Archivos Mensuales: febrero 2010

Una piedra en la boca


Todos nos encogeríamos tan solo de pensar en tener la boca llena de gravilla. Pero una piedra en la boca en realidad puede ser deseable, al menos ese parece ser el caso de las grullas que habitan las montañas Taurus del sur de Turquía.

Estas grullas tienden a cacarear mucho, sobre todo mientras vuelan. Todo ese ruido capta la atención de las águilas, las cuales se abalanzan sobre ellas y se las comen. Las grullas experimentadas evitan esta amenaza recogiendo piedras lo suficientemente grandes como para que les llenen la boca. Esto les impide cacarear. . . convirtiéndose así en el almuerzo de las águilas.

La gente también tiene problemas con la boca. El escritor de Proverbios dijo: «El que guarda su boca, preserva su vida; el que mucho abre sus labios, termina en ruina» (13:3). «Los labios del necio provocan contienda, y su boca llama a los golpes» (18:6). ¡Cuántos de nuestros problemas se podrían evitar si aprendiéramos a controlar nuestra lengua! ¡Cuánto del dolor que causamos a los demás se podría evitar si guardáramos el habla!

SI NO PIENSAS LO QUE DICES PODRÍAS TERMINAR DICIENDO TODO LO QUE PIENSAS.

Vía Renuevo de Plenitud

Triunfo Final


Luego de perder por solo un voto sus elecciones para alcalde en Hickory, Mississippi en 1993, Charlie Lewis se mudó a Michigan. Decidió gozar de la vida tranquila de un retirado, creyendo que el pedido de recusación de las elecciones que había solicitado al tribunal era poco probable que sucediese. Y entonces ocurrió un llamado telefónico inesperado, solicitando que regresara a Mississippi. El Tribunal Supremo del estado había anulado tres votos ausentes para Wayne Griffith, el alcalde residente, quedando sin efecto su victoria y convirtiendo a Lewis en el ganador por un margen de dos votos: 115 a 113.

“Habían sido más de dos años”, dijo Lewis, de setenta y dos años de edad en respuesta a la noticia. “Supuse que me habían olvidado… creo que cuando se llega a mi edad se aprende a digerir pacientemente las cosas”. No obstante, estaba entusiasmado con la decisión del tribunal y las oportunidades que le aguardaban.

Lewis se convirtió en el primer alcalde de color de la pequeña ciudad de quinientos residentes, en las colinas de arcilla roja del este de Mississippi.

“He esperado un poco, pero la ley se tomó mucho tiempo”, dijo.

La espera puede quitar algo del entusiasmo de la victoria, pero si la causa es buena, la espera nunca destruye el gozo del triunfo final.

Prefiero fracasar en una causa que algún día triunfará, que triunfar en una causa que algún día fracasará.

Vía Renuevo de Plenitud

La entereza es virtud de valientes


La entereza es virtud de valientes.

Publio Arjona Díaz es prueba de ello. Este hombre, que ora a Dios al inicio y al final de cada día es ejemplo de voluntad y optimismo. Ha demostrado ser tan productivo como cualquiera. En Octubre 2005 fue a Viena a recibir una distinción por tener sueños y alcanzarlos.

Publio es cuadrapléjico desde agosto de 1986. Su mente está en perfecto estado, pero el resto del cuerpo no le responde, sin embargo este revés no lo detiene en lo absoluto. Él ha crecido por encima de este obstáculo y sigue mirando con fe y esperanza el mañana.

Publio dice: ” Yo era un tipo muy inquieto. Me gustaba mucho la velocidad. Tenía un Jeep, y en una curva de Vía Porras, Panamá perdí el control del vehículo, no llevaba puesto el cinturón de seguridad y salí disparado por el parabrisas. Me golpee el cráneo en la acera y tuve fracturas de varias vértebras cervicales y eso fue lo que causó mi cuadriplejia”.

Hoy, Publio no está llorando su incapacidad. Un día se acercó por curiosidad a una computadora y ahora es un experto . Publio es fundador, Director y Creativo de PI&J Designs.

Comenzó primero con su tío y hoy tiene una amplia cartera de clientes. Viajó a Viena el 24 de Octubre 2005 para recibir el Premio de Joven Sobresaliente en la categoría de logro y Superación Personal.

Publio dice: ” que todo en la vida debe realizarse desde la perseverancia, porque las cosas no ocurren como una varita mágica. Hay que ponerle dedicación. Uno tiene que tener metas claras, no hay que frustrase, todos servimos para algo, hay que localizarlo y explotarlo”.

Publio ora a Dios cada día y ayuda a la Fraternidad Cristiana de Personas Discapacitadas y es Vice Presidente de la Asociación de Discapacitados en Panamá.

Vía Renuevo de Plenitud

Publio Arjona Díaz en Wikipedia

Martes de Carnaval


Lunes de Carnaval


Feliz Día del Amor y de la Amistad


Dos Clases de Personas


En la vida hay dos clases e personas….a cuál perteneces?

Los que pasan la vida soñando y los que dan vida a sus sueños.

Los que sueñan con logros y los que logran sus sueños.

Los que siguen las huellas y los que las dejaron.

Los que ven para poder creer y los que creen antes de ver.

Los que te pisan al subir y los que suben a ayudar.

Los que te dan confianza y los que te la quitan.

Los que dan sin pedir a cambio y los que te piden el cambio.

Los que escogen una de dos y los que toman las dos.

Los que se asoman por la ventana y los que se salen por ella.

Los que hacen, se reproducen y mueren y los que nacen, producen y nunca mueren.

Enviado por Fabio Donado

Vía Renuevo de Plenitud

¡Sentirse vivo!


Es posible sentirse vivo? Podemos lograrlo? Somos conscientes de que estamos vivos? Sabemos lo que es estar vivo?

Vivimos sumergidos en la rutina de todos los días, y no nos damos cuenta que cada día, cada momento, cada instante, cada segundo de nuestras vidas, es único…Tenemos que aprender a disfrutar más, a vivir intensamente, a valorar cada cosa que nos pasa…

Cuando te detenés a mirar el mundo, a observar la belleza que nos rodea, cuando te reís hasta que no podés más con tus amigos, cuando hacés lo que amás hacer, cuando viajas a un lugar que no conoces, cuando escribís una canción, cuando se te acelera el corazón ante una mirada, cuando haces el amor, cuando amás a alguien… te sentís vivo.

Pero no solo la felicidad te hace sentir vivo, sino también saber que dejás un testimonio de tu vida, saber que cuando ya no seas, algo de vos seguirá vivo en lo que vendrá…¿Pero si sabés que no hay futuro? ¿Que nada de lo que hagas, ningún legado que dejes, ninguna contribución que hagas te va a sobrevivir? ¿Si sabés que todo se termina es posible sentirse vivo?¿Cómo se puede ser feliz sabiendo que la vida se va a convertir en invierno?…en un invierno eterno.

Las cosas que nos hacen sentir realmente vivos son las cosas que vencen a la muerte, las que perduran en el tiempo.
Porque el éxtasis, la felicidad, es trascender. Es el momento en que todos somos eternos y estamos vivos de verdad. De todas las formas de egoísmo la peor es no pensar en los que vendrán. Sin ellos, sin la noción de que la vida es un ciclo sin fin nada tiene sentido.

Te sentís vivo no cuando la vida pasa, sino cuando vos pasás por la vida, cuando perdés el miedo a morir y a vivir. Te sentís vivo cuando sabés que cada momento es único, irrepetible, cuando sabés que nada empezó con vos y nada terminará con vos.

Solo sabiendo que habrá un mañana es que podremos vencer a la muerte, y sentirnos vivos!

Los Tres Sobres


La gente dice que hay dos formas de aprender:

Por la experiencia, la cual se obtiene de los errores cometidos; y por la sabiduría, la cual se obtiene de los errores de otros.

Recomiendo que hasta donde sea posible, se aprenda de los errores de otros.

Aprender de los fracasos es siempre más fácil con la ayuda de un buen consejero. Después que cometo mis errores garrafales, pido consejo de algunas personas: mi papá, Jack Hayford, Elmer Towns, y mi esposa Margaret, quien siempre está dispuesta a compartir conmigo sus opiniones acerca de mis fracasos.

Es importante buscar consejo de la persona correcta.

Oí la historia de un servidor público recién nombrado que estaba instalándose en su nueva oficina.

Al sentarse ante su escritorio por primera vez, descubrió que su predecesor le había dejado tres sobres con instrucciones que deberían abrirse únicamente en tiempos de angustia.

No habían pasado muchos días antes que el hombre entrara en conflicto con la prensa, así es que decidió abrir el primer sobre.

La nota decía: «Échele la culpa a su predecesor». Y eso fue lo que hizo.

Durante un tiempo todo anduvo bien. Pero unos pocos meses más tarde, de nuevo estaba en problemas, así es que procedió a abrir el segundo sobre.

La nota decía: «Reorganícese». Y eso fue lo que hizo.

Eso le permitió disponer de más tiempo. Pero debido a que en realidad nunca había resuelto ninguno de los asuntos que estaban complicándole la vida, volvió a tener problemas, y esta vez, peores que nunca. De modo que, desesperado, abrió el último sobre.

La nota adentro decía: «Vaya preparando tres sobres».

Pida consejos, pero asegúrese que sea de alguien que haya aprendido a manejar sus fracasos en forma exitosa.

Vía Renuevo de Plenitud
Maxwell, John C.: El Lado Positivo Del Fracaso; Failing Forward. Thomas Nelson, Inc., 2000; 2003, S. 169

Hermoso Día, ¿Verdad?


El día empezó muy mal. Me quedé dormida y llegué tarde al trabajo. Todo lo que sucedió en la oficina contribuyó a mi ataque de nervios. Para cuando llegué a la parada del autobús en mi viaje de regreso a casa, tenía un gran nudo en el estómago.

Como de costumbre, el autobús llegó tarde… y atestado. Tuve que ir de pie en el pasillo. Mientras el bamboleante vehículo me lanzaba en todas direcciones, mi depresión se hacía más profunda.

Entonces escuché una voz grave que salía del frente:
-Hermoso día, ¿verdad?

Debido a la aglomeración de público, no podía ver al hombre, pero podía escucharlo mientras seguía comentando el panorama primaveral, llamando la atención hacia cada punto importante que se avistaba: esta iglesia, ese parque, aquel cementerio, la estación de bomberos. Pronto todos los pasajeros estaban mirando por las ventanillas. El entusiasmo del hombre era tan contagioso que me sorprendí sonriendo por primera vez ese día. Llegamos a mi parada. Maniobrando hacia la puerta, eché un vistazo a nuestro “guía”: una figura regordeta con una barba oscura, que usaba espejuelos oscuros y llevaba un delgado bastón blanco.

Vía Renuevo de Plenitud

Acciones desinteresadas


A veces leemos o vemos a personas haciendo cosas, de manera “desinteresada”, o “sin pedir nada a cambio”.  Quizás se arme una polémica al respecto, pero permítanme expresar que no estoy de acuerdo… Y permítanme decir por qué…

  • El niño que nos entrega una flor, espera ver una sonrisa en nuestras caras…
  • El niño que comparte lo que tiene, espera que con quién él comparte, también comparta con él lo que tiene…
  • El enamorado que le entrega un presente a su pretendida, espera que algún día le diga que si…
  • El novio que le regala algo a la novia, espera que con eso pueda fortalecer su relación…
  • El esposo que hace feliz a su esposa, espera mantener la paz conyugal…
  • El padre que se preocupa por sus hijos, espera que crezcan siguiendo el camino del bien…
  • El millonario que entrega una generosa donación, espera el reconocimiento de las personas a su alrededor y el ser visto como un gran benefactor.
  • El que se ofrece a trabajar como voluntario en un hospicio, hospital o en cualquier actividad social, lo hace porque se siente a gusto atendiendo a los necesitados.
  • El que sencillamente hace el bien, espera sentirse bien consigo mismo, y con la humanidad.

Entonces, si esperamos algo a cambio. El hecho que yo mismo mantenga este blog, con el cual no recibo ningún beneficio económico y en el cual tengo que invertir gran parte de mi tiempo, es un ejemplo que no hay acciones desinteresadas. Me gusta ayudar a las demás personas, y cada vez que recibo una palabra de agradecimiento o una palabra donde me dicen que solucionaron sus problemas gracias a alguna frase o párrafo que leyeron en mi blog, me siento que estoy siendo recompensado.

Entonces no es desinteresado. Tengo un interés.

Claro, no todos tenemos los mismos intereses

Luis Castellanos
Reflexiones Diarias

A %d blogueros les gusta esto: