Archivos Mensuales: noviembre 2011

De Ejecutivo a Conserje


El pasillo está en silencio excepto por las ruedas del balde y los pies que va arrastrando el viejo. Ambos suenan cansados.

Ambos conocen estos pisos. ¿Cuántas noches los ha limpiado Hank? Siempre cuidando de limpiar los rincones. Siempre cuidadoso de colocar su letrero amarillo de advertencia debido a los pisos mojados. Siempre se ríe al hacerlo. «Cuidado todos», se ríe para adentro, sabiendo que no hay nadie cerca.
No a las tres de la mañana.

La salud de Hank ya no es la de antes. La gota siempre lo mantiene despierto. La artritis lo hace renqtrabajo, uear. Sus gafas son tan gruesas que sus globos oculares aparentan ser el doble de su tamaño real. Sus hombros están caídos. Pero realiza su trabajo. Empapa el piso con agua jabonosa. Friega las marcas de los tacones que han dejado los abogados de paso firme. Acabará su tarea una hora antes de la hora de irse. Siempre finaliza temprano. Ha sido así durante veinte años.

Cuando acabe guardará su balde y se sentará afuera de la oficina del socio de mayor antigüedad y esperará. Nunca se va temprano. Podría hacerlo. Nadie lo sabría. Pero no lo hace.

Una vez quebrantó las reglas. Nunca más.

A veces, si la puerta está abierta, entra a la oficina. No por mucho tiempo. Sólo para mirar. La oficina es más grande que su apartamento. Recorre con su dedo el escritorio. Acaricia el sofá de suave cuero. Se queda de pie ante la ventana y observa mientras el cielo gris se torna dorado. Y recuerda.

Una vez tuvo una oficina como esta.

Por allá cuando Hank era Henry. En aquel entonces el encargado de limpieza era un ejecutivo. Hace mucho tiempo. Antes del turno nocturno. Antes del balde de limpiar. Antes del uniforme de mantenimiento. Antes del escándalo.

Hank ya no piensa mucho en el asunto. No hay razón para hacerlo. Se metió en dificultades, lo despidieron y se fue de allí. Eso es todo. No hay muchos que sepan del asunto. Mejor así. No hay necesidad de decirles nada al respecto.
Es su secreto.

La historia de Hank, dicho sea de paso, es real. Cambié el nombre y un detalle o dos. Le asigné un trabajo diferente y lo ubiqué en un siglo diferente. Pero la historia es verídica. La has escuchado. La conoces. Cuando te dé su verdadero nombre, te acordarás.
Pero más que una historia verdadera, es una historia común. Es una historia sobre un sueño descarrilado. Es una historia de una colisión entre esperanzas elevadas y duras realidades.

Les sucede a todos los soñadores. Y como todos hemos soñado, nos sucede a todos.

En el caso de Hank, se trataba de un error que nunca podría olvidar. Un grave error. Hank mató a alguien. Se encontró con un matón que golpeaba a un hombre inocente y Hank perdió el control. Asesinó al asaltante. Cuando se corrió la voz, Hank se fue.
Hank prefiere esconderse antes que ir a la cárcel. De modo que corrió. El ejecutivo se convirtió en un fugitivo.

Historia verídica. Historia común. La mayoría de las historias no llega al extremo de la de Hank. Pocos pasan sus vidas huyendo de la ley. Muchos, sin embargo, viven con remordimientos.

«Podría haber tenido una beca en golf en la universidad», me dijo un hombre la semana pasada estando en la cuarta área de salida. «Tuve una oferta apenas salí de la secundaria. Pero me uní a una banda de rock-and-roll. Al final nunca fui. Ahora estoy atrapado reparando puertas de garaje».

«Ahora estoy atrapado». Epitafio de un sueño descarrilado.

Toma un anuario de la escuela secundaria y lee la frase de «Lo que quiero hacer» debajo de cada retrato. Te marearás al respirar el aire enrarecido de visiones de cumbres de montañas:

«Estudiar en universidad de renombre».

«Escribir libros y vivir en Suiza».

«Ser médico en país del Tercer Mundo».

«Enseñar a niños en barrios pobres».

Sin embargo, lleva el anuario a una reunión de ex compañeros a los veinte años de graduados y lee el siguiente capítulo. Algunos sueños se han convertido en realidad, pero muchos no. Entiende que no es que todos deban concretarse. Espero que ese pequeñito que soñaba con ser un luchador de sumo haya recuperado su sentido común. Y espero que no haya perdido su pasión durante el proceso. Cambiar de dirección en la vida no es trágico. Perder la pasión sí lo es.

Algo nos sucede en el trayecto. Las convicciones de cambiar el mundo se van degradando hasta convertirse en compromisos de pagar las cuentas. En lugar de lograr un cambio, logramos un salario. En lugar de mirar hacia adelante, miramos hacia atrás. En lugar de mirar hacia afuera, miramos hacia adentro.

Y no nos agrada lo que vemos.

A Hank no le gustaba. Hank veía a un hombre que se había conformado con la mediocridad. Habiendo sido educado en las instituciones de mayor excelencia del mundo, trabajaba sin embargo en el turno nocturno de un trabajo de salario mínimo para no ser visto de día.

Pero todo eso cambió cuando escuchó la voz que provenía del balde. (¿Mencioné que esta historia es verídica?)

Al principio pensó que la voz era una broma. Algunos de los hombres del tercer piso hacen trucos de este tipo.
-Henry, Henry -llamaba la voz.

Hank giró. Ya nadie le decía Henry.
-Henry, Henry.
Giró hacia el balde. Resplandecía. Rojo brillante. Rojo ardiente. Podía percibir el calor a dos metros de distancia. Se acercó y miró hacia adentro. El agua no hervía.

-Esto es extraño -murmuró Hank al acercarse un paso más para poder ver con mayor claridad. Pero la voz lo detuvo.

-No te acerques más. Quítate el calzado. Estás parado sobre baldosa santa.

De repente Hank supo quién hablaba.

-¿Dios?

Vía Renuevo de Plenitud

Amar a dos es igual a no amar ninguna


Una amiga en estos días me pidió consejo sentimental, ya que un amigo de ella (con novia conocida), le propuso que salieran sólo él y ella, sabiendo que ella también tiene novio. Y mi amiga no sabía cómo manejar la situación, por ser su amigo un amigo de vieja data.

Y me acordé de la canción de Caramelos de Cianuro, “Rubia Sol, Morena Luna” (que comparto con todos al final del artículo), de que “Amar a dos es igual a no amar ninguna”.

Y eso como que ahora en estos días es muy común, ya que anteriormente había publicado algo al respecto.

Otra amiga me contó que salió con una persona, y al tiempo de estar saliendo él le dijo que tenía novia, y que si quería seguir saliendo, ya sabía a qué atenerse.

Y es que eso trae varias lecturas.

Primero, que el que hace eso, y lo dice sin vergüenza ni remordimiento, pues no quiere a ninguna de las dos personas. Ni a la novia actual (ya que si la amara, no le fuera infiel), ni a quien quiere llevar a la cama (porque eso es lo que quiere, sexo sin compromisos).

Y segundo, la tercera persona debe tener una autoestima bien reducida si acepta esas condiciones. De saber que es “la otra”, y que sólo es para tener sexo.

Luis Castellanos
Reflexiones Diarias

Rubia Sol Morena Luna (Caramelos de Cianuro)

Una toma Prozac como Tic Tac, los pasa con Coñac y con Balzac
A la otra le gusta Arjona y Coelho, juega con su pelo quiere ser modelo
Si uno es soledad y dos son compañía, tres es como jugar a los espías
Contra la KGB y la CIA.

Una lleva el edén en el sostén, esa se mueve bien la otra también
Una cree en duendes y en hadas, la otra cree en Prada no cree en nada.
No sé a cual quiero más, ni cual soporto menos.
He sido un mentiroso un infiel no estuvo bien, pero si estuvo bueno.

Y he aprendido que amar a dos es igual a no amar ninguna
Rubia Sol Morena Luna, mi tragedia es mi fortuna.
Amar a dos es igual a no amar ninguna, Rubia Sol Morena Luna.

No sé a cual quiero más, ni cual soporto menos.
He sido un mentiroso un infiel no estuvo bien, pero si estuvo bueno.
Y he aprendido que amar a dos es igual a no amar ninguna
Rubia Sol Morena Luna, mi tragedia es mi fortuna.
Amar a dos es igual a no amar ninguna, Rubia Sol Morena Luna.

Claro que no funciona si somos tres mitades,
Cuando hay más de dos personas siempre hay más de dos verdades
Y hasta que todo caiga bajo su propio peso
Sigo cargando mi karma sigo mintiendo con besos.

Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer


El 17 de diciembre de 1999, a través de la resolución 54/134, la Asamblea General de la ONU ha declarado el 25 de noviembre como el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, y ha invitado a los gobiernos, las organizaciones internacionales y las organizaciones no gubernamentales a que organicen en ese día actividades dirigidas a sensibilizar a la opinión pública respecto al problema de la violencia contra la mujer. Desde 1981, las militantes en favor del derecho de la mujer observan el 25 de noviembre como el día contra la violencia. La fecha fue elegida como conmemoración del brutal asesinato en 1960 de las tres hermanas Mirabal, activistas políticas de la República Dominicana, por orden del gobernante dominicano Rafael Trujillo (1930-1961).

El 20 de diciembre de 1993, la Asamblea General aprobó la Declaración sobre la eliminación de la violencia contra la mujer .

Principales formas de maltrato

El maltrato no sólo se restringe a la violencia física, hay otros muchos tipos

Los especialistas han definido varios tipos de maltrato:

– La violencia física (golpes, encierros, ataduras, gestos bruscos e inadecuados, «escamoteo» del aseo para ganar tiempo…)
– La violencia psicológica (amenazas, chantaje, infantilización, autoritarismo. ..)
– La violencia financiera (retirada de dinero, robo de bienes…)
– La violencia terapéutica (abuso o, por el contrario, «olvido» de la medicación, insuficiencia de tratamiento, negativa a prescribir un medicamento contra el dolor…
– La violencia social (aparentar que se ignora la presencia de la persona mientras se la atiende, imponer la presencia de otra persona durante el aseo íntimo, privar a la persona de todo cometido y excluirla de cualquier decisión.

¿Te cuesta decir te quiero?


A muchos les da vergüenza, a otros les parece ñoño, y la mayoría da por sentado que su pareja ya lo sabe; pero expresar nuestrossentimientos es necesario. Si dejas pasar una oportunidad tras otra puede que un día sea demasiado tarde. Decir en voz alta lo que sentimos nos es tan fácil como parece, muchas parejas una vez pasada la etapa de enamoramiento y la fogosidad del principio, se dejan llevar por la inercia y dejan de decir cosas cariñosas y hacer ‘locuras’ por amor.

Este es el principio del fin. Cuando la magia desaparece, hay que trabajarse la relación día a día y regarla con pequeños detalles, frases y actos que parecen insignificantes, pero que no lo son.Despertarla con su canción preferida, preparar el desayuno, colocar su toalla en el radiador para que esté caliente cuando sale de la ducha, dejarle una nota que ponga: “¡Que tengas un buen día!” en la puerta para que la vea cuando salga, dejarle un mensaje grabado en su iPod… Hay infinidad de cosas que se pueden hacer, pero verbalizarlo es voz alta ya es otro cantar, ¿verdad?

Según una encuesta realizada por Parship.es, una agencia ‘on line’ para la búsqueda de pareja estable, el 15 por ciento de los españoles tiene claro que jamás dirá ‘te quiero’ porque considera que el amor es algo que se demuestra con actos y no con palabras.

La mayoría de los encuestados (el 56 por ciento) admitió haber dicho ‘te quiero’ precipitadamente, al poco tiempo de iniciar la relación, frente a un 19 que considera que esta frase merece ser dicha cuando ambos están seguros de sus sentimientos y la relación es suficientemente sólida.

Solo un 5 por ciento confesaron que les cuesta mucho pronunciar estas dos palabras y aprovechan cuando la otra persona lo dice para contestar: “Yo también te quiero”.

¡Ahora no!
Lo que está claro es que el amor es un sentimiento maravilloso e incontrolable que cuando llega arrasa con todo y se demuestra con actos, pero también necesariamente, nos guste o no, con palabras. Eso sí, no se lo digas en un momento de pasión. Será menos creíble para tu pareja, que puede malinterpretarlo.

Tampoco debes ponerte nervioso o mostrar ansiedad en ese momento. Hay que mostrarse seguro y relajado, sino es mejor callarse. ¡Ah! Por descontado, no esperes que te responda. Si te ama, te lo dirá en su momento. No fuerces las cosas, ni te muestres impaciente.

No es lo ideal, pero si deseas hacerlo en un lugar público o en presencia de terceros, intenta que haya un poco de intimidad y cuida el ambiente para que ella se sienta especial y lo viva como un momento inolvidable y no como una pesadilla mientras piensa aquello de “tierra ¡trágame!”.

Y tú,  ¿cómo te declaraste? ¿Has dejado de decir ‘te quiero’? ¿Cómo se lo demuestras? Comparte con nosotros tus triunfos y fracasos amorosos.

 

Vía Yahoo! Mujer

El Diamante Koh-I-Noor


El diamante Koh-i-noor se encuentra entre los más espectaculares del mundo. Es parte de las joyas de la corona Británica, presentado a la Reina Victoria por el marajá de la India cuando este apenas era un muchacho.

Años después, cuando él ya era un hombre mayor, el marajá visitó a la Reina Victoria en Inglaterra. Pidió que la piedra fuera traída de la Torre de Londres donde se mantenía guardada con seguridad, hasta el Palacio de Buckingham. La reina hizo según lo pedido.

Tomando el diamante en su mano, él se arrodilló frente a la reina y se lo presentó de nuevo a ella, diciendo: “Su majestad, yo le dí esta joya cuando era un niño, demasiado joven para entender lo que estaba haciendo. Deseo dársela de nuevo a usted en la plenitud de mis fuerzas, con todo mi corazón, afecto y gratitud, ahora y para siempre, en plena conciencia de mi acto”.

El día vendrá cuando posiblemente mires hacia atrás y digas: “Estoy agradecido de mis maestros y las lecciones que me enseñaron de disciplina, concentración, arduo trabajo, cooperación y las formas correctas e incorrectas de competir”. Incluso más valioso será el día cuando te mires en el espejo y digas: “Conociendo lo que ahora conozco de la vida, sé que es valioso continuar enseñando estas lecciones a mí mismo”.

Vía Renuevo de Plenitud

Se me quedó el teléfono en mi casa!


Se me quedó mi teléfono celular en mi casa. Y lo que pensé que iba a ser un día desastroso y terrible, al final se convirtió en uno de los días menos estresantes y tranquilos en los últimos años.

He escrito varias veces y he posteado unos cuantos artículos acerca de la dependencia en la tecnología, y realmente parece mentira. Hace unos años era normal pasar todo el día sin teléfono celular.  Ahora nos parece inconcebible pasar 5 minutos sin el teléfono celular, el Twitter, el Facebook, el correo y todo lo demás…

Luis Castellanos
Reflexiones Diarias

Otro caso de perseverancia y voluntad


Peng Shuilin chino de 37 años arrollado por un camión, pudo sobrevivir a una amputación de la mitad inferior de su cuerpo, no por eso disminuyó su deseo de vivir y prosperar, no solo tuvo una recuperación increíble, sino que logró establecer su propia cadena de supermercados llamada Half Man Half-Store Price, ahí están las fotos.

Dejarás que las cosas pequeñas de la vida amarguen y destruyan tu propia vida llena de posibilidades…

Un hombre de Negocios


Un hombre de negocios arrojó apresuradamente un dólar en la taza de un hombre que estaba vendiendo flores en una esquina y luego se alejó. A media cuadra de distancia se dio vuelta súbitamente y regresó hasta donde estaba el mendigo.

-“Lo lamento”, dijo, sacando una flor del ramo que el mendigo tenía en una lata a su lado. “En mi apuro deje de efectuar mi compra. Después de todo, usted es un hombre de negocios igual que yo. Su mercadería está a buen precio y es de buena calidad. Espero que no se haya disgustado con mi falta de atención en mi compra”.

Y diciendo eso, el hombre de negocios sonrió y se alejó con una flor en la mano.

Semanas después, mientras almorzaba, se le aproximó al hombre de negocios un hombre bien parecido, vestido con pulcritud, quien se presentó a sí mismo y luego le dijo:

– “Estoy seguro que usted no me recuerda, y yo ni siquiera sé su nombre, pero su rostro es uno que nunca olvidaré. Usted es el hombre que me inspiró para que hiciera algo de mí mismo. Yo era un vagabundo vendiendo flores marchitas hasta que usted me devolvió mi amor propio. Ahora creo que soy un hombre de negocios”.

El amor propio es vital para toda persona, propóngase en su corazón elevar el respeto y la autoestima en otros. ¡Haciendo eso, logrará más respeto para usted mismo!

Vía Renuevo de Plenitud

No empequeñezcas


Hay hombres cuyas palabras son como golpes, pero la lengua de los sabios es medicina.
Todo lo que tú necesitas saber en cuanto a la salud mental, puede ser resumido en dos palabras:
No empequeñezcas.
El 95% de todos los problemas emocionales y mentales podrían ser eliminados si todos practicáramos esta verdad.
¡Cómo cambiaría todo si viviéramos conforme a ella!
No empequeñezcas a los demás.
No hagas nada que pueda hacer que alguien se sienta menospreciado.
No juzgues ni critiques de una forma que disminuya la autoestima y el sentir de otras personas.
La mayoría de los problemas de crímenes, abusos, fracasos, problemas, hogares destruidos y adicciones a drogas y alcohol, pueden ser atribuidos a una autoestima herida.
No empequeñezcas. No lo olvides, vívelo, enséñalo a los demás y principalmente a tus hijos para que no cometan los errores por los cuales la mayoría hemos pasado.
Mantén tu enfoque sobre lo positivo de los demás.
Resalta siempre lo bueno en cada persona. Anima siempre a tu prójimo.
Trata a los demás de la misma forma en que quisieras ser tratado. Habla palabras que ayuden y sanen.
Evita palabras que destruyan y causen dolor.
¡Tus palabras sí importan!
Ellas pueden traer vida o muerte.
Utiliza tus palabras sabiamente, edifica a los demás…

Justin Scott

Corre el Riesgo


Reír es correr el riesgo de parecer tonto.

Llorar es correr el riesgo de parecer sentimental.

Acercarse a otro es correr el riesgo de involucrarse.

Demostrar sus sentimientos es correr el riesgo de demostrar su verdadero yo.

Poner sus ideas, sus sueños, delante de la gente es correr el riesgo de perderlos.

Amar es correr el riesgo de no ser amado.

Vivir es correr el riesgo de morir.

Esperar es correr el riesgo de desesperar.

Tratar es correr el riesgo de fracasar.

Corra el riesgo. Trepe y súbase a la rama donde está el fruto. Muchas personas están todavía abrazadas del tronco del árbol, preguntándose por qué no reciben el fruto de la vida.

Muchos líderes potenciales nunca lo logran porque se quedan atrás y dejan que otro corra el riesgo.

Muchos receptores potenciales nunca recibieron nada porque no dieron un paso fuera de la multitud y lo pidieron.

En realidad no pedimos porque tememos el rechazo. Por eso no corremos el riesgo. Pero hoy es un día para correr riesgos.

Vía Renuevo de Plenitud

Teoría o Práctica


Hace una semana presencié un hecho llamativo. No se trató de alguna hazaña espacial, como “traer de regreso a la Tierra” al transbordador Discovery, ni tampoco fue un acto político de proselitismo en los suburbios de mi ciudad. Parece mentira, pero estas cosas ya no nos sorprenden…

Mientras viajaba en uno de los trenes del Subterráneo de Buenos Aires, un verdadero desfile de vendedores ambulantes hacia gala de un amplio surtido de productos. Porta-documentos de plástico, linternas descartables, pilas alcalinas, chocolates y naipes españoles se ofrecían “sólo por hoy” y a “precios increíbles”. Pero en medio de todo aquello, ingresó un niño menudo y de apariencia triste; alguien que en mi país es denominado como “chico de la calle” (título que, por supuesto, jamás buscó obtener…).

Ofrecía calendarios de bolsillo con una ilustración infantil al dorso. Pero mientras hacia su recorrido por el vagón, un hombre ingresó y a viva voz comenzó a vender un “trompo luminoso”. El pequeño detuvo su tarea y se quedó quieto, observando con ojos de asombro aquel juguete.

Cuando el vendedor concluyó su demostración, una señora de condición humilde lo llamó, le pagó por el producto y se lo entregó al niño como un obsequio (¡me ganó de mano!). La sonrisa del “pibe” iluminó la tarde de muchos, y el gesto de aquella mujer logró “arrancar” más de una lágrima de emoción entre los que estábamos allí.

¡Es tan fácil perderse en teorías! ¡Es tan común discutir sobre lo que “debería hacerse” para mejorar nuestra sociedad… y no hacer nada al respecto!

La cobardía suele refugiarse detrás de grandes discursos y tratados sociales, mientras que la valentía convive con aquellos que se animan a “ensuciarse” con la vida, arremangándose para realizar pequeñas acciones que terminan hablando más que sus palabras.

Las teorías no sirven para nada, si no se llevan a la práctica. Es increíble, pero día a día se pierden inimaginables posibilidades de brillar y generar cambios. ¡Detengamos esta situación!

Sería triste perderse en las palabras y derrochar el tiempo en juegos dialécticos estériles. ¡Ahora es el momento para la acción! ¡Es el tiempo de llevar a la práctica los “pequeños” grandes planes! Como lo hizo aquella mujer en el tren al demostrar un poco de amor hacia ese niño pequeño. Como podemos hacerlo usted y yo a partir de hoy.

Cristian Franco
Fuente: http://www.cristianfranco.org

Vías Renuevo de Plenitud

Un niño japonés


Esta carta, escrita por el inmigrante vietnamita Thanh Minh que trabajó en Fukushima como policía, a un amigo en Vietnam, fue publicado en New America Media, el 19 de marzo. Es un testimonio de la fuerza del espíritu japonés, y un corte interesante de la vida cerca del epicentro de la crisis en la central nuclear de Fukushima en Japón. Fue traducido por el MNOAL editor Andrew Lam, autor de “Como Oriente Occidente: escribiendo en dos hemisferios” condensado en Shanghai Daily.

Hermano,

¿Cómo estás tú y tu familia? Estos últimos días, todo era un caos. Cuando cierro mis ojos, veo los cadáveres. Cuando abro los ojos, también veo los cadáveres. Cada uno de nosotros debe trabajar 20 horas al día, sin embargo, me gustaría que hubiera días de 48 horas, para que podamos seguir ayudando y rescatar gente. Me he hecho fuerte viviendo el nacionalismo japonés. Estamos sin agua ni electricidad, las raciones de alimentos se encuentran cerca de cero. Apenas se consigue trasladar a los refugiados antes de que haya nuevas órdenes para trasladarles a otro lugar.

Actualmente estoy en Fukushima, a unos 25 kilómetros de la planta de energía nuclear. Tengo tanto para decirte que si pudiera escribirlo todo, seguramente se convertiría en una novela acerca de las relaciones y comportamientos humanos en tiempos de crisis. Aquí la gente mantiene la calma – su sentido de la dignidad y el comportamiento adecuado son muy buenas – así que las cosas no son tan malas como podrían serlo. El gobierno está tratando de proveer suministros por vía aérea, con alimentos y medicinas, pero es como dejar caer un poco de sal en el océano. Pero por más atrasos nunca pierden la disciplina ni la dignidad.

Hermano, hubo un incidente realmente conmovedor. Se trata de un niño japonés que enseñó a un adulto como yo, una lección sobre cómo comportarse como un ser humano. Ayer por la noche, me enviaron a una escuela de gramática para ayudar a una organización de caridad a distribuir alimentos a los refugiados. Era una larga fila que serpenteaba un lado a otro y vi a un niño de alrededor de 9 años de edad. Llevaba una camiseta y un par de pantalones cortos. Estaba haciendo mucho frío y el niño estaba en el final de la cola. Me preocupaba que en el momento que le llegue el turno, no hubiera ningún alimento. Así que hablé con él. Dijo que estaba en la escuela cuando ocurrió el terremoto. Su padre trabajaba cerca y se dirigía a la escuela. El estaba en el balcón del tercer piso cuando vio el coche de su padre barrido por el tsunami.

Le pregunté acerca de su madre. Dijo que su casa está junto a la playa, que su madre y su hermana pequeña, probablemente no se salvaron. Volvió la cabeza, se secó las lágrimas cuando le pregunté acerca de sus familiares. Estaba temblando por lo que me quité la chaqueta de policía y se la puse a él. Ahí fue cuando mi bolsa de ración de alimentos se cayó. La recogí y se la di a él. “Cuando llegue tu turno, podrías quedarte sin alimentos. Así que aquí está mi parte. Yo ya comí. ¿Por qué no te lo comes?”

El muchacho tomó mi comida, se inclinó. Pensé que se lo comería de inmediato, pero no lo hizo. Tomó la bolsa, se acercó al principio de la cola y la puso con toda la comida que estaba esperando para ser distribuida. Me sorprendió. Le pregunté por qué no se lo comía, en vez de añadirla a la pila de los alimentos. Él respondió: “Porque veo a gente con mucho más hambre que yo, si lo pongo allí, se van a distribuir los alimentos por igual.” Cuando escuché eso me di vuelta para que la gente no me viera llorar.

Una sociedad que puede educar a un niño de 9 años de edad, que entiende el concepto de sacrificio por el bien común de la nación, es una gran sociedad, un gran pueblo y de profundos sentimientos espirituales.
Bueno, en estas pocas líneas envío a ti y la familia mis mejores deseos.
La hora de mi turno ha llegado nuevamente.

Ha Thanh Minh

A %d blogueros les gusta esto: