Archivos Mensuales: abril 2009

Lo que necesitan los niños


limites-de-padres

Los niños de hoy necesitan con desesperación padres que:

…jueguen a tirar y agarrar la pelota, disfruten las reuniones de té o luchen porque el corazón de un niño está allí y partan a conquistarlo.

…rían hasta que les duela el vientre y las lágrimas caigan de sus ojos mientras en secreto crean profunda amistad y recuerdos que duren toda una vida.

…cometan errores pero considérenlos oportunidades maravillosas para aprender.

…coloquen en la agenda de su vida un concierto preescolar desafinado o un juego de pelota de niños de diez años, porque son de un infinito valor para aquellos que participan en ellos.

…amen en todo momento, porque el amor es un don dado libremente y no una recompensa por buenos servicios.

…escuchen mirando a los ojos y con ambos oídos, incluso cuando esto signifique arrodillarse sobre una rodilla.

…admitan cuando estén equivocados y trabajen para arreglar las cosas.

…escuchen de los necesitados y digan: ¡Hagamos algo para ayudarlos, ahora mismo! y activen un fuego incontrolable de generosidad y bondad.

…den el crédito a los demás y otorguen poder a los que impacten para que tengan éxito en todo lo que hagan.

…modelen el amor como acción, compromiso y verdad, incluso cuando duela porque crean que Dios puede obrar milagros aun en el corazón más duro.

…amen al Señor con todo su corazón, alma y mente, y sepan que el resto es solo detalles.

El corazón de cada niño late al ritmo del amor del padre.

Fuente: Historias de aliento para el corazón de un padre, Editorial Unilit

Anuncios

Administración y calidad de vida


calidad-de-vida

Gerenciar espacios, tiempos y procesos constituye una experiencia cada vez más necesaria para la humanidad. Se diría que en la base fundacional de nuestra sociedad, se encuentra el acuerdo social para administrar los recursos que se comparten. De las bondades de esos acuerdos, de la profundidad de sus acciones y controles, depende en buena medida la vida misma, a través de la condición cuya definición nos ubica el problema en su acepción conceptual: lo llamamos “calidad de vida”.

¿Qué se entiende por calidad de vida?

Calidad de vida se define en términos generales como el bienestar, felicidad y satisfacción de un individuo, que le otorga a éste cierta capacidad de actuación, funcionamiento o sensación positiva de su vida. Su realización es muy subjetiva, ya que se ve directamente influida por la personalidad y el entorno en el que vive y se desarrolla el individuo. Según la OMS, la calidad de vida es “la percepción que un individuo tiene de su lugar en la existencia, en el contexto de la cultura y del sistema de valores en los que vive y en relación con sus expectativas, sus normas, sus inquietudes. Se trata de un concepto muy amplio que está influido de modo complejo por la salud física del sujeto, su estado psicológico, su nivel de independencia, sus relaciones sociales, así como su relación con los elementos esenciales de su entorno”.

Ahora bien, su condición “perceptiva” que le confiere un alto componente de subjetividad, no significa que deje de poseer su referente real en las condiciones que le permiten al individuo su estado de bienestar. La alimentación, la seguridad, la vivienda, el trabajo, el estudio, constituyen elementos fundamentales para configurar la ecuación vinculante que arroja como resultado la calidad de vida. De la armónica disposición de recursos para apuntalar esa condición de bienestar, depende en gran medida el éxito de la empresa social, concebida como una gran organización interesada en producir calidad de vida para la población.

Para lograr con éxito este propósito, es requisito saber administrar necesidades y recursos en este contexto. Es el Administrador como gerente socioeconómico, quien está llamado a desempeñar un rol estelar en el desarrollo y aplicación de los conocimientos que propicien la toma de decisiones de alta complejidad que se requieren en la sociedad actual. Esta administración a la que nos referimos, va mucho más allá de su concepción fayolista o taylorista. Incluso, ya superó el discurso de la calidad total de Deming, para ubicarse en una integralidad sistémica que incorpora tanto a los elementos como al entorno en una interfase concluyente de interacción social.

Para el dominio de este conocimiento, el Administrador está llamado a la investigación y seguimiento de la toma de decisiones ubicándola en la bitácora del aprendizaje colectivo, para conferirle a la sociedad las herramientas de conducción que le permita a ésta su orientación como grupo humano eficiente. La pregunta pertinente que debemos hacernos, es si estamos evaluando esa relación y nos anticipamos tanto al futuro inmediato como al mediato, a los fines de prever los escenarios que deberán ser auscultados con un oído profesional de alta sensibilidad y capacidad de aprendizaje.

Uno de los retos a confrontar es el que deben aumentarse las actuaciones responsables y beneficiosas del habitante, para el ejercicio a carta cabal de su condición de ciudadano
Si logramos darle ese viraje contextual y conceptual a la administración que enseñamos y practicamos, estaremos dando el paso más significativo para ejecutar una estrategia exitosa para nuestro desarrollo.

José Gerardo Guarisma Álvarez (josegerardoguarismaalvarez@gmail.com)

Vía El Universal

Perdí, pero gané


oso-de-peluche

Perdí un juguete que me acompañó en mi infancia… Pero gané el recuerdo del amor de quien me hizo ese regalo.

Perdí mis privilegios y fantasías de niño… Pero gané la oportunidad de crecer y vivir libremente.

Perdí a mucha gente que quise y que amo todavía…Pero gané el cariño y el ejemplo de sus vidas.

Perdí momentos únicos de la vida porque lloraba en vez de sonreír…Pero descubrí que es sembrando amor, como se cosecha amor.

Yo perdí muchas veces y muchas cosas en mi vida. Pero junto a ese “perder”hoy intento el valor de “ganar“.

Porque siempre es posible luchar por lo que amamos, y porque siempre hay tiempo para empezar de nuevo.

No importa en qué momento de la vida te cansaste. Lo que importa es que siempre es posible y necesario recomenzar. Recomenzar es darse una nueva oportunidad, es renovar las esperanzas en la vida y lo más importante, creer en ti mismo.

¿Sufriste mucho en este periodo? … Fue aprendizaje
¿Lloraste mucho? … Fue limpieza en el alma.
¿Sentiste rencor? … Fue para poder perdonar.
¿Estuviste solitario en algunos momentos? … Fue porque cerraste la puerta.
¿Creíste que todo se había perdido? … Fue simplemente el inicio de tu mejora.
¿Te sientes solitario? Mira alrededor y encontrarás a mucha gente esperando tu sonrisa para acercarse más a ti.

Recomenzar. Hoy es un excelente día para comenzar con un nuevo proyecto de vida. ¿Donde quieres llegar? Mira alto, sueña alto, anhela lo mejor de lo mejor, anhela todo lo bueno, pues la vida nos trae lo que anhelamos.

Si pensamos pequeño; lo pequeño nos vendrá. Si pensamos firmemente en lo mejor, en lo positivo y luchamos por alcanzarlo; lo mejor va a venir a nuestra vida.

Hoy es el día de la gran limpieza mental. Tira todo lo que te encadena al pasado que te hace daño.

Arroja todo a la basura, limpia tu corazón, haz que esté listo para una nueva vida, y para un nuevo amor si te encuentras solo; pues somos apasionados, somos capaces de amar muchas veces, porque somos la manifestación del amor.

La vida te llama, te invita a una nueva aventura, a un nuevo viaje, a un nuevo desafío.

Proponte en este día a ti mismo que harás todo lo posible para alcanzar tus objetivos.

Estamos sincronizados?


sincronizacion

Muchas veces sentimos que estamos “sincronizados” con alguien. Quizás con algún compañer@ de clases, o un compañ@ro de trabajo, o un compañer@ sentimental, o simplemente con un(a) amig@.

Y es que a veces sentimos que hablamos el mismo idioma, que pensamos igual, que sentimos igual. En fin, nos sentimos sincronizados.

Estás pensando en esa persona, y te llama o te envía un mensaje o un correo. Quedan en conseguirse en un sitio, y llegan simultáneamente. Les gusta la misma canción. Quieren ver la misma película.

Pero así como uno se sincroniza con alguien, de repente ocurre que nos desincronizamos. Y todos los puntos de coincidencia desaparecen.

Y tu, te has sentido sincronizado con alguien? O desincronizado?

Luis Castellanos

Reflexiones Diarias

correo-luis-castellanos.jpg

No eres tu, soy yo…


pareja03

Una de las “excusas” (porque no tiene otro nombre) más utilizadas cuando queremos terminar una relación en la cual no nos sentimos bien, es la famosa frase “No eres tu. Soy yo”.

Nada más lejos de la realidad.

Lo que pasa es que uno piensa que hace menos daño, y que es más diplomático decir “No eres tu, soy yo”, que decir “Ya no te amo”, “Ya no te quiero”, “Ya no me das nota”.

Algunas variantes pueden ser:

  • “Eres un(a) chico(a) espectacular, pero mereces a alguien mejor que yo”.
  • “Eres un(a) chico(a) espectacular, pero mereces a alguien que te quiera como tu me quieres”.
  • “Eres un(a) chico(a) espectacular, pero mereces a alguien mejor que yo”.

Pero en realidad si eres tu. En realidad es eso. Ya no me das nota. Porque te dejé de amar. Porque te dejé de querer. Porque ya no me gusta estar contigo.  Porque prefiero estar haciendo otra cosa que estar contigo. Porque prefiero estar solo(a) que estar contigo.

Otra frase que se suele utilizar es “estoy traumatizad@ por mi última relación”.  También es mentira.

La única verdad es que cuando hay amor, no hay excusas posibles. No importa la edad, la condición social, la ubicación geográfica, la religión, la filiación política, y hoy en día ni siquiera el sexo.

Si nos encontramos a la persona que creemos que es la “indicada”, pues no importa lo demás. No importa que sufrimos en nuestra última relación. Nos importa que conseguimos amar de nuevo y ser amados de nuevo.

Seguro que hemos recibido esas respuestas, y seguro que las hemos dado.  Pero cuál ha sido el balance? Han recibido más que dado, o viceversa?

Luis Castellanos

Reflexiones Diarias

correo-luis-castellanos.jpg

Café con amor


cafe

Un grupo de profesionales, todos triunfadores en sus respectivas carreras, se juntó para visitar a su antiguo profesor. Pronto la charla devino en quejas acerca del interminable ‘stress’ que les producía el trabajo y la vida en general.

El profesor les ofreció café, fue a la cocina y pronto regresó con una cafetera grande y una selección de tazas de lo más ecléctica: de porcelana, plástico, vidrio, cristal -unas sencillas y baratas, otras decoradas, unas caras, otras realmente exquisitas… Tranquilamente les dijo que escogieran una taza y se sirvieran un poco del café recién preparado.

Cuando lo hubieron hecho, el viejo maestro se aclaró la garganta y con mucha calma y paciencia se dirigió al grupo:

– ‘Se habrán dado cuenta de que todas las tazas que lucían bonitas se terminaron primero y quedaron pocas de las más sencillas y baratas. Lo que es natural, ya que cada quien prefiere lo mejor para sí mismo. Esa es realmente la causa de muchos de sus problemas relativos al ‘stress.’

Continuó:

– ‘Les aseguro que la taza no le añadió calidad al café. En verdad la taza solamente disfraza o reviste lo que bebemos. Lo que ustedes querían era el café, no la taza, pero instintivamente buscaron las mejores. Después se pusieron a mirar las tazas de los demás. Ahora piensen en esto: La vida es el café.

Los trabajos, el dinero, la posición social, etc. son meras tazas, que le dan forma y soporte a la vida y el tipo de taza que tengamos no define ni cambia realmente la calidad de vida que llevemos.
A menudo, por concentrarnos sólo en la taza dejamos de disfrutar el café.  ¡Disfruten su café!  La gente más felíz no es la que tiene lo mejor de todo, sino la que hace lo mejor con lo que tiene; así pues, recuerden:

* Vivan de manera sencilla
* Tengan paz
* Amen y actúen generosamente
* Sean solidarios y solícitos
* Hablen con amabilidad.

Y recuerden que: la persona más rica no es la que tiene más, sino la que necesita menos …

¿En qué reside la dignidad?


carpinteroUn carpintero tenía un hermano que era un músico famoso. Cuando su hermano vino de visita a la compañía constructora donde trabajaba, el capataz le dijo:

-Debe estar orgulloso de tener un hermano que el mundo entero conoce por su música.

Luego, sintiendo que quizá había menospreciado a su empleado, agregó con torpeza:

-Por supuesto, no todos en la familia pueden tener el mismo talento.

-Usted tiene razón. Mi hermano no sabe nada acerca de construir una casa. Tiene la suerte de poder contratar a otros para que le construyan la suya.

El músico afirmó y agregó:

-Tanto mi hermano como yo trabajamos con las manos. Yo sostengo un instrumento musical en las mías y él un martillo en las suyas.

No todos tenemos el llamado a transitar a través de la vida por los mismos caminos. Si así fuera, ¡no cabe duda que veríamos muy concurrido nuestro camino!

Booker T.Washington escribió en el libro Desde la Esclavitud: Hay tanta dignidad en labrar el campo como en escribir un poema. La dignidad reside en el corazón y en la actitud del hombre, no en la descripción de su trabajo.

Todo llamado es grande si se persigue tenazmente.

Vía Renuevo de Plenitud

Camino hacia el amor


yo-creo

Sólo cuando estás bien contigo mismo puedes estar bien con los demás.
Sólo cuando manejas tu soledad puedes manejar una relación.
Necesitas valorarte para valorar.

Quererte para querer, respetarte para respetar, y aceptarte para aceptar, ya que nadie da lo que no tiene dentro de sí.

Ninguna relación te dará la paz que tú mismo no crees en tu interior.
Ninguna relación te brindará felicidad que tú mismo(a) no construyas.

Sólo podrás ser feliz con otra persona cuando seas capaz de decirle bien convencido: “No te necesito para ser feliz”.
Sólo podrás amar siendo independiente, hasta el punto de no tener que manipular ni manejar a los que dices querer.
Sólo se podrá ser feliz cuando dos personas felices se unan para compartir su felicidad, no para hacerse felices la una a la otra.

Para amar necesitas una humilde autosuficiencia, necesitas autoestima y la práctica de una libertad responsable.
Pretender que otra persona nos haga felices y llene todas nuestras expectativas es una fantasía que sólo trae frustraciones.

Por eso, ámate mucho y madura… para que un día puedas decirle a la otra persona “Sin ti me la paso bien”, y hasta entonces…

ESTARÁS PREPARADO PARA VIVIR EN PAREJA.

Lecciones que duran toda la vida


tutoria¿Sabes que está mal lo que has hecho, verdad?

Las palabras resonaron en la mente de Sarita al volver a casa de la escuela. Era una buena estudiante; nunca había copiado en su vida. Pero, esa última tarea había sido muy difícil. En un momento de desesperación, se la copió a una compañera.

La profesora, la señora Martínez, le había pedido que se quedara después de clase y Sarita sabía lo que se avecinaba. Aun así, se asombró cuando la señora Martínez le preguntó si, en realidad, ése era su trabajo.

Sí, les respondió, y se preguntó por qué había mentido.

Mirándola a los ojos, la señora Martínez, le dijo con suavidad: ¿Sabes que está mal lo que has hecho, verdad? Piensa esta noche en la respuesta y mañana te voy a volver a preguntar si ése es tu trabajo.

Fue una noche muy larga para Sarita. Estaba casi por terminar la secundaria, y se había ganado una buena reputación debido a su honestidad y amabilidad. Nunca había copiada ningún trabajo, y ahora quería arreglar su error mintiéndole deliberadamente a una persona a quien quería y admiraba. A la mañana siguiente se presentó ante la señora Martínez mucho antes que empezaran las clases y le confesó su mala acción. Recibió la apropiada consecuencia de su comportamiento: un cero por su trabajo, y por primera vez en su vida, el castigo de tener que quedarse después de la clase.

Años después, Sarita pensaba con frecuencia en esa experiencia y sentía gratitud por la corrección en amor de alguien a quien ella respetaba. La señora Martínez estuvo dispuesta a ayudarla a tomar decisiones correctas, a pesar de su deshonestidad. Para Sarita, ésa fue una lección que le duraría toda la vida acerca de cómo asumir responsabilidad por acciones deshonestas, y hacer lo correcta sin importarle las consecuencias.

Vía Renuevo de Plenitud

Viernes Santo


semana_santa

Disfruten del Viernes Santo, encuéntrense con ustedes mismos. Saludos a todos y que disfruten de la Pascua…


Jueves Santo


semana_santa

Disfruten del Jueves Santo, encuéntrense con ustedes mismos. Saludos a todos y que disfruten de la Pascua…

Él necesitaba un hijo


hombre-en-carpa-de-oxigenoLa enfermera acompañó a un joven cansado y ansioso hasta la cama de un hombre mayor. Su hijo está aquí, le susurró al paciente. Tuvo que repetir esas palabras varias veces antes que los ojos del paciente se abrieran. Estaba bajo los efectos de un fuerte sedante debido al dolor por su ataque al corazón, y veía confusamente al joven parado en el exterior de su carpa de oxígeno.

Extendió su mano y el joven la tomó firmemente con las suyas, transmitiéndole un mensaje de aliento. La enfermera trajo una silla al lado de la cama. Toda la noche el joven estuvo sentado sosteniendo la mano del anciano y dándole suaves palabras de esperanza. El moribundo no decía nada y mientras se sostenía firmemente de su hijo.

Al acercarse la madrugada, el paciente murió. El joven puso sobre la cama la mano sin vida que había estado sosteniendo y fue a notificar a la enfermera. El joven esperó, mientras la enfermera hacía lo necesario. Cuando concluyó su tarea, la enfermera comenzó a prodigar palabras de consuelo al joven. Pero él la interrumpió.

-¿Qué era ese hombre?, le preguntó.

-Yo creí que era su padre, contestó la sorprendida enfermera.

-No, no era mi padre, contestó él, nunca antes lo había visto.

-¿Por qué, entonces, no me dijo nada usted cuando lo llevé hasta él?, le preguntó la enfermera.

-Él replicó, Yo también sabía que él necesitaba a su hijo, y su hijo no estaba aquí. Cuando me di cuenta que estaba demasiado enfermo como para distinguir si yo era o no su hijo, comprendí cuánto me necesitaba.

Vía Renuevo de Plenitud

No hay que ser codicioso


A %d blogueros les gusta esto: