Los ocho mitos de las relaciones de pareja que te encantará desmontar


8 mitos parejas

Si de algo se dan trucos infalibles, recetas mágicas y pasos a seguir que nos conducirán a la felicidad eterna es de las relaciones de pareja (a excepción de las dietas que, como todo el mundo sabe, son la manera más eficaz de obtener la felicidad en cinco cómodos pasos). Sin embargo, los secretos y trucos que se dan para mantener una relación duradera y satisfactoria suelen ser erróneos. No por los consejos en sí, ni por quien los emite, sino porque cada pareja es un mundo y, afortunadamente, no hay unas instrucciones de uso para ser felices durante toda la vida. De los muchos mitos que se han encumbrado sobre las parejas estables y contentas estos son los ochos que más te gustará desmontar.

1. La pareja que se entretiene unida se mantiene unida

Tener intereses en común está bien, y poder incluir al uno en los del otro también. Pero no es necesario que ambos aprendáis los mismos idiomas, practiquéis los mismos deportes, os hagáis el mismo curso sobre cómo cocinar sushi y os saquéis el mismo cupón para el ciclo de cine belga que dura tres meses. De hecho, según Seth Meyers, psicólogo clínico y autor de varios libros sobre amor y relaciones de pareja, “las parejas que lo hacen todo juntos tienden a un final codependiente” que no es sano en absoluto.

2. Una pareja que se ama nunca se va a la cama enfadada

Lo que en teoría puede parecer una buena idea llevado a la práctica puede ser insoportable: continuar una pelea cuando uno está ya cansado, dolido y somnoliento no conduce a nada bueno. La autora del libro Happier at HomeGretchen Rubin explica que “la gente tiende a pelearse por la noche, cuando están muy cansados”. Rubin sugiere dejar la discusión para el día siguiente, tras haber descansado: lo que parecía un conflicto puede que, por la mañana y tras el café, no lo sea para nada.

3. Un matrimonio feliz no discute nunca

Como resulta obvio, discutir sin cesar es síntoma de que algo va mal. Pero las pequeñas riñas o lo encontronazos son normales, y pretender pasar por la relación sin vivirlos es una utopía infantiloide. La pareja discute, claro, y después se reconcilia. No pasa nada. Según Tina B. Tessina, psicoterapeuta y autora del libro Money, Sex and Kids: Stop Fighting about the Three Things That Can Ruin Your Marriage, es importante saber discutir y desentrañar los problemas para resolverlos adecuadamente, de manera calmada y racional.

4. La mitad de los matrimonios terminan en divorcio

Si crees que estás luchando por un imposible a la hora de cuidar tu matrimonio estás equivocado. Las investigaciones han mostrado que la tasa de divorcio es menor de lo que se pensaba: llegó a su tope en 1980, con un 41% de parejas divorciadas, y de ahí ha ido en descenso.

5. Es necesario tener un encuentro nocturno

Es importante saber discutir y desentrañar los problemas para resolverlos adecuadamente, de manera calmada y racionalUna cita por la noche, a solas, es estupenda si te apetece. Pero no todo el mundo prefiere ese momento del día para intimar. Mucha gente lo que quiere al llegar a casa es ponerse unos pantalones cómodos y relajarse. No deben preocuparse: preferir quedarse en casa cómodamente no va a poner en riesgo ningún  matrimonio.

6. Un bebé fortalece la relación

Todos los expertos coinciden en que esto no es en absoluto cierto. Un estudio de 2009 que publicó el Journal of Personality and Social Psychology concluyó que tener hijos a menudo contribuye al fracaso matrimonial. En cualquier caso, los niños hay que tenerlos porque se desean, no como parche a ningún problema.

7. Si estás realmente enamorado siempre sabrás lo que la otra persona necesita

“Cuando estamos enamorados nos sentimos muy cerca de la otra persona y asumimos que debemos saber todo acerca de sus pensamientos y sentimientos más profundos”, dice Tessina. “Es un efecto secundario de la euforia que inducen hormonas como la oxitocina y la endorfina. Sin embargo, sólo es euforia. Los amantes recientes tienen que conocerse mutuamente, e incluso después de treinta años de feliz matrimonio, hay veces en que no se sabe decir qué piensa o necesita la otra persona”, concluye.

8. Si te encuentras en un buen matrimonio no tienes que trabajar en él

Todo lo que merece la pena requiere un esfuerzo, y el matrimonio no es una excepción. “Todas las relaciones necesitan trabajarse, pero las buenas relaciones exigen aún más trabajo que las otras”, dice Meyers, que opina que “las relaciones son como jardines: cuanto más los cuides y los alimentes, mejores resultados obtendrás”.

Vía El Confidencial

Anuncios

Acerca de Luis Castellanos

Luego de unos años en Maracaibo, de regreso en Caracas. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos. luiscastellanos @ yahoo.com | @lrcastellanos

Publicado el 28 febrero, 2014 en parejas. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Cada persona es un mundo y lo mismo cada pareja, hay algunas que parecen tener todos los ingredientes para funcionar y no funcionan y al revés
    Saludos y buen fin de semana

  2. JOSE LUIS A.V.

    La felicidad individual de pende directamente de nosotros, la felicidad en pareja es distinta, para que sea eterna o no, siempre dependerá de los dos, cada quien aporta su porcentaje a la relación, si la felicidad en las parejas dependiera sólo de uno de ellos, el que ama más de los dos llevaría a buen puerto la relación, pero tristemente no es así.

    Existen muchos distractores a los cuales las parejas se tienen que enfrentar, uno de ellos sin duda son la diferencia de opinión que existen entre las parejas, dichas diferencias no pueden resolverse sólo porque se aman.

    Cuando cada quien tiene un punto de vista diferente sobre la vida, y las expectativas de uno de los dos ( O sea lo que espera uno del otro) no son reales comienza a crearse un conflicto, conflicto que de no encontrar solución crea en el otro, desilusión, enfado e indisposición, llevándolos continuamente a hacerse reproches y posible e indudablemente a una separación.

    Es muy importante conocer la forma de pensar de la pareja, y esto se da en el noviazgo, no podemos iniciar algo tan serio como un matrimonio, pensando que el amor, solucionará todo lo malo que pueda haber entre los dos.

    No, eso es un concepto errado, de casarse con alguien que piensa contrario a ti, se expondrán a una vida entera de quejas de parte de ella o él, de quien piense diferente de los dos, debido a que se sentirá insatisfecha con lo que tú puedas darle.

    “MÁS VALE HABITAR EN EL DESIERTO QUE CON MUJER PENDENCIERA Y DE MAL GENIO ”

    Podremos amar demasiado a nuestra pareja y quizá en la etapa de noviazgo sea maravillosa (o) y lo idealicemos de tal modo que nuestro corazón enamorado crea que tiene todo lo que una mujer en un hombre podría desear, pero obviamos algo muchas veces, la actitud y los deseos poco realistas de él, pudiendo convertirlo en un futuro en el hombre o mujer pendenciera y de mal genio sobre lo que se advierte en la frase célebre dicha por Salomón.

    Es verdad, la felicidad es individual, pero también es verdad que al unirse, al estar en una relación seria y que nos siga generando felicidad, es muy importante saber que es lo que la otra persona está dispuesta a aportar, y eso lo podemos descubrir, mediante la conversación, pues la comunicación es una forma sencilla de saber lo que el otro piensa acerca de la vida, pues nuestra manera de pensar se manifestará por medio de palabras, palabras que se convertirán en acciones, así es que quien ha decidido iniciar una vida en pareja no va con los ojos cerrados, él o ella los cierran al sentirse enamorados.

    Cada quien decide a quien elige para que esté a su lado, cada quien decide si debe esperar algunos años para ver si ella o él cambia, o romper con ella o él, sabedores de que las malas relaciones con el tiempo empeoran, no mejoran, y como muestra existen tantas y tantas personas solas o en su defecto, tantas y tantas personas que viven como perros y gatos, discutiendo, peleando .

    Que como bien dice la frase es mejor habitar en el desierto, que con esas nocivas compañías.

    Una persona feliz, con cierta madurez y que tiene el deseo de mantener una bonita relación que se encuentra en la vida con alguien con las mismas características tendrá parte del camino ganado, que quien sólo se deja llevar por una cara bonita y un cuerpo escultural que no tienen las mismas expectativas similares de vida que el otro.

    En la vida de pareja no va uno a ver que suerte tiene o no con el otro, no, así no, se va con el firme deseo de que esa relación sea eterna, sea lo más agradable, respetuosa, y afectiva, que pueda ser y eso depende de los dos, no sólo de un corazón enamorado que cree que con besos y abrazos esto puede suceder.

    “LOS BESOS Y ABRAZOS NO TIENEN ESE PODER ”

    Si así fuera veríamos a todos en la calle practicándolos, veríamos a todo el mundo feliz, pero como podemos ver no es así.

    La felicidad en pareja va más allá de besos y abrazos, por supuesto que siempre serán mejor que gritos y sombrerazos.

    La felicidad en pareja consiste en crear intereses en común, realizando actividades que se practiquen en compañía de la pareja.

    La felicidad en pareja consiste en darle un lugar privilegiado a él a ella, donde caminar tomados de la mano, abrazados o a la par sea algo natural.

    La felicidad en pareja es ser afectivos con ella, decirle constantemente te quiero, te amo, y con pequeños detalles podérselo demostrar.

    La felicidad está dentro de nosotros mismos, y sólo es el resultado del amor que a ti mismo te tengas, nada ni nadie podrá darte felicidad, eres feliz porque así lo has decidido, pero para ser verdaderamente feliz tendrías que encontrar a alguien que piense igual que tú, además de que tenga los mismos intereses.

    La felicidad no depende de nadie…excepto de ti, cuando le otorgamos nuestra felicidad a otra persona, preparémonos a sufrir intensamente, pues nuestra felicidad dependerá de que la otra persona nos la dé o no con sus palabras, con sus detalles, con sus acciones y atenciones.

    Ser feliz en pareja es un compromiso muy grande, pues no es suficiente que sea uno feliz, sino que debe de tratar uno que las personas que están a nuestro lado también estén felices.

    Ser feliz es algo que a nosotros nos corresponde DECIDIR.

    Debemos modificar nuestra manera de pensar, debemos cambiar nuestra actitud, debemos reaccionar de manera diferente nuestra manera de ver y comportarnos ante algo que no nos agrade.

    Nuestros buenos pensamientos, nuestras alegres actitudes y nuestras amables reacciones, nos permitirán cada vez más tener en nuestros corazones la tan ansiada felicidad.

    Esa felicidad que nos puede causar tener a alguien más a nuestro lado, compartiendo momentos hermosos, y también momentos desagradables que en lugar de separarnos nos unan con más fuerza en una relación más firme y duradera.

    Si sabemos elegir bien a nuestras parejas, estas nos ayudarán a crecer, pues las buenas parejas nos enriquecen.

    Ser amigo de tu pareja es algo que favorece a la relación, la confianza plena, el deseo de estar bien con la otra persona, la experiencia de amor al lado de esa persona será lo más grande que podamos vivir.

    Si decidiéramos adoptar una actitud de aceptación, apreciación y disfrutar del camino con alguien más a nuestro lado, la felicidad ya está en nuestras manos, incluso cuando afrontáramos problemas.

    Para las personas que no creen o dudan de la felicidad, permítanme decirles que la felicidad existe, puede ser duradera y puede, incluso, acompañarnos toda nuestra vida, formar parte de nosotros, como una característica más que nos defina, y depende sólo de un cambio de actitud.

    Actitud que deben tener ambos integrantes de la pareja para ser feliz a pesar de los pesares que se puedan encontrar.

    La felicidad solo o en pareja, es una decisión, una actitud, una forma de ser y actuar, escogiendo AMAR y liberándonos de todo temor.

    Por eso es importante buscar y encontrar a alguien que piense igual y tenga los mismos intereses que nosotros, si no es así, esperemos a ver si cambia su modo de pensar del otro o aunque nos duela, siempre será mejor terminar ahora que tiempo después y le echemos a perder la vida a otros inocentes de nuestras malas decisiones.

    “ LA FELICIDAD EN PAREJA DEPENDE DE UN PAR DE MENTES FELICES, Y A PARTIR DE AHÍ, AFRONTAR LO QUE VENGA EN PAREJA CON ALEGRÍA ”

    “ EL AMOR ES REALMENTE MARAVILLOSO, PERO SE PUEDE CONVERTIR EN UN INFIERNO SI NO SABEMOS ELEGIR BIEN A QUIEN COMPARTIRÁ CON NOSOTROS LA VIDA ”

    J.L.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: