El Club del 99


Érase una vez un rey, que a pesar de su lujoso estilo de vida, no era Feliz.

Un día, el Rey observó a un sirviente que cantaba alegremente mientras trabajaba. Esto fascinó al Rey, ¿por qué siendo él, el Supremo Soberano de la tierra, era tan desdichado y sombrío, mientras que en un humilde siervo había tanta alegría?. El rey preguntó al sirviente: “¿Por qué estás tan contento?”

El hombre respondió: “Su Majestad, yo soy nada más que un sirviente, pero mi familia y yo no necesitamos demasiado – sólo un techo sobre la cabeza y comida caliente para llenar nuestros estómagos”.

El rey no quedó satisfecho con esta respuesta. Más tarde en el día, solicitó el asesoramiento de su consejero de más confianza. Después de escuchar al Rey hablar sobre sus quejas, pesares y la historia del siervo, el consejero dijo: “Su Majestad, creo que el sirviente nunca ha sido parte de El Club 99”.

“El Club 99? Y qué es exactamente eso?” Preguntó el Rey.

El consejero respondió: “Su Majestad, para saber realmente lo que es el Club 99, usted debe colocar 99 monedas de oro en una bolsa y dejarla en la puerta de la casa del Sirviente.”

A la mañana siguiente el sirviete vio la bolsa, la reogií y la llevo adentro de su casa. Cuando abrió la bolsa, dió un gran grito de alegría … Cuantas monedas de oro!

Comenzó a contarlas todas. Después de varios intentos, quedó convencido de que había 99 monedas. Se preguntaba, “¿Qué podría haber ocurrido con la última moneda de oro? Seguramente, nadie dejaría 99 monedas!”

Buscó por todo lugar que pudo. Quizá se había extraviado, pero no la encontró. Finalmente, agotado, decidió que iba a tener que trabajar más que nunca para ganar que moneda de oro que le faltaba y completar las 100.

A partir de ese día, la vida de aquel el siervo cambió. Trabajaba en exceso, se tornó en un horriblemente gruñón, castigaba a su familia por no ayudarlo a ganarse la moneda de oro y dejó de cantar mientras trabajaba.

Testigo de esta transformación drástica, el Rey se mostró perplejo. Cuando él buscó de nuevo a su asesor, el asesor dijo: “Su Majestad, el siervo ahora oficialmente se ha sumado a El Club 99”.

Él continuó, “Se le llama El Club 99 a las personas que tienen lo suficiente para ser feliz, pero nunca lo son, porque siempre estan anhelando y luchando por esa extra y última “moneda” , retipindose a sí mismos:

“sólo tengo que obtener esa última cosa y Entonces voy a ser feliz para toda la vida. ” “o si yo tuviera … o fuera … entonces sería feliz para el resto de mi vida”

Podemos ser felices, incluso con muy poco en nuestras vidas, pero en el momento en que se nos da algo más grande y mejor, queremos más! Perdemos nuestro sueño, nuestra felicidad, herimos a la gente que nos rodea, y todos esto a un precio aun mayor.

De eso es lo se trata unirse a El Club 99.

Anuncios

Acerca de Luis Castellanos

Luego de unos años en Maracaibo, de regreso en Caracas. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos. luiscastellanos @ yahoo.com | @lrcastellanos

Publicado el 3 octubre, 2008 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 6 comentarios.

  1. VIVIMOS EN UNA SOCIEDAD MATERIALISTA Y CONSUMISTA, SIEMPRE LUCHANDO POR CONSEGUIR ALGO Y CUANDO LO CONSEGUIMOS NOS MARCAMOS OTRA META MAS ALTA. ESTO NOS GENERA UNA INFELICIDAD CONSTANTE, PERO ¿COMO SALIR?, DESDE CHIQUITINES YA ESTAMOS LUCHANDO PARA QUE NUESTROS PADRES NOS COMPREN LO QUE TIENE NUESTRO COMPAÑERO DEL COLEGIO Y YA NOS METEMOS EN LA RUEDA, CADA VEZ NUESTRAS “NECESIDADES” SON MAYORES

  2. Que razon tiene este post Luis me abrio los ojos la verdad… Miremos a nuestro alrededor y veamos lo que de verdad tenemos entonces alcanzaremos la felicidad plena

  3. HOLA LUIS!!! TUS PENSAMIENTOS Y LO QUE HAY EN ESTA PÁGINA, ME ESTAN AYUDANDO EN MUCHOS ASPECTOS DE MI VIDA… ¡GRACIAS!.

    SI DE VERDAD DIERAMOS IMPORTANCIA Y RECONOCIERAMOS EL VALOR DE LAS COSAS MARAVILLOSAS QUE DIOS NOS REGALA CADA DÍA: DESDE EL AMANECER, SALUD, VIDA, FAMILIA, EN FIN, TANTOS BELLOS INSTANTES … LO MATERIAL PASARÍA A SEGUNDO TÉRMINO. Y ESTOY DE ACUERDO CON LO QUE DICE MARÍA, LAS NECESIDADES MATERIALES VAN CRECIENDO, CUANDO REALMENTE ENTENDAMOS QUE HEMOS SOBREVIVIDO SIN UN COCHE MÁS LUJOSO, SIN EL CELULAR O ACCESORIOS DE MODA, SIN TANTAS COSAS QUE AL POCO TIEMPO DEJARAN DE AGRADARNOS O POR CUESTIONES DE MODA SE DEJAN DE USAR, SEREMOS DÍA A DÍA MÁS FELICES.

    ENTONCES EL SECRETO ESTA EN SEGUIR DESEANDO LO QUE SE HA OBTENIDO Y DISFRUTARLO.

    SALUDOS.

  4. Pues así mismo es, María!

    Fernando: sigue abriendo los ojos… Suerte y ánimo…

    Que bueno que te soy de ayuda, Andrea!!! Saludos…

  5. Qué cuento tan poderoso! Lo guardaré en mi archivo de cuentos y, desde luego, lo saborearé porque tiene un mensaje poderosísimo.
    Gracias otra vez Luis.

  6. A tu orden, Isabel…. Saludos…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: