Archivos Mensuales: agosto 2008

Mujerón


Historia de Margarita Rojas, y su nieto, en México.

Napoleón y el Soldado


Se dice que en cierta ocasión el Emperador Napoleón I se encontraba delante de un grupo de soldados, cuando de repente su caballo se desbocó; entonces un soldado raso se lanzó hacia el caballo, y, cogiendo el freno del caballo, pudo pronto detenerlo.

Se dice que Napoleón saludó al soldado raso y le dijo: “Gracias, mi capitán”. El soldado se sorprendió al oir a Napoleón decirle “capitán”, pues él era un simple soldado raso, pero inmediatamente pensó que se encontraba delante de Napoleón, y que si él quería, podía hacerlo capitán.

Así que, saludó a su Emperador y le preguntó: “¿De qué regimiento, mi Emperador?” El emperador le contestó: “De mi guardia personal.”

Aquel soldado raso se presentó como capitán ante el jefe de la guardia personal de Napoleón; el oficial, viéndolo con uniforme de soldado raso, le preguntó: “¿Capitán, por órdenes de quién” – “Por órdenes de mi Emperador, Napoleón I.”

En ese momento dejó de ser soldado raso y llegó a ser capitán. Si este soldado raso no hubiese tenido fe, hubiera dicho: “Mi Emperador me dice capitán, pero yo no soy más que un soldado raso. Por el susto que le dio el caballo, se equivocó y me dijo capitán”, y se hubiera ido a tomar su lugar y habría permanecido soldado raso toda su vida.

Otro reflejo


Había una vez un anciano que pasaba los días sentado junto a un pozo a la entrada del pueblo.

Un día, un joven se le acercó y le preguntó:

– Yo nunca he venido por estos lugares… Cómo son los habitantes de esta ciudad?

El anciano le respondió con otra pregunta:

– Cómo eran los habitantes de la ciudad de la que vienes?

– Egoístas y malvados, por eso me he sentido contento de haber salido de allá.

– Así son los habitantes de esta ciudad,le respondió el anciano.

Un poco después, otro joven se acercó al anciano y le hizo la misma pregunta:

– Voy llegando a este lugar. Cómo son los habitantes de esta ciudad?

El anciano, de nuevo, le contestó con la misma pregunta:

– Cómo eran los habitantes de la ciudad de donde vienes?

– Eran buenos, generosos, hospitalarios, honestos, trabajadores. Tenía tantos amigos que me há costado mucho separarme de ellos.

– También los habitantes de esta ciudad son así, respondió el anciano.

Un hombre que había llevado a sus animales a tomar agua al pozo y que había escuchado la conversación, en cuanto el joven se alejó le dijo al anciano:

– Cómo puedes dar dos respuestas completamente diferentes a la misma pregunta hecha por dos personas?

– Mira – le respondió, cada uno lleva el universo en su corazón. Quién no ha encontrado nada bueno en su pasado, tampoco lo encontrará aquí. En cambio, aquel que tenía amigos en su ciudad, encontrará también aquí amigos leales y fieles. Porque las personas encuentran en sí mismas siempre lo que esperan encontrar.

Texto: Reflejo de la Vida, Cuento Sufi

Recibe Servicio


Voluntad de Acero y Espíritu Indomable


Oscar Pistorius (Sudafricano-Pretoria, 1986). No nació sin piernas. Se las amputaron cuando tenía sólo 11 meses.

Sus padres –atribulados antes y después de la operación por los dolores del niño– lo hicieron aconsejados por los especialistas, que no veían salida a aquellas extremidades que habían salido del útero materno sin peronés ni tobillos.

Al principio las cosas fueron muy bien. En sólo seis meses, el pequeño Oscar correteaba de un lugar a otro con sus pequeñas prótesis. Luego la cosa se complicó. Vino el colegio y los niños burlones se la velaban al lisiado y éste se zafaba como podía de sus burlas.

Pero para él eso no fue nunca un obstáculo. El gozó desde niño de un sexto sentido para el deporte. Y practicó un buen puñado de ellos. Primero el rugby y el waterpolo, más tarde la natación, y en este momento– el atletismo.

“Yo no soy un inválido, simplemente no tengo piernas“

“Además, todo el mundo tiene alguna discapacidad … las peores son las del espíritu”

En el atletismo lo acompaña una voluntad de acero, un insaciable espíritu competitivo y dos prótesis con las que engaña a la naturaleza. Pisando sobre ellas, alcanzó la cima de la velocidad en los Juegos Paralímpicos de Atenas, en 2004, con un oro en los 200 metros y un bronce en la carrera de 100 m.

No contento con ello ha pulverizado desde entonces los récords mundiales paralímpicos de 100, 200 y 400 metros y ha llamado a las puertas de la Federación Internacional de Atletismo (IAAF) con la intención de ser el primer atleta sin piernas en competir contra atletas de elite.

Las prótesis que han dado fama a Pistorius son conocidas como cheetahs y las fabrica una firma especial en Islandia. Cada par cuesta más de 20.000 euros.

Sobre la mesa tiene dos ofertas de Hollywood para llevar su historia a la gran pantalla. En una le ofrecen interpretarse a sí mismo, en la otra proponen a un actor profesional.
Los patrocinadores también se lo disputan: presta su imagen a Visa, Honda, Ossur, Nike y Oakley

Oscar Pistorius, competirá en los Juegos Olímpicos de Pekín 2008. Su marca actual (46.56) está a apenas tres segundos del récord mundial y a sólo dos de la marca de la final de Atenas, esto no impediría, sin embargo, que el sudafricano se colara en el equipo sudafricano de 4 por 400.

La madre de Oscar murió inesperadamente hace cuatro años. No pudo disfrutar del éxito de su hijo. Sin embargo, cuando él tenía apenas un año le escribió una carta para cuando fuera mayor, que decía: “Un perdedor no es quien llega el último sino aquél que se sienta y mira y nunca ha intentado correr”.

Un verdadero espíritu indoblable, rebelde, es aquel que busca la felicidad en esta vida. El querer lo es todo. Si queréis ser felices lo seréis. Es la voluntad la que transporta las montañas.

El amor, la voluntad, el deseo y la pasión de cumplir los sueños son las alas del espíritu de las grandes hazañas.

Oscar Pistorius en Wikipedia

Otras noticias:

Presentación completa en PowerPoint acá:

Factura pagada


Una tarde, un pequeño se acercó a su madre que preparaba la cena en la cocina, entregándole una hoja de papel en la que había escrito algo. Después de secarse las manos y quitarse el delantal, ella leyó lo que decía la nota:

– Cortar el césped del jardín… 15.00
– Limpiar mi cuarto esta semana… 5.00
– Cuidar de mi hermano… 5.00
– Ir a la panadería… 0.50
– Sacar la basura toda la semana… 2.50
– Libreta con buenas calificaciones 50.00
– Limpiar el patio… 5.00
– TOTAL ADEUDADO… 83.00

La madre lo miró con fijeza mientras él aguardaba expectante. La madre tomó un lapicero y en el reverso de la misma hoja anotó:

– Por llevarte 9 meses en mi vientre y darte la vida… NADA
– Por tantas noches de desvelos, curarte y rezar por ti … NADA
– Por la alegría y el amor de nuestra familia… NADA
– Por temor y preocupaciones cuando enfermabas … NADA
– Por comida, ropa y educación… NADA
– Por tomar tu mano y darte apoyo… NADA

Cuando el niño terminó de leer lo que había escrito su madre, tenía los ojos llenos de lágrimas. La miró a los ojos y le dijo: ”Te quiero mamá…”; luego tomó el lapicero y escribió con letra muy grande: “TOTALMENTE PAGADO”.

Así somos las personas, como niños, queriendo recompensa por las buenas acciones que hacemos. Es difícil entender que la mejor recompensa es el AMOR y, que para nuestra suerte, es totalmente GRATIS!!!

Descanso


Saludos a todos los que visitan este Blog con frecuencia.  Yo pensé que en estas vacaciones familoiares iba a tener tiempo de actualizar y colocar nuevas entradas, pero no lo he podido hacer.

Estaré de regreso a la blogósfera luego del 20 de agosto…

Espero puedan entender y comprender.

Les reitero mis saludos a todos..

A %d blogueros les gusta esto: