Archivos Mensuales: mayo 2009

Como saber si has superado una relación?


1180700832

Siempre hablamos de superar una relación, y de pasar la página. De rehacer la vida y trazarse nuevos objetivos.

Pero a veces es difícil determinar cuándo o en qué momento verdaderamente hemos superado una separación.

Pues me parece que en condiciones normales, un buen indicador es enterarse de que la ex-pareja rehizo su vida, y tiene otra pareja.

Si la noticia te reconforta y te alegra, pues ¡Felicitaciones! ¡Lo has superado! Si de verdad amaste a esa persona, pues vas a querer que esté feliz y que haya enrumbado su vida.

Si la noticia la sientes como un cuchillo que entra y desgarra tu corazón, pues ¡No lo has superado! Si aún amas a la persona (y por supuesto, no te ama a ti), te va a caer como una piedra que pueda ser feliz y que tu aún eres infeliz en el aspecto sentimental.

(Claro, si eres del tipo de persona posesiva y celosa, así lo hayas superado, no te va a gustar la idea de que tu ex-pareja rehizo su vida y tiene nueva pareja).

Al estar con una pareja nueva, y recibir una llamada o un mensaje de tu ex-pareja, debes analizar tu comportamiento. El dejar de hablar con tu pareja actual por atender o responder a tu ex-pareja, parece ser un síntoma de que aún no has superado la separación.

Y el escuchar que tu ex te diga que está viviendo lo que tenía tiempo que no había vivido ni sentido también es un duro golpe a nuestra autoestima (ouch)…

Y a veces no es justo para la nueva pareja, que la engañes y te engañes a ti mismo, asumiendo una relación sin haber superado la anterior.

Y tu, ¿cómo sabes si has superado una separación?

Luis Castellanos

Reflexiones Diarias

correo-luis-castellanos.jpg

Anuncios

La tormenta


castillo-de-arena

Kirby había esperado toda la semana por este día. Él y su mejor amigo Austin habían juntado todo tipo de envases para usar como moldes en su castillo de arena. Hasta habían dibujado un plano. Este año, sabían que podrían ganar el premio por el mejor castillo de arena de su categoría.

Llegaron temprano a la playa y marcaron su área. Se pusieron a trabajar enseguida. Había niños de todas las edades construyendo castillos de arena. El de Kirby y Austin adelantaba rápido y se veía magnífico.

Kirby acabada de volcar el último molde de arena sobre la torre cuando un niño que perseguía a otro, muy robusto, pasó corriendo. Justo cuando el niño grandote llegó al castillo lo saltó, pero el que lo perseguía no tenía piernas tan largas y derrumbó una parte grande. Y lo peor, ambos rieron mientras se alejaban corriendo. Austin estaba atónito, pero Kirby estaba furioso

-¡NO…NO…NO! -gritó-. ¿POR QUÉ? -entonces tomó el cubo más grande y comenzó a derribar el castillo mientras gritaba. Echaba arena a todas partes y en segundos el precioso castillo ya no existía.

-¡Kirby! -le gritó Austin-. Lo podíamos haber arreglado. Oh, ¡qué mal!

Austin se alejó.

La mamá de Austin, que los había acompañado a la playa, se acercó y se juntó junto a Kirby.

-Kirby -le dijo-, cuando permites que tu ira ye indique qué hacer, nadie gana. Tú, menos que nadie. Al final, fuiste tú con tu ira quien destrozó el castillo, y no esos niños.

Cuando alguien te hace enojar, cuenta hasta diez antes de actuar o hablar. Pídele a Dios que te ayude a no responder con ira.

La ira en sí daña más que la condición que lo causó.

Controla tu ira.

Vía Renuevo de Plenitud

El Almacenista y La Cajera


cajeraEn un supermercado, Kurtis el almacenista, estaba ocupado trabajando cuando oyó una nueva voz por las bocinas, solicitando una entrega en la caja 4. Kurtis casi había terminado y quería tomar algo de aire fresco, por lo que decidió responder a la llamada. Al acercarse a la caja, una sonrisa distante llamó su atención, la nueva cajera era hermosa. Era mayor que él (tal vez 26 mientras que él sólo tenía 22) y se enamoró de ella. Más tarde ese día, tras terminar su turno, esperó cerca del reloj de marcar para averiguar su nombre. Ella llegó al salón de descanso, le sonrió suavemente, tomó su tarjeta, la marcó, y se fue. El miró su tarjeta: Brenda. Salió tan sólo para verla caminar por la calle.

Al día siguiente, esperó fuera mientras ella salía del supermercado y le ofreció un aventón a casa. Él se veía bastante inofensivo por que ella aceptó. Cuando la dejó, le preguntó si podría verla de nuevo, fuera de horas de trabajo. Ella dijo que simplemente no sería posible. Tras insistir, ella explicó que tenía dos niños y que no podía pagar una niñera por lo que él ofreció hacerlo. Algo reticente, ella aceptó su oferta para una cita el sábado siguiente.

Ese sábado en la noche, él llegó a la casa de ella tan sólo para enterarse que no podría salir con él porque la niñera la había llamado para avisarle que no podría ir. Ante esto, Kurtis simplemente dijo: “Bueno, llevemos a los niños con nosotros”. Ella intentó explicarle que aquello no era una opción, pero no aceptando un no por respuesta, él insistió. Finalmente, Brenda le llevó dentro para conocer a sus niños. Tenía una hija lindísima, pensó Kurtis. Entonces Brenda le trajo a su hijo, en una silla de ruedas. Había nacido paraplégico y con el Síndrome de Down.

Kurtis le preguntó a Brenda: “Todavía no puedo comprender por qué no pueden venir con nosotros”. Brenda estaba sorprendida. La mayoría de los hombres huirían de una mujer con dos hijos, especialmente si uno de ellos era discapacitado, tal y como lo había hecho su primer marido y padre de los niños. Pero Kurtis no era como los demás… tenía una mentalidad distinta. Esta noche, Kurtis y Brenda cargaron con los niños, fueron a cenar y al cine. Cuando el hijo de ella necesitó algo, Kurtis se encargó de él. Cuando necesitó ir al baño, lo levantó de su silla de ruedas, lo cargó y lo trajo de vuelta. A los niños les encantó Kurtis. Para el final de la velada, Brenda sabía que ese era el hombre con quien querría casarse y pasar el resto de su vida. Un año más tarde, se casaron y Kurtis adoptó a ambos niños. Desde entonces han tenido dos más.

Así que, ¿qué fue de Kurtis, el almacenista y de Brenda, la cajera? Bueno, el señor y la señor Warner ahora viven en Arizona. Si pueden encender la TV el 1 de febrero, ¡le podrán ver jugar como mariscal de campo de los Cardenales de Arizona contra de los Acereros de Pittsburgh en el Super Tazón de la NFL !

kurt_warner

¿Le sorprendió este final o pudieron darse cuenta que él no era una persona ordinaria? Algunos atletas también son grandes personas. Debiéramos notar que él también jugó esa posición para los Carneros en el Super Tazón XXXVI. El domingo 1 de febrero, yo le estaré haciendo barra a Kurtis y a los Cardenales.

George Butron

Aunque la mayoría de ustedes tal vez no sean fanáticos del fútbol americano, me llamó la atención esta historia que me fue confirmada por varias fuentes. Se trata de uno de los jugadores que participó de la última edición del “Super Tazón” de ese deporte en los EEUU. Si bien su equipo perdió ese encuentro, el claro testimonio de este hombre le ha ganado la admiración de la comunidad. Es al mismo tiempo una bonita historia de la superación personal de un hombre sencillo pero con un corazón lo suficientemente tierno como para acoger a quienes están en necesidad…

Raúl

Vía Renuevo de Plenitud

Por qué estás triste?


tristeza

Será porque te sientes solo? O te sientes menos que los demás? Será acaso que piensas que nadie te quiere? Que nadie te hace caso? Que tus padres te regañan? O es que tienes problemas? Déjame decirte que no encontraras las respuestas a esas preguntas fuera de ti. Busca dentro de tú corazón y ahí encontraras una pequeña luz, en algunos casos estará casi por extinguirse, en otros todavía tiene un poco de fuerza, pero de ninguna manera puede estar apagada. Esa luz es la fe, la fe que tienes en ti mismo, esa luz es fuerza, es esperanza, es amor… Esa luz es Jesús que te invita a que tomes su mano y te decidas de una vez por todas a vivir, a luchar, a ser mejor cada día. O acaso crees que lo que tienes hoy en día es vida? Si siempre estas pensando en el que dirán de ti. El propósito de nuestra vida es ser feliz, y si vives preocupado por cosas inútiles nunca lo serás. Además que es lo que te preocupa si tú eres joven y tienes toda una vida por delante, vívela de la mejor manera posible, y ya no te preocupes por nada, mejor ocúpate en ser feliz y en hacer feliz a los que te rodean, comenzando por tus padres y hermanos, tus amigos, pero por sobre todo por ti.

Recuerda que tú eres la creación más preciosa del universo, la creación perfecta de Dios, y nada ni nadie debe de cambiar eso.

SE FELIZ Y DALE LA MANO A JESUS PARA QUE TE GUIE EN EL CAMINO DE LA VIDA!!!!!!!!!!!

Elizabeth Gavidia (sophitita24@hotmail.com)

Cuando somos un milagro


gasolinera

Conducía de vuelta a casa alrededor de las cinco, tras de una reunión, atascado en el tráfico del Bulevar Colorado, cuando el auto comenzó a fallar y se apagó a duras penas pude empujarlo, maldiciendo, a una estación de gasolina, contento solamente de no estar obstruyendo el tráfico y que tendría un lugar más tranquilo para esperar la grúa. Ni siquiera se podía enderezar. Antes de que pudiera hacer la llamada, vi a una mujer saliendo de la tienda de conveniencia que pareció resbalarse sobre el hielo y cayó sobre un dispensador de combustible, por lo que me levanté y fui a ver cómo estaba.

Lee el resto de esta entrada

Tienes un “peor es nada”?


peor es nada

En Venezuela se escucha mucho la expresión de “tengo un peor es nada”.

A veces sentimos que nuestra relación no funciona, que se ha perdido la magia o el amor. Y en vez de ponerle fin, seguimos en ella, quizás por varios temores.

Por el temor a estar sol@, por el temor al qué dirán, por la comodidad de vivir con alguien, por la necesidad de amar y/o ser amado, en fin.

A la final, esas relaciones con un “peor es nada” le dan ilusiones a la otra persona, que quizás crea que está en la relación porque es querido o amado, cuando la realidad es otra. O quizás también esté en ella por estar con un “peor es nada”.

Y lo triste es conocer a personas que nunca han conocido al amor, o quizás no quisieron encontrarlo, y que toda la vida han vivido con un “peor es nada”.

Y tu qué prefieres? Estar sol@ o con un “peor es nada”?

Ver Noviazgo “Peor es Nada“, de Marco Vega. (Foto tomada de Rancahuaso.com. Si, hay un pueblo en Chile que se llama así…)

Luis Castellanos

Reflexiones Diarias

correo-luis-castellanos.jpg

Día de las Madres


Dia de las Madres

Origen del día de las madres en Venezuela

En Venezuela, se organizó el primer “día de las tres madres” el 24 de mayo de 1921 en Valencia (Edo. Carabobo) por el Dr. Jesús María Arcay Smith, presidente de una asociación llamada “Caridad y Concordia”, quien logró que fuera oficializado por el Concejo Legislativo.

Posteriormente, 82 Concejos Municipales de Venezuela decretaron por igual esta celebración, hasta que en el año 1924 una ley del Congreso Nacional decretaba la celebración anual, en todo el territorio Nacional de “el día de las tres madres”.

Esta celebración, poco a poco fue adaptándose a las festividades internacionales y perdió su nombre original… Hoy la conocemos simplemente como el “día de las madres”.

Origen del día de las madres en el mundo

El origen del día de las madres se remonta a la antigua Grecia cuando se le rendían honores a Rhea, la madre de los dioses Júpiter, Neptuno y Plutón. En el siglo XVII, en Inglaterra tenía lugar un acontecimiento similar, que honraba a la Virgen y se denominaba “Domingo de las Madres”.

Pero tal vez la primera referencia a la celebración contemporánea del día de las madres fue en los Estados Unidos, cuando en el año 1914 se decretó en el Congreso la fiesta nacional del día de las madres a celebrarse anualmente el segundo domingo de mayo, luego de una lucha social de 5 años.

La iniciativa de Venezuela para celebrar un día dedicado a las madres en 1921 fue copiada en Chile y México quienes al año siguiente también lo celebraron por primera vez (con sus propios motivos); luego pasó a Santo Domingo, Cuba, Costa Rica, El Salvador, Honduras, Uruguay y Argentina.

Recopilado por Mandrake (Venelogía)

Madres invisibles


madreHay días en que se siente el peso cuando eres madre de familia; hay días en que todo te fastidia, como cuando estás en el teléfono y uno de los chicos entra a decirte que si lo puedes llevar a tal lado, ó que si le das esto ó aquello, como si no fuera obvio que en ese momento estás ocupada; por dentro piensas qué no ves que estoy en una llamada?, obviamente no, ni lo toman en cuenta; igual si estás cocinando, ó limpiando el piso, ó poniendo la ropa en la lavadora; parece que fueras una persona invisible; la mamá invisible.

Algunos días se siente como si fueras solo un par de manos….me arreglas esto?, me abres esto?, me amarras acá?, me abotonas…? otros días me he sentido un reloj que solo da la hora….ó la guía del sky…en qué canal está el Disney channel?…

Otras veces he estado segura de que estas manos que alguna vez sostuvieron libros entre sus manos, hicieron excelentes trabajos en la universidad, y recibieron el título universitario se han perdido entre huevos fritos, arroz y guisados, lavadoras y el volante del auto.

Una noche asistí a una reunión de amigas para dar la bienvenida a una de ellas que volvía de un viaje increíble; estaba ahí sentada y en un momento empecé a comparar mi vida con la suya y no pude dejar de compadecerme; de pronto ella se me acercó con un paquete envuelto para regalo y me dijo: te traje este libro de las mas hermosas catedrales en Europa; de repente no entendí porqué me lo había traído; llegué a mi casa, lo abrí y la dedicatoria era: ‘Con gran admiración, por la grandeza de lo que estás construyendo cuando nadie lo ve.’

En los días posteriores me devoré el libro, y descubrí en él verdades que cambiaron mi vida.

Nadie puede decir con certeza quienes construyeron estas magníficas catedrales, no se tiene registro de sus nombres. Estos constructores trabajaron toda su vida en una obra que nunca verían terminada; hicieron grandes esfuerzos y nunca esperaron crédito, Su pasión por el trabajo era alimentada por su fe y por la convicción de que nada escapa a la mirada de Dios. El libro cuenta la anécdota de un hombre poderoso que fue a supervisar la construcción en una de estas catedrales y se encontró con uno de los trabajadores que tallaba un pajarito en una de las vigas de madera que sostendrían el techo, curioso le preguntó que porqué perdía su tiempo tallando esa figurilla en una viga que nadie vería ya que sería cubierta con yeso y le respondió: ‘porque Dios si lo ve’.

Cuando terminé el libro, todo tuvo sentido; fue como si escuchara la voz de Dios murmurando en mi oído: ‘ya ves, hijita, ningún esfuerzo ó sacrificio que haces pasa desapercibido a mis ojos, aún cuando estés realizando tus labores en soledad; ningún botón que pegues, ningún huevito revuelto que hagas es un acto demasiado pequeño para que yo no lo vea y eso me haga sonreír. Estás construyendo una gran catedral, solo que ahora no puedes ver en lo que tus esfuerzos se convertirán.’

Ahora entiendo que ese sentimiento de ‘invisibilidad’ que sentí no era una aflicción, era el antídoto para mi egoísmo y mi orgullo; era la cura para el querer estar siempre en el centro.

Me ha ayudado mucho a ubicarme el verme a mi misma como una constructora. El autor de este libro dice que en la actualidad no se construyen este tipo de edificios porque ya no hay personas con ese espíritu de sacrificio que estén dispuestas a dar su vida en una labor que a la mejor nunca vean concluida. Cuando pienso en eso, solo deseo que cuando mi hijo invite a sus amigos a la casa, no les diga: ‘te invito porque mi mamá se levanta a las seis de la mañana a hacer unos jugos deliciosos, además plancha personalmente los manteles en los que nos sirve la comida y trapea la sala y comedor’, porque eso sería estarme construyendo un monumento a mí misma; no, lo que deseo desde el fondo de mi corazón es que mi hijo les diga: ‘te invito a mi casa porque ahí te la vas a pasar muy bien’, Mi meta es hacer de mi casa un verdadero hogar, un lugar a donde mis hijos quieran llegar porque puedan estar felices y relajados y que por esa razón, quieran traer a sus amigos.

Como madres de familia, estamos construyendo grandes catedrales; mujeres y hombres de bien; almas que vayan al cielo y lleven entre sus manos a todos los suyos.

Mientras laboramos no podemos estar absolutamente seguras si lo estamos haciendo bien, pero un día, es muy posible que el mundo se maraville, no solo por lo que habremos construido, sino por el bien y la belleza que habremos aportado por todo el trabajo silencioso de las ‘madres invisibles’.

Feliz Día de las Madres!!!

Una puerta abierta a tu meta


dictafono

Edwin C. Barnes tenía un deseo ardiente de convertirse en un asociado de negocios con el gran inventor Thomas a. Edison. No quería trabajar para Edison, quería trabajar con él.

Como un paso hacia convertir su sueño en realidad, Barnes solicitó trabajo en el laboratorio de Edison en Nueva Jersey. Lo contrataron como empleado de oficina y le pagaban el sueldo mínimo, lo que era algo muy lejos de una sociedad.

Los meses pasaron sin ningún cambio en su condición ni en su relación con Edison. La mayoría de la gente se habría rendido, sintiendo que su trabajo no la llevaba a ningún lado. Barnes, sin embargo, permaneció firme. Llegó a darse cuenta por completo del ambiente en la oficina y del trabajo de cada persona, y buscó maneras de lograr que el trabajo de cada uno fuera más placentero y eficiente. Sobre todo, permaneció dispuesto y optimista. Vio todo lo que hacía como preparación para el día cuando llegara a ser socio de Edison en una nueva empresa.

Llegó el día en que Edison le presentó a su personal de ventas su invención del dictáfono Edison. No creían que se vendería. Sin embargo, ¡Barnes vio esta máquina de apariencia extraña como su oportunidad! Se dirigió a Edison, anunciándole que le gustaría vender el dictáfono. Puesto que nadie más demostró entusiasmo alguno por él, Edison le dio la oportunidad al joven. Le concedió un contrato exclusivo para distribuir y promover la máquina de oficina por los Estados Unidos. Edwin Barnes tuvo éxito en alcanzar su meta de trabajar con el gran inventor, y al mismo tiempo lograr su meta de tener éxito en los negocios.

Vía Renuevo de Plenitud

Proverbios varios


proverbios

“A fuerza de ir todo mal, comienza todo a ir bien”
(Proverbio francés)

“Adán comió la manzana, y todavía nos duelen las muelas”
(Proverbio húngaro)

“Antes de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu casa”
(Proverbio chino)

“Antes de juzgar a una persona, camina tres lunas en sus zapatos”
(Proverbio hindú)

“Aquel que pregunta, es un tonto por cinco minutos, pero el que no pregunta, es un tonto para siempre”
(Proverbio chino)

“Cuando apuntas con un dedo, recuerda que los otros tres dedos te apuntan a ti”
(Proverbio inglés)

“Dame un pez y cenaré esta noche, enséñame a pescar y cenaré siempre”
(Proverbio chino)

“El hombre es más duro que el hierro, más fuerte que la piedra, y más frágil que una rosa”
(Proverbio chino)

“No te acerques a una cabra por delante, a un caballo por detrás, y a un tonto por ningún lado”
(Proverbio judío)

“Cuídate del perro que no ladra y del agua mansa”
(Proverbio latino)

“La gente se arregla todos los días el cabello, ¿por qué no se arregla el corazón?…
(Proverbio chino)

Yo me quejaba porque no tenía zapatos, hasta que conocí a un hombre que no tenía pies”
(Proverbio árabe)

“La primera vez que me engañes, la culpa será tuya. La segunda, la culpa será mia”
(Proverbio árabe)

“Las palabras de oro van a menudo seguidas por actos de plomo”
(Proverbio holandés)

“Si un problema tiene solución, no te preocupes.  Y si la tiene ¿Para qué has de preocuparte?…
(Proverbio chino)

“Bebe y come con tu amigo, pero no trates con él de negocios”
(Proverbio anónimo)

“Las palabras se las lleva el viento, lo escrito permanece siempre”
(Proverbio latino)

“Con dinero en el bolsillo, se es atractivo, inteligente, y hasta se canta bien”
(Proverbio judío)

“Todo es relativo en la vida. El clavel es mucho más bello que un repollo, pero prueba hacer una sopa con un clavel”
(Proverbio de puck)

“Las lágrimas derramadas son amargas, pero más amargas son las que no se derraman”
(Proverbio irlandés)

“Bueno es tener amigos, aunque sea en el infierno”
(Proverbio español)

“Una vez terminado el juego, el rey y el peón vuelven a la misma caja”
(Proverbio italiano)

“No comas todo lo que puedes,
no gastes todo lo que tienes,
no creas todo lo que oigas,
no digas todo lo que sabes”
( Proverbio chino)

La mejor época de la vida


felicidad

A un grupo de chicos y adultos se les preguntó en un programa de televisión cuál es la mejor edad en la vida.

“Dos meses, porque te llevan en brazos, y te aman y te cuidan mucho”.

“Tres años, porque no tienes que ir a la escuela. Puedes hacer casi todo lo que quieres y juegas todo el tiempo”.

“Dieciocho años, porque ya terminaste el secundario puedes conducir un automóvil”.

“Veinticinco, porque tienes más entusiasmo”.

Una niña de tres años dijo: “La mejor edad es los veintinueve años, porque entonces puedes quedarte en casa, dormir y no hacer nada”.

“Cuarenta, porque estas en la cúspide de tu vida y tu vitalidad”.

“Cincuenta y cinco años, porque ya has cumplido con la responsabilidad de criar hijos y puedes disfrutar de la vida de los nietos”.

“Sesenta y cinco, porque puedes disfrutar la jubilación”.

La última persona, una señora mayor comentó: “Todas las edades son buenas, por lo tanto, disfruten la edad que tienen ahora”.

Vía Renuevo de Plenitud

Feliz Día al Trabajador!


dia-del-trabajador

A %d blogueros les gusta esto: