Las creencias aislan y atan


“No se trata de cambiar de creencias, ni de sustituir una por otra, sino de estar enteramente libres de todas las creencias, de forma que uno afronte la vida de un modo nuevo a cada minuto. La verdad, después de todo, está en tener capacidad para afrontar todas las cosas de un modo nuevo, de instante en instante, sin la reacción condicionante del pasado, para que no surja ese efecto acumulativo que obra como barrera entre uno mismo y aquello que es.

Después de todo, una taza sólo es útil cuando está vacía; y una mente repleta de creencias, de dogmas, de afirmaciones y de citas, en realidad no es una mente creativa, y lo único que hace es repetir. Y el huir de ese miedo –de ese miedo al vacío, a la soledad, al estancamiento, a no prosperar, a no triunfar, a no ser algo o alguien- es sin duda una de las razones por las cuales aceptamos las creencias tan ávida y codiciosamente. ¿No es así? ¿Podemos comprendernos a nosotros mismos mediante la aceptación de una creencia? Todo lo contrario. Es obvio que una creencia, política o religiosa, impide la propia comprensión. Obra a modo de pantalla, a través de la cual nos observamos a nosotros mismos. ¿Y podemos observarnos a nosotros mismos sin creencias? Si suprimimos esas creencias –las muchas creencias que uno tiene- , ¿queda algo para observar? Si no tenemos creencias con las cuales la mente se haya identificado, entonces la mente, sin identificación alguna, es capaz de observarse a sí misma tal cual es, y ahí, ciertamente, está el comienzo de la propia comprensión.

¡Cuántas creencias tenemos! Ciertamente, cuanto más intelectual, cuanto más culta, cuanto más espiritual –si es que puedo emplear esa palabra-, una persona, menor es su capacidad de comprender. Los más reflexivos, los más despiertos, los más alerta, son tal vez los menos creyentes. Eso es porque la creencia ata, la creencia aísla; y eso lo vemos por todo el mundo, tanto
en el mundo económico y político como también en el mundo espiritual.

Vosotros sois brahmanes y yo no brahmán; vosotros sois cristianos, yo musulmán, y así sucesivamente. Pero habláis de fraternidad y yo también hablo de la misma fraternidad, amor y paz. La realidad de los hechos es que estamos separados y divididos. El hombre que quiere la paz y desea crear un mundo nuevo, un mundo feliz, no puede aislarse con ningún tipo de creencia.”

Anuncios

Acerca de Luis Castellanos

Luego de unos años en Maracaibo, de regreso en Caracas. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos. luiscastellanos @ yahoo.com | @lrcastellanos

Publicado el 2 octubre, 2012 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 11 comentarios.

  1. No estamos aislados, somos seres gregarios, los cuales hemos pasado por unos procesos sociales que inciden, la cultura, costumbres, los refranes, tradiciones y creencias. La inclusion es una decision de cada uno.

    • giuliano pellegrino

      y creer en el amor y la paz no es tambien una creencia? creer en uno mismo no te ata y aisla tambien? por eso no lo entiendo ese pensamiento,todos creemos en el Creador,,aca nada tiene que ver la politica o las religiones. es algo que uno cree, por eso no nos aislamos ni nos atamos. asi lo pienso y asi lo creo..

      • ES que con que una persona respete a los demas y ayude siempre que pueda al prójimo, basta, no hay que creer en Dios para ser buenas personas, ya que el que actua u obra bien solo por temor a Dios el dia que se sale de su religion, actua como animal, por eso lo mejor es ser respetuosos, amorosos, y hacer todo lo que se sabe es correcto, sin necesidad de creer en un Dios para hacerlo… Muchos se estan haciendo ricos con el asunto de la creencia en Dios a costilla de los creyentes.. puro negocio el asunto de Dios.

    • giuliano pellegrino

      Estoy de acuerdo con vos

  2. Entre menos ataduras tengamos y mas autorrespeto, mas abiertos somos a los cambios y a la diversidad que tenemos por estos tiempos,

  3. Genial reflexión, muy positiva. Saludos.

  4. Me parece un mensaje excelente, gracias.

  5. Los prejuicios y la intolerancia, no solo aislan, sino que matan.
    Por otro lado, la espontaneidad de las personas y la inocencia del niño que fuimos, nos hace maravillosos seres humanos, rescatan nuestra pureza: que niño viene al mundo entendiendo de religiones y de razas?
    Por eso, “48 leyes del Poder”, no es para mí… en absoluto!!!!
    Libertad, fluidez y espontaneidad.

  6. como seres humanos podemos adquirir la humildad como verdadero estado de conciencia

  7. ES que con que una persona respete a los demas y ayude siempre que pueda al projimo, basta, no hay que creer en Dios para ser buenas personas, ya que el que actua u obra bien solo por temor a Dios el dia que se sale de su religion, actua como animal, por eso lo mejor es ser respetuosos, amorosos, y hacer todo lo que se sabe es correcto, sin necesidad de creer en un Dios para hacerlo… Muchos se estan haciendo ricos con el asunto de la creencia en Dios a costilla de los creyentes.. puro negocio el asunto de Dios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: