La Galleta


Uno de mis pacientes, un empresario exitoso, me cuenta que antes de su cáncer, solía deprimirse a menos que las cosas saliesen de una manera específica.

La felicidad consistía en “tener la galleta”. Si tenía la galleta, las cosas estaban bien. Si no la tenía, la vida no valía un comino. Desafortunadamente, la galleta continuaba cambiando. Parte del tiempo era dinero, algunas veces poder, a veces sexo. En otras ocasiones, era un nuevo auto, el contrato más grande y la dirección más prestigiosa.

Un año y medio después de su diagnóstico de cáncer en la próstata se rasca la cabeza pensativo. “Es como si hubiese dejado de aprender a vivir tras dejar de ser muchacho. Cuando le doy a mi hijo una galleta, él se pone feliz. Si le quito la galleta o ésta se rompe, se entristece.

Pero él tiene dos años y medio y yo cuarenta y tres. Me ha tomado todo este tiempo comprender que la galleta nunca me hubiera hecho feliz por mucho tiempo.

En el momento en que tenemos la galleta y comienza a romperse o comenzamos a preocuparnos de que se rompa o de que alguien quiera quitárnosla, uno tiene que renunciar a un montón de cosas para cuidar de la galleta, para evitar que se rompa y asegurarnos de que nadie nos la quite.

Tal vez ni siquiera tengamos la oportunidad de comerla por estar tan ocupados intentando de no perderla. El tener la galleta no es de lo que trata la vida”.

Mi paciente se ríe y dice que el cáncer le ha cambiado. Por primera vez es feliz.

No importa si su negocio va bien o no, no importa si gana o pierde en el golf. “Hace dos años, el cáncer me preguntó: ‘Okay, ¿qué es importante? ¿Qué es realmente importante?’ Bueno, la vida es importante. La vida.

La vida de cualquier forma en que podamos tenerla. La vida con la galleta. La vida sin la galleta. La felicidad no tiene que ver nada con la galleta, tiene que ver con estar vivos. Antes, ¿quién hizo el tiempo?” Se detiene pensativo. “Vaya, creo después de todo la vida es la galleta”.

 

Rachel Naomi Remen

Vía Renuevo de Plenitud

Anuncios

Acerca de Luis Castellanos

Luego de unos años en Maracaibo, de regreso en Caracas. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos. luiscastellanos @ yahoo.com | @lrcastellanos

Publicado el 13 abril, 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Estupendo post, ´gracias por darme la oportunidad de reflexionar sobre lo más importante que tenemos: la vida.
    A veces, estamos tan preocupados y ocupados con “la galleta”, que no sabemos ver lo fundamental, ocuparnos de la verdadera galleta: nuestra vida¡

    saludos

  2. Lo efímero del tiempo es lo que tenemos que entender…
    Me sirve pensar en esto, cuando vivo una experiencia cotidiana desagradable: una discusión, un desacuerdo laboral, un fracaso emocional, etc. pienso: que significa este hecho en toda mi vida? Cuál es su importancia real?
    De nada sirve la galleta sin la vida. Lamentablente, lo entendemos cuando vivimos situaciones límites como enfermedade y pérdidas.
    No esperemos a mañana para honrar la vida!

  3. Yo Luis mi manera de ver esta galleta o asi me hizo verlo mi corazon fue la siguiente. Aora despues de mucho tiempo reice mi vida vuelvo a estar con otra persona que me hace muy feliz y me demuestra dia a dia que me quiere. Habeces me doy cuenta de que no soy feliz… pero tal vez es porque no paro de pensar en que no debo arriesgar en que debo andar con mucho cuidado por si esa persona a la que amo me vuelve a partir el corazon… pero sabes que Luis… tratare de grabarme en mi cabeza dia a dia la historia de esa galleta y que no debo pensar en que la tengo o no la tengo simplemente aprobechar lo que aora mismo tengo… ser feliz y mañana dios dira =) gracias por todo Luis

  4. Siento que hay que convencernos y estar plenamente seguros y confiados que la galleta somos nosotros, nosotros que tenemos la vida, que tenemos una diaria oportunidad de aprovecharla, de ver lo bueno que hacemos, que nos pasa, y lo que no es tan bueno de resolverlo o de tomarlo de la mejor manera posible, finalmente la ACTITUD ante nosotros mismos, ante los demás, ante las situaciones permanentes o pasajeras, finalmente ese amor, esas ganas, esa fé, esa motivación que imprimamos será lo que marque la diferencia en si tenemos una mejor vida o queremos desperdiciarla.

    Un gran abrazo a todos y muchas gracias Luis.

  1. Pingback: La Galleta | Blogs Cristianos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: