La Camisa


camisa blanca

Paco de 8 años, entró en su casa, después de clase, pisoteando fuerte. Su padre, que se dirigía al fondo, al verlo entrar, lo llamó para una hablar. Paco lo acompañó desconfiado.

Antes que su padre hablara algo, Paco dijo irritado:
– Padre, estoy con muchísima rabia. Joaquín no podría haberme hecho lo que hizo. Su padre, un hombre sencillo pero sabio, escuchaba a su hijo mientras ese seguía con su reclamo.

– Joaquín me humilló delante de mis amigos. ¡Me gustaría que le pasase algo malo!

El padre escuchó todo callado mientras caminaba buscando una bolsa de carbón. Llevó la bolsa hasta el fondo y le dijo a Paco:

– Hijo, quiero hacerte una propuesta. Imaginemos que aquella camisa blanca que está en el tendal es tu amigo Joaquín y que cada trozo de carbón es un pensamiento malo que tu le envías. Quiero que tires todo ese carbón en la camisa, hasta el último trozo y dentro un rato vuelvo para ver como quedó.

Al niño le pareció un divertido juego, la camisa estaba colgada lejos y pocos trozos acertaban al blanco. El padre que miraba todo, le preguntó:

– Hijo, ¿como estás ahora?
– Estoy cansado, pero feliz porque acerté muchos trozos de carbón en la camisa.

El padre miró a su hijo, que no entendía la razón de aquél juego, y dijo:

– Ven, quiero que veas una cosa.

El hijo fue hasta el cuarto y se miró en un gran espejo. ¡Que susto! Paco solo conseguía ver sus dientes y ojos. Su padre, entonces, le dijo:

– Viste que la camisa casi no se ensució…. pero fíjate en ti mismo. Las cosas malas que deseamos a los otros son como lo que te pasó a ti.

Aunque consigamos perturbar la vida de alguien con nuestros pensamientos, los residuos de esos se quedan siempre en nosotros mismos.

Vía Renuevo de Plenitud

Anuncios

Acerca de Luis Castellanos

Luego de unos años en Maracaibo, de regreso en Caracas. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos. luiscastellanos @ yahoo.com | @lrcastellanos

Publicado el 15 septiembre, 2009 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 19 comentarios.

  1. Me parece muy buena la reflexión, pienso utilizarla en mi charla con algunos jovenes el rpóximo viernes.
    Muchas Gracias, que Dios les bendiga

  2. Es difícil, pero no imposible llegar a esta comprensión y manifestación de perdón, solo con las experiencias que vivimos, amor, tolerancia y paciencia llegamos a entender que el rencor y el dolor nos daña, nos frustra, nos enferma, más a nosotros mismos que: “Aquellos que nos afectaron voluntaria, ó hasta INVOLUNTARIAMENTE” (pongámonos a analizarlo de esta manera y será un poco más manejable).
    Difícil, pero no imposible.

    Gracias Luis.

  3. Que bueno, Elías! Saludos!!!

    Saludos Laura. De acuerdo: difícil, más no imposible!!!

  4. Bonita reflexión…!!! desde ahora voy a intentar acordarme de ella cuando sienta malestar y rencor por alguna cosa que me haya parecido injusta.
    Muchas gracias por ayudarme en mi crecimiento personal.
    Saludos desde España

  5. Hola Luis … excelente!!! … cuanto necesario es poderlo entender porque es así … un abrazo Luis .

  6. Es cierto. La única manera de no llevar una vida de amargura es engrandecerse y “vencer el mal con abundancia de bien” (Rom 12, 21).
    Abrazos,

  7. Olvidé deciros: mañana cumplo años. Cada vez disfruto más cumpliendo años.
    Por si mañana no puedo estar con vosotros, os mando mi regalo:
    Hay un texto de Teresa de Calcuta (igual ya lo has comentado Luis) que dice:

    “Sólo para mujeres fenomenales
    Siempre ten presente que la piel se arruga, el pelo se vuelve blanco, los
    días se convierten en años…
    Pero lo importante no cambia; tu fuerza y tu convicción no tienen edad.
    Tu espíritu es el plumero de cualquier tela de araña.
    Detrás de cada línea de llegada, hay una de partida.
    Detrás de cada logro, hay otro desafío.
    Mientras estés viva, siéntete viva.
    Si extrañas lo que hacías, vuelve a hacerlo.
    No vivas de fotos amarillas…
    Sigue aunque todos esperen que abandones.
    No dejes que se oxide el hierro que hay en ti.
    Haz que en vez de lástima, te tengan respeto.
    Cuando por los años no puedas correr, trota.
    Cuando no puedas trotar, camina.
    Cuando no puedas caminar, usa el bastón.
    Pero nunca te detengas!!!”
    Os envío un pedacito de pastel de cumpleaños…

  8. Muchas felicidades, Isabel. Muy oportuno tu texto de Teresa de Calcuta, no cabe duda que tu pedacito de pastel es muy bueno….gracias por compartirlo con todos nosotros.

  9. Te felicito muy buena reflexion, lo aplicare con mis hija algun dia … eso es seguro.

    Gracias.

  10. De nada Zona. Gracias a ti por tus elogios!!!

  11. Me parece muy interesante, ilustrativo y sobretodo educativo. Pienso compartirlo con mis alumnos, estoy seguro les encantará. Gracias

  12. mui buena leccion de vida porque siemmpre k nosotros le deseamos algo malo a alguna persona 100pre los residuos quedan en nosotros mismos`poreso nunka ai que desearle el mal a nadie por que despues nos podemos arrepentir !QUE DIOS LOS BENDIGA!

  13. Acabo de encontrar esta página, en verdad me sirve mucho leer este tipo de cosas ya que engrandece mi espíritu y mi alma, y ojala que me acerque a ser una buena persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: