Problemas


Érase una vez un sabio muy conocido que vivía en una montaña del Himalaya. Cansado de convivir con los hombres, había optado por una vida sencilla, y pasaba la mayor parte de su tiempo meditando.

Este sabio, como era un hombre muy compasivo, no dejaba de dar un consejo aquí y otro allá. A pesar de todo, éstos aparecían en grupos cada vez mayores y, en cierta ocasión, una multitud se agolpó a su puerta diciendo que en el periódico local se habían publicado que el sabía cómo superar las dificultades de la vida.

El sabio les pidió a todos que se sentasen y esperasen. Cuando ya no quedaba espacio para nadie más, él se dirigió a la muchedumbre que esperaba frente a su puerta:

-Os os voy a dar la respuesta que todos queréis. Pero debéis prometerme que, a medida que vuestros problemas se solucionen, les diréis a los nuevos peregrinos que me fui de aquí, de manera que yo pueda continuar viviendo en la soledad que tanto anhelo. Contadme vuestros problemas.

Alguien comenzó a hablar, pero fue inmediatamente interrumpido por otras personas, ya que sabían que aquélla era la última audiencia pública que el hombre santo daría, y temían que no tuviera tiempo de escucharlos a todos. El sabio dejó que la escena se prolongase un poco más, y por fin gritó:

-¡Silencio! Escribid vuestros problemas y dejad los papeles aquí, frente a mí.

Cuando todos terminaron, el sabio mezcló todos los papeles en una cesta, pidiendo a continuación:

-Id pasando esta cesta de mano en mano, y que cada uno saque un papel y lo lea. Entonces podréis cambiar vuestro problema por el que os ha tocado, o pedir que os devuelvan el papel con el problema que escribisteis originalmente.

Todos los presentes fueron tomando una de las hojas de papel, la leyeron, y quedaron horrorizados. Sacaron como conclusión que aquello que habían  escrito, por muy malo que fuese, no era tan serio como lo que afligía a sus vecinos. Dos horas después, intercambiaron los papeles, y cada uno volvió a meter en su bolsillo su problema personal, aliviado al saber que su aflicción no era tan dura como se imaginaba.

Agradecieron la lección, bajaron la montaña con la seguridad de que eran más felices que los demás, y –cumpliendo el juramento realizado- nunca más permitieron que nadie perturbase la paz de aquel hombre santo.

 

Paolo Coelho

Anuncios

Acerca de Luis Castellanos

Luego de unos años en Maracaibo, de regreso en Caracas. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos. luiscastellanos @ yahoo.com | @lrcastellanos

Publicado el 28 octubre, 2010 en coelho. Añade a favoritos el enlace permanente. 7 comentarios.

  1. Pues mira que es listo Paolo Coelho, pero en esta ocasión discrepo, pienso que el ser humano funciona más bien pensando que lo suyo es lo peor, aunque sepamos que hay niños muriendo de hambre, nos preocupa mucho más la dieta que tenemos que seguir nosotros para no engordar; aunque tengamos al lado un vecino en paro, con hijos, en una situación realmente preocupante, nos preocupa mucho más de donde sacamos dinero para renovar ese mueble que está un poco envejecido; y así es, por lo menos es lo que veo que pasa.
    Saludos

  2. Como dicen por ahí “HAY QUE OCUPARSE” en vez solo de “PREOCUPARSE”, si hay cosas tremendas, difíciles, tristes y largas de solucionar pero “POR O PARA ALGO PASAN LAS COSAS”, para desarrollarnos, para aprender, para solucionar, para tener más paciencia, más tolerancia, más templanza, etc.

    Y también creo que en verdad existen pruebas muy muy grandes y difíciles, pero normalmente Dios también nos dá los medios, las soluciones, o nos pone cerca a la gente que necesitamos para pasar y salir por esas situaciones, a parte de que el siempre está para nosotros.

    Saludos y gracias Luis.

  3. Hermosa reflexion…casualmente es igual al programa donde asisto actualmente, CODEPENDIENTES ANONIMOS…simplemente hablamos y escuhamos..de ahí aprendemos..sin discutir, juzgar ni señalar..

  4. GRAAAADE TU
    COELHO..!!

  1. Pingback: Problemas | Blogs Cristianos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: