Las cosas pequeñas


Celebro la grandeza de las cosas pequeñas,
de las cosas triviales, sencillas, hogareñas.
Quisiera que este verso fuera un canto de gesta
que exalte las hazañas de la gente modesta.
Quisiera que este verso fuera un himno discreto
que exalte al hombre medio, responsable y concreto.
Quisiera que este verso resulte una balada
que exalte al hombre honrado y a la mujer honrada.
Celebro la batalla de apariencia anodina
que se libra en los campos de la diaria rutina.
Celebro a tanta gente que empieza la jornada
levantándose alegre en plena madrugada.
Celebro ese gobierno que ejercen las mujeres
y que los formularios definen: sus quehaceres.
Gobierno que se inicia cuando encienden puntuales
en sus casas dormidas los fuegos matinales.
Celebro los aromas que inundan la cocina:
celebro la fragancia del café y de la harina.
Celebro cada gesto, celebro cada frase,
preparando  los hijos cuando salen a clase:
que ajustar la corbata, que observar los detalles,
recomendar cuidado para cruzar las calles.
Y celebro a los chicos con delantales blancos
cuando escuchan atentos sentados en sus bancos.
Celebro las lecciones sabidas a conciencia,
los triángulos, los mapas pintados con paciencia.
Celebro la epopeya del trabajo bien hecho,
del horario completo, del deber satisfecho.
Celebro las proezas del último escribiente
que no demora el curso que sigue un expediente.
Celebro la respuesta simpática y precisa.
Celebro la fatiga detrás de una sonrisa.
Celebro la tarea comenzada y concluida.
Celebro la herramienta que se limpia y se cuida.
Celebro a quien mensura los alcances de un riesgo
cuando avanza prudente por atajos al sesgo.
Y celebro asimismo la decisión valiente
que lleva en ocasiones a jugarse de frente.
Celebro la costumbre de decir la verdad.
Celebro la constancia. Celebro la amistad.
Celebro la finura de esa ayuda encubierta
que se presta de modo que ninguno lo advierta.
Celebro los escritos con renglones prolijos.
Y celebro el coraje de tener muchos hijos.
Celebro que se cumplan los acuerdos verbales.
Celebro la clemencia de los buenos modales.
Celebro al funcionario que cumple sus funciones.
Y celebro al vecino que riega sus malvones.
Celebro a quien comparte la pesadumbre ajena.
Celebro a quien festeja la dulce Nochebuena.
Celebro al vigilante, celebro al carpintero.
Celebro el trato franco y el amor verdadero.
Celebro las parejas de novios que en verano
caminan por los parques tomados de la mano.
Y celebro el cariño de mujer y marido
cuando llevan ya un largo camino recorrido.
Celebro los abuelos que ríen con su nietos.
Celebro a quienes saben mantener los secretos.
Celebro al hombre humilde que construye un país:
del árbol florecido celebro la raíz.
Celebro a los que pisan con firmeza en el suelo
mientras alzan confiados sus ojos al cielo.
Y concluyo este verso con el párrafo aquel:
“quien es fiel en lo poco será en lo mucho fiel”

Juan Luis Gallardo

Anuncios

Acerca de Luis Castellanos

Luego de unos años en Maracaibo, de regreso en Caracas. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos. luiscastellanos @ yahoo.com | @lrcastellanos

Publicado el 16 octubre, 2009 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. Muchas de las cosas que celebra el Sr. Gallardo, son de celebrar, otras no tanto, me refiero por ejemplo a :
    Celebro ese gobierno que ejercen las mujeres
    y que los formularios definen: sus quehaceres.
    Y celebro el coraje de tener muchos hijos.
    Celebro la batalla de apariencia anodina
    que se libra en los campos de la diaria rutina.
    No conozco a este señor de nada y no se en que época a escrito estos versos, pero, los ejemplos que he sacado, que hay más parecen algo atemporales en temas que ya tenemos tan superados, o tendriamos que tener superados, como: la igualdad del hombre y la mujer, la descendencia con control razonable e intentar salir de la aplastante rutina diaria.
    Buén fin de samana para todos

  2. Me encantó!!!

    Quizá hable o no de algunas cosas actuales y de otras épocas pasadas, pero la escencia del verso es invaluable, ya que nos habla de la lucha diaria, de darle valor a las cosas pequeñas que van construyendo algo sólido y grande, de hacer las cosas con amor, con perseverancia, con valentía, de dar lo mejor que podemos y de sentirnos satisfechos, y esto genera un orgullo internos y un bienestar que nos dá seguridad y amor por nosotros mismos, por el prójimo para seguir “Arriba y Adelante”.

    Gracias, gracias, gracias, Luis.

  3. Hola a todos,
    Desconocía hasta hace u par de minutos la existencia de este caballero y lamento no haber disfrutado antes de tan excelente musa, toca muchos temas vivenciales que por cotidianos la mayoría de nosotros pasa desapercibidos. Celebremos y esforcémonos pues en lograr para nosotros y los nuestros cada una de esos pequeños detalles cotidianos a los que se refiere el amigo Juan Luis Gallardo.
    María, con todo respeto, trata de ver el mensaje que quiere trasmitir el autor, a través del recurso de la poesía y la metáfora literaria; a mi juicio, al referirse a “el gobierno que ejercen las mujeres…..” solo hace una exaltación y reconocimiento a la labor de la mujer en el hogar.
    Saludos y SEAN FELICES SIN DAÑAR A NADIE

  4. Saludos a Maria y a Laura.

    Y saludos Williams. Muy buena la aclaratoria.

    Gracias a todos por visitar…

  5. Para mi que este Autor lo que nos quiere enseñar o transmitir es el mensaje de que por muy pequeñas que sean las cosas debemos celebrar y dar gracias a dios, tratando de ser los mejores y lograr nuestros sueños o metas trazadas en la vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: