Archivos Mensuales: noviembre 2005

El peso de la Cruz


Un joven, ya no daba más con sus problemas.

Cayó de rodillas, orando:

“Señor, no puedo seguir. Mi cruz es demasiado pesada”

El Señor, como siempre, acudió y le contestó:

“ Hijo mío, si no puedes llevar el peso de tu cruz, guárdala dentro de esa habitación. Después, abre esa otra puerta y escoge la cruz que tú quieras “.

El joven suspiró aliviado. “ Gracias, Señor ” dijo, e hizo lo que le había dicho.

Al entrar, vió muchas cruces, algunas tan grandes que no les podía ver la parte de arriba.

Después, vió una pequeña cruz apoyada en un extremo de la pared.

“Señor”, susurró, “ quisiera esa que está allá”

Y el Señor contestó,
“Hijo mío, esa es la cruz que acabas de dejar”

Cuando los problemas de la vida nos parecen abrumadores, siempre es útil mirar a nuestro alrededor y ver las cosas con las que se enfrentan los demás.

Verás que debes considerarte más afortunado de lo que te imaginas.

Anuncios

La Paz Perfecta


Había una vez un Rey, que ofreció un gran premio al artista que pudiera plasmar en un lienzo
“LA PAZ PERFECTA”

Muchos lo intentaron y el Rey observó y admiró cada una de las obras. Pero solamente hubo dos que le parecieron adecuadas y tuvo que escoger entre una de ellas.

La primera, era un lago muy tranquilo, era como un espejo perfecto donde se reflejaban las plácidas montañas, sobre ellas se encontraba un cielo azul con nubes blancas.
Todos los que miraron la pintura, pensaron que esa era … “La Paz Perfecta”
La segunda pintura también tenía montañas. Eran escabrosas y al mismo tiempo impactantes…
Sobre ellas se veía un cielo furioso del cual brotaban impetuosos rayos y truenos…
Montaña abajo, parecía retumbar un espumoso torrente de agua, el cual acababa estrellándose en un hermoso lago.
Pero cuando el Rey observó cuidadosamente, vio tras la cascada un arbusto en una grieta de la roca, en el cual se encontraba un nido. Allí en medio del rugir de la violenta caída del agua, un pájaro se había construido su morada y disfrutaba de la “Paz perfecta”, dando de comer a sus polluelos.
El Rey, escogió dicha pintura y explicó sus razones:

“Paz… No significa estar en un lugar sin ruidos, sin problemas, sin trabajo duro ni sin dolor.
Paz significa que a pesar de estar en medio de todas estas cosas, permanezcamos calmados dentro de nuestro corazón.
Creo que éste es el verdadero significado de la Paz.”

El Tiempo


Imagínate que existe un banco, que cada mañana abona en tu cuenta la cantidad de 86.400 $.


Ese extraño banco, al mismo tiempo, no arrastra tu saldo de un día para otro: cada noche borra de tu cuenta el saldo que no has gastado.


¿Que harías?… imagino que retirar todos los días la cantidad que no has gastado, ¿no?

Pues bien: cada uno de nosotros tenemos ese banco:

……… su nombre es Tiempo.

Cada mañana, ese banco abona en tu cuenta personal 86.400 segundos.

Cada noche ese banco borra de tu cuenta y da como perdida cualquier cantidad de ese saldo que no hayas invertido en algo provechoso.

Ese banco no arrastra saldos de un día a otro; no
permite sobregiros.

Cada día te abre una nueva cuenta.

Cada noche elimina los saldos del día.

Si no usas tu saldo durante el día, tu eres el que
pierdes. No puedes dar marcha atrás.

No existen cargos a cuenta del ingreso de mañana: debes vivir el presente con el saldo de hoy.

Por tanto, un buen consejo es que debes invertir tu tiempo de tal manera, que consigas lo mejor en salud, felicidad y éxito.

El reloj sigue su marcha… consigue lo máximo en el día.

Atesora cada momento que vivas; y ese tesoro tendrá mucho más valor si lo compartes con alguien especial, lo suficientemente especial como para dedicarle tu tiempo… y recuerda que el tiempo no espera por nadie.


Cuando las cosas van mal…


El hijo preferido


Cierta vez preguntaron a una madre cuál era su hijo preferido, aquel que ella más amaba.
Y ella, dejando entrever una sonrisa, respondió:

“Nada es más voluble que un corazón de madre.

Y, como madre, le respondo: el hijo dilecto, aquél a quien me dedico de cuerpo y alma…

Es mi hijo enfermo, hasta que sane.

El que partió, hasta que vuelva.

El que está cansado, hasta que descanse.

El que está con hambre, hasta que se alimente.

El que está con sed, hasta que beba.

El que está estudiando, hasta que aprenda.
El que está desnudo, hasta que se vista.

El que no trabaja, hasta que se emplée.
El que se enamora, hasta que se case.
El que se casa, hasta que conviva.

El que es padre, hasta que los críe.
El que prometió, hasta que cumpla.

El que debe, hasta que pague.

El que llora, hasta que calle.


Y ya con el semblante bien distante de aquella sonrisa, completó:

El que ya me dejó…
…hasta que lo reencuentre…

La Tienda del Cielo


Andaba yo por la carretera de la vida tiempo atrás y un día ví un letrero que decía:
“La Tienda del cielo”.

Cuando me aproximé, la puerta se abrió…
y cuando me dí cuenta ya había entrado. Vi grupos de ANGELES por todos lados!

Uno me dió una cesta y dijo: ”Hijo mío, compra todo lo que quieras, En la tienda hay todo lo que un hombre necesita…

…Y lo que no puedas cargar hoy, puedes volver mañana y llevarlo sin problemas”.

Lo primero que agarré fue PACIENCIA y luego AMOR, estaban en el mismo estante.

Más adelante estaba la COMPRENSIÓN
y también la compré; iba a necesitarla donde quiera que fuera…

Compré, además, dos cajas de SABIDURÍA
y dos bolsas de
No pude dejar de lado al ESPÍRITU SANTO
pues estaba en todo el lugar… Me detuve un poco para comprar, FUERZA y CORAJE pues,

me ayudarían mucho
en esta carrera de la vida.

Cuando ya tenía casi llena la cesta, recordé que me hacía falta un poco de
GRACIA, BENDICIÓN, …

y que no me debía olvidar de la SALVACIÓN Esta la ofrecían GRATIS!!! Entonces tomé una buena porción de cada una:
Suficiente para salvarme y para salvarte!

Caminé hacia el cajero
para pagar la cuenta,
ya tenía todo para hacer
la voluntad del MAESTRO.

Cuando iba llegando a la caja, ví la ORACIÓN y la agregué a mi canasta ya repleta. Sabía que cuando saliera la usaría…

La PAZ y la FELICIDAD
estaban en unos estantes pequeños, aproveché para cargarlos; la ALEGRÍA colgaba del techo, agarré un paquete para mí.

Llegué al cajero y le pregunté: ¿Cuánto debo?

Él sonrió y me contestó:
“Lleva tu cesta donde quiera que vayas…”

Una vez más, sonreí y pregunté:
“¿Cuánto realmente yo debo?”

El sonrió otra vez y dijo:
“Hijo mio, no te preocupes,
Jesús pagó la cuenta hace mucho, mucho tiempo atrás”.

Eres importante para mi


Una profesora universitaria inició un nuevo proyecto entre sus alumnos. A
cada uno les dio cuatro moños de color azul, todos con la leyenda “ERES
IMPORTANTE PARA MI”, y les pidió que se pusieran uno. Cuando todos lo
hicieron, les dijo que eso era lo que ella pensaba de ellos. Luego les
explicó de que se trataba el experimento: Tenían que darle un moño a alguna
persona que fuera importante para ellos, explicándoles el motivo y dándole
los otros moños para que ellos hicieran lo mismo.

El resultado esperado era ver cuanto podía influir en las personas ese
pequeño detalle. Todos salieron de esa clase charlando a quien darían sus
listones. Algunos mencionaban a sus padres, a sus hermanos o a sus novios.
Pero entre
aquellos estudiantes, había uno que estaba lejos de casa. Este muchacho
había conseguido una beca para esa universidad y al estar lejos de su hogar,
no podía darle ese moño a sus padres o sus hermanos. Pasó toda la noche
pensando a quien daría ese listón. Al otro día muy temprano tuvo la
respuesta. Tenia un amigo, un joven ejecutivo que lo había orientado para
elegir su carrera y muchas veces lo asesoraba cuando las cosas no iban tan
bien como él esperaba. ¡Esa era la solución!.

Saliendo de clases se dirigió al edificio donde su amigo trabajaba. En la
recepción pidió verlo. A su amigo le extrañó, ya que el muchacho lo iba a
ver después de que él salía de trabajar, por lo que pensó que algo malo
estaba sucediendo.Cuando lo vio en la entrada, sintió alivio de que todo
estuviera bien, pero a la vez le extrañaba el motivo de su visita. El
estudiante le explicó el
propósito de su visita y le entregó tres moños, le pidió que le pusiera uno
y le dijo que “al estar lejos de casa, él era el más indicado para portarlo.
“El joven ejecutivo se sintió halagado, no recibía ese tipo de
reconocimientos muy a menudo y prometió a su amigo que seguiría con el
experimento y le informaría de los resultados. El joven ejecutivo regresó a
sus labores y casi a la hora de la salida, se le ocurrió una arriesgada
idea: Le quería entregar los dos moños restantes a su jefe.

El jefe era una persona huraña y siempre muy atareada, por lo que tuvo que
esperar que estuviera desocupado”. Cuando consiguió verlo, su jefe estaba
inmerso en la lectura de los nuevos proyectos de su departamento, la Oficina
estaba repleta de informes y papeles. El jefe solo gruñó “¿qué desea? “El
joven ejecutivo le explicó tímidamente el propósito de su visita y le mostró
los dos moños. El jefe, asombrado, le preguntó: “¿Por qué cree usted que soy
el mas indicado para tener ese moño?”. El joven ejecutivo le respondió que
él lo admiraba por su capacidad y entusiasmo en los negocios, además que de
él había aprendido bastante y estaba orgulloso de estar bajo su mando. El
jefe titubeó, pero recibió con agrado los dos moños, no muy a menudo se
escuchan esas palabras con sinceridad estando en el puesto en el que el se
encontraba. El joven ejecutivo se
despidió cortésmente del jefe y, como ya era la hora de salida, se fue a su
casa. El jefe, acostumbrado a estar en la oficina hasta altas horas, esta
vez se fue temprano a su casa. En la solapa llevaba uno de los moños y el
otro lo guardó en el bolsillo de su camisa. Se fue reflexionando. mientras
manejaba rumbo a su casa. Su esposa se extrañó de verlo entrar temprano y
pensó que algo le había pasado. Cuando le preguntó si pasaba algo, él
respondió que no pasaba nada, que ese día quería estar con su familia. La
esposa se extrañó, ya que su esposo acostumbraba llegar de mal humor. El
jefe preguntó “¿Dónde está nuestro hijo?” La esposa solo lo llamó, ya que
estaba en el piso superior de la casa. El hijo bajó y el padre solo le dijo
“acompáñame”, ante la mirada extrañada de la esposa y del hijo, ambos
salieron de la casa. El jefe era un hombre que no acostumbraba gastar su
“valioso tiempo” en su familia muy a menudo.

Tanto el padre como el hijo se sentaron en el porche de la casa. El padre
miró a su hijo, quien a su vez lo miraba extrañado. Le empezó a decir que
sabia que no era un buen padre, que muchas veces, le perdió de aquellos
momentos que sabia eran importantes. Le mencionó que había decidido cambiar,
que quería pasar mas tiempo con ellos, ya que su madre y él eran lo más
importante que tenia. Le mencionó lo de los moños y su joven ejecutivo. Le
dijo que lo había pensado mucho, pero quería darle el último moño a él, ya
que era lo más importante, lo más sagrado, para él. Que el día que nació,
fue el más feliz de su vida y que estaba orgulloso de él. Todo esto
mientras le prendía el moño que decía “Eres importante para mi”. El hijo,
con lágrimas en los ojos le dijo: “Papá, no se que decir, mañana pensaba
suicidarme, pensé que no te importaba. Te
quiero papá, perdóname…” Ambos lloraron y se abrazaron, el experimento de
la profesora dio resultado. Había logrado cambiar no una, sino varias vidas,
con solo expresar lo que sentía… Ese es el poder de uno…

Expresar lo que sientes y darle valor a los detalles de la gente que te
ama. Por eso tú para mí… ” Eres muy Importante”.

Manda esta frase a todas las personas a las que jamás olvidarás, y recuerda
mandarlo también a quien te lo mandó, solo para demostrarle que jamás los
olvidarás. Si no lo regresas, no pasa nada malo, solo te privaras de mostrar
que eres un verdadero amigo. Entonces, ¿que estás esperando? mándalo a todas
esas personas que son tan importantes en tu vida y que estás seguro que
jamás olvidarás porque ten por seguro que ¡yo jamás me olvidaré de tí !

Lo más importante que he hecho en mi vida


En cierta ocasión, durante una charla que di ante un grupo de profesionales, me hicieron esta pregunta:

“¿Qué es lo más importante que ha hecho en su vida?”.

En mi calidad de ingeniero en Sistemas, sabia que los asistentes deseaban escuchar anécdotas sobre mí trabajo, entonces les respondí:


Lo más importante que he hecho en la vida, tuvo lugar el 9 de Mayo de 2000…

Comencé el día jugando tenis con un amigo al que no había visto en mucho tiempo. Entre jugada y jugada me contó que su esposa y él acababan de tener un bebé.

Mientras jugábamos, llegó el padre de mi amigo, que consternado, le dijo que al bebé se lo habían llevado de urgencia al hospital.

En un instante, mí amigo se subió al auto de su padre y se marchó.

Yo, por un momento, me quedé donde estaba, sin saber que debía hacer.
¿Seguir a mí amigo al hospital?
Mí presencia allí, me dije, no iba a servir de nada, pues la criatura estará al cuidado de médicos y enfermeras, y nada de lo que yo hiciera o dijera iba a cambiar las cosas.
¿Brindarle mi apoyo moral?
Eso, quizás, pero tanto él como su esposa provenían de familias numerosas, y sin duda estarían rodeados de parientes, que les ofrecerían el apoyo necesario.

Lo único que haría yo sería estorbar.

Así que decidí ir mas tarde al hospital a visitar a mi amigo.

Al poner en marcha mi auto, me percaté que mi amigo había dejado su camioneta con las llaves puestas, estacionada junto a las canchas.

Decidí pues, cerrar el auto e ir al hospital a entregarle las llaves.

Como supuse, la sala de espera estaba llena de familiares. No tardo en presentarse un médico, que se acercó a la pareja y, en voz baja les comunicó que su bebe había fallecido.

Los padres se abrazaron y lloraron, mientras todos los demás los rodeamos en medio del silencio y el dolor. Al verme mi amigo, se refugió en mis brazos y me dijo: Gracias por estar aquí.
Durante el resto de la mañana permanecí sentado en la sala de urgencias del hospital viendo a mi amigo y a su esposa sostener en brazos a su bebe y despedirse de él.

Esto, es lo más importante que he hecho en mí vida, y aquella experiencia me dejo tres enseñanzas:

Primera: lo más importante que he hecho en la vida, ocurrió cuando no había absolutamente nada que yo pudiera hacer. Nada de lo racional que aprendí en la universidad, ni en el ejercicio de mi profesión, me sirvió en tales circunstancias. A dos personas les sobrevino una desgracia y lo único que pude hacer fue acompañarlos y esperar; pero estar allí, era lo principal…

Segunda: aprendí que al aprender a pensar, casi me olvido de sentir.
Tercera: aprendí que la vida puede cambiar en un instante. Así pues, hacemos planes y concebimos nuestro futuro como algo real, y olvidamos que perder el empleo, sufrir una enfermedad grave o un accidente y muchas otras cosas más, pueden alterar ese futuro en un abrir y cerrar de ojos.

Desde aquel día, busqué un equilibrio entre el trabajo y la vida; aprendí que ningún empleo compensa perderse unas vacaciones, romper con la pareja o pasar un día festivo lejos de la familia. Y aprendí que lo más importante en la vida, no es ganar dinero, ni ascender en la escala social, ni recibir honores…

Lo más importante en la vida, es el
tiempo que dedicamos a cultivar una amistad.


POR ESO A DIOS LE AGRADEZCO:

  • Por mis hijos que NO limpian sus cuartos, pero están viendo la tele, porque significa que están en casa y no en las calles.
  • Por las rebajas en mi sueldo, porque significa que estoy trabajando.
  • Por el desorden que tengo que limpiar después de una fiesta, porque significa que estuvimos rodeados de seres queridos.
  • Por las ropas que me quedan un poco ajustadas, porque significa que tengo más que suficiente para comer.
  • Por mi sombra que me ve trabajar, porque significa que puedo salir al sol.
  • Por el césped que tengo que cortar, ventanas que necesito limpiar, cañerías que arreglar, porque significa que tengo una casa.
  • Por las quejas que escucho acerca del gobierno, porque significa que tenemos libertad de expresión.
  • Porque no encuentro estacionamiento, esto significa que tengo auto.
  • Por los gritos de los chicos, porque significa que puedo oír.
  • Por la ropa que tengo que lavar y planchar, porque significa que me puedo vestir.
  • Por el cansancio al final del día, porque significa que fui capaz de trabajar duro.
  • Por el despertador que suena temprano todas las mañanas, porque significa que ¡¡Estoy vivo!!

10 Tips


1: No te preocupes de las actividades humanas, el preocuparse en lo menos productivo.

2: Que no te venza el miedo. La mayor parte de las cosas a las que tememos, nunca suceden.

3: No guardes rencor. El rencor es una de las cargas más pesadas de la vida.

4: Enfrenta cada problema según llegue. De todos modos, sólo puedes manejarlos uno a uno.

5: No te lleves los problemas a la cama. Son malos compañeros del sueño.

6: No tomes prestado los problemas de los demás. Ellos pueden manejarlos mejor que tú.

7: No revivas el ayer. El ayer ya se ha ido para siempre. Concéntrate en lo que está pasando en tu vida y se feliz ahora.

8: Se un buen oyente. Sólo cuando escuchas, obtienes ideas diferentes a las que tienes.

9: No te dejes vencer por la frustración. La autocompasión sólo interfiere con las acciones positivas.

10: Cuenta tus bendiciones. Más no olvides las pequeñas. Muchas bendiciones pequeñas hacen una grande.

Un Gran Hombre


Escrito por un hombre.

Es la primera vez que escribo sobre nosotros los hombres…, hombres que siempre nos caracterizamos por ser el sexo fuerte, aunque muchas veces caemos por debilidad.

Un día, mi hermana lloraba en su habitación… Con mucha nostalgia, observé que mi padre se le acercó… y le preguntó el motivo de su tristeza… los escuché hablando por horas, pero hubo una frase tan especial que dijo mi padre esa tarde, que hasta el día de hoy, 8 años más tarde…, la recuerdo cada mañana y me llena de fuerza…

Mi padre acariciándole el rostro, le dijo: “Hija mía, enamórate de un Gran Hombre y no volverás a llorar”…

Me pregunte tantas veces, cuál era la fórmula exacta para llegar a ser ese gran hombre y no dejarme vencer por las pequeñeces… Conforme pasan los años… descubrimos que si tan solo todos los hombres lucháramos por ser grandes de espíritu, grandes de alma y grandes de corazón… ¡el mundo sería completamente distinto!.

Aprendí que un Gran Hombre… no es aquel que compra todo lo que desea, pues sabemos tantos de nosotros que hemos comprado hasta el cariño y el respeto de quienes nos rodean…

Mi padre le decía: … No busques a un hombre que solo hable de sí mismo, sin preocuparse por ti… Ni a aquel que se pase las horas halagando sus propios logros… No te aferres a un hombre que te critique y te diga lo mal que te ves… o lo mucho que deberías cambiar… ¿Para que quieres a un hombre que te abandonará si no cambias, por un cabello más claro?, ¿Por unos ojos de otro color? ¿o por un cuerpo más esbelto?… si no supo admirar la verdadera belleza que hay en ti.

Cuántas veces me dejé llevar por la superficialidad de las cosas…, haciendo a un lado a quienes realmente me entregaban su sinceridad e integridad…

Me costó trabajo comprender que GRAN HOMBRE no es el que llega más alto, ni el que tiene más dinero, casa, auto, ni el que vive rodeado de mujeres, ni mucho menos el más guapo…

Un verdadero y gran hombre… es aquel ser humano lleno de transparencia, que no oculta sus verdaderos sentimientos ni se refugia en vicios y cortinas de humo, es el que abre su corazón sin rechazar la realidad, es quien admira a una mujer por sus cimientos morales y grandeza interior…

Un Gran Hombre, es el que camina de frente, sin bajar la mirada, es aquel que no miente y sabe llorar su dolor…

Hoy mi hermana esta felizmente casada, y ese Gran Hombre con quien se casó… no era ni el más popular, ni el más perseguido, ni el más solicitado, ni mucho menos el más adinerado…

Ese Gran Hombre es quien simplemente nunca la hizo llorar…, es quien la hace sonreír por lo mucho que han logrado juntos, por todos sus recuerdos, por cada alegría que comparten y por esos tres hijos que llenan sus vidas…

Ese Gran Hombre, ama tanto a mi hermana que no se cansa de besar sus manos, y mucho menos sus labios… La quiere por quien ella es… y por lo que son cuando están juntos…

El Libro de la Vida







Cada día la vida te ofrece una página en blanco del libro de tu existencia.Tu pasado ya está escrito y no puedes corregirlo; en sus páginas amarillas puedes encontrar tu historia, algunas con suaves colores, otras con oscuros matices…

Recuerdos bellos de tiempos gratos o páginas que quisieras arrancar para siempre…


Este día tienes la oportunidad de escribir una página más.

Está
únicamente en tus manos escoger los colores que tendrá, pues aún en la adversidad puedes poner matices de serenidad para convertirla en una bella experiencia.

¿Cómo escribirás el día de hoy?



Sólo depende de tu voluntad y optimismo hacer que la página del día de hoy en el libro de tu vida, sea una página que en el futuro puedas atesorar como un bello recuerdo.

Si supieras que sólo vas a vivir un día más, ¿qué harías?





Sin duda, te pondrías en paz con Dios y con los que te rodean, disfrutarías de los rayos del sol, de la suave brisa, del amor de tu pareja,

… de la alegría de tus hijos, de tantas bendiciones que la vida nos pone al alcance de la mano y que muchas veces no sabemos valorar.




Disfruta este nuevo día, haz un inventario mental de todas las cosas buenas que existen en tu vida y vive cada hora con buen ánimo, dando lo mejor de ti, no dañes a nadie y siéntete feliz de estar vivo, de poder regalar una sonrisa, de ofrecer tu mano y tu ayuda generosa.

Nunca es tarde para cambiar el rumbo y empezar a escribir páginas de dicha y paz en el libro de la vida.

Agradece a Dios el regalo que te da hoy y la oportunidad de convertir este día en una página bella del libro de tu existencia. Recuerda que a pesar de todas las situaciones adversas, está únicamente en tus manos vivir el día de hoy…

…como si fuera el primero, como si fuera el último, como si fuera el único en el libro de tu vida

Cicatrices del Alma


En un día caluroso de verano en el sur de Florida, un niño decidió ir a nadar en la laguna detrás de su casa. Salió corriendo por la puerta trasera, se tiró en el agua y nadaba feliz.
Su mamá desde la casa lo miraba por la ventana, y vio con horror lo que sucedía. Enseguida corrió hacia su hijo gritándole lo más fuerte que podía.
Oyéndole el niño se alarmó y miró nadando hacia su mamá. Pero fue demasiado tarde. Desde el muelle la mamá agarró al niño por sus brazos, justo cuando el caimán le agarraba sus piernitas.
La mujer jalaba determinada, con toda la fuerza de su corazón. El cocodrilo era más fuerte, pero la mamá era mucho más apasionada y su amor no la abandonaba.
Un señor que escuchó los gritos se apresuró hacia el lugar con una pistola y mató al cocodrilo.
El niño sobrevivió y, aunque sus piernas sufrieron bastante, aún pudo llegar a caminar. Cuando salió del trauma, un periodista le preguntó al niño si le quería enseñar las cicatrices de sus piernas. El niño levanto la colcha y se las mostró. Pero entonces, con gran orgullo se remango las mangas y dijo:

“Pero las que usted debe de ver son estas”.

Eran las marcas de las uñas de su mamá que habían presionado con fuerza.

“Las tengo porque mamá no me soltó y me salvó la vida”.

Moraleja:
Nosotros también tenemos cicatrices de un pasado doloroso. Algunas son causadas por nuestros pecados, pero algunas son la huella de Dios que nos ha sostenido con fuerza para que no caigamos en las
garras del mal. Dios te bendiga siempre, y recuerda que si te ha dolido alguna vez el alma, es porque Dios, te ha agarrado demasiado fuerte para que no caigas.

Quiero verte brillar


Cuenta la Leyenda, que una vez una serpiente empezó a perseguir a una luciérnaga; ésta huía rápido con miedo, de la feroz depredadora, y la serpiente no pensaba desistir; huyó un día, y ella no desistía, dos días y nada. Al tercer día, ya sin fuerzas, la luciérnaga paró y le dijo a la serpiente:

– ¿Puedo hacerte tres preguntas?

La serpiente respondió:

– No acostumbro a dar este precedente a nadie, pero como igual te voy adevorar, puedes preguntar.

– ¿Pertenezco a tu cadena alimenticia?

– No, contestó la serpiente.

– ¿Yo te he hecho algún mal?

– No, volvió a responder.

– Entonces, ¿Por qué quieres acabar conmigo?

– ¡Porque no soporto verte brillar……..!

Así, muchos de nosotros nos hemos visto envueltos en situaciones donde nos preguntamos: ¿Por qué me pasa esto si yo no he hecho nada malo?

Sencillo: “porque no soportan verte brillar”.

La Envidia, es el peor sentimiento que podemos tener. Que envidien tus logros, tu éxito, que envidien verte brillar.

Cuando esto pase, no dejes de brillar, continúa siendo tú mismo, sigue dando lo mejor de ti, sigue haciendo lo mejor, no permitas que te lastimen, no permitas que te hieran, sigue brillando y no podrán tocarte, porque tu luz seguirá intacta, tu esencia permanecerá, pase lo que pase.

¡Confía en el Señor con todo tu corazón!

Sonríe aunque sólo sea una sonrisa triste, porque mas triste que la sonrisa triste, es la tristeza de no saber sonreír…

El Respeto al Misterio


Los griegos fueron los grandes maestros en describir el comportamiento humano a través de pequeñas historias que acostumbramos a llamar ‘mitos’. Todas las generaciones que vinieron tras ellos, desde el psicoanálisis de Freud (con el complejo de Edipo, por ejemplo), hasta las películas de Hollywood (como el Morfeo de Matrix), han bebido de esas fuentes.

Durante gran parte de mi vida, una de estas historias no dejó de intrigarme: el mito de Psique.
Érase una vez una linda princesa, admirada por todos, a la que nadie se atrevía a pedir en matrimonio. Desesperado, el Rey consultó al dios Apolo. Éste dijo que a Psique había que dejarla sola, vestida de luto, en lo alto de una montaña. Antes de que rayase el día, vendría una serpiente a su encuentro para desposarla. El Rey obedeció, y durante toda la noche la princesa esperó, aterrorizada y muerta de frío, la llegada de quien había de ser su marido.
Al final, se durmió. Al despertar, se encontraba en un hermoso palacio, convertida en reina. Todas las noches su marido venía su encuentro y hacían el amor, pero él le había impuesto una única condición: Psique podía tener cuanto quisiese, pero debía mostrar absoluta confianza y no intentar ver jamás su rostro.
La joven vivió mucho tiempo feliz. Tenía un hogar, cariño, alegría, y estaba enamorada apasionadamente del hombre que la visitaba todas las noches. Sin embargo, de vez en cuando tenía miedo de estar casada con una serpiente horrorosa. Una madrugada, cuando el marido aún dormía, con una antorcha iluminó la cama, y vio, tumbado a su lado, a Eros (o Cupido), un hombre de increíble belleza. La luz lo despertó, y él descubrió que la mujer que amaba no era capaz de cumplir su único deseo, y desapareció.
Siempre que leía este texto, me preguntaba: ¿acaso no podemos descubrir nunca la cara del amor?
Mucho tuvo que llover antes de que pudiera comprender que el amor es un acto de fe en otra persona, y su rostro debe seguir envuelto en misterio. Debe ser vivido y disfrutado en cada momento, pero en cuanto intentamos entenderlo, desaparece la magia.
Cuando al fin entendí esto, dejé que mi vida la guiara una lengua extraña, que denomino un lenguaje “de señales.” Sé que el mundo está hablando conmigo, que tengo que escucharlo, y que si lo hago, seré guiado hacia lo que existe de más intenso, más apasionado, y más bello. Claro que no es fácil, y a veces me siento como Psique en el peñasco, con frío y miedo. Pero si soy capaz de pasar así la noche y entregarme al misterio y a la fe en la vida, al final siempre acabo despertando en un palacio. Lo único que necesito es confiar en el Amor, aun a riesgo de errar.
Para concluir con el mito griego: desesperada por recuperar su amor, Psique se somete a una serie de trabajos que Afrodita (o Venus), madre de Cupido (o Eros), celosa de su belleza, le impone. Uno de esos trabajos es el de entregarle a ella un poco de su belleza. Psique siente curiosidad por la caja que contiene la belleza de la diosa y una vez más sucumbe ante el Misterio: abre la caja y en ella no encuentra nada de belleza, sino un infernal sueño que la deja inerte, sin movimiento.
Eros/Cupido también está apasionadamente enamorado, y se arrepiente de no haber sido más tolerante con su mujer. Consigue entrar en el castillo y despertarla de su profundo sueño con la punta de su flecha. En ese momento vuelve a hablarle: “casi mueres por culpa de tu curiosidad.” Y he aquí la gran contradicción. Psique, que en el conocimiento buscaba la seguridad, no encuentra en él sino la inseguridad.
Los dos se dirigen a Júpiter, el dios supremo, y le suplican que jamás se pueda deshacer su unión.
Júpiter defendió con tanto empeño su causa, que consiguió el beneplácito de Venus. A partir de ese día, Psique (la esencia del ser humano) y Eros (el amor) están juntos para siempre. Quien no lo acepte y busque siempre una explicación para las mágicas y misteriosas relaciones humanas, se perderá lo mejor que la vida puede ofrecer.

¿A veces te sientes así?




Cuando el Líder se derrumba


“Los liderazgos mueren como nacen, por decisión consciente o inconsciente de la gente… El líder reparte el triunfo, pero asume en exclusividad la derrota. El liderazgo no es para siempre, si bien podría, en determinadas circunstancias, acompañar al líder hasta su tumba, en liderazgos dentro del poder formal, como el de Churchill en la Gran Bretaña, o en liderazgos fuera del poder formal, como el Gandhi en la india o el de Martin Luther King en América.

Arrastre es la palabra clave en la definición de líder. Joan Ginebra, tratadista español, sostiene que “ el liderazgo es, en parte, una cualidad personal y, en parte, un fenómeno situacional que mueve a una organización hacia un propósito. El líder arrastra, tira, hala, mientras que otros procedimientos, al igual que el policial, empujan mueven no por arrastre, sino empuje. Ahora bien, ¿arrastre para que?, para el cambio, siempre para el cambio Así pues tenemos que líder es la persona que arrastra para el cambio Completemos la definición, añadamos otros 2 elementos: “arrastra para el cambio, conduciendo por medios persuasivos y en mérito a la aceptación voluntaria de sus seguidores. El líder persuade y la aceptación de ese liderazgo es voluntaria.

¿Por qué hay gente que sigue a otra gente?, ¿Por qué el líder arrastra? Cuatro son las percepciones del seguidor para que se produzca el arrastre: 1) Lo percibo capaz; 2) El quiere mi bien; 3) Lo que él plantea vale la pena; y 4) El se involucra, está involucrado en forma total. Cuando las percepciones cambian, fenece el liderazgo.

Especialistas de gerencia y liderazgo como James K. Van Flete y John Kotter, entre otros, enumeran las razones, las fallas, dislates y errores que derrumban líderes y entierran gerentes… El orden no significa valoración de importancia:

1) No dar ejemplo a los seguidores, no predicarles con el testimonio de vida

2) No decir siempre la verdad, dejarse atrapar en mentiras,

3) Tratar de caer bien, en lugar de tratar de ser respetado

4) No fomentar la disciplina y responsabilidad entre los seguidores y miembros del equipo de conducción

5) Hacer críticas destructivas, en vez de críticas constructivas.

6) No atender las quejas y disgustos de la gente, por el contrario, burlarse de los reclamos.

7) No saber autoevaluarse, evaluar con objetividad su propio desempeño

8) Desperdiciar el tiempo, ocuparse de detalles insignificantes y hacer tareas que corresponden otros.

9) No supervisar a personas o funcionarios a los que se le delego responsabilidades.

10) No tomar decisiones juiciosas y oportunas.

Escrito por Paciano Padrón, y tomado de “Diario El Tiempo” del miércoles 11 de septiembre de 2002.

Tu actitud determina tu Altitud


Pepe siempre estaba de buen humor y siempre tenía algo positivo que decir.

Cuando alguien le preguntaba como le iba, el respondía: “Si pudiera estar mejor, tendría un gemelo”

Era un gerente único porque tenía varias meseras que lo habían seguido de restaurante en restaurante.

La razón por la que las meseras seguían a Pepe era por su actitud.

Él era un motivador natural: si un empleado tenía un mal día, Pepe estaba ahí para decirle al empleado como ver el lado positivo de la situación.

Ver este estilo realmente me causó curiosidad, así que un día fui a buscar a Pepe y le pregunté:

“No lo entiendo… no es posible ser una persona positiva todo el tiempo. ¿Cómo lo haces?…”

Pepe respondió:

“Cada mañana me despierto y me digo a mi mismo: Pepe, tienes dos opciones hoy: puedes escoger estar de buen humor o puedes escoger estar de mal humor.Escojo estar de buen humor.Cada vez que sucede algo malo,puedo escoger entre ser una víctima o aprender de ello. Escojo aprender de ello.
Cada vez que alguien viene a mí para quejarse, puedo aceptar su queja o puedo señalarle el lado positivo de la vida. Escojo señalarle el lado positivo de la vida”.

“Si, claro, pero no es tan fácil”, protesté.

“Si lo es”, dijo Pepe. “Todo en la vida es acerca de elecciones. Cuando quitas todo lo demás, cada situación es una elección. Tu eliges cómo reaccionas ante cada situación, tu eliges cómo la gente afectará tu estado de ánimo, tu eliges estar de buen humor o mal humor. En resumen, TU ELIGES COMO VIVIR LA VIDA”.

Reflexioné en lo que Pepe me dijo…

Poco tiempo después, dejè la industria hotelera para iniciar mi propio negocio. Perdimos contacto, pero con frecuencia pensaba en Pepe, cuando tenía que hacer una elección en la vida en vez de reaccionar contra ella.

Varios años más tarde, me enteré que Pepe hizo algo que nunca debe hacerse en un negocio de restaurante,… dejó la puerta de atrás abierta y una >mañana fuè asaltado por tres ladrones armados.

Mientras trataba de abrir la caja fuerte, su mano, temblando por el nerviosismo, resbaló de la combinación.

Los asaltantes sintieron pánico y le dispararon. Con mucha suerte, Pepe fuè encontrado relativamente pronto y llevado de emergencia a una clínica.

Después de ocho horas de cirugía y semanas de terapia intensiva, Pepe fue dado de alta, aún con fragmentos de bala en su cuerpo.

Me encontré con Pepe seis meses después del accidente y cuando le pregunté como estaba, me respondió:

“Si pudiera estar mejor, tendría un gemelo”.

Le pregunté que pasó por su mente en el momento del asalto.

Contestó: “lo primero que vino a mi mente fue que debí haber cerrado con llave la puerta de atrás. Cuando estaba tirado en el piso, recordé que tenía dos opciones: Podía elegir vivir o podía elegir morir. Elegí vivir”.

“¿No sentiste miedo?” Le pregunté.

Pepe continuó: “Los médicos fueron geniales. No dejaban de decirme que iba a estar bien. Pero cuando me llevaron al quirófano y vi las expresiones en sus caras y de las enfermeras, realmente me asusté.
Podía leer en sus ojos: . Supe entonces que debía tomar una decisión…..”

“¿Qué hiciste?” Pregunté.

“Bueno, uno de los médicos me preguntó si era alérgico a algo y respirando profundo grité: – “Si, a las balas”

Mientras reían, les dije: “estoy escogiendo vivir, opérenme como si estuviera vivo, no muerto”.

Pepe vivió por la maestría de los médicos, pero sobre todo por su asombrosa actitud.

Cada día tenemos la elección de vivir plenamente.

La ACTITUD, al final, lo es todo….

Un amigo


“Mi amigo no ha regresado del Campo de Batalla,señor. Solicito permiso para ir a buscarlo” dijo un soldado a su teniente.

“Permiso denegado”, replicó el oficial, “no quiero que arriesgue usted su vida por un hombre que probablemente ha muerto”.

El soldado, no haciendo caso a la prohibición, salió y una hora más tarde regresó mortalmente herido, transportando el cadáver de su amigo.

El oficial estaba furioso : “Ya le dije yo que habia muerto!. Digame: merecía la pena ir allá para traer un cadáver?”

Y el soldado, respondió: “Claro que si, señor!. Cuando lo encontré, todavia estaba vivo y pudo decirme : ¡Estaba seguro que vendrías!

“UN AMIGO ES AQUEL QUE LLEGA CUANDO TODO EL MUNDO SE HA IDO”

Un camello sabio


Una madre y un bebé camello estaban descansando, y de repente el bebé camello pregunta….

Bebé: Madre, puedo preguntarte algunas cosas?

Mamá: Claro que sí ! Por que hijo, hay algo que te molesta ?

Bebé: por que los camellos tenemos joroba?

Mamá: mira hijo,nosotros somos animales del desierto, y necesitamos la joroba para guardar agua y podamos sobrevivir sin ella.

Bebé: ¿Bien, entonces por qué son nuestras piernas largas y nuestros patas redondas?

Madre: ¡Hijo, obviamente ellos se adaptan para andar en el desierto, con estas piernas nos podemos mover por el desierto mejor que nadie ! Dijo la madre orgullosamente.

Bebé: ¿Bien, entonces por qué son nuestras pestañas tan grandes? A veces esto molesta mi vista

Madre: Hijo mío, aquellas pestañas largas y gruesas son su tapa protectora. Ellos ayudan a proteger tus ojos de la arena de desierto y viento, dijo su madre con ojos llenos de orgullo….

Bebé: ya entiendo. Entonces la joroba debe almacenar el agua cuando estamos en el desierto, las piernas son para andar por el desierto y estas pestañas protegen mis ojos del desierto…
¡Entonces qué demonios estamos haciendo aquí en el zoológico !

MORALEJA DE LA HISTORIA: “habilidades, conocimiento, capacidades y experiencia unicamente son utiles si estas en el lugar correcto”

(¿¿¿Dónde estas ahora???)

“Ama tu trabajo pero nunca te enamores de tu empresa, porque nunca sabes cuando tu empresa dejara de amarte!!”

Familia


Tropecé en la calle con un extraño que pasaba, y le dije “perdón”. Él contestó: “discúlpeme por favor; no la vi”.

Fuimos muy educados, nos despedimos y seguimos nuestro camino. Más tarde, al estar cocinando, estaba mi hijo muy cerca de mí. Al voltear casi le pego, “Quítate” le grité. Él se retiró sentido, sin que Yo notara lo duro que le hablé.

Estando despierta al acostarme Dios me dijo suavemente: “Trataste al extraño cortésmente. Pero abusaste del niño que amas. Ve a la cocina y encontrarás unas flores en el piso, cerca de la puerta. Son las flores que cortó y te trajo; son de colores: rosa, amarilla y azul. Estaba calladito para darte la sorpresa y no viste las lágrimas que llenaron sus ojos”.

Me sentí miserable y empecé a llorar. Suavemente me acerqué y me arrodillé junto a su cama y le dije:

“Despierta pequeño, despierta; ¿son éstas las flores que cortaste para mi?”

Él sonrió y dijo:
“Las encontré junto al árbol. Las tomé porque son bonitas como tú, en especial la azul.”

“Hijo, siento mucho lo que hice, no te debí gritar”.

Él contestó, “Está bien MAMI. Yo te quiero de todos modos.”

“Yo también te quiero y me gustan las flores, especialmente la azul”.

Toma en cuenta que si morimos mañana, en cosa de días la empresa cubre el puesto. Pero la familia que dejamos sentirá la perdida por el resto de su vida.
Piensa en ello, porque nos entregamos más al trabajo que a nuestra FAMILIA.

No crees que es una inversión poco inteligente..?



El Tren


Un día, leí un libro que comparaba la vida con un viaje en tren. Una comparación extremadamente interesante cuando es bien interpretada.

Interesante, porque nuestra vida es como un viaje en tren, llena de embarques y desembarques, de pequeños accidentes en el camino, de sorpresas agradables, con algunas subidas y bajadas tristes.

Cuando nacemos y subimos al tren, encontramos dos personas queridas, que nos harán conocer el viaje hasta el fin: nuestros padres.

Lamentablemente, ellos en alguna estación se bajaran para no volver a subir más.

Quedaremos huérfanos de su cariño, protección y afecto. Pero a pesar de esto, nuestro viaje deberá continuar; conoceremos otras interesantes personas durante la larga travesía, entre ellos nuestros hermanos, amigos y amores.

Muchos de ellos sólo realizarán un corto paseo, otros estarán siempre a nuestro lado, compartiendo alegrías y tristezas.

En el tren, también viajarán personas que andarán de vagón en vagón para ayudar a quien lo necesite.

Muchos se bajarán y dejarán recuerdos imborrables.

Otros, en cambio, viajarán ocupando asientos, sin que nadie perciba que están allí sentados.

Es curioso ver como algunos pasajeros a los que queremos deciden sentarse alejados de nosotros, en otros vagones.

Eso nos obliga a realizar el viaje separados de ellos.

Pero eso no nos impedirá, aunque tal vez con alguna dificultad, acercarnos a ellos.

Lo difícil es aceptar que, a pesar de estar cerca… no podremos sentarnos juntos, pues muchas veces otras son las personas que los acompañan.

Este viaje es así, lleno de atropellos, sueños, fantasías, esperas, llegadas y partidas.

Sabemos que este tren sólo realiza un viaje, el de ida.

Tratemos, entonces, de viajar lo mejor posible, intentando tener una buena relación con todos los pasajeros, procurando lo mejor de cada uno de ellos, recordando siempre que, en algún momento del viaje, alguien puede perder sus fuerzas y deberemos entender eso.

A nosotros también nos ocurrirá lo mismo; seguramente alguien nos entenderá y ayudará.

El gran misterio de este viaje es que no sabemos en cual estación nos tocará descender.

Pienso: cuando tenga que bajarme del tren ¿ sentiré añoranzas?. Mi respuesta es SÍ; dejar a mis hijos viajando solos será muy triste.

Separarme de los amores de mi vida, será doloroso. Pero tengo la esperanza de que en algún momento nos volveremos a encontrar en la estación principal y tendré la emoción de verlos llegar con mucha mas experiencia de la que tenían al iniciar el viaje.

Seré feliz al pensar que en algo pude colaborar para que ellos hayan crecido como buenas personas.

Ahora, en este momento, el tren disminuye la velocidad para que suban y bajen personas.

Mi emoción aumenta a medida que el tren va parando… ¿ quien subirá?. ¿ Quién será? …

Me gustaría que TU pensases que el desembarcar del tren, no es solo una representación de la muerte o el termino de una historia que dos personas construyeron y que por motivos íntimos dejaron desmoronar.

Estoy feliz de ver como ciertas personas, como nosotros, tienen la capacidad de reconstruir para volver a empezar, eso es señal de lucha y garra, y saber vivir es poder obtener lo mejor de todos los pasajeros.

Agradezco a DIOS, porque estemos realizando este viaje juntos y, a pesar de que a veces nuestros asientos no estén juntos, con seguridad el vagón en el que vamos y el maquinista son los mismos.

A ti, que estas leyendo, te dejo un abrazo enorme, que tengas un gran día y gracias por acompañarme en este viaje…!!!

La fuerza de todos los elementos


La persona que toma tu mano pero toca tu corazón, es un amigo de verdad.

Raramente pensamos sobre lo que tenemos, pero siempre pensamos sobre lo que nos falta.

No llores porque se acabó, ríe porque ocurrió.

Cuanto más lo planees, más duro será el destino contigo.

Lo que ocurre, ocurre por un motivo.

No hagas un esfuerzo, porque las mejores cosas suceden, cuando menos las esperas.

Los momentos más grandes, no son los más ruidosos, sino los más silenciosos.

La lección más difícil de aprender es: qué puente usar en la vida, o cual quebrar.

Todo el mundo ve lo que tu pareces, pero, solamente algunos saben quien eres.

No temas si caes en el abismo más oscuro, Allí en lo más hondo, Hallarás la luz que brilla con más fuerza.

Quizás Dios quería que tu conocieras muchas diferentes personas en el curso de tu vida, para que cuando así conozcas a las apropiadas, puedas apreciarlas y estar agradecido/a por ello.

No lo olvides, los días siempre son: MUY BUENOS DÍAS.

La vida es una hoja en blanco, en la que dibujamos, sin un borrador.

El Amor no requiere que dos personas se miren la una a la otra, sino que miren en la misma dirección.

(Antoine de Saint Exupery)


Te deseo por siempre y de todo corazón:

Aire para respirar, Fuego para calentarte, Agua para beber, La tierra para vivir y Salud para todo.


No desistas


Cuando todo salga mal y ya intentaste todas las alternativas, no te desesperes… Dios proveerá de una solución.

EL ES UN DIOS FIEL Y TE GUARDARA DE TODO MAL.

¡Los momentos difíciles no son eternos!

Son como tempestades, sólo duran un momento. Mira hacia atrás y ve cuantas cosas peores ya pasaste y superaste. Algunas veces necesitamos las tribulaciones en nuestra vida para hacernos madurar.

Por tanto, ¡ANIMATE!

Cuando estés triste, mira al cielo y fíjate ¡Cuán grande es! Si Dios fue capaz de crear el cielo, ¡Imagínate resolver tus problemas… que son tan pequeños comparados con una obra tan grandiosa como es el cielo!

TUS PROBLEMAS NO SON MAYORES QUE EL PODER DE DIOS.

Haz como los atletas de las Olimpiadas, Aunque no consigan llegar en primer lugar, ¡Luchan por llegar hasta el fin!

Por lo tanto no desistas de tus ideales.

LUCHA HASTA EL FIN, NO DESISTAS A LA MITAD DEL CAMINO,

DI: “¡YO VOY A VENCER!”

Si estuvieras triste, ¡Llora! ¡Alivia el alma! ¡Jamás dejes que la tristeza te venza!

Jesús dice:

“¡ALEGRATE! TEN BUEN ANIMO QUE YO ESTOY CONTIGO!”

¡Busca a Dios con todo el corazón!

Recuerda que buscar a Dios es una búsqueda constante, diaria. Dios tiene una solución para tus problemas. ¡¡¡Para Dios nada es imposible!!!

LLEVA UNA VIDA EN COMUNION CON DIOS.

Ten amigos, nunca en cantidades, más bien en cualidades, busca amigos que te hagan crecer personal y espiritualmente. Si no te hacen crecer…

¡¡¡APARTATE!!!

LAS MALAS COMPAÑIAS ¡HACEN PERDER LOS HABITOS UTILES!

¡TEN SUEÑOS!

Es en nuestros sueños que Dios nos revela su infinito poder.

¡NUNCA DEJES DE SOÑAR!

¡TEN OBJETIVOS!

¡Rema contra la marea!

En el recorrer de tu vida encontrarás personas que serán como “agua fría”. Dirán que eres incapaz… ¡Qué es imposible! Dirán que aquello que tanto anhelas no es para ti.

¡NO DESISTAS!

EL DIOS AL QUE SERVIMOS ES EL SEÑOR DEL UNIVERSO

Ten la certeza que días mejores vendrán y todo tiene un propósito en nuestra vida.

Nada es por casualidad.

ENTREGA TUS PASOS AL SEÑOR, CONFIA EN EL Y EL TE GUIARA

El Huracán del Desamor


Agosto de 1992. Miles de personas perdieron sus hogares con el paso del huracán Andrew. Muchos niños se sintieron desolados al ver cómo en pocos segundos lo que había sido su casa hasta ese momento quedaba devastado, se convertía en un montón de escombros.

A ti, padre de familia, quisiera preguntarte: ¿qué puede sentir tu hijo o tus hijos al oír de tus labios las siguientes expresiones dirigidas a tu esposa, a la madre de ellos? “Ya no te amo. Necesito mi espacio. ¡Tengo derecho a mi felicidad!”

Quizá no puedas contestar a esa pregunta al imaginar, si puedes, lo que el corazón de tus hijos sienten, lo devastador que es para ellos ver derrumbarse lo que hasta hace poco era su hogar.

Llegó un día ese momento trágico. Lo que amaba el hijo, lo que más quería, su familia, quedaba reducida a escombros. Ese templo sagrado de amor en el que había nacido y crecido, de repente se ha convertido en ruinas. Ruinas de tristeza, de dolor, de desconcierto, de angustia, de inseguridad.

El hijo no alcanza a descubrir el porqué de lo que está pasando. No sabe cómo explicar que algo haya destruido lo que más amaba, aquello que hasta hace poco veía, con orgullo, como “mi familia”.

Seguramente ese hijo se encerrará en una coraza, en su propio mundo interior. Adoptará una máscara para esconder todo el dolor que produce el ver que algo ha dividido a sus padres. Siente que ese algo les ha llevado a todos a la infelicidad. Ha destruido, como un huracán, el amor que sus padres se tenían. Un amor que permitió que un día naciese cada uno de los hijos…

No encuentra con quién compartir tanto dolor porque papá se ha ido y mamá sufre. No quiere ser él, el más inocente de toda la tragedia familiar, un motivo que aumente el dolor de la casa.

El hijo pierde confianza, seguridad, esperanza, porque ese huracán, que no se llama Andrew sino “Egoísmo”, lo está dejando sin piso, sin paredes, sin techo, sin hogar. Todo pierde su sentido cuando ese egoísmo deja fuera de los corazones lo único que realmente puede unir una familia: el amor.

Hoy día muchas parejas se dejan arrastrar por el huracán del egoísmo. Se han olvidado del compromiso que juraron ante Dios el día de su matrimonio. Prometieron entonces vivir unidos por amor también entre las penas y las alegrías, las carencias o la abundancia, la enfermedad o la salud, hasta que la muerte los separase. Habían establecido un compromiso ante Nuestro Creador a través del cónyuge que Dios les había regalado.

Ahora rompen, por culpa del egoísmo de uno de ellos, o de los dos, ese vínculo sagrado del sacramento matrimonial. “Lo que Dios unió no lo separa el hombre”.

Esto ocurre porque nos olvidamos que el vínculo matrimonial nos compromete a ser testigos del Amor de Dios y testimonios vivos de que Él permanece entre nosotros hasta el fin de los siglos. Un vínculo que les había comprometido a cultivar y acrecentar el amor.

A %d blogueros les gusta esto: