¡Nunca se Rindan!


Sir Winston Churchill repitió tres veces en la escuela el octavo grado debido a que le costaba aprender. Es algo irónico que años después, ¡ la Universidad de Oxford le pidiera pronunciar el discurso de la fiesta de graduados!

Para este acontecimiento llegó con sus acompañantes habituales, un bastón y un sombrero de copa. Mientras se aproximaba al podio, el público le brindó aplausos de aprecio.

Churchill, con pausado ademán calmó la multitud, mientras se paraba firmemente delante de sus admiradores.

Luego colocó el sombrero sobre el atril. Mirando directamente a la ansiosa audiencia, gritó con voz vibrante de autoridad: “¡Nunca se rindan!” Transcurrieron algunos segundos. Se alzó en puntas de pie y gritó nuevamente: “¡Nunca se rindan!”

Sus palabras tronaron a través del auditorio. Se hizo un profundo silencio mientras Churchill alargaba su brazo en busca de su sombrero; ayudándose con su bastón abandonó la tribuna. Su discurso había terminado.

El discurso de graduación de seis palabras de Churchill fue sin duda el más corto y elocuente jamás pronunciado en Oxford. Aun así, su mensaje fue también uno que todos los presentes recordaron durante el resto de sus vidas.

La perseverancia es un gran componente del éxito; si golpea a la puerta con la persistencia y el ruido suficientes, seguramente despertará a alguien.

Vía Renuevo de Plenitud

Anuncios

Acerca de Luis Castellanos

Luego de unos años en Maracaibo, de regreso en Caracas. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos. luiscastellanos @ yahoo.com | @lrcastellanos

Publicado el 28 abril, 2010 en Perseverancia, Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 11 comentarios.

  1. Pues el Sir Winston Churchill, aunque podia haber sido un poco más elocuente, tenía razón, no hay que rendirse nunca, si dejas de luchar por conseguir algo, nunca sabrás si lo hubieses podido lograr y quedarte con la duda es terrible.
    Saludos

  2. Perseverancia y confianza en uno mismo, son dos llaves que si se utilizan juntas, abren cualquier puerta…
    Saludos desde Buenos Aires a todos!

  3. Yo añadiría una llave más, para que fueran 3:

    Fé (en Dios), Confianza (en nosotros mismos) y Perseverancia (constancia en lo que hacemos).

    Besos a todos.

  4. ORALE!!!!

    Saben creo que es muy cierto jamas debemos rendirnos; la lucha, el esfuerzo, la humildad, la perseverancia, el respeto, en fin todos los valores son fundamentales para poder lograr nuestros objetivos.

    Personalmente en estos momentos estoy tratando de luchar por conseguir una mejora en mi trabajo, pero las cosas no van del todo bien pues pareciera que todo lo que les digo a mis jefes les entra por un oido y les sale por el otro, y no me dan respuestas claras, estaba a punto de rendirme y comenzar a buscar otras oportunidades fuera de esta empresa, pero realmente me cuesta mucho trabajo desprenderme de este trabajo ya que me encanta lo que hago “SIMLEMENTE QUISIERA QUE SE ME DIERAN LAS MISMAS OPORTUNIDADES QUE TIENEN TODOS LOS DEMAS EMPLEADOS”

    Esta reflexión llego en el mejor momento.

    Muchas gracias!!!!

  5. Río de Amor, no te rindas! Replantea el asunto de tanto en tanto, con fundamentos claros y sin desesperar. Aceptándo el NO, pero planificando una nueva solicitud para el futuro cercano.
    En mi caso, acepté un NO, aclarándo que volvería en poco tiempo con el mismo asunto y lo logré en el segundo intento.
    La templanza también es importante.
    Te deseo lo mejor y espero que las compartas si hay buenas noticias!

  6. Gracias Luis porque tus reflexiones son de gran ayuda precisamente para impulsarnos a seguir adelante y ser mejores cada dia… y sobre todo a…NO RENDIRNOS!!!!
    gracias Mil…
    Saludos a tod@s Y NO NOS RINDAMOS!!!!!

  7. Muchas gracias Marian…..

    Trabajare para mejorar….

    =) SMILE!!!!!

  8. Primero gracias Luis por tus siempre acertados envíos (tu si que no te rindes, eh?).

    Laura, agradezcos siempre tus comentarios, pues son un cable a tierra y nos recuerdan que existe un Dios y nada se puede si no se confía en él y para Río de Amor, ánimo, paciencia y siempre existe un “tiempo” para cada cosa, incluso para cuando tomamos la decisión de dejarlo ir.

    Saludos, Su

  9. Estimada Río, tiene razón Marian parte de la perseverancia significa desarrollar la PACIENCIA Y LA TEMPLANZA, igual que Marian tuve que ser tolerante y perseverante en algo: Haz de cuenta que tenemos un grupo coral en la iglesia católica, y el año pasado venía siendo un grupo grande y andábamos cantando bien, en diciembre mucha gente faltó por las vacaciones a un punto que tuvimos que cantar 3 personas sin instrumentos y nos dió pánico escénico, el Párroco de la iglesia donde prestamos nuestro servicio altruista es bien bien bien especial, aún siendo religioso es una persona difícil, los mismos padres y los empleados de la parroquia le dan la vuelta, el caso es que nos “descansó” un tiempo y nos dijo que teníamos que mejorar, así que casi duramos 4 meses sin cantar, varia gente que había regresado en enero al ver que no cantábamos en misa se desanimó y ya no iba a los ensayos semanales, solo perseveramos 8 a 9 personas, durante el tiempo que trabajamos arduamente hemos ido agarrando otra vez buen nivel y constancia, aún así el Párroco como que no quería darnos permiso de cantar otra vez, a pesar que los demás padres consideraban que el nivel ya era bueno de nuevo y ellos estaban de acuerdo, hasta los sacristanes y todos decía que ya merecíamos cantar. La semana ante pasada unos de los 8 ó 9 se desanimaron más y ya andaban tirando la toalla, primero escuché su sentir y su opinión, luego dejé hablar a todos los demás, había unos muy desanimados, otros pocos y unos cuantos muy animados y con mucha esperanza de que sí se solucionara la cosa. Finalmente les dije que parte de la perseverancia era la fé y la paciencia, la comprensión de que el Párroco no era así por algo personal contra nosotros, sino que en general era así pero que confíaramos en Dios y en nuestra labor que hacíamos con amor y desinteresadamente y que claro que yo iba a ser constante en buscar y no quitar el dedo del renglón con el padre y así fué, la semana pasada volví a reunirme con el y ya habíendo insistido mucho y después de muchos argumentos de semanas y días, le saludé y le dije “PADRE, VENGO A QUE POR FIN NOS DÉ SU VISTO BUENO Y NOS DIGA EN QUÉ FECHA VAMOS A COMENZAR A CANTAR EN MISA” y finalmente no tuvo más que rendirse ante tanta insistencia en el buen sentido, ante tantas peticiones de nosotros, de los padres y tanta constancia en que vió que trabajamos arduamente, porque siempre fuimos firmes, educados y pacientes.

    Así que mi querida Río, después de toda esta historita, por favor no te nos rindas, toma un respiro, toma un tiempo y piensa en otra forma de obtener lo que tu consideras que es justo y bueno para ti y para todos.

    Y mi querida Susi, muchas gracias por tus comentarios.

    Gracias Luis.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: