Archivos Mensuales: febrero 2008

Ser Buenos Padres


Quizás, has oído la historia de algún antepasado tuyo, tal vez, tus padres o abuelos, sobre lo difícil que se las vieron cuando se casaron, sin dinero y sin ayuda. A mí me ha tocado y los oigo hablar de ese pasado, con cierto orgullo por salir adelante solos, con su valor y la ayuda de su cónyuge.Son matrimonios sólidos, basados en su amor por el otro y en la convicción de que, toda empresa que se quiere sacar adelante implica esfuerzo y, no hay empresa más grande ni más difícil que un buen matrimonio. Uno podría pensar que si estas personas vieran a algunas de las parejas que se casan ahora, con la casa puesta, auto en la puerta, un negocio instalado y toda su vida resuelta, dirían que les tocó la mejor época.

Pero, ¡nada más lejos de esto!

Los que pasaron por épocas difíciles salieron adelante, no quieren olvidar su pasado, sino por el contrario, sienten que fue la base que cimentó lo que han logrado, tanto en lo material como en lo espiritual.

No te quiero decir con esto que fue su mejor etapa, pero si necesaria.

Empezaron solos con lo que podían, en ese momento, sin espejismos, ni subsidios y, aunque esto les causó incomodidades y privaciones, no tomaron una actitud negativa, porque sabían que se tenían el uno al otro.

Además, le encontraron un sentido a su sufrimiento, palabra casi inadmisible en nuestros tiempos. Y gran parte de la culpa es “nuestra”… de los papás.

Como siempre, me incluyo, no queremos que nuestros hijos pasen incomodidades. Desde niños los dejamos en la puerta de la escuela para que no caminen, les simplificamos todo para que no batallen y les dejamos un mensaje implícito: “Sufrir y batallar no tiene sentido”. Después, cuando estos niños se casan, los papás les quieren resolver hasta el último detalle. Si no pueden ir de luna de miel a una playa extranjera, no importa, sus papás les pagan el viaje; si no podían vivir mas que en un departamento pequeño, no importa, sus papás les pueden pagar una casa o un departamento grande. Y así con todo…

Por querer hacerles el camino fácil se lo hacen cada vez más difícil, porque llegará un momento en que papá y mamá ya no estarán allí, o si están, no podrán resolver otros problemas más serios. Son estos niños jugando a casarse, quienes a la primera dificultad en su matrimonio, deciden mandarlo todo a volar, porque luchar por sacarlo adelante, cuesta mucho trabajo y ellos no están acostumbrados a luchar.

¿Para qué?

Si todo se les ha dado siempre, sin hacer esfuerzo. En el libro The Road Less Traveled (El camino menos viajado), de Scott Peck, comenta que la vida es difícil, una vez que lo sabemos, entonces, deja de serlo.

La vida es una serie de problemas: aceptándolos y resolviéndolos es como el individuo crece. He ahí la importancia, que nuestros hijos aprendan a resolver sus propios problemas.

Tal vez, estés pensando que eso de resolver los problemas de los hijos sólo pasa en las familias acomodadas, que son las únicas que se pueden dar el lujo de mantener otra familia, además de la suya. Pero, excluyendo a los que se encuentran en extrema pobreza, te sorprenderías si supieras, como ayudan los papás de todo tipo de estratos sociales, para que sus hijos no sufran.

Si tuviéramos conciencia del daño que hacemos a nuestros hijos al leerles el pensamiento y cumplirles todos sus caprichos, seguramente, no lo haríamos. Pero a veces, sentimos que es nuestro deber y otras veces Queremos que tengan todo lo que nosotros no tuvimos.

Un amigo me comentaba que fue a una reunión y un sacerdote dijo, a los ahí presentes (en su mayoría padres de jóvenes matrimonios), que a sus hijos, les estaban dando demasiadas cosas. Un padre contestó, que simplemente, quería que sus hijos tuvieran todo lo que ellos nunca pudieron tener. El sacerdote dijo: “Ustedes tienen lo que tienen, precisamente por lo que ¡NO tuvieron!”

Vuelvo a lo mismo, estos niños y jóvenes mal acostumbrados son pésimos a la hora de sacrificarse. Y no me refiero solamente a grandes sacrificios, sino a algo tan simple, como ceder en la convivencia diaria. En un matrimonio siempre hay prioridades a la hora de comprar algo. ¿De quién será la prioridad, de él, de ella? Si ninguno acostumbra prescindir de lo que le gusta, ¿cómo harán?

En el mejor de los casos, aprenderán a estirar, aflojar y batallar, antes de llegar a un acuerdo. Pero, si el egoísmo está tan arraigado que no hay manera,

¿Entonces qué?, llega el divorcio…

Claro, por incompatibilidad de caracteres y se acabó. “Asunto arreglado”.

Desgraciadamente, la incompatibilidad de caracteres es nada menos que la imposibilidad de convivir con los demás, sólo que con el cónyuge se nota mucho más, porque allí si viven juntos.

Eso viene del Egoísmo, de estar acostumbrado a ser el centro de atención, a que la vida gire a su alrededor y eso, desgraciadamente, se enseña en la casa, donde se prepara a los matrimonios del futuro. Así que, la próxima vez que tu hijo tenga algún problema, ayúdalo si quieres, pero, no se lo soluciones.

No lo subestimes te aseguro que saldrá adelante. Esto será una gran ayuda para tu futuro yerno o nuera. Ellos te lo agradecerán. Padres buenos hay muchos; buenos padres, hay pocos. No es difícil ser un padre bueno, en cambio, no hay nada más difícil que ser un buen padre.

Un corazón blando basta para ser un padre bueno, pero la voluntad más firme y la cabeza más clara son todavía poco para hacer un buen padre.

El buen padre dice sí cuando es SÍ y no cuando es NO. El padre bueno sólo sabe decir… sí.

Anuncios

Para olvidarte


Para olvidarte me he reunido con amigos y he bebido hasta perder la consciencia, he conducido a altas velocidades para sentir que el aire me borra las ideas, he empapado mis pies en el mar deseando que se lleve con su brava marea tu nombre para siempre de mi corazón, me he mordido hasta sangrarme los labios para no repetirte que te amo, he guardado tus cartas en ese lugar que jamás abro, junto con todas tus cosas, he volteado tus fotografías, he llorado hasta caer rendido de cansancio, he buscado en otras miradas un dejo de esperanza y no he logrado nada…

Para olvidarte he dejado de escuchar las canciones que juntos bailamos, no he vuelto al cine porque cada película tiene algo de ti, he cambiado mis hábitos alimenticios, he vuelto a fumar más de la cuenta, veo televisión por más tiempo del normal para distraerme, trabajo muchas horas intentando concentrarme en algo más que no sea tu recuerdo, me invento metas que después de un poco me aburren por no poderlas compartir contigo, me he cegado ante la luna y me pongo bajo los intensos rayos de sol para que tu recuerdo se queme, pero no lo he conseguido…

Para olvidarte les platico a los demás, que fuiste una gota de lluvia en el verano solamente, que jamás penetraste en mi alma, que confundí el amor con una amistad, que nunca me interesaste del todo, que no me hace mella el haberte perdido, que eres un nombre más en mi lista de conquistas, les miento absurdamente para ver si así termino por creerlo yo también, aunque la verdad termina por azotarme y ellos lo notan, pues mis ojos se ponen vidriosos y mi sonrisa desaparece cuando me preguntan por ti, y me vuelvo a dar cuenta de lo adentro que estás en mi…

Para olvidarte tomo pastillas para dormir creyendo que al cerrar los ojos tu imagen se desvanecerá de mi mente, pero solo consigo soñarte, he cambiado todas y cada una de mis costumbres, hasta he pensando en mudarme a otra casa y a otra ciudad donde no halle tu fragancia en cada esquina, porque quiero asesinar todo el dolor que me ha causado tu partida, he cambiado el verano por el invierno, me he vuelto desaliñado, siempre con el cabello revuelto intentando ver en el espejo a otro hombre que no es el que tanto te ama, pero no consigo nada…

Para olvidarte me falta la voluntad, me faltan fuerzas, porque después de todo estoy cierto que todo quiero menos olvidarte, porque sería negar mi existencia misma, el tramo de vida que me he enseñó a ser feliz, por lo que ha valido la pena la batalla diaria de la cohabitación en este mundo, olvidarte sería ocultar mis únicas sonrisas, mis sueños más grandes, mis logros más hermosos, mis anhelos, mi grandeza, aunque todo eso ya haya terminado, no quiero ni puedo olvidarte, porque olvidarte sería simplemente empezar a morir…

Escrito por Chacho en Quizás todo se ha dicho, pero nada se ha dicho

Ahora lo entiendo


Siendo niño pertenecí al Movimiento Scout. Ahí nos enseñaban, entre otras cosas, la importancia de la “Buena Acción” que consistía en realizar todos los días actos generosos y nobles, como recoger algún papel en la calle y botarlo en la papelera, ayudar en la casa a lavar platos, cuidar la fauna y la flora, ayudar a alguna persona anciana o impedida a cruzar la calle, etc.Me gustaba mucho cumplir esa tarea. Un día caminaba por una calle de la ciudad y ví a un perro tirado en plena vía sin poder moverse.Estaba herido, un carro lo había atropellado y tenía rotas las dos patas traseras, los vehículos le pasaban muy de cerca y mi temor era que lo mataran porque era imposible que él solo pudiera levantarse.

Vi allí una gran oportunidad para hacer la “Buena Acción” y como buen Scout detuve el tráfico, me dispuse a rescatar al perro herido y ponerlo a salvo para entablillarle las patas.

Yo nunca había entablillado a nadie pero el “Manual Scout” decía cómo hacerlo.

Con mucho amor y entrega me acerqué, lo agarré pero me clavó los dientes en las manos.

Inmediatamente me llevaron a la Sanidad y me inyectaron contra la rabia, aunque la “rabia” por la mordida no se me quitó con la vacuna.

Durante mucho tiempo no entendí por qué el perro me había mordido si yo sólo quería salvarlo y no hacerle daño, no sé que pasó y no me lo pude explicar.

Yo quería ser su amigo, es más, pensaba curarlo, bañarlo, dejarlo para mí y cuidarlo mucho.

Esta fue la primera decepción que sufrí por intentar hacer el bien, no lo comprendí.

Que alguien haga daño al que lo maltrata es tolerable, pero que trate mal a quien lo quiera ayudar no es aceptable.

Pasaron muchos años hasta que vi claro que el perro no me mordió, quien me mordió fue su herida; ahora lo entiendo perfectamente.

Cuando alguien está mal, no tiene paz, está herido del alma y si recibe amor o buen trato: ¡Muerde! Pero él no hunde sus dientes, es su herida la que los clava.

Comprende el malestar de las personas que te rodean. Cuando alguien te grita, te ofende, te critica o te hace daño no lo hace porque te quiere mal sino porque está herido, está herido del alma, se siente mal o algo malo está pasando por su vida. No te defiendas ni lo critiques, mas bien compréndelo, acéptalo y ayúdalo.

Nunca dejes de soñar


Hubo un momento en el que creías que la tristeza sería eterna; pero volviste a sorprenderte a ti mismo riendo sin parar.Hubo un momento en el que dejaste de creer en el amor; y luego apareció esa persona y no pudiste dejar de amarla cada día más.Hubo un momento en el que la amistad parecía no existir; y conociste a ese amigo que te hizo reír y llorar, en los mejores y en los peores momentos.

Hubo un momento en el que estabas seguro que la comunicación con alguien se había perdido; y fue luego cuando el cartero visitó el buzón de tu casa.

Hubo un momento en el que una pelea prometía ser eterna; y sin dejarte ni siquiera entristecerte terminó en un abrazo.

Hubo un momento en que un examen parecía imposible de pasar; y hoy es un examen más que aprobaste en tu carrera.

Hubo un momento en el que dudaste de encontrar un buen trabajo; y hoy puedes darte el lujo de ahorrar para el futuro.

Hubo un momento en el que sentiste que no podrías hacer algo: y hoy te sorprendes a ti mismo haciéndolo.

Hubo un momento en el que creíste que nadie podía comprenderte; y te quedaste boquiabierto mientras alguien parecía leer tu corazón.

Así como hubo momentos en que la vida cambió en un instante, nunca olvides que aún habrá momentos en que lo imposible se tornará un sueño hecho realidad.

Nunca dejes de soñar, porque soñar es el principio de un sueño hecho realidad.

(Enviado por Nery)

13 consejos


  1. No te quiero por lo que eres, sino por lo que soy cuando estoy contigo
  2. Nadie se merece tus lágrimas, y el que se las merece no te hará llorar
  3. Si alguien no te quiere como tu quieres, no quiere decir que no te quiera con toda su alma.
  4. Un amigo verdadero es el que tiene tu mano y toca tu corazón.
  5. La peor manera de echar de menos a alguien es, sentarse a su lado y saber que nunca será tuyo.
  6. Nunca pares de sonreír aunque estés triste, porque no sabes quien podría enamorarse de tu sonrisa.
  7. Igual para el mundo eres solo una persona, pero para algunas personas eres un mundo.
  8. No pierdas tiempo con alguien que no está dispuesto a pasarlo contigo.
  9. Igual Dios desea que conozcas a mucha gente mala antes de conocer a la persona correcta, para que se lo agradezcas cuando la encuentres.
  10. No llores porque algo se acabo, sino sonríe porque sucedió.
  11. Siempre habrá una persona para criticarte. Pero sigue siendo confiado, teniendo cuidado con los que serias confiado dos veces.
  12. Vuélvete una persona mejor y asegúrate de saber quien eres antes de conocer a alguien y de esperar a que vea quien eres.
  13. No corras mucho, las mejores cosas suceden cuando menos te lo esperas.

Desiderata*


*(Palabra latina que significa “cosas que se desean”)

Unos dicen que es un anónimo encontrado en una pared de la vieja iglesia de Saint Paul, Baltimore, en 1693. Otros dicen que lo escribió el abogado y filósofo MAX EHRMANN, en el 1927.

De cualquier modo, la Desiderata es un bello documento, un compendio de reglas generales para ser feliz en la vida:

  • Camina plácidamente entre el ruido y las prisas, y recuerda la paz que puede haber en el silencio.
  • Siempre que sea posible, sin rendirte, llévate bien con todas las personas.
  • Di tu verdad claramente y con serenidad; y escucha a los demás, incluso al torpe y al ignorante; él también tienen una historia que contar.
  • Evita a las personas ruidosas y agresivas; son vejaciones para el espíritu.
  • Si te comparas con los demás, puedes volverte vanidoso o amargado, pues siempre habrá personas mejores y peores que tú.
  • Disfruta de tus logros tanto como de tus planes. Conserva el interés en tu profesión, por humilde que ésta sea; es una posesión real en los turbulentos cambios de la fortuna.
  • Sé precavido en los negocios, porque el mundo está lleno de astucias. Pero que esto no ciegue tus ojos ante la virtud que existe; muchas personas luchan por altos ideales, y en todas partes la vida está llena de heroísmo.
  • Sé tú mismo. Sobre todo, no finjas afecto. Tampoco seas cínico con el amor; porque, ante la aridez y el desencanto, el amor, es tan perenne como la hierba.
  • Acepta mansamente el consejo de la edad, y renuncia con elegancia a las cosas de la juventud.
  • Nutre la fortaleza de tu espíritu para que sea tu escudo ante la desgracia inesperada.
  • Pero no te turbes con negras fantasías. Muchos miedos nacen del cansancio y la soledad.
  • Más allá de una sana disciplina, sé suave contigo mismo. Eres una criatura del Universo, no menos que los árboles y las estrellas; tienes derecho a existir.
  • Y tanto si lo ves claramente como si no, el Universo evoluciona tal como debe. Por lo tanto, vive en paz con Dios, no importa cómo Lo concibas.
  • Y sean cuales sean tus afanes y aspiraciones, en la ruidosa confusión de la vida, vive en paz con tu alma. Con todos sus fraudes, su rutina y sus sueños rotos … es un mundo hermoso.
Sé alegre y … ¡¡¡ Lucha por ser feliz !!!

El Caleidoscopio


Existía un hombre que a causa de una guerra en la que había peleado de joven, había perdido la vista. Este hombre, para poder subsistir y continuar con su vida, desarrolló una gran habilidad y destreza con sus manos, lo que le permitió destacarse como un estupendo artesano.Sin embargo, su trabajo no le permitía más que asegurarse el mínimo sustento, por lo que la pobreza era una constante en su vida y en la de su familia.Cierta Navidad quiso obsequiarle algo a su hijo de cinco años, quien nunca había conocido más juguetes que los trastos del taller de su padre con los que fantaseaba reinos y aventuras. Su papá tuvo entonces la idea de fabricarle, con sus propias manos un hermoso calidoscopio como alguno que él supo poseer en su niñez.En secreto y por las noches fue recolectando piedras de diversos tipos que trituraba en decenas de partes, pedazos de espejos, vidrios, metales, maderitas, etc. Al cabo de la cena de nochebuena pudo, finalmente imaginar a partir de la voz del pequeño, la sonrisa de su hijo al recibir el precioso regalo.

El niño no cabía en sí de la dicha y la emoción que aquella increíble navidad le había traído de las manos rugosas de su padre ciego, bajo las formas de aquel maravilloso juguete que él jamás había conocido….

Durante los días y las noches siguientes el niño fue a todo sitio portando el preciado regalo, y con él regresó a sus clases en la escuela del pueblo.
En los tiempos de recreo entre clase y clase, el niño exhibió y compartió henchido de orgullo su juguete con sus compañeros que se mostraban igual de fascinados con aquella maravilla y que pujaban por poner su ojos en aquel lente y dirigirlo al sol… Uno de aquellos pequeños, tal vez el mayor del grupo, finalmente se acercó al hijo del artesano y le preguntó con la ambiciosa intriga que solo un niño puede expresar:

– “Oye, que maravilloso calidoscopio te han regalado… dónde te lo compraron?, no he visto jamás nada igual en el pueblo…”

Y el niño, orgulloso de poder revelar aquella verdad emocionante desde su pequeño corazón, le contestó:
– “No, no me lo compraron en ningún sitio… me lo hizo mi papá”

A lo que el otro pequeño replicó con cierta sorna y tono incrédulo:
– “Tu padre?… imposible… si tu padre está ciego..!!!”

Nuestro pequeño amigo se quedó mirando a su compañero, y al cabo de una pausa de segundos, sonrió como solo un portador de verdades absolutas puede hacerlo, y le contestó:
– “Si… mi papá esta ciego… pero solamente de los ojos… Solamente de los ojos…”

El amor solo se puede ver con el corazón… “LO ESENCIAL ES INVISIBLE A LOS OJOS”

17 señales de que estás enamorad@


DIECISIETE:
Siempre que ves su foto te quedas mirando sus ojos.

DIECISEIS:
Cuando cuelgas despues de hablar con el/ella extrañas la conversación con esa persona especial, aunque hayan pasado sólo 2 minutos

QUINCE:
Siempre miras sus mensajes de texto o email una y otra vez.

CATORCE:
Siempre andas lento cuando vas con el/ella.

TRECE:
Siempre te sientes timida/o a su lado.

ONCE:
Cuando piensas en el/ella, tu corazón va rapido y lento al mismo tiempo.

DIEZ:
Sonries cuando escuchas su voz

NUEVE:
Cuando lo/la ves, no puedes ver a nadie más porque Todo lo que ves es el/ella.

OCHO:
Empiezas a escuchar musica suave cada vez que piensas en el/ella.

SIETE:
El/Ella es lo único que piensas

SEIS:
Te pones muy feliz cada vez que reconoces su olor.

CINCO:
Siempre te sonries a ti misma (o) cuando piensas en el/ella.

CUATRO:
Harias cualquier cosa por el/ella o por verlo (a).

TRES:
Cuando has leido este mensaje, solo una persona estaba en tu mente todo el tiempo…

DOS:
Estabas tan entretenido pensando en esa persona que no notaste el número doce.

UNO:
Acabas de subir para ver lo del número 12 y ahora estás riéndote silenciosamente

El Chofer


En cierta ocasión un hombre muy rico y poderoso, pero tambien lleno de años, decidió jubilar a su chofer de toda la vida. Puso un anuncio en el diario de la ciudad, contratando los servicios de un chofer.Llegaron muchos a la entrevista para ver quién tenía más experiencia para manejar y sobre todo prudencia. La prueba para ver quién se quedaba con el puesto consistía en una simple pregunta:
¿Qué tanto podrían manejar un auto en un barranco sin caer al precipicio?.Simple la pregunta.El primer entrevistado dijo:
– “Yo podría manejar tan cerca que si usted sacara la cabeza para escupir, su saliva caería al precipicio”.

Al hombre rico no le fue muy grato el comentario. Decidió entrevistar otro.

El siguiente dijo:
– “Yo podría manejar tan cerca que los neumáticos rozarían el precipicio sin caernos y con los ojos vendados”.

Todos exclamaron: Oh!. Pero al hombre rico no le asombró. Pensaron algunos, que era un hombre exigente. Decidió entrevistar a otro.

El tercer conductor dijo:
– “Yo podría manejar tan cerca y sin caer que solo conduciría el auto con las llantas laterales al precipicio en el aire, y las otras rozando la orilla del barranco.

Hubo otra exclamación todavía más fuerte. Ya nadie podría manejar mejor.

Entre la exclamación hubo un hombrecito en un rincón que dijo:
– “Yo podría manejar el auto tan lejos del precipicio como me fuera posible”

El hombre rico escuchó y dijo:
– “Este es el hombre que busco, y lo contrato de inmediato.”

Genaro Burela

Expresen sus sentimientos


Cierto día una maestra pidió a sus alumnos que pusieran los nombres de sus compañeros de clase en una hoja de papel, dejando un espacio entre los nombres.

Después les pidió que pensaran en la cosa más linda que pudieran decir de cada uno de sus compañeros y que lo escribieran debajo de su nombre.

Tomó el resto del período de la clase la tarea encomendada para poder terminar lo pedido. A medida que los alumnos dejaban el aula, entregaban a la maestra la hoja de papel.

Durante el fin de semana la maestra escribió el nombre de cada uno de sus alumnos en hojas separadas de papel y copió en ella todas las cosas lindas que cada uno de sus compañeros había escrito acerca de él.

El lunes ella entregó a cada alumno su lista. Casi inmediatamente toda la clase estaba sonriendo. “¿Es verdad?”, ella escuchó a alguien diciendo casi como en un susurro. “Yo nunca supe que podía significar algo para alguien”, y “Yo no sabía que mis compañeros me querían tanto”, eran los comentarios.

Nadie volvió a mencionar aquellos papeles en clase.

La maestra nunca supo si ellos comentaron su contenido con alguno de sus compañeros o con sus padres pero eso no era lo importante. El ejercicio había cumplido su propósito. Los alumnos estaban felices consigo mismos y con sus compañeros.

Aquel grupo de alumnos siguió adelante y progresó.

Varios años más tarde uno de los estudiantes fue muerto en Vietnam y la maestra asistió a su funeral. Ella nunca antes había visto a un soldado en su ataúd militar. El se veía tan bonito y tan maduro.

La iglesia estaba llena con sus amigos. Uno a uno de aquellos que tanto lo apreciaban caminaron silenciosamente para darle una última mirada. La maestra fue la última en acercarse al ataúd.

Mientras estaba allí, uno de los soldados que actuaba como guardia de honor se acercó a ella y le preguntó: “¿Era usted la profesora de matemáticas de Marcos”?

Ella balbució:
– “Sí”.

Entonces él dijo:
– “Marcos hablaba mucho acerca de usted”.

Después del funeral la mayoría de lo ex compañeros de Marcos fueron juntos a una merienda. Allí estaban también los padres de Marcos, obviamente deseando hablar con su profesora.

– “Queríamos mostrarle algo”, dijo el padre, sacando del bolsillo una billetera. “Lo encontraron en la ropa de Marcos cuando fue muerto. Pensamos que tal vez usted lo reconocería”, dijo.

Abriendo la billetera, sacó cuidadosamente dos pedazos de papel gastados que él había arreglado con cinta y que se veía que había sido abierto y cerrado muchas veces.

La maestra se dió cuenta aún sin mirar mucho que era la hoja en la que ella había registrado todas las cosas lindas que los compañeros de Marcos habían escrito acerca de él.

– “Gracias por haber hecho lo que hizo” dijo la madre de Marcos. “Como usted ve Marcos lo guardaba como un tesoro”

Todos los ex compañeros de Marcos comenzaron a juntarse alrededor.

Carlos sonrió y dijo tímidamente:
– “Yo todavía tengo mi lista. La tengo en el cajón de encima, de un armario que tengo en mi escritorio”.

La esposa de Felipe dijo:
– “Felipe me pidió que pusiera el suyo en el álbum de casamiento”.

– “Yo tengo el mío también”, dijo Marilyn. “Está en mi diario”.

Entonces Victoria, otra de sus compañeras, metió la mano en su cartera, sacó una billetera y mostró al grupo su gastada y arrugada lista.
– “Yo la llevo conmigo todo el tiempo” y sin siquiera pestañar dijo:
– “Yo creo que todos hemos conservado nuestras listas.

Fue entonces cuando la maestra se sentó y lloró. Lloró por Marcos y por todos sus compañeros que no lo volverían a ver.

La densidad de la población de nuestra sociedad es tan pesada que olvidamos que la vida va a terminar un día. Y no sabemos cuando será ese día. Así que, por favor, díganle a la gente que ustedes quieren y para quienes desean el bien, que ellos son especiales e importantes. Díganselo, antes que sea demasiado tarde.

“Un verdadero amigo es quien sabe todo sobre ti y sigue siendo tu amigo”.

Noche lluviosa


Estás conduciendo tu coche de dos plazas en una noche de tormenta terrible.

Pasas por una parada de autobús donde se encuentran tres personas esperando:

1. Una anciana que parece a punto de morir.
2. Un viejo amigo que te salvó la vida una vez.
3. El hombre ideal, o la mujer de tus sueños.

A cuál llevarías en el coche, habida cuenta que sólo tienes sitio para un pasajero?

Piensa muy bien tu respuesta antes de seguir leyendo. . .

Éste es un dilema ético-moral que una vez se utilizó en una entrevista de trabajo.

Podrías llevar a la anciana, porque va a morir y por lo tanto deberías salvarla primero.

O podrías llevar al amigo, ya que él te salvó la vida una vez y estas en deuda con él.

Sin embargo, tal vez nunca vuelvas a encontrar al amante perfecto de tus sueños.

Uno de los aspirantes en esa entrevista fue contratado (de entre 200 aspirantes) por su magnifica respuesta.

Quieres saber cuál fue?
Lee el resto de esta entrada

Ofreciendo empleo digno y bien remunerado


No es necesario que sea hombre o mujer, basta que sea humano, basta que tenga sentimientos, basta que tenga corazón.

Se necesita que sepa hablar y callar, sobre todo que sepa escuchar.

Tiene que gustar de la poesía, de la madrugada, de los pájaros, del Sol, de la Luna, del canto, de los vientos y de las canciones de la brisa.

Debe tener amor, un gran amor por alguien, o sentir entonces, la falta de no tener ese amor.

Debe amar al prójimo y respetar el dolor que los peregrinos llevan consigo.

Debe guardar el secreto sin sacrificio.

No es necesario que sea de primera mano, ni es imprescindible que sea de segunda mano.

Puede haber sido engañado, pues todos los amigos son engañados.

No es necesario que sea puro, ni que sea totalmente impuro, pero no debe ser vulgar.

Debe tener un ideal, y miedo de perderlo, y en caso de no ser así, debe sentir el gran vacío que esto deja.

Tiene que tener resonancias humanas, su principal objetivo debe ser el del amigo.

Debe sentir pena por las personas tristes y comprender el inmenso vacío de los solitarios.

Debe gustar de los niños y sentir lástima por los que no pudieron nacer.

Se busca un amigo para gustar de los mismos gustos,

que se conmueva cuando es tratado de amigo.

Que sepa conversar de cosas simples, de lloviznas y de grandes lluvias y de los recuerdos de la infancia.

Se precisa un amigo para no enloquecer, para contar lo que se vio de bello y de triste durante el día, de los anhelos y de las realizaciones, de los sueños y de la realidad.

Debe gustar de las calles desiertas, de los charcos de agua y los caminos mojados, del borde de la calle, del bosque después de la lluvia, de acostarse en el pasto.

Se precisa un amigo que diga que vale la pena vivir, no porque la vida es bella, sino porque se tiene un amigo.

Se necesita un amigo para dejar de llorar. Para no vivir de cara al pasado, en busca de memorias perdidas.

Que nos palmee los hombros, sonriendo o llorando, pero que nos llame amigo, para tener la conciencia que aún se vive.

Si estas interesado.. Enviame tus intensiones, a cambio tendras como beneficio incalculables riquezas, espirituales por venir.

(Nuevamente le pido disculpas a su autor. No me acuerdo de dónde tomé el artículo).

No te preocupes, ocúpate


Hay una gran diferencia entre prever una dificultad y preocuparse por ella.

Al hacer planes parece razonable prever ciertos obstáculos complicados en el camino.

En la medida en que puedas anticiparte a ellos para estar esperándolos y si das los pasos necesarios como para minimizar su impacto, harás que tus esfuerzos resulten muchísimo más efectivos.

Sin embargo, preocuparse por los problemas que eventualmente podrían aparecer, genera una dinámica completamente diferente.

La preocupación te predispone a quedar atrapado por obstáculos que podrían no materializarse jamás.

¿Cuáles son las cosas que tus preocupaciones no te están permitiendo conseguir?

Si hay algún aspecto que te preocupa, lleva a cabo las acciones necesarias como para aliviar esa sensación.

Luego líbrate de tus preocupaciones y sigue adelante con tus cosas. Siempre que intentas algo ambicioso tienes la posibilidad de fracasar.

Pero si no lo intentases, el fracaso no sería sólo una posibilidad, sino una certeza.

En lugar de preocuparte por lo que podría suceder ponte en movimiento y utiliza tu energía para lidiar con lo que realmente esta ocurriendo.

Esa es la manera de hacer que… las cosas pasen.

A %d blogueros les gusta esto: