El abrazo del oso


abrazo-de-oso

En  su corazón de Padre, reinaba la alegría y los sentimientos de amor que brotaban a raudales dentro de su ser.  Un buen día, le dieron ganas de entrar en contacto con la naturaleza, pues a partir del nacimiento de su bebé todo lo veía hermoso y aún el ruido de una hoja al caer, le sonaba a notas musicales.

Así fue que decidió ir a un bosque; quería oír el canto de los pájaros y disfrutar de la naturaleza. Caminaba plácidamente respirando la humedad que hay en estos lugares, cuando de repente vio posada en una rama a un águila, el cual desde el primer instante lo sorprendió por la belleza de su plumaje.

El águila también había tenido la alegría de recibir a sus polluelos y tenía como meta llegar hasta el río más cercano, capturar un pez y llevarlo a su nido como alimento; pues tenía la gran responsabilidad de criar y formar a sus aguiluchos, y enseñarles a enfrentar los retos que la vida ofrece, era su único objetivo.

El águila al notar la presencia de Alberto lo miró fijamente y le preguntó:
–    ¿A dónde te diriges buen hombre? , veo en tus ojos la alegría.

Alberto le contestó:
–    Es que ha nacido mi hijo y he venido al bosque a disfrutar, pero me siento un poco confundido.

El águila insistió:
–    Oye, ¿y qué piensas hacer con tu hijo?

Alberto le contestó:
–    Ah, pues ahora y desde ahora, siempre lo voy a proteger, le daré de comer y jamás permitiré que pase frío.  Yo me encargaré de que tenga todo lo que necesite, y día con día yo seré quien lo cubra de las inclemencias del tiempo; lo defenderé de los enemigos que pueda tener y nunca dejaré que pase situaciones difíciles.  No permitiré que mi hijo pase necesidades como yo las pasé, nunca dejaré que eso suceda, porque para eso estoy aquí, para que él nunca se esfuerce por nada.

Y para finalizar agregó:
–    Yo como su Padre, seré fuerte como un oso, y con la potencia de mis brazos lo rodearé, lo abrazaré y nunca dejaré que nada ni nadie lo perturbe.

El águila no salía de su asombro, atónita lo escuchaba y no daba crédito a lo que había oído.

Entonces, respirando muy hondo y sacudiendo su enorme plumaje, lo miró fijamente y le dijo:
–    Escúchame bien buen hombre.  Cuando recibí el mandato de la naturaleza para empollar a mis hijos, también recibí el mandato de construir mi nido.  Un nido confortable, seguro, a buen resguardo de los depredadores, pero también le he puesto ramas con muchas espinas ¿y sabes por qué?, porque aún cuando estas espinas están cubiertas por plumas, algún día, cuando mis polluelos hayan emplumado y sean fuertes para volar, haré desaparecer todo este confort, y ellos ya no podrán habitar sobre las espinas, eso les obligará a construir su propio nido.  Todo el valle será para ellos, siempre y cuando realicen su propio esfuerzo y aspiración para conquistarlo, con todo y sus montañas, sus ríos llenos de peces y praderas llenas de conejos.

–    Si yo los abrazara como un oso, reprimiría sus aspiraciones y deseos de ser ellos mismos, destruiría irremediablemente su individualidad y haría de ellos individuos indolentes, sin ánimo de luchar, ni alegría de vivir.  Tarde que temprano lloraría mi error, pues ver a mis aguiluchos convertidos en ridículos representantes de su especie me llenaría de remordimiento y gran vergüenza, pues tendría que cosechar la impertinencia de mis actos, viendo a mi decencia imposibilitada para tener sus propios triunfos, fracasos y errores, porque yo quise resolver todos sus problemas.

–    Yo, amigo mío, dijo el águila, podría jurarte que después de Dios, he de amar a mis hijos por sobre todas las cosas, pero también he de prometer que nunca seré su cómplice en la superficialidad de su inmadurez, he de entender su juventud, pero no participaré de sus excesos, me he de esmerar en conocer sus cualidades, pero también sus defectos y nunca permitiré que abusen de mí en aras de este amor que les profeso.

El águila calló y Alberto no supo qué decir, pues seguía confundido, y mientras entraba en una profunda reflexión, ésta, con gran majestuosidad levantó el vuelo y se perdió en el horizonte.  Alberto empezó a caminar mientras miraba fijamente el follaje seco disperso en el suelo, sólo pensaba en lo equivocado que estaba y el terrible error que iba a cometer al darle a su hijo el abrazo del oso.   Reconfortado, siguió caminando.  Sólo pensaba en llegar a casa, con amor abrazar a su bebé, pensando que abrazarlo sólo sería por segundos, ya que el pequeño empezaba a tener la necesidad de su propia libertad para mover piernas y brazos, sin que ningún oso protector se lo impidiera.

A partir de ese día Alberto empezó a prepararse para ser el mejor de los Padres.

Autor Desconocido

Anuncios

Acerca de Luis Castellanos

Luego de unos años en Maracaibo, de regreso en Caracas. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos. luiscastellanos @ yahoo.com | @lrcastellanos

Publicado el 30 octubre, 2009 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 16 comentarios.

  1. Todo esto está muy bien, pero ¿donde esta la linea divisoria?, ¿en que punto estas cortando la libertad?, esto es lo realmente dificil, establecer los límites y yo desde luego tengo muchas dudas de que lo esté haciendo bien con mi hija, siempre tienes la duda de si determinadas cosas las puede decidir ella o no está todavia capacitada y lo tengo que decidir yo por ella. Visto desde fuera parece facil, pero no es así, por mucho que conozcas a tu hijo, a mi por lo menos me pasa, que no se domde empiezas a cortarle la libertad y hasta donde tienes que proteger

  2. Bueno, todos los hijos son diferentes y todos los padres somos diferentes, no hay un manual que aplique exactamente para todos los casos. Unos hijos necesitan un poco más de apoyo (por sus circunstancias de vida, de familia, de capacides físicas, etc), otros menos, pero sí es sabio dejarlos que vayan desarrollándose y forjando sus propias habilidades, temperamento, y capacidad de amar, porque el que se vayan sintiendo independientes les dará un orgullo sano y una fortaleza para saber que enfrenten lo que enfrenten, podrán salir adelante siempre.

    Gracias Luis y bonito fin de semana a todos.

    • Pues si, María y Laura. Ambas tienen razón. A veces no sabemos dónde está el límite entre una cosa y la otra. Sobreprotegerlo o dejarlo solo? En una pareja normal la madre los sobreprotege y el padre les da independencia. En las parejas de hoy en día donde falta una de las dos figuras, a veces es dificil…

      Y por supuesto que cada hijo es distinto. La clave está en ver la diferencia y saberla manejar…

      Feliz fin de semana!!!

  3. Hola Luis!! … que pocos respondemos a este tema … que brillante mensaje !!! .. pensar que si, todas las especies de seres vivos que habitamos este hermoso planeta cumplen las leyes de las águilas con sus crías … pero el ser humano en un alto porcentaje, lamentablemente no … nos creemos con inteligencia y sabiduría pero vaya que le han errado y erramos en este tema … las razones son muchas pero creo las fundamentales … es la falta de respeto al otro y a uno mismo y la falta de vivir por uno mismo … en general vivimos a través de los demás -los padres a través de los hijos- y los -hijos a expensa de los padres- … quizás esto último no suena o no cae bien … pero es cuestión de analizarlo friamente … gracias Luis es un “HERMOSO MENSAJE” … en cada hogar debería estar colgado en un lugar muy visible … un abrazo

      • Hola Luis
        me parece que con este mensaje estamos en el orizonte indicado, ya que utilizaba el abrazo del oso muy frecuente con mi hija y mis niños del colegio, y desde hoy, en elmomento de leer este mensaje ten hermoso, he cambiado mi modo de pensar y imitares en mi diario vivir la inteligencia y la sabiduria de las aguilas.
        Luis que Dios te Bendiga

  4. ser padre es la tarea mas dificil que podamos tener en esta vida, porque tenemos que ser modelos,proveedores,maestros, supervisores,y muchas veces olvidarnos de lo que estamos pasando interiormente por hacer la vida mas facil para ellos y no dejarlos que nos miren derrotados, tambien se que es dificil mantener un valance entre lo que lo como padres hacemos bien o mal, pero pienso que la clave aqui es el amor, diciplinarlos con amor, explicarles a medida de su entendimiento por lo que vamos pasando como famila y apoyarlos en todo momento, yo tengo tres hijos los tres con dierente personalidad y no es tarea facil, pero me tomado a la tarea de hacerles saber que los amo y quiero que sean independientes, no se si lo estoy haciendo bien lo unico que se, es que (talves como mis padres lo hicieron con migo) es toy haciendo lo que creo que es mejor y con todo el amor… Laura me encanta tu comentario… gracias Luis por tocar este tema tan interesante. Saludos a tod@s….

  5. Hola A tod@s

    Yo aun no soy Mama, pero me gusto el tema ademas de se que me sirvira de mucho cuando se llegue el momento.

    Gracias por compartir Luis, Saludos a todos.

  6. gracias es una preciosa historia muy sabia el aguila los animales nos enseñan mucho en unas charlas que nos dieron en la iglesia el pastor nos conto como llevaba a sus hijos al campo y les enseñaba sobre las plantas y los animales ahi vemos la mano de DIOS y nos damos cuenta de su amor y tenemos mucho que aprender yno desesperar. ME ENCUENTRO MEJOR GRACIAS

  7. Saludos Rosmeri, Que bueno que estás mejor!

  8. es un buen escrito, pues la sobreproteción no deja avanzar a ese niño. muchos padres se esfuerzan en no dejar que pase nada a sus hijos,cuando lo que hay que hacer es dejarles que cometan errores. por que no dejarle que se tire de ese tobogan tan alto? por que reñirle si ha metido los zapatos en un charco? por que no dejarle tantas y tantas cosas?
    nos basamos en prohibir,cuando lo que hay que hacer es permitir, todo es su cierta medida por supuesto. pero el miedo,y la sociedad de hoy hace que se tenga a los hijos demasiado abrazados,con la futura consecuencia de mas errores para el joven.

  9. Hola Luís, buen tema; me parece no solo bueno sino necesario reflexionar sobre estos temas, ya que vivimos en un mundo capitalista y si le sumamos la falta de valores nos volvemos vulnerables en este sistema, así que es mejor ser realistas y por medio de ese GRAN AMOR hacia la vida formar seres inteligentes y fuertes. Dios te Bendiga!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: