya no tiene ningún sentido…

Recuerda estas palabras:
“El hombre se hace viejo muy pronto y sabio demasiado tarde”.

…Justamente cuando:
“YA NO HAY TIEMPO”

Entre tu y Dios


A veces las personas son egoístas, ilógicas e insensatas …

Aún así perdónalas .

Si eres amable, las personas pueden acusarte de egoísta e interesado …

Aún así sé gentil .

Si eres un vencedor, tendrás algunos falsos amigos y algunos enemigos verdaderos …

Aún así Vence.

Si eres honesto y franco, las personas pueden engañarte …

Aún así sé honesto y franco .

Lo que tardaste años para construir, alguien puede destruirlo de una hora para otra …

Aún así … Construye .

Si tienes paz y eres feliz, las personas pueden sentir envidia…

Aún así … Sé feliz .

El bien que hagas hoy, puede ser olvidado mañana …

Aún así … Haz el bien .

Da al mundo lo mejor de tí, aunque eso pueda nunca ser suficiente …

Aún así … da lo mejor de ti mismo.

Y recuerda que, al fin de cuentas …

Nunca fue entre Tú y ellos …!

Cinco cosas importantes de la vida


  • Todos somos importantes.
  • Durante mi segundo semestre en la escuela de enfermería, nuestro profesor nos dio un examen sorpresa. Yo era un estudiante consciente y leí rápidamente todas las preguntas, hasta que leí la última: “¿cuál es el nombre de la mujer que limpia la escuela?”
  • Seguramente esto era algún tipo de broma. Yo había visto muchas veces a la mujer que limpiaba la escuela.Ella era alta, cabello oscuro, como de cincuenta años, pero, ¿cómo iba yo a saber su nombre?Entregué mi examen, dejando la última pregunta en blanco.
  • Antes de que terminara la clase, alguien le preguntó al profesor si la última pregunta contaría para la nota del examen. “Absolutamente”, dijo el profesor. “En sus carreras ustedes conocerán muchas personas. Todas son importantes. Ellos merecen su atención y cuidado, aunque solo les sonrían digan: ‘¡hola!’ “Nunca olvidé esa lección. También aprendí que su nombre era Dorothy.
  • No esperes nada a cambio, y recibirás
    • Una noche, a las 11:30 p.m., una mujer afroamericana, de edad avanzada estaba parada en el acotamiento de una autopista de Alabama, tratando de soportar una fuerte tormenta. Su coche se había descompuesto y ella necesitaba desesperadamente que la llevaran. Toda mojada, ella decidió detener el próximo coche.
    • Un joven blanco se detuvo a ayudarla, a pesar de todos los conflictos que habían ocurrido durante los 60. El joven la llevó a un lugar seguro, la ayudó a obtener asistencia y la puso en un taxi. Ella parecía estar bastante apurada. Ella anotó la dirección del joven, le agradeció y se fue.
    • Siete días pasaron, cuando tocaron la puerta de su casa. Para su sorpresa, un televisor pantalla gigante a color le fue entregado por correo a su casa. Tenia una nota especial adjunta al paquete. Esta decía: “muchísimas gracias por ayudarme en la autopista la otra noche. La lluvia anegó no sólo mi ropa sino mi espíritu.Entonces apareció usted. Gracias a usted, pude llegar al lado de la cama de mi marido agonizante, justo antes de que muriera. Dios lo bendiga por ayudarme y por servir a otros desinteresadamente.Sinceramente: la señora de Nat King Cole.”
  • Jamás juzgues a alguien antes de tiempo
    • En los días en que un helado costaba mucho menos, un niño de 10 años entró en un establecimiento y se sentó a una mesa. La mesera puso un vaso de agua en frente de él. “¿Cuánto cuesta un helado de chocolate con almendras?” Pregunto el niño. “Cincuenta centavos”, respondió la mesera. El niño sacó su mano de su bolsillo y examinó un número de monedas. “¿Cuánto cuesta un helado solo?”, Volvió a preguntar.
    • Algunas personas estaban esperando por una mesa y la mesera ya estaba un poco impaciente. “Treinta y cinco centavos”, dijo ella bruscamente. El niño volvió a contar las monedas. “Quiero el helado solo”, dijo el niño. La mesera le trajo el helado, y puso la cuenta en la mesa y se fue.
    • El niño terminó el helado, pagó en la caja y se fue. Cuando la mesera volvió, ella empezó a limpiar la mesa y entonces le costó tragar saliva con lo que vio. Allí, puesto ordenadamente junto al plato vacío, había veinticinco centavos… Su propina.
  • Cada obstáculo presenta una oportunidad de mejora
    • Hace mucho tiempo, un rey colocó una gran roca obstaculizando un camino. Entonces se escondió y miró para ver si alguien quitaba la tremenda roca.
      Algunos de los comerciantes más adinerados del rey y cortesanos vinieron y simplemente le dieron una vuelta. Muchos culparon al rey ruidosamente de no mantener los caminos despejados, pero ninguno hizo algo para sacar la piedra grande del camino.
    • Entonces un campesino vino, y llevaba una carga de verduras. Al aproximarse a la roca, el campesino puso su carga en el piso y trató de mover la roca a un lado del camino. Después de empujar y fatigarse mucho, lo logró. Mientras recogía su carga de vegetales, notó una cartera en el suelo, justo donde había estado la roca.
    • La cartera contenía muchas monedas de oro y una nota del mismo rey indicando que el oro era para la persona que removiera la piedra del camino. El campesino aprendió lo que los otros nunca entendieron.
  • Da todo por quien ames
    • Hace muchos años, cuando trabajaba como voluntario en un hospital de Stanford, conocí a una niñita llamada Liz quien sufría de una extraña enfermedad. Su única oportunidad de recuperarse aparentemente era una transfusión de sangre de su hermano de 5 años, quien había sobrevivido milagrosamente a la misma enfermedad y había desarrollado los anticuerpos necesarios para combatirla.
    • El doctor explicó la situación al hermano de la niña, y le preguntó si estaría dispuesto a dar su sangre a su hermana. Yo lo vi dudar por solo un momento antes de tomar un gran suspiro y decir: “si, lo haré, si eso salva a Liz.”
    • Mientras la transfusión continuaba, él estaba acostado en una cama al lado de la de su hermana, y sonriente mientras nosotros lo asistíamos a él y a su hermana, viendo retornar el color a las mejillas de la niña. Entonces la cara del niño se puso pálida y su sonrisa desapareció. Miró al doctor y le preguntó con voz temblorosa: “¿a qué hora empezaré a morirme?
    • Siendo solo un niño, no había comprendido al doctor; él pensaba que le daría toda su sangre a su hermana. Y aun así se la daba.

    Las 7 Maravillas


    Un grupo de estudiantes de Geografía, estudiaban las Siete Maravillas del Mundo.
    Al término de la clase, se les pidió hacer una lista de las que ellos
    consideraban deberían ser actualmente las Siete Maravillas del Mundo.
    A pesar de algunos desacuerdos, la mayoría votó por lo siguiente:
    1. Las Pirámides de Egipto
    2. El Taj Mahal de la India
    3. El Gran Cañón de Arizona
    4. El Canal de Panamá
    5. El Empire State de Nueva York
    6. La Basílica de San Pedro en Roma
    7. La Gran Muralla China.
    Mientras se hacía la votación el maestro notó, que una estudiante permanecía callada y no había entregado aún su lista. Así que le preguntó si tenía problema para terminar de hacer su elección.

    La muchacha tímidamente respondió. “Sí, un poco. No podía decidirme pues son tantas las maravillas”.
    El maestro dijo:

    “Bueno, dinos lo que has escrito y tal vez podamos ayudarte”.

    La muchacha titubeó, y después leyó:

    Creo que las Siete Maravillas del Mundo son:

    • Poder Tocar

    • Poder Saborear

    • Poder Ver

    • Poder Escuchar

    • Poder Sentir

    • Poder Reir, y

    • Poder Amar

    Al terminar de leerlas el salón de clase quedó en un silencio absoluto…
    Es muy sencillo para nosotros poder ver muchas de las hazañas del hombre y referirnos a ellas como maravillas, cuando a veces pasan desapercibidas las maravillas que son sencillamente “comunes” y “cotidianas”, pero que son verdaderos milagros que suceden a cada segundo…

    El Bombero de Arizona


    La madre de 26 años se quedó absorbida mirando a su hijo que moría de leucemia terminal.
    Aunque su corazón estaba agobiado por la tristeza, también ella tenia un fuerte sentido de determinación. Como cualquier madre, deseaba que su hijo creciera y realizara todos sus sueños, pero ahora eso no era posible para su hijo.

    La leucemia no se lo permitiría. Pero aun así, ella todavía quería que los sueños de su hijo se realizaran…

    Ella tomo la mano de su hijo y le preguntó:

    “Billy, ¿alguna vez pensaste en lo que querías ser cuando crecieras?
    ¿soñaste alguna vez y pensaste en lo que harías con tu vida?“

    “Mami, siempre quise ser un bombero cuando creciera”.

    La madre se sonrió y dijo: “veamos si podemos hacer realidad tu sueño”.

    Ese dia, mas tarde, ella se dirigió a la Estación de Bomberos de Phoenix, Arizona. Allí conoció al bombero Bob, un hombre con un
    corazón grande como Phoenix. Ella le explicó el último deseo de su hijo y le pregunto si era posible darle a su hijo de seis años un paseo alrededor de la cuadra en un camión bombero.


    El bombero Bob dijo: “mire, podemos hacer algo mejor que eso. Tenga a su hijo listo el miércoles a las 7 en punto de la mañana y lo haremos un
    ’bombero honorario’ durante todo el día. Él puede venir con nosotros aquí a la estación, comer con nosotros, salir con nosotros cuando recibamos llamadas de incendios, por todo lo ancho. Y si usted nos da sus medidas, le conseguiremos un verdadero uniforme de bombero, con un sombrero verdadero que lleve el emblema de la estación de bombero de Phoenix, no uno de juguete, sino el emblema amarillo que nosotros llevamos y sus botas de hule. Todo eso es hecho aquí en Phoenix, así que nos es fácil conseguirlo bastante rápido.”

    Tres días más tarde el bombero Bob recogió a Billy, le puso su uniforme de bombero y lo condujo desde la cama del Hospital hasta el camión bombero.


    Billy tuvo que sentarse en la parte de atrás del camión y ayudar a conducirlo de regreso a la estación. Él se sentía como en el cielo. Hubo tres llamadas en Phoenix ese día y Billy tuvo que salir en las tres llamadas. El fue en tres camiones diferentes. Fue en el microbús paramédico y también en el carro del jefe de bomberos. También le tomaron videos para las noticias locales de televisión. Habiendo hecho realidad su sueño y con todo el amor y la atención que le fue dada, Billy fue tocado tan profundamente en su corazón, que logró vivir tres meses más de lo que cualquier médico pensó que viviría.
    Una noche todas sus señales vitales comenzaron a decaer dramáticamente y el jefe de enfermería, que creía en el concepto hospicial que nadie debe morir solo, comenzó a llamar a los miembros de la familia para que vinieran al hospital.
    Luego, recordó el día en que Billy había pasado como si fuera un bombero, así que llamo al jefe de la estación y le preguntó si era posible que enviara a un “bombero” uniformado al hospital para que estuviera con Billy mientras entregaba su alma.

    El jefe le dijo: “haremos algo mejor” estaremos allí en cinco minutos. ¿Me hará un favor? Cuando oigan las sirenas sonando y las luces centelleando, podría anunciar por los altoparlantes que no hay ningún incendio, sino que es el Departamento de Bomberos que va a ver a uno de sus más finos miembros una vez más y, por favor, ¿podría abrir la ventana de su cuarto?

    Como cinco minutos más tarde, un gancho y la escalera del carro bombero, llegaron al hospital, y se extendieron hasta el tercer piso donde estaba la ventana abierta del cuarto de Billy y 16 “bomberos” subieron por ella y entraron al cuarto.
    Con el permiso de su mama, cada uno de ellos lo abrazo y lo arrullaban diciéndole cuanto lo amaban.

    Con aliento agonizante, Billy miro al jefe de los bomberos y dijo: “Jefe, ¿soy verdaderamente un bombero ahora?”

    El jefe le respondió:”si, Billy, lo eres”.

    Con esas palabras, Billy sonrió y cerró sus ojos por última vez.

    Recordemos que lo que los seres humanos necesitamos es el conocimiento y el amor de Dios manifestados a través de nuestros semejantes.

    La Humildad


    Caminaba con mi padre, cuando él se detuvo en una curva y después de un pequeño silencio me preguntó:

    – Además del cantar de los pájaros, ¿escuchas alguna cosa más?

    Agudicé mis oídos y algunos segundos después le respondí:

    -Estoy escuchando el ruido de una carreta…


    -Eso es, dijo mi padre. Es una carreta vacía.

    Pregunté a mi padre: ¿Cómo sabes que es una carreta vacía si aún no la vemos?

    Entonces mi padre respondió:

    – Es muy fácil saber cuándo una carreta está vacía, por causa del ruido. Cuánto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace.

    Me convertí en adulto y hasta hoy, cuando veo a una persona hablando demasiado, interrumpiendo la conversación de todos, siendo inoportuna, presumiendo de lo que tiene, sintiéndose prepotente y haciendo de menos a la gente, tengo la impresión de oír la voz de mi padre diciendo: “Cuanto más vacía la carreta, mayor es el ruido que hace”.

    La humildad consiste en callar nuestras virtudes y permitirle a los demás descubrirlas.Y recuerden que existen personas tan pobres que lo único que tienen es dinero. “Nadie está más vacío, que aquel que está lleno del Yo mismo. “Seamos lluvia serena y mansa que llega profundamente a las raíces, en silencio: nutriendo.

    Dios dijo No…


    Le pedí a Dios que me quitara mis malos hábitos

    Dios dijo, No.

    Esto no es responsabilidad mía, sino tuya.

    Para que tú mismo lo hagas.

    Le pedí a Dios que sanara mi hijo que está paralítico.

    Dios, dijo No.

    Su espíritu es sano, su cuerpo es solo temporal.

    Yo le pedí a Dios que me concediera paciencia

    Dios dijo, No.

    La paciencia es un producto de la tribulación

    No se concede, sino que se aprende.

    Yo le dije a Dios, que me diera felicidad

    Dios dijo, No.

    Yo te doy bendiciones, la felicidad depende de ti.

    Yo le pedí a Dios, que me quitara el dolor

    Dios dijo, No.

    El sufrimiento te aleja de los placeres mundanos y te trae más cerca de mí.

    Yo le pedí a Dios, un crecimiento espiritual

    Dios dijo No.

    Tú debes buscar tu propio crecimiento, pero yo te podaré, para que seas fructífero.

    Yo le pedí a Dios por muchas cosas, para gozar la vida.

    Dios dijo, No.

    Yo te daré vida, para que tú disfrutes de todas las cosas.

    Yo le pedí a Dios que me ayudara a AMAR a otros, tanto como Él me ama a mí.

    Dios dijo….. Ahhhh, finalmente ya entendiste lo que quiero decirte.

    El Escondite Perfecto


    En el principio de los tiempos, se reunieron varios
    demonios para hacer una travesura. Uno de ellos dijo:

    “Debemos quitarles algo a los humanos, pero, ¿qué les quitamos?”.

    Después de mucho pensar uno dijo:

    “¡Ya sé!, vamos a quitarles la felicidad, pero el problema va a ser dónde esconderla para que no la puedan encontrar”

    Propuso el primero:

    “Vamos a esconderla en la cima del monte más alto del mundo”

    ….a lo que inmediatamente repuso otro:

    “No, recuerda que tienen fuerza, alguna vez alguien puede subir y encontrarla, y si la encuentra uno, ya todos sabrán donde está”.

    Luego propuso otro:

    “Entonces vamos a esconderla en el fondo del mar“ y otro contestó:

    “No, recuerda que tienen curiosidad, alguna vez alguien construirá algún aparato para poder bajar y entonces la encontrará”.

    Uno más dijo:

    “Escondámosla en un planeta lejano a la Tierra”.

    Y le dijeron:

    “No, recuerda que tienen inteligencia, y un día alguien va a construir una nave en la que pueda viajar a otros planetas y la va a descubrir, y entonces todos tendrán felicidad”.


    Analizó cada una de ellas y entonces dijo:

    “Creo saber dónde ponerla para que realmente nunca
    la encuentren”.

    Todos voltearon asombrados y preguntaron al mismo tiempo:

    “¿Dónde?”.

    El demonio respondió: . . . .

    “La esconderemos dentro de ellos mismos, estarán tan
    ocupados buscándola fuera, que nunca la encontrarán”.

    Todos estuvieron de acuerdo y desde entonces ha sido así:

    “el humano se pasa la vida buscando la felicidad sin saber
    que la trae consigo”.

    El Zapatero



    Le dijo un Zapatero a Dios: Mira que soy tan pobre que no tengo ni siquiera otras sandalias; y como ves están rotas e inservibles. ¿Podrías tú reparármelas por favor?, porque no tengo dinero.

    Te puedo dar lo que quieras si me las arreglas.


    Respondió Dios: Dime, ¿ que quieres, Hijo mío?

    El zapatero con mucha desconfianza dijo: Me puedes dar tu el millón de dólares que necesito para ser feliz?

    Dios le dijo: Te puedo dar 100 millones de dólares. Pero a cambio me debes
    dar tus piernas…

    El zapatero dijo: ¿Y de que me sirven los 100 millones si no tengo piernas?

    El Señor volvió a decir: Te puedo dar 500 millones de dólares, si me das tus
    brazos.

    El zapatero respondió: ¿y que puedo yo hacer con 500 millones si no podría ni siquiera comer yo solo?

    El Señor habló de nuevo y dijo: Te puedo dar 1000 millones si me das tus ojos.

    El zapatero solo dijo: ¿Y dime; que puedo hacer yo con tanto dinero si no
    podría ver el mundo, ni poder ver a mis hijos y a mi esposa para compartir
    con ellos?

    Dios sonrió y le dijo: Ay hijo mío, como dices que eres pobre, ¿si te he ofrecido ya 1600 millones de dólares y no los has cambiado por las partes sanas de tu cuerpo? Eres tan rico y no te has dado cuenta.

    Sólo pensemos hoy en todo lo que podemos agradecer a Dios, y démosle gracias
    pues es El quien nos ha dado la salud.

    No pidamos tanto dinero, pues ¿quien
    prefiere todo el dinero del mundo a una parte sana de su cuerpo?

    El Silencio de Dios


    Cuenta una antigua leyenda noruega, acerca de un hombre llamado Haakon, quien siempre miraba un imagen de Cristo crucificado. Esta cruz era muy antigua y a ella acudía la gente a orar con mucha devoción.

    Muchos acudían ahí para pedirle a Cristo algún milagro.

    Un día Haakon quiso pedirle un favor. Lo impulsaba un sentimiento generoso, se arrodilló ante la cruz y dijo:

    – “Señor, quiero padecer por ti. Déjame ocupar tu puesto. Quiero reemplazarte en la cruz”.

    Y se quedó fijo con la mirada puesta en ella, como esperando la respuesta.

    El Señor abrió sus labios y habló. Sus palabras cayeron de lo alto, susurrantes y amonestadoras:

    – “Siervo mío, accedo a tu deseo, pero ha de ser con una condición”.

    “Cual, Señor?”, preguntó con acento suplicante Haakon.¿Es una condición difícil? Estoy dispuesto a cumplirla con tu ayuda, Señor”, respondió el viejo.

    “Escucha… suceda lo que suceda y veas lo que veas, has de guardar silencio siempre”.

    Haakon contestó:
    “¡Os lo prometo, Señor!
    Y se efectuó el cambio.
    Nadie advirtió el trueque.

    Nadie reconoció a Haakon, colgado de los clavos en la cruz. El Señor ocupaba el puesto de Haakon. Y éste por largo tiempo cumplió el compromiso. A nadie dijo nada.

    Pero un día llegó un rico y, después de haber orado, dejó allí olvidada su cartera. Haakon lo vió y calló.
    Tampoco dijo nada cuando un pobre, que vino dos horas después, se apropió de la cartera del rico.
    Ni tampoco dijo nada cuando un muchacho se postró ante él poco después para pedirle su gracia antes de emprender un largo viaje.

    Pero en ese momento volvió a entrar el rico en busca de la bolsa. Al no hallarla, pensó que el muchacho se la había apropiado.

    El rico se volvió al joven y le dijo iracundo:
    – “¡Dame la bolsa que me has robado!”
    El joven sorprendido, replicó:
    – “¡No he robado ninguna bolsa!”
    – “¡No mientas, devuélvemela enseguida!”
    – “¡Le repito que no he cogido ninguna bolsa!”, afirmaba el muchacho.
    Y el rico arremetió, furioso contra el joven.
    Sonó entonces una voz fuerte:
    – “¡Detente!”

    El rico miró hacia arriba y vió que la imagen le hablaba.
    Haakon que no pudo permanecer en silencio, gritó defendiendo al joven, e increpando al rico por la falsa acusación. Este quedó anonadado, y salió de la ermita. El joven salió también porque tenía prisa para emprender su viaje.
    Cuando la Cruz quedó a solas, Cristo Se dirigió a su siervo y le dijo:

    “Baja de la cruz. No sirves para ocupar mi puesto. No has sabido guardar silencio”.

    “Pero Señor… -dijo Haakon- ¿cómo iba a permitir esa injusticia?”

    Se cambiaron los oficios. Jesús ocupó la Cruz de nuevo y el ermitaño se quedó ante la Cruz.
    El Señor, siguió hablando:
    “Tu no sabías que al rico le convenía perder la bolsa, pues llevaba en ella el precio de la virginidad de una joven mujer. El pobre, por el contrario, tenía necesidad de ese dinero e hizo bien en llevárselo

    En cuanto al muchacho que iba a ser golpeado… Sus heridas le hubiesen impedido realizar el viaje que para el resultaría fatal.

    Ahora, hace unos minutos, acaba de zozobrar el barco en el que ha perdido la vida.

    Tu no sabías nada.
    Yo sí. Por eso callo”.

    Y el Señor nuevamente guardó silencio.

    Muchas veces nos preguntamos: ¿por qué razón Dios no nos contesta… por qué razón se queda callado Dios? Muchos de nosotros quisiéramos que Él nos respondiera lo que deseamos oír, pero, Dios no es así. ¡Dios nos responde aún con el silencio!

    Debemos aprender a escucharlo. Su Divino Silencio, son palabras destinadas a convencernos de que Él sabe lo que está haciendo.

    En su silencio
    nos dice con amor:

    CONFIAD EN MÍ…,
    ¡¡ SÉ BIEN LO QUE DEBO HACER !!

    Lo tienes todo?


    Tomado de “Mente, Cuerpo y Emociones“, del día 02 de noviembre del 2005:

    Caminando por el parque me senté al lado de un mendigo que estaba sentado en uno de los bancos, el más retirado, viendo dos palomas revolotear cerca del estanque y me pareció curioso ver al hombre de aspecto abandonado, mirar las avecillas con una sonrisa en la cara que parecía eterna.

    Me acerqué a él con la intención de preguntarle por qué estaba tan feliz. Quise también sentirme afortunado al conversar con él para sentirme más orgulloso de mis bienes, porque yo era un hombre al que no le faltaba nada, tenía mi trabajo que me producía mucho dinero, claro como no iba a producírmelo trabajando tanto, tenía mis hijos a los cuales gracias a mi esfuerzo tampoco les faltaba nada y tenían los juguetes que quisieran tener. En fin gracias a mis interminables horas de trabajo no les faltaba nada ni a mi esposa ni a mi familia completa.

    Me acerqué entonces al hombre y le pregunte, ¿Qué pediría usted como deseo en su cumpleaños? Pensando yo que el hombre me contestaría que dinero y así de paso yo darle unos billetes que tenía y hacer la obra de caridad del año.

    No saben mi asombro cuando el hombre me contestó lo siguiente con la misma sonrisa en su rostro, que no se le había borrado y nunca se le borró:
    “Amigo si pidiese algo más de lo que tengo sería muy egoísta. Yo ya he tenido de todo lo que necesita un hombre en la vida y más.

    Vivía con mis padres y mi hermano antes de perderlos una tarde de junio, hace mucho, conocí el amor de mi padre y mi madre que se desvivían por darme todo el amor que les era posible dentro de nuestras limitaciones económicas. Al perderlos, sufrí muchísimo pero entendí que hay otros que nunca conocieron ese amor que yo si y me sentí mejor.

    Cuando joven conocí una niña de la cual me enamoré perdidamente, un día la besé y estalló en mí el amor hacia aquella joven tan bella que cuando luego se marchó, mi corazón que sufría tanto, recordé ese momento y pensé que hay personas que nunca han conocido el amor y me sentí mejor.

    Un día en este parque un niño correteando cayo al piso y comenzó a llorar, yo fui, lo ayude a levantarse, le sequé las lágrimas con mis manos y jugué con él por unos instantes más y aunque no era mi hijo me sentí padre, y me sentí feliz porque pensé que muchos no han conocido ese sentimiento.

    Cuando siento frío y hambre en el invierno, recuerdo la comida de mi madre y el calor de nuestra pequeña casita y me siento mejor porque hay otros que nunca lo han sentido y tal vez no lo sientan nunca.

    Cuando consigo dos piezas de pan comparto una con otro mendigo del camino y siento el placer que da compartir con quien lo necesita, recuerdo que hay unos que jamás sentirán esto.

    Mi querido amigo, que más puedo pedir a Dios o a la vida cuando lo he tenido todo, y lo más importante es que estoy consciente de ello. Puedo ver la vida en su más simple expresión, como esas dos palomitas jugando, ¿qué necesitan ellas? Lo mismo que yo, nada. Estamos agradecidos del cielo de esto, y sé que usted pronto lo estará también´

    Miré hacia el suelo un segundo como perdido en la grandeza de las palabras de aquel sabio que me había abierto los ojos en su sencillez; cuando miré a mi lado ya no estaba, sólo las palomas y un arrepentimiento enorme de la forma en que había vivido sin haber conocido la vida. Jamás pensé que aquel mendigo, tal vez un ángel enviado por el Señor, me daría el regalo más precioso que se le puede dar a un ser humano… La Humildad

    Un Ladrillazo


    Un joven y exitoso ejecutivo paseaba a toda velocidad en su auto Jaguar S Type 2003, sin ningún tipo de precaución. De repente, sintió un estruendoso golpe en la puerta y se detuvo. Al bajarse, vio que un ladrillo le había estropeado la pintura, carrocería y vidrio de la puerta de su lujoso auto.

    Se subió nuevamente, pero esta vez lleno de enojo. Dio un brusco giro de 180 grados, y regresó a toda velocidad al lugar donde vio salir el ladrillo que acababa de desgraciar lo hermoso que lucia su exótico auto.

    Salió del auto de un brinco, y agarró por los brazos a un chiquillo, y empujándolo hacia el auto estacionado, le gritó a toda voz:

    -“¿Qué rayos fue eso? ¿Quién eres tú? ¿Qué crees que haces con mi auto?”

    Y enfurecido, casi botando humo, continuó gritándole al chiquillo:

    -“¡Es un auto nuevo, y ese ladrillo que lanzaste va a costarte muy caro! ¿Por qué hiciste eso?”

    -“Por favor, señor, por favor… ¡Lo siento mucho! No sé que hacer”. Suplicó el chiquillo. “Le lancé el ladrillo porque nadie se detenía…”

    Las lágrimas bajaban por sus mejillas hasta el suelo mientras señalaba hacia el otro lado del auto estacionado.

    -¡”Es mi hermano”! Le dijo. “Se descarriló su silla de ruedas, y se cayó al suelo… Y no puedo levantarlo”.

    Sollozando preguntó al ejecutivo:
    -“¿Puede usted, por favor, ayudarme a sentarlo en su silla? Está golpeado, y pesa mucho para mi solito… Soy muy pequeño.”

    Visiblemente impactado por las palabras del chiquillo, el ejecutivo tragó grueso el taco que se le formó en su garganta.

    Indescriptiblemente emocionado por lo que acababa de pasarle, levantó al joven del suelo, lo
    sentó nuevamente en su silla, y sacó su pañuelo de seda para limpiar un poco las cortaduras y el sucio sobre las heridas del hermano de aquel chiquillo tan especial.

    Luego de verificar que se encontraba bien, miró al chiquillo, y este le dio las gracias con una sonrisa que no tiene posibilidad de describir nadie…

    “DIOS lo bendiga, señor… y muchas gracias” Le dijo.

    El hombre vio como se alejaba el chiquillo empujando trabajosamente la pesada silla de ruedas de su hermano hasta llegar a su humilde casita…

    Cuentan que el ejecutivo aun no ha reparado la puerta del auto manteniendo la hendidura que le hizo el ladrillazo… para recordarle el no ir por la vida tan distraído y tan de prisa que alguien tenga que lanzarle un ladrillo para que preste atención.

    Dios normalmente nos susurra en el alma y en el corazón, pero hay veces que tiene que lanzarnos un ladrillo a ver si le prestamos atención.

    Tu escoges: Escuchar el susurro… o el ladrillazo…

    Las semillas


    Un hombre cogía cada día el autobús para ir al trabajo.


    Una parada después, una anciana subía al autobús y se sentaba al lado de la ventana

    La anciana abría una bolsa y durante todo el trayecto,iba tirando algo por la ventana.

    Siempre hacía lo mismo y un día, intrigado, el hombre le preguntó que era lo que tiraba por la ventana.


    – ¡Son semillas! – le dijo la anciana .
    – ¿Semillas? ¿Semillas de qué?
    – ¡De flores! Es que miro afuera y está todo tan vacío…
    – Me gustaría poder viajar viendo flores durante todo el camino. ¿Verdad que sería bonito?
    – Pero las semillas caen encima del asfalto, las aplastan los coches, se las comen los pájaros…
    ¿Cree que sus semillas germinarán al lado del camino?

    – Seguro que sí. Aunque algunas se pierdan, alguna acabará en la cuneta y, con el tiempo, brotará.
    – Pero…Tardarán en crecer, necesitan agua …
    – Yo hago lo que puedo hacer. ¡Ya vendrán los días de lluvia!
    La anciana siguió con su trabajo … Y el hombre bajó del autobús para ir a trabajar, pensando que la anciana había perdido un poco la cabeza .

    Unos meses después…
    Yendo al trabajo, el hombre, al mirar por la ventana, vió todo el camino lleno de flores…
    ¡Todo lo que veía era un colorido y florido paisaje!
    Se acordó de la anciana, pero hacía días que no la había visto. Preguntó al conductor :
    – ¿La anciana de las semillas?
    – Pues, ya hace un mes que murió.
    El hombre volvió a su asiento y siguió mirando el paisaje.
    – Las flores han brotado, se dijo, pero ¿de que le ha servido su trabajo? No ha podido ver su obra.

    De repente, oyó la risa de una niña pequeña. La niña señalaba entusiasmada las flores…

    – ¡Mira, papi! ¡Mira cuantas flores!

    ¿Verdad que no hace falta explicar mucho el sentido de esta historia?

    La anciana de nuestra historia había hecho su trabajo, y dejó su herencia a todos los que la pudieran recibir, a todos los que pudieran contemplarla y ser más felices.

    Dicen que aquel hombre, desde aquel día, hace el viaje de casa al trabajo con una bolsa de semillas…

    Este mensaje está dedicado a todos aquellos maestros, educadores, profesionales de la enseñanza, que, hoy, más que nunca, no pueden ver como crecen las semillas plantadas, las esperanzas sembradas en el corazón, sobretodo, de los adolescentes que llenan sus clases.

    Y como los padres son, o deberían ser, los grandes educadores, también está dedicado a ellos.

    Porque… Educar es enseñar caminos.

    Estar casados es…












    Se solicita Madre


    Para el puesto se requiere que la solicitante afortunada

    realice y coordine las siguientes funciones:

    acompañante, consejera, directora, administradora,

    agente de compras, maestra, enfermera, cocinera,

    nutrióloga, decoradora, limpiadora, chofer, supervisora

    del cuidado de los niños, trabajadora social, psicóloga

    y organizadora de recreaciones.

    Requisitos:
    La solicitante debe tener una automotivación ilimitada

    y el mas fuerte sentido de responsabilidad

    si quiere tener exito en este trabajo.

    Debe ser independiente y con iniciativa,

    capaz de trabajar aisladamente y sin supervisión.

    Ser eficiente en el manejo de personas de todas las edades

    y apta para trabajar en condiciones de estres

    durante largos períodos, si fuera necesario.

    También debe contar con la flexibilidad suficiente

    para hacer un gran número de tareas conflictivas al mismo tiempo

    sin cansarse y con la adaptabilidad para manejarse

    sin problemas en los distintos cambios del desarrollo de la vida del grupo,

    incluyendo emergencias y crisis serias.

    Debe ser capaz de comunicarse acerca de un sinnúmero de asuntos

    con gente de todo tipo, incluyendo: burócratas, maestros de escuela, médicos, ortodoncista, trabajadores, comerciantes, adolescentes y niños.

    Ser competente en los oficios arriba mencionados,

    sana, creativa y extrovertida;

    para alentar y ayudar al desarrollo físico y emocional

    de los miembros del grupo.

    Tener imaginación, sensibilidad, calor, amor y comprensión,

    ya que será la responsable del bienestar mental y emocional

    del grupo mencionado.

    Hora de trabajo:
    Todo el tiempo en que permanezca despierta,

    asi como turnos de veinticuatro horas cuando sea necesario.

    Remuneración:
    Ningún salario o sueldo. El gasto será negociado de vez en cuando.

    Se le puede requerir a la solicitante afortunada

    que consiga un segundo trabajo además del que se anuncia ahora,

    para ayudar al sostenimiento del grupo.

    Beneficios:
    Ninguna vacación garantizada, ni siquiera por enfermedad,

    maternidad o largo servicio. Ningún seguro de vida o por accidentes.

    Tampoco se ofrece compensación alguna para la solicitante contratada…

    Sólo una mujer con su infinito amor, tomaría el empleo,

    pues sólo ella puede pasar por todo lo anterior

    y mucho más con tal de que su familia se encuentre bien.

    ~ Autor desconocido ~

    Muerte Virtual


    Porque en este mundo mágico de Internet, donde nos acercamos,
    donde aprendemos a querer a la distancia, donde las amistades
    florecen con pequeñas y sencillas palabras, tenemos tambien:
    ¡Desaparición virtual!
    Un bello día ellos desaparecen…
    Recorremos nuestros ojos por el outlook , MSN, Yahoo y nada!
    ¿Donde están? ¿Aquellos mensajes lindos, alegres y hasta graciosos?
    ¿Aquellos diálogos agradables Donde fueron a parar : “from” ?
    ¿Por qué se fue? ¡Yo no delete! ¡No bloqué!
    ¿Que motivo le di? ¿Que motivo tuvo?
    Comenzamos a consolarnos con las suposiciones:

    El PC anda con defecto, tuvo que formatear, y se perdió todo(¿?)….
    ¿Quien sabe si salió de viaje?.. ó ¿quien sabe si anda con la vida en carreras?..
    ¿Andarán l@s novi@s con celos, los maridos y esposas reclamando? etc…etc..
    ¿se habrá olvidado de mí? Pero… ¿Y si esta enferm@? ¿Deprimid@?
    ¿Sin tener para pagar internet? ¿Con dificultad de teclear, quien sabe artritis, tendinitis? …. ¿Será que robaron el ordenador ?
    ¿Donde está mi amig@ virtual? ¿Para donde fue?
    Y es aquí cuando me llega el pánico… ¿Donde vive?
    Sé que estaba aquí dentro… ¿Donde?
    Pero… En verdad existe de hecho y de derecho, tiene dirección, tipo sanguíneo,ADN, teléfono,etc… ¿ Por qué no guarde el número?
    ¿Donde voy a encontrarl@, en este universo inmenso de la net?
    ¿Será que volverá un día?? ¿ó se fue para siempre?
    Ahí viene la rabia… ¡Voy bloquear el e-mail !
    ¿Estoy pensando en que?? ¡Que cosa!¡No hice nada!
    ¡Que consideración! ¡¿Y el cariño, no es recíproco?!
    Después viene el dolor…
    Yo lo ofrecí tanto y …pero no significó nada… Se fue sin ni despedirse.
    Ni se acordó que existo…
    ¿Donde? Pues es , gente…

    ¡Somos impotentes delante de la inmensidad y del anonimato de la net!
    Tenemos que creer en lo que se dice aquí, tenemos que imaginar quién es el del otro lado. ¿ó mejor no imaginar?….
    Tenemos que mantener los lazos de una cinta que no es de seda y sí de chita, escurridiza, bien fina, bien frágil.
    Claro que tienemos aquell@s que se presentan y mandan datos. Tenemos que confiar. Pero…
    Y ¿si fuera maníac@? ¡Cielos! ¿Será que es quien dice?
    ¿Pero en verdad, la mayoría, quiénes son? ¿Donde encontrarlos ?
    Dentro de la fragilidad de la puntuación, cada uno lee lo que quiere o que le parece.
    Cuántas veces decimos ¡hola! Y leen ¡Hola! Me gustas mucho… y un largo etc…etc..
    ¡Tenemos entonces que explorar bien el teclado! Ver y mirar detenidamente lo que tecleamos…
    ¿Cuántas veces nuestras intenciones son leídas de manera diferente, a la merced del humor y de la puntuación de quien está del otro lado?
    ¡Incontables, todas!

    Ya pararon para pensar:
    Ellos viene y van de nuestras cajas de mensajes, y nosotros entramos y salimos de sus listas de e-mails..etc…

    ¿Cuantas murieron y no sabemos?

    ¿Cuantos teclean bromas con los ojos inundados de lágrimas?

    Cuántos retratos mentirosos…tal vez ¿ó no..o sí!? Cuántas verdades en “entre lineas”… No podemos saber, no vemos de hecho. Pero…

    ¿Podemos tener la sensibilidad de la sintonía humana, la fe en el semejante, la inocencia pretendida, podemos sentir cuando se van, y cuando no nos quieren más?
    Podemos sí, tratarlos con el respeto que merecen, respondiendo todas sus preguntas, mandando todos los mensajes, repasando todos sus créditos, considerándolos del bien.
    Para que un día , cuando no estén más aquí, si haya sólo añoranza, y no dolor y rabia.
    Porque esta es la frágil conexión virtual, a veces y muchas veces tan realmente importante para hacer el día de alguien, mejor.
    Pero que, cuando nos deparamos con la realidad de que los hechos son virtualmente frágiles…
    Y que esos que se fueron de nuestra vida pueden nunca más retornar…ó sí…
    Conocemos finalmente, la muerte virtual…ó no…Para ella sólo resta el luto de una simple, pero sincera, poesía *in memorian*, por una pérdida sentida y virtualmente real…
    y se siente. Y existe.
    Homenaje para los que se fueron y los que vendrán…

    (tomado de la web)

    A %d blogueros les gusta esto: