Cuando no escucho lo que quiero escuchar


Muchas veces buscamos la opinión de otras personas. Pero muchas veces, lo que buscamos es que nos digan lo que queremos escuchar. Y no paramos hasta encontrar a alguien que nos diga precisamente eso que queremos escuchar.

La dama que se hace un nuevo peinado, y va corriendo de amiga en amiga, hasta que consigue a alguna que le diga que le quedó “espectacular”.

El niño que hace un dibujo, abstracto para la mayoría, y va preguntándole a las personas qué ven en su hoja, hasta que consigue a alguien que le responde lo que él quiere escuchar.

La persona que toma una decisión, y va consultando a sus amigos hasta que alguien le responde acerca de lo acertada de dicha decisión.

Y es que a veces nos preocupamos por buscar esa opinión que queremos escuchar, que no nos preocupamos por analizar nosotros si hicimos bien o mal, si fue tomada a tiempo o a destiempo, si trae más beneficios que contratiempos o problemas.

En mi trabajo consigo a muchas personas que me preguntan acerca de algo, y luego de responderle, van corriendo a consultar a otras personas, hasta que consiguen a alguien que está de acuerdo con lo que ellas exponen, y entonces esa persona (con la asamblea presente) vuelve a hacer la consulta, para conseguir  la misma respuesta…

 

Luis Castellanos
Reflexiones Diarias

Anuncios

Acerca de Luis Castellanos

Luego de unos años en Maracaibo, de regreso en Caracas. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos. luiscastellanos @ yahoo.com | @lrcastellanos

Publicado el 4 abril, 2011 en asi pienso. Añade a favoritos el enlace permanente. 9 comentarios.

  1. Es verdad, todos buscamos a alguien que nos diga lo que queremos escuchar, y esto no es enriquecedor.
    Saludos

    • Depende de lo que quieras escuchar. Si lo que pretendes escuchar es otra opinión abierta, sincera y externa no creo que sea incorrecto.

  2. Es ironico pero esa opinion lejos de alisciente suele ser mentira de la respuesta real q buscas!

  3. Creo que lo mejor es estar seguros de lo que queremos hacer sin tener que depender de la aprobación de otros. Al fin y al cabo nunca conseguiremos agradar a todos. La autoafirmación es prueba de madurez. Aunque eso no quiere decir que no agradezcamos las palabras de encomio de otros. Pero siempre que sean sinceras.

  4. de acuerdo contigo Pilar … un saludo a tod@s

  5. También pienso que Pilar tiene razón en su comentario.

    Saludos a todos y gracias Luis.

  1. Pingback: Cuando no escucho lo que quiero escuchar | Blogs Cristianos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: