Archivos Mensuales: diciembre 2006

El Eco de la Vida


Van caminando en las montañas un padre e hijo, de repente, el hijo se cae, se lastima y grita:
– “Aaaaaahhhhhhhhh!!!!!”
Para su sorpresa oye una voz repitiendo en algún lugar de la montaña:
– “Aaaaaahhhhhhhhh!!!!!”
Con curiosidad el niño grita:
– “QUIÉN ESTÁ AHI??”
Recibe una respuesta:
– “QUIÉN ESTÁ AHI??”
Enojado con la respuesta, el niño grita:
– “COBARDE”
Y recibe de respuesta:
– “COBARDE”
El niño mira a su Padre y le pregunta:
– “Qué sucede??”
El Padre, sonríe y le dice:
– “Hijo mío, presta atención”
Entonces el padre grita a la montaña:
– “TE ADMIRO”
Y la voz le responde:
– “TE ADMIRO”
De nuevo, el hombre grita:
– “ERES UN CAMPEÓN”
Y la voz le responde:
– “ERES UN CAMPEÓN”,
De nuevo, el hombre grita:
– “ESTAS LLENO DE EXITOS”
Y la voz le responde:
– “ESTAS LLENO DE EXITOS”.
El niño estaba asombrado, pero no entendía. Luego, el padre le explica, la gente lo llama Eco, pero en realidad ES LA VIDA!!!… Te devuelve todo lo que dices o haces…
Nuestra vida es simplemente un reflejo de nuestras acciones:si deseas más amor en el mundo, crea más amor a tu alrededor;si deseas felicidad, da felicidad a los que te rodean;si quieres una sonrisa en el alma, da una sonrisa al alma de los que conoces.
Esta relación se aplica a todos los aspectos de la vida, la vida te dará de regreso, exactamente aquello que tú le has dado. Tú vida, no es una coincidencia, es un reflejo de tí.
Alguien dijo……
“Si no te gusta lo que recibes de vuelta, revisa muy bien lo que estás dando”

Angeles Callejeros


Diane, una joven estudiante de la universidad, estaba en casa por el verano. Fue a visitar algunos amigos en la noche y por quedarse platicando se le hizo muy tarde, más de lo que había planeado y tuvo que caminar sola a su casa. No tenía miedo porque vivía en una ciudad pequeña y vivía sólo a unas cuantas cuadras del lugar.
Mientras caminaba a su casa, pidió a Dios que la mantuviera salvada de cualquier mal o peligro. Cuando llegó al callejón que le servía como atajo para llegar más pronto a su casa decidió tomarlo.Sin embargo cuando iba a la mitad, notó a un hombre parado al final del callejón y se veía como que estaba esperando por ella.
Diane se puso nerviosa y empezó a rezar a Dios por protección. Al instante un sentimiento de tranquilidad y seguridad la envolvió, sintió como si alguien estuviera caminando con ella; llegó al final del callejón y camino justo enfrente del hombre pero no pasó nada y llegó bien a su casa.
Al día siguiente, leyó en el periódico que una chica había sido violada en aquel mismo callejón unos 20 minutos después de que ella pasara por allí.
Sintiéndose muy mal por esa tragedia y pensando que pudo haberle pasado a ella, comenzó a llorar dando Gracias a Dios por haberla cuidado y le rogó que ayudara a la otra joven. Decidió ir a la estación de policía, pensó que podría reconocer al hombre y les dijo su historia.
El policía le preguntó si estaría dispuesta a identificar al hombre que vio la noche anterior en el callejón, ella accedió y sin dudar reconoció al hombre en cuestión. Cuando el hombre supo que había sido identificado, se rindió y confesó.
El policía agradeció a Diane por su valentía y le preguntó si había algo que pudieran hacer por ella y ella le pidió que le preguntaran al hombrepor qué no la atacó a ella cuando pasó por el mismo callejón.
Cuando el policía le preguntó al hombre el contestó: “Porque ella no estaba sola, había dos hombres altos caminando uno a cada lado de ella”

Hacerlo y hacerlo bien


Jesús trabajaba en una empresa desde hacían 5 años, nunca había sido amonestado, y cumplía su trabajo con normalidad. Cierto día, entró a la oficina del Gerente para hacerle un reclamo:
– Señor: trabajo en la empresa desde hace 5 años, pero siento que no he sido tomado en cuenta para las promociones y ascensos. Mi compañero Ramón ingresó hace sólo 1 año y ya ha sido promovido a Supervisor.
El Gerente, con cierta preocupación, le dijo:
– Jesús, antes de responderte a tu pregunta, quisiera que me ayudes a resolver un pequeño problema: quiero dar fruta en el almuerzo. En calle hay un camión que vende frutas, y que se para siempre al frente. Averigua si tienen frutas frescas.
Jesus se esmeró en cumplir la tarea, y a los 5 minutos estaba de regreso.
– Señor: tienen naranjas para la venta.
– Y ¿cuánto cuestan?
– Disculpe. No pregunté.
– No importa. ¿Vistes si habían suficientes naranjas para darle a todos acá en la oficina?
– No me di cuenta. Y tampoco pregunté.
– ¿Hay alguna otra fruta, por si hay personas que no comen naranja?
– No lo sé, señor. Pero creo que…
– Siéntate un momento, Jesus.
El Gerente tomó el intercomunicador y le encargó a Ramón, el compañero de Jesús, la misma tarea. A los 10 minutos llegó Ramón.
– Bien Ramón, ¿qué noticia me traes?
– Señor, en este momento estánn vendiendo naranjas, las suficientes para atender a todo el personal, pero si prefiere, en media hora van a buscar melones y mangos. Aquí tiene la lista de los precios de cada fruta, y me dicen que si compramos en grandes cantidades, nos darán un buen descuento. Dejé apartadas las naranjas, pero si usted escoge otra fruta, debo regresar para rectificar el pedido.
– Muchas gracias, Ramón.
Entonces se dirigió a Jesus, que aún seguí allí, y le dijo:
– Disculpa Jesús, ¿en qué estábamos?
– En nada señor. Con su permiso…

Como templar el acero


Se cuenta la historia del herrero que, después de una juventud llena de excesos, decidió entregar su alma a Dios.
Durante muchos años trabajó con ahínco, practicó la caridad, pero, a pesar de toda su dedicación, nada perecía andar bien en su vida, muy por el contrario sus problemas y sus deudas se acumulaban día a día.
Una hermosa tarde, un amigo que lo visitaba, y que sentía compasión por su situación difícil, le comentó:

– “Realmente es muy extraño que justamente después de haber decidido volverte un hombre temeroso de Dios, tu vida haya comenzado a empeorar. No deseo debilitar tu fe, pero a pesar de tus creencias en el mundo espiritual, nada ha mejorado.”

El herrero no respondió enseguida, él ya había pensando en eso muchas veces, sin entender lo que acontecía con su vida, sin embargo, como no deseaba dejar al amigo sin respuesta, comenzó a hablar, y terminó por encontrar la explicación que buscaba. He aquí lo que dijo el herrero:

– “En este taller yo recibo el acero aún sin trabajar, y debo transformarlo en espadas. ¿Sabes tú cómo se hace esto? Primero, caliento la chapa de acero a un calor infernal, hasta que se pone al rojo vivo, enseguida, sin ninguna piedad, tomo el martillo más pesado y le aplico varios golpes, hasta que la pieza adquiere la forma deseada. Luego la sumerjo en un balde de agua fría, y el taller entero se llena con el ruido y el vapor, porque la pieza estalla y grita a causa del violento cambio de temperatura. Tengo que repetir este proceso hasta obtener la espada perfecta, una sola vez no es suficiente.”

El herrero hizo una larga pausa, y siguió:

– “A veces, el acero que llega a mis manos no logra soportar este tratamiento. El calor, los martillazos y el agua fría terminan por llenarlo de rajaduras. En ese momento, me doy cuenta de que jamás se transformará en una buena hoja de espada y entonces, simplemente lo dejo en la montaña de fierro viejo que ves a la entrada de mi herrería.”

Hizo otra pausa más, y el herrero terminó:

– “Sé que Dios me está colocando en el fuego de las aflicciones. Acepto los martillazos que la vida me da, y a veces me siento tan frío e insensible como el agua que hace sufrir al acero. Pero la única cosa que pienso es: Dios mío, no desistas, hasta que yo consiga tomar la forma que Tú esperas de mí. Inténtalo de la manera que te parezca mejor, por el tiempo que quieras, pero nunca me pongas en la montaña de fierro viejo de las almas.”

Como los árboles


Tiempo atrás, yo era vecino de un médico cuyo hobby era plantar árboles en el enorme patio de su casa. A veces observaba, desde mi ventana, su esfuerzo por plantar árboles y mas árboles, todos los días. Lo que mas llamaba mi atención, entretanto, era el hecho de que el jamás regaba los brotes que plantaba. Pase a notar, después de algún tiempo, que sus árboles estaban demorando mucho en crecer.
Cierto día, resolví entonces aproximarme al medico y le pregunte si el no tenia recelo de que las plantas no crecieran, pues percibí que el nunca las regaba. Fue cuando, con un aire orgulloso, el me describía su fantástica teoría. Me dijo que, si regase sus plantas, las raíces se acomodarían en la superficie y quedarían siempre esperando por el agua fácil, que venia de encima.
Como el no las regaba, los árboles demoraban mas para crecer, pero sus raíces tenderían a migrar hacia lo mas profundo, en busca del agua y de los variados nutrientes encontrados en las capas mas inferiores del suelo. Así, según el, los árboles tendrían raíces profundas y serian mas resistentes a la intemperie. Y agrego que el frecuentemente daba unas palmadas en sus árboles, con un diario doblado, y que hacia eso para que se mantuvieran siempre despiertas y atentas. Esa fue la única conversación que sostuve con mi vecino.
Tiempo después fui a vivir a otro país, y nunca mas volví a verlo. Varios años después, al retornar del exterior, fui a dar una mirada a mi antigua residencia. Al aproximarme, note un bosque que no había antes. Mi antiguo vecino, había realizado su sueño!!. Lo curioso es que aquel era un día de un viento muy fuerte y helado, en que los árboles de la calle estaban arqueados, como si no estuviesen resistiendo al rigor del invierno.
Entretanto, al aproximarme al patio del medico, note como estaban sus árboles: Prácticamente no se movían, resistiendo estoicamente aquel fuerte viento. Que efecto curioso, pensé… Las adversidades por las cuales aquellos árboles habían pasado, llevando palmaditas y habiendo sido privados de agua, parecía que los había beneficiado de un modo que el confort y el tratamiento mas fácil jamás lo habría conseguido.
Todas las noches, antes de ir a acostarme, doy siempre una mirada a mis hijos. Observo atentamente sus camas y veo como ellos han crecido. Frecuentemente oro por ellos. En la mayoría de las veces, pido para que sus vidas sean fáciles, para que no sufran las dificultades y agresiones de este mundo…
…He pensado, entretanto, que es hora de cambiar mis ruegos. Ese cambio tiene que ver con el hecho de que es inevitable que los vientos helados y fuertes nos alcancen. Se que ellos encontraran innumerables dificultades y que, por tanto, mis deseos de que las dificultades no ocurran, han sido muy ingenuos.
Siempre habrá una tempestad en algún momento de nuestras vidas, porque, queramos o no, la vida no es muy fácil. Al contrario de lo que siempre he hecho, pasemos a orar para que nuestras raíces sean mas profundas, de tal forma que podamos estar firmes en Dios y tener fe en que el nos va apoyar y estará siempre allí para nosotros.
Pedimos siempre tener facilidades, pero en verdad lo que necesitamos hacer es pedir para desarrollar raíces fuertes y profundas, de tal modo que cuando las tempestades lleguen y los vientos helados soplen, resistamos con firmeza, en vez de que seamos subyugados y barridos. La naturaleza nos enseña muchas cosas si las sabemos ver…

Un día en colores


Un día puede ser un momento más, un día puede tener el color que diga tu corazón, nublado, lleno de vida,azul como las ilusiones, rosa como los sueños,pero un día siempre será un instante,si todos los días de tu vida son iguales,al final de tu vida, en ese parpadeo de un segundo,te habrá parecido que has vivido un solo día de tu vida.
Haz de cada día un instante único,quizás sólo lo consigas con una mirada, con una sonrisa, con un pensamiento, pero intenta que cada día sea una foto única en el paseo de tu vida.
Si en algún momento de esa vida, he pasado por allí, me conformo con haberte proporcionado esa sonrisa,ese pensamiento, ese brillar de tus ojos
Enviado gentilmente por Nery.

La Vida sería tan fácil


Si abriste, cierra
Si encendiste, apaga
Si conectaste, desconecta
Si desordenaste, ordena
Si ensuciaste, limpia
Si rompiste, arregla
Si no sabes arreglar, busca al que sepa
Si no sabes qué decir, cállate
Si debes usar algo que no te pertenece, pide permiso
Si te prestaron, devuelve
Si no sabes cómo funciona, no toques.
Si es gratis, no lo desperdicies
Si no es asunto tuyo, no te entrometas
Si no sabes hacerlo mejor, no critiques.
Si no puedes ayudar, no molestes
Si prometiste, cumple.
Si ofendiste, discúlpate
Si no sabes, no opines
Si opinaste, hazte cargo
Si algo te sirve, trátalo con cariño.
Si no puedes hacer lo que quieres, trata de querer lo que haces !!!!

Aprender a ser padre


Hay un periodo en que los padres van quedando huerfanos de sus propios hijos. Es que los niños crecen independientes de nosotros, Crecen sin pedir permiso a la vida. Crecen con alegría, y, a veces, con mucha arrogancia. Pero no crecen todos los dias de igual manera. Crecen de repente.
Un día se sientan cerca tuyo en la terraza y dicen alguna frase con tal madurez que te sientes que ya no puedes cambiar más los pañales de ese niño. Donde estuvo creciendo este pequeñito que yo no me dí cuenta? El niño está creciendo en un ritual de obediencia orgánica y desobediencia civil…
Allí estan muchos padres al volante, esperando que ellos salgan entusiastas. Sobre patines y cabellos largos y sueltos.Entre hamburguesas y bebidas en las esquinas,Allá están nuestros hijos con su uniforme de su generación:incómodas mochilas de moda en los hombros.Allí están, con el pelo desordenado.Esos son los hijos que conseguimos engendrar y amar,A pesar de los golpes.
Y ellos crecen medio amaestrados,Observando y aprendiendo con nuestros aciertos y errores.Principalmente con los errores que esperamos no repitan.Hay un periodo en que los padres van quedando huerfanos de sus propios hijos.No los esperaremos más en las puertas de la disco o en las fiestas. Pasó el tiempo del Ballet, del Inglés, de la natación y del Judo. Saldrán del asiento de atrás y pasarán al volante de sus propias vidas.
Debimos haber ido más a la cama de ellos en la noche. Para escuchar su alma respirando , conversaciones y confidencias entre sábanas de infancia, y los adolescentes cobertores de aquel dormitorio lleno de adhesivos, posters, agendas coloridas y discos ensordecedores.No los llevamos lo suficiente al parque, no les dimos suficientes sandwiches, no les compramos todos los helados y ropas que hubieramos gustado de comprarles.
No los dejes crecer sin mostrarles todo tu afecto.
Al principio iban con nosotros donde fueran para la Navidad, vacaciones, a la piscina y con amigos. Si, había grandes peleas dentro del auto por quien va en la ventana, los pedidos de chicles y las canciones sin fin.Después llegó el tiempo en que viajar con los padres comenzó a ser un esfuerzo, un sufrimiento, pues era muy dificil separarse de los amigos y los primeros novios.
Los pádres quedaron exiliados de los hijos. Tienen la soledad y tranquilidad que siempre soñaron, Pero, de repente morian de tristeza por extrañar a esas “pestes”. Llega el momento en que solo nos queda quedarnos lejos de ellos rezando mucho (en este momento, se reaprende a rezar) Para que ellos acierten en su busqueda de felicidad.Y que la conquisten del modo más completo posible.
Queda esperar: En cualquier momento nos dan nietos. El nieto es ahora el recipiente del cariño ocioso y estancado.
Por eso los abuelos son tan desmesurados y se descontrolan tanto con la expresión de cariño. Los nietos son la última oportunidad de re-editar nuestro afecto. Por eso es necesario hacer alguna cosa más, antes de que crezcan.
Aprendemos a ser hijos después que somos padres…Solo aprendemos a ser padres después que somos abuelos…

Los Hijos son como Barcos


Al mirar un navío en el puerto, imaginamos que está en su lugar más seguro, protegido por una fuerte ancla.
Sin embargo, sabemos que está allí preparándose, abasteciéndose y alistándose para ser lanzado al mar, cumpliendo con el destino para el cual fué creado, yendo al encuentro de sus propias aventuras y riesgos.
Dependiendo de lo que la fuerza de la naturaleza le reserve, tendrá que desviar la ruta, trazar otros caminos y buscar otros puertos.
Pero retornará fortalecido por el conocimiento adquirido, enriquecido por las diferentes culturas recorridas. Y habrá mucha gente esperando feliz en el puerto.
Así son los HIJOS. Tienen a sus PADRES, o sea el puerto seguro, hasta que se tornan independientes.
Por más seguridad, protección y manutención que puedan sentir junto sus padres, los hijos nacieron para surcar los mares de la vida, correr sus propios riesgos y vivir sus propias aventuras.
Cierto es que llevarán consigo los ejemplos adquiridos, los conocimientos obtenidos en el colegio, pero lo más importante estará en el interior de cada uno:
LA CAPACIDAD DE SABER SER FELIZ
Sabemos que no existe felicidad inmediata, que no es algo que se guarda en un escondite para ser dada o transmitida a alguien.
El lugar más seguro para el navío es el puerto. Pero no fué construído para permanecer allí.
Los padres piensan que serán el puerto seguro de los hijos, pero no pueden olvidarse que deben de prepararlos para navegar mar adentro y encontrar su propio lugar, donde se sientan seguros, con la certeza que deberá ser, en otro tiempo, un puerto para otros seres (los nietos).
Nadie puede trazar el destino de los hijos, Lo que sí podemos hacer es tomar conciencia y procurar que lleven en su equipaje VALORES como:
HUMILDAD, SOLIDARIDAD, HONESTIDAD, DISCIPLINA, GRATITUD Y GENEROSIDAD.
Los hijos nacen de los padres, pero deben convertirse en CIUDADANOS DEL MUNDO. Los padres pueden querer que haya siempre una sonrisa en los hijos, pero no pueden sonreír por ellos. Pueden desear su felicidad, pero no pueden ser felices por ellos.
LA FELICIDAD CONSISTE EN TENER UN IDEAL PARA BUSCAR Y LA CERTEZA DE ESTAR DANDO PASOS FIRMES EN EL CAMINO DE ESE LOGRO.
Los padres no deben seguir los pasos de los hijos y los hijos nunca deben descansar en los pasos que los padres alcanzaron. Los hijos deben seguir desde el puerto a donde sus padres llegaron y como los navíos, partir en busca de sus propias conquistas y aventuras.
Para ello, requieren ser preparados y amados, con la certeza de que:
“QUIEN AMA EDUCA”.
¡Cuán difícil es soltar las amarras y dejar partir al navío!… Sin embargo, el regalo de amor más grande que puede dar un padre es la autonomía.

Haz como las flores


Maestro, ¿qué debo hacer para no quedarme molesto? Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes. Algunas son indiferentes. Siento odio por aquellas que son mentirosas y sufro con aquellas que calumnian.

– ¡Pues, vive como las flores! Advirtió el maestro.

– Y ¿cómo es vivir como las flores? Preguntó el discípulo.

– Pon atención a esas flores -continuó el maestro, señalando unos lirios que crecían en el jardín. Ellas nacen en el estiércol, sin embargo son puras y perfumadas. Extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra manche la frescura de sus pétalos. Es justo angustiarse con las propias culpas, pero no es sabio permitir que los vicios de los demás te incomoden. Los defectos de ellos son de ellos y no tuyos. Y si no son suyos, no hay motivo para molestarse. Ejercita pues, la virtud de rechazar todo el mal que viene desde afuera.

El Olor de Dios


Un frío viento de marzo danzaba alrededor de la muerte en la noche de Dallas, Texas, mientras llegaba el doctor. Entró a la pieza de Diana Blessing, que todavía estaba bajo los efectos de la anestesia por la operación.

Su esposo David le tomó la mano esperando las últimas noticias. Esa tarde del 10 de marzo de 1991, las complicaciones obligaron a que Diana se sometiera a una cesárea después de 24 semanas de gestación, para que naciera la hija de la pareja, Dana Lu Blessing.
Con 12 pulgadas de altura y pesando apenas 714 gramos, ellos ya sabían que era peligrosamente prematura.

De todas maneras, las suaves palabras del médico cayeron como bomba: “No creo que lo logre”, dijo, tan suavemente como pudo.

Hay solamente 10% de posibilidades de que pase la noche, e incluso así, si por alguna pequeña chance lo logra, su futuro podría ser muy cruel.

Adormecidos con incredulidad, David y Diana escucharon al doctor describir los devastadores problemas que Dana tendría que enfrentar si sobrevivía.

Nunca caminará, nunca hablará, probablemente sea ciega y ciertamente sea propensa a otras condiciones catastróficas desde parálisis cerebral a un c completo retardo mental, etc.

¡No! ¡No! fue lo único que Diana podía decir.

Ella y David con su hijo de 5 años habían soñado largamente el día en que tuvieran una hija para formar una familia de cuatro personas.

Ahora, en unas horas, el sueño se diluía.

Pero al pasar los primeros días, surgió una nueva agonía para David y Diana. Debido a que el sistema nervioso de Dana estaba esencialmente en “bruto”, el más suave beso o caricia solamente aumentaban su incomodidad, así que ellos ni siquiera podían poner a su hijita contra el pecho para ofrecerle la fortaleza de su amor.

Todo lo que ellos podían hacer, mientras Dana luchaba sola bajo la luz ultravioleta en el enredo de tubos y cables, era rezar a Dios para que estuviera cerca de su preciosa hijita.

No había momento en que Dana se fortaleciera. Pero a medida que pasaban las semanas, ganaba lentamente unos granos por aquí y por allá.

Por último, cuando Dana tuvo dos meses, sus padres pudieron abrazarla por primera vez.
Y dos meses después, los doctores continuaron gentilmente pero inflexiblemente advirtiendo de sus expectativas de vida, mucho menos de vivir una vida normal que era cercano a cero. Dana se fue a casa desde el hospital tal como su madre había predicho.

Cinco años después, cuando Dana era una pequeña pero festiva niñita, con brillantes ojos grises y un incuestionable gusto a la vida, ella no mostraba síntoma alguno de ningún impedimento mental o físico, simplemente era todo lo que una niñita puede ser y más. Pero este final feliz no es el término de la historia.

Una tarde del verano de 1996, cerca de su casa, en Irving, Texas, Dana estaba sentada en la falda de su mamá en la gradería de un local mientras su hermano Dustin practicaba baseball.

Como siempre, Dana no paraba de hablar con su mamá y muchos adultos estaban sentados cerca cuando de pronto se quedó callada. Cruzando sus brazos sobre el pecho, la pequeña Dana le preguntó: ¿Hueles eso?

Olfateando el aire y detectando que se acercaba una tormenta, Diana le respondió: “Sí, huele a lluvia”.

Dana cerró los ojos y volvió a preguntar: ¿Hueles eso?
Nuevamente su madre le respondió: “Sí, pienso que nos vamos a mojar, huele a lluvia”.

Dana movió la cabeza, se acarició sus delgados hombros con las manos y anunció fuertemente: “No, huele a Él”

“Huele como a Dios cuando apoyas la cabeza en Su pecho”

Saltaron las lágrimas de los ojos de Diana mientras Dana feliz iba a jugar con otros niños.

Antes de que empezara a llover, las palabras de su hija confirmaron lo que Diana y todos los miembros que la extensa familia Blessing había sabido, al menos en sus corazones.

Durante esos largos días y noches de sus dos primeros meses de vida, cuando los nervios de la niña eran demasiado sensibles como para que la tocaran, Dios abrazaba a Dana en su pecho y fue su aroma de amor que ella recordaba tan bien.

Tres cosas…


Tres cosas irrevocables para la Vida son:
Tiempo…
Palabras…
y Oportunidades …

Tres cosas que no debes negarle a tu Vida son …
Serenidad …
Honestidad …
Y Esperanza …

Tres cosas que deterioran la Vida son …
Orgullo …
Arrogancia …
y Enojo …

Tres cosas que son tu Elección …
Tus Sueños …
Tu Exito …
Y tu Destino …

Tres joyas que se tienen en la Vida son…
Amor …
Autoestima …
y Verdaderos Amigos …

Los Límites de los Padres


Este Post está dedicado a mis dos hijos:
Te di la vida, pero no puedo vivirla por ti. Puedo enseñarte muchas cosas, pero no puedo obligarte a aprender. Puedo dirigirte, pero no responsabilizarme por lo que haces. Puedo instruirte en lo malo y lo bueno, pero no puedo decidir por ti. Puedo darte amor, pero no puedo obligarte a aceptarlo.

Puedo enseñarte a compartir, pero no puedo forzarte a hacerlo. Puedo hablarte del respeto,
pero no te puedo exigir que seas respetuoso. Puedo aconsejarte sobre las buenas amistades,
pero no puedo escogértelas. Puedo educarte acerca del sexo, pero no puedo mantenerte puro.

Puedo platicarte acerca de la vida, pero no puedo edificarte una reputación. Puedo decirte que el licor es peligroso, pero no puedo decirle no por ti. Puedo advertirte acerca de las drogas, pero no puedo evitar que las uses.

Puedo exhortarte a la necesidad de tener metas altas, pero no puedo alcanzarlas por ti. Puedo enseñarte acerca de la bondad, pero no puedo obligarte a ser bondadoso. Puedo amonestarte en cuanto al pecado, pero no puedo hacerte una persona moral.

Puedo explicarte cómo vivir, pero no puedo darte vida eterna. Puedes estar seguro de que me esforzaré hasta el máximo para darte lo mejor de mi…. ¡porque te amo! Lo que hagas de tu vida, dependerá de ti, pero aún cuando siempre esté a tu lado, las decisiones las tomarás tu. Solo le pido a DIOS que te ilumine para que tomes las correctas.

La vida es el regalo que DIOS nos hace. La forma en que vivas tu vida, es el regalo que le haces a DIOS.

La farmacia ambulante: El Cuerpo Humano


Somos las únicas criaturas en la superficie de la Tierra capaces de transformar nuestra biología mediante lo que pensamos y sentimos. Nuestras células están constantemente observando nuestros pensamientos y siendo modificadas por ellos. Un ataque de depresión puede arrasar nuestro sistema inmunológico; serenarse, al contrario, puede fortificarlo tremendamente.

La alegría y la actividad armoniosa nos mantienen saludables y prolongan la vida. El recuerdo de una situación negativa o triste, libera las mismas hormonas y sustancias biológicas destructivas que el estrés.

Sus células están constantemente procesando todas sus experiencias y metabolizandolas de acuerdo con sus puntos de vista personales. No se puede simplemente captar datos aislados y confirmarlos con un juzgamiento. Usted se transforma en la interpretación cuando la internaliza.

Quien está deprimido a causa de la pérdida de un empleo, por ejemplo, proyecta tristeza por todas partes del cuerpo. La producción de neurotransmisores a partir del cerebro se altera, el nivel de hormonas varía, el ciclo del sueño es interrumpido, los receptores neuropeptídicos en la superfície externa de las células de la piel se modifican, las plaquetas sanguíneas se tornan más viscosas y más propensas a formar grumos y hasta sus lágrimas contienen trazos químicos diferentes al de las lágrimas de alegría.

Todo este perfil bioquímico será drasticamente modificado cuando la persona encuentre una nueva situación. Estos hechos confirman la gran necesidad de usar nuestra consciencia para crear los cuerpos que realmente necesitamos. La ansiedad a causa de un examen acaba pasando, así como la depresión a causa de un empleo perdido.

El proceso de envejecimiento, sin embargo, tiene que ser neutralizado cada día. Shakespeare no estaba siendo metafórico cuando a través de su personaje Próspero dijo: “ Nosotros somos hechos de la misma materia que los sueños”.

¿Usted quiere saber como está su cuerpo hoy? Entonces recuerde lo que pensó y sintió ayer. ¿Quiere saber como estará su cuerpo mañana? ¡Observe sus pensamientos y emociones hoy! ¡O usted abre su corazón, o algún cirujano cardivascular lo hará por usted!
Otra perpectiva, desde un ángulo parecido lo pueden encontrar en Nelson Torres: “La Venganza del Inconsciente”.

Ser fuerte


Ser fuerte es amar a alguien en silencio.
Ser fuerte es irradiar felicidad cuando se es infeliz.

Ser fuerte es intentar perdonar a alguien que no merece perdón.

Ser fuerte es esperar cuando no se crea en el regreso.

Ser fuerte es mantenerse en calma en los momentos de desesperación.

Ser fuerte es demostrar alegría cuando no se siente.

Ser fuerte es sonreir cuando se desea llorar.

Ser fuerte es hacer a alguien feliz cuando se tiene el corazón en pedazos.

Ser fuerte es callar cuando lo ideal sería gritar a todos tu angustia.

Ser fuerte es consolar cuando se necesita de consuelo.

Ser fuerte es tener fe aunque no se crea.

Por eso, mismo durante la dura realidad y por más difícil que la vida pueda parecer: ¡Ama y sé Fuerte!

Con el tiempo…


Con el tiempo… aprendes que estar con alguien porque te ofrece un buen futuro significa que tarde o temprano querras volver a tu pasado…

Con el tiempo… te das cuenta que casarse sólo porque “te estas quedando” es una clara advertencia de que tu matrimonio será un fracaso…

Con el tiempo… comprendes que sólo quien es capaz de amarte con tus defectos, sin pretender cambiarte, puede brindarte toda la felicidad que deseas…

Con el tiempo… te das cuenta de que si estas al lado de esa persona solo por acompañar tu soledad, irremediablemente acabarás deseando no volver a verla…

Con el tiempo… te das cuenta de que los amigos verdaderos valen mucho más que cualquier cantidad de dinero…

Con el tiempo… entiendes que los verdaderos amigos son contados, y que el que no lucha por ellos tarde o temprano se verá rodeado sólo de amistades falsas…

Con el tiempo… aprendes que las palabras dichas en un momento de ira pueden seguir lastimando a quien heriste, durante toda la vida…

Con el tiempo… aprendes que disculpar cualquiera lo hace, pero perdonar es sólo de almas grandes…

Con el tiempo… comprendes que si has herido a un amigo duramente, muy probablemente la amistad jamás volverá a ser igual…

Con el tiempo… te das cuenta de que cada experiencia vivida con cada persona, es irrepetible…

Con el tiempo… te das cuenta de que el que humilla o desprecia a un ser humano, tarde o temprano sufrirá las mismas humillaciones o desprecios multiplicados…

Con el tiempo… aprendes a construir todos tus caminos en el hoy, porque el terreno del mañana, es demasiado incierto para hacer planes…

Con el tiempo… comprendes que apresurar las cosas o forzarlas a que pasen ocasionará que al final no sean como esperabas…

Con el tiempo… te das cuenta de que en realidad lo mejor no era el futuro, sino el momento que estabas viviendo justo en ese instante…

Con el tiempo… aprenderás que intentar perdonar o pedir perdón, decir que amas, decir que extrañas, decir que necesitas, decir que quieres ser amigo… ante una tumba… ya no tiene ningún sentido…

“El hombre se hace viejo muy pronto y sabio demasiado tarde”.


Si no vives


SI NO VIVES
  • el coraje de sufrir lo inevitable,
  • la humildad de equivocarse en el camino,
  • la audacia de arriesgarte,
  • la valentía de saber perder,
  • la libertad de dejar que te desaprueben,
  • la sencillez de no hincharte con los aplausos,
  • la paciencia de perdonarte,
  • la constancia de comenzar cada día,
  • la intrepidez de esperar pese a todo,
  • la alegría de amar y ser amado.

Es posible que DURES muchos años, pero morirás sin haber conocido la dicha de VIVIR INTENSAMENTE.

(Enviado gentilmente por Nery)

Yo Creo


NO CREO en conseguir a una persona que me “llene la vida”, CREO en una vida llena, para poder compartir la felicidad con otra persona.
NO CREO que el amor lo genere alguien, CREO que el amor está en nosotros, si hemos llegado a crecer lo suficiente como para desarrollarlo y mantenerlo, y que de pronto se dispara por personas que comparten pensamientos y sentimientos.

NO CREO en la exclusividad de dar y estar, CREO en una actitud frente a la vida integral, con diferentes expresiones, pero sin condiciones.

NO CREO en el amor de hoy prometido para toda la vida, CREO en el respeto y en la sinceridad, y en el amor maduro que nos deja espacio para crecer juntos.

CREO en el amor que dos deciden, en el amor que compartimos sin presiones y sin exigencias, NO CREO en esfuerzos “unilaterales” para lograr ser amados.

NO CREO en el “amor” a primera vista ni en “creer en alguien” en muy poco tiempo, CREO en hablar el mismo idioma, en la comodidad de estar cerca, en conexiones de energía, como los ríos que se unen en un mismo curso.

NO CREO en amar sufriendo, CREO en amar con armonía. En que el amor es más y nunca menos. En el “te quiero” sin por qué.

NO CREO en amores que cortan, en amores que frenan, CREO en las relaciones que nos apoyan en los malos momentos, que leen la mirada, que sonríen con el alma, que están.

NO CREO en callarse por no dañar, CREO en la comunicación como la mejor vía para construir, coincidir y decidir.

CREO en la naturaleza del fluir y coincidir. En el estar centrados para escuchar hasta dónde podemos llegar.

CREO en la absoluta sinceridad al decir “te amo” y también al decir “me voy”.

CREO en que la vida la construimos nosotros y CREO en la frase que dice: “La vida es 10% lo que nos sucede y 90% cómo reaccionamos ante ello”, y lo único que nos puede asegurar que así sea, es tener la valentía de enfrentarla sin miedos en el presente ya que el mañana podría no estar.

CREO que debemos asegurarnos cómo lo hacemos llegar, porque nos toca puntos distintos, pero al final es uno solo el que está en nosotros como consecuencia de tener mente, emoción, sentimientos y corazón.

CREO en Dios como un ciego cree en el sol; no porque lo ve, sino porque “lo siente.”

De ti depende amiga/o lo que creas. …

A %d blogueros les gusta esto: