Una Maestra Marcó la Diferencia


Hace años un profesor de la Universidad John Hopkin asignó a un grupo de estudiantes graduandos la siguiente tarea: vayan a los tugurios. Tomen a 200 muchachos entre las edades de 12 y 16 e investiguen su trasfondo y ambiente. Luego predigan sus oportunidades para el futuro.

Los estudiantes, tras consultar las estadísticas sociales, hablar con los muchachos y copilar mucha data, concluyeron que el 90 % de ellos pasarían algún tiempo en prisión.

Veinticinco años después a otro grupo de estudiantes graduandos se le asignó la tarea de probar la predicción. Volvieron a la misma área. Algunos de los muchachos -para entonces hombres- todavía estaban allí, unos pocos habían muerto, algunos se habían mudado, pero se pusieron en contacto con 180 del grupo original de 200. Descubrieron que solo cuatro del grupo habían sido enviados a la cárcel.

¿Por qué fue que estos hombres, que habían vivido en un criadero del crimen, habían tenido tan sorpresivamente buen comportamiento? A los investigadores se les dijo una y otra vez: “Bueno, había una maestra…”

Ellos insistieron y descubrieron que en el 75 % de los casos se trataba de la misma mujer. Los investigadores visitaron a esta maestra que ahora residía en un hogar para maestros jubilados. ¿Cómo había logrado ejercer tan sorprendente influencia sobre ese grupo de muchachos? ¿Podría ella darles alguna razón por la que estos muchachos todavía la recordasen?

“No”, dijo ella, “realmente no podría” Y entonces, meditando sobre todos esos años, dijo graciosamente, más para sí misma que para sus interrogadores: “Amé a esos muchachos…”

Vía Renuevo de Plenitud

Anuncios

Acerca de Luis Castellanos

Luego de unos años en Maracaibo, de regreso en Caracas. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos. luiscastellanos @ yahoo.com | @lrcastellanos

Publicado el 20 octubre, 2010 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. Esta claro que el magisterio, como otras muchas ocupaciones, no son profesiones, son vocaciones, si te dedicas a dar clases, a curar enfermos, a cuidar ancianos… pensando que es un medio de vida para ganarte un sueldo, mal vamos, son tareas que necesitan mucha entrega y, eso, VOCACION.
    Saludos

  2. Considero que sí hay muchos maestros y maestras que dejan una huella positiva en nosotros, también aplica cuando tenemos un padre o una madre que nos dá buen ejemplo y no solo con palabras, sino con sus acciones diarias, así mismo el admirar a un familiar o a un amigo que consideramos exitoso y centrado, nos puede ayudar a tener un mejor parámetro de a dónde queremos dirigir y llevar nuestras vidas.

    Gracias Luis.

  3. “AFECTO y EDUCACION” pueden cambiar una vida, la sociedad, el mundo entero.

  4. dora luz canales

    la diferencia la marca el amar lo que haces …
    porque si te apasionas te gusta y lo haces super bien …
    saludos a la se;orita MARIA ASUNCION NUNO DE PIHUAMO JALISCO MEXICO

  5. MARÍA GUADALUPE NEVÁREZ

    Considero que cuando enseñas con amor tienes una parte ganada con los alumnos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: