El fuego, la lluvia… el granizo. ¡Como es adentro es afuera!


Nosotros, como seres con pensamiento, creamos nuestro entorno. Todos estamos conectados con el Universo. Si constantemente pensamos en palabras como violencia, guerra, sufrimiento, el agua que conforma nuestro cuerpo se afecta y mina su efectividad para mantener nuestra salud. Por ello, el calor, el fuego, aumenta. No es raro que hasta suba nuestra temperatura corporal. Si pensamos en palabras sanas: paz, amor, armonía… el agua fluye en nuestro interior y el fuego sigue equilibrado. No olvidemos que dentro de nosotros habita el fuego (en nuestro metabolismo), el agua (en nuestro sistema linfático), la tierra (en los huesos) y el viento (en nuestro sistema respiratorio). Si fuésemos un bosque y el fuego estuviera desequilibrado estaríamos incendiándonos (como Coahuila, ¿te checa?) y el agua sufriente tendría que desbordarse de alguna forma, ¿no es así? Algún día saldrá en forma de tormenta violenta por nuestros ojos, o en forma de vómito u otras enfermedades estomacales. Al fin y al cabo una crisis…

Si todo esto pasa en nuestro cuerpo, ¿cómo no habría de pasar en nuestro mundo, en nuestro país, en nuestra ciudad? Somos capaces de reflejar en el exterior todo lo que pasa dentro de cada uno de nosotros. De ahí nuestra responsabilidad por mantener sanas nuestras emociones. ¡Como es adentro es afuera!, dicen los antiguos. La ciudad, el país, es el “gran cuerpo” de todos sus habitantes. Como constantentemente pensamos en violencia, el fuego aumenta, y por consiguiente comenzaron los incendios forestales, las temperaturas altas y los “golpes de calor”. Además, cuando comenzamos a quejarnos, dejamos de fluír con el ambiente y constreñimos aún más la función del agua. Por ello, las lluvias llegaron desbordadas… Era un cuerpo que había mantenido sus sentimientos demasiado reprimidos. Salieron las lágrimas de forma desbordada. ¿Acaso nunca te ha pasado?

¿Y el granizo? Para los antiguos vikingos, el granizo es una crisis, un final. ¡Te imaginas con tanto fuego y tanta emoción y sufrimiento contenidos! Sin embargo, después de esa crisis, viene un periodo de tranquilidad. No acaso se dice “después de la tempestad viene la calma”. El granizo fertiliza los campos y nos dice que tenemos la oportunidad de cambiar. De transformar la violencia (el fuego, el calor) de nuestro interior, de dejar fluír de forma sana nuestros sentimientos (la lluvia) para que no se desborde e inunde el Viaducto. Asimismo, de tomar el granizo como un nuevo comienzo. ¿No dicen que las crisis son grandes oportunidades? La responsabilidad es de cada uno… Basta aceptarla.

Gina Cárdenas

Anuncios

Acerca de Luis Castellanos

Luego de unos años en Maracaibo, de regreso en Caracas. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos. luiscastellanos @ yahoo.com | @lrcastellanos

Publicado el 10 mayo, 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 12 comentarios.

  1. Me encanta tu blog, lo leo cada día desde hace años, llego a la ofi y de lo primero que hago, tomarme una de tus pildoritas de esperanza y buen rollo. Gracias por recopilar estos textos, por los tuyos propios y por compartirlo con nosotros. Si vienes por Madrid alguna vez, te haremos de guía con mucho gusto..!
    Un saludo afectuoso,
    D.

  2. Pues a pensar en coss bonitas, igual hasta le echamos un cable al problema del cambio climático.
    Saludos

  3. Granizo, urgente!!!

  4. Simplemente, hermoso

  5. Muy bueno! Así es q mente positiva para todo y mucha buena vibra ! Un beso Luís

  6. Yo también creo que nuestro pensamiento es un factor muy importante, para siempre ver las cosas desde un punto de vista más positivo, más optimista, en donde encontremos tal vez el porqué pero más bien el para qué?.

    Entonces por más difícil, más inesperada, más triste, que sea la prueba o las situación, si tratamos de mantener un pensamiento positivo, el resultado de lo que podamos o no hacer, de lo que podamos esperar, de lo que tengamos que aceptar, será más llevadero y tendrá un mejor resultado en nuestras vidas.

    Gracias Luis.

  7. Me ha encantado el escrito, tengo que decir que me han embargado varias emociones al leerlo que me guardo para mi, pero me ha alegrado leer esas líneas con absoluta sinceridad. Lo que de verdad me impresiona mucho es el contemplar la interconexion de mentes que se pueden dar a raiz de una idea (lo digo por los comentarios).

    Si alguien desea leer algunas de mis líneas es bienvenido: http://historiasquecontar.jportiyo.es/

    Saludos, buen blog

  1. Pingback: El fuego, la lluvia… el granizo. ¡Como es adentro es afuera! | Blogs Cristianos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: