Cuando los padres deben mandar


Limites de PadresNadie pone en duda que los papás deben mandar. Esa autoridad sobre los hijos se las ha dado Dios. Pero hay que saber hacerlo. Todos tenemos experiencia de que a la hora de educar “sin reglas de comportamiento y de vida, aplicadas día a día también en las cosas pequeñas, no se forma el carácter y no se prepara para afrontar las pruebas que no faltarán en el futuro”. (Benedicto XVI).

Sin embargo, tampoco resulta fácil encontrar el equilibrio entre libertad y disciplina. Muchos padres temen, -tal vez las han sufrido ellos mismos- las consecuencias negativas que puede conllevar el pretender imponer algo a los hijos: por ejemplo, que se deteriore la paz en el hogar o que terminen rechazando una cosa que es buena en sí misma.

Para solucionar el aparente dilema entre poner normas y que los hijos las asuman con libertad, el camino es el del prestigio. El prestigio hace creíble la autoridad. Es fruto de la experiencia y la competencia, pero se adquiere sobre todo con la coherencia de la propia vida y con la implicación personal.

Ejercitar la autoridad no se puede confundir con el simple imponerse, ni con lograr ser obedecido a como dé lugar. Quien sigue a una determinada autoridad no lo hace tanto por temor a ser castigado, como porque ve en ella un punto de referencia que le sirve para conocer la verdad y el bien de las cosas, aunque a veces no las comprenda del todo. La autoridad guarda una estrecha relación con la verdad, porque la representa.

Desde esta perspectiva, la autoridad posee un sentido eminentemente positivo, y aparece, como un servicio: es una luz que orienta a quien la sigue hacia el fin que busca. De hecho, etimológicamente, autoridad viene del verbo latino augere, que significa hacer crecer, desarrollar. Quien reconoce una autoridad se adhiere sobre todo a los valores o verdades que representa. “el educador es un testigo de la verdad y el bien” (B. XVI).

Es la persona que ya ha descubierto y hecho propia la verdad a la que se aspira. El educando, por su parte, se confía en el educador: no solo de sus conocimientos sino también porque lo ve dispuesto a ayudarle a alcanzar esas verdades.

No hay que preocuparse tanto por conseguir la autoridad pues ya se tiene por el hecho de ser padres. Pero hay que aprender a ejercitarla y sobre todo, a no perderla. Para afianzar esa autoridad basta con ser verdaderamente padres. Mostrar la belleza de la propia vida y querer a los hijos como son. Aunque el actual ritmo de vida puede hacerlo difícil, hay que encontrar tiempo para estar con ellos, conversar, compartir. Comer juntos al menos una vez al día, por ejemplo. Sirve para conocerse y contar las anécdotas de la jornada.

Oswaldo Pulgar
El Universal
opulgarprez6@gmail.com
@oswaldopulgar

Anuncios

Acerca de Luis Castellanos

Luego de unos años en Maracaibo, de regreso en Caracas. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos. luiscastellanos @ yahoo.com | @lrcastellanos

Publicado el 13 marzo, 2013 en padres. Añade a favoritos el enlace permanente. 4 comentarios.

  1. Es verdad, prestigio hace creíble la autoridad.
    Con el ejemplo, podemos dar la mejor clase a nuestro hijos. No sirven las palabras si no hay coherencia con las acciones.

  2. Gracias por el buen recordatorio.

    Saludos Luis.

  3. gracias por recordar que aun no sabemos como ser padres ni como ejercer la autoridad que dios nos a dado

  4. es muy cierto q con la fuerza no se obtiene el respeto de los hijos , darles confianza y amistad es uno de los mejores metodos de ganarselos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: