Adictos al trabajo


Son las seis de la mañana. Un zumbido le despierta. No es el despertador. Es la palm que le anuncia que tiene sesenta correos-e esperando su respuesta. Pero es domingo y decidió quedarse en casa trabajando, como en los veinte fines de semana anteriores. Con seguridad los próximos también. Está de mal humor y su pareja visiblemente molesta. Se trata ni más ni menos que de un adicto al trabajo. En inglés les llaman workaholics. Son personas ambiciosas y autoexigentes, con síntomas de preocupación constante por el propio rendimiento. A diferencia de otras adicciones, a menudo esta logra consenso familiar y social en aras de un bienestar futuro. Entre sus argumentos también figuran las nociones de oportunidad (ahora o nunca), la inmediatez (es solo por este año) y un cierto sentido de culpabilidad si desatiende las tareas supuestamente pendientes. Aunque también es cierto que hay personas que disfrutan de esta adicción y se sienten realizadas.

Mas allá de lo obvio, reconocemos en la adicción una doble inscripción: una realidad social opresiva, una fuerte presión de la empresa que exigen el máximo rendimiento y, por otro lado, una dimensión personal en donde la compulsión a trabajar no tiene motivaciones económicas sino emocionales. Los fines de semana pueden resultar agobiantes porque no saben disfrutar. Sienten que hay demasiadas horas libres que hay que aprovechar para adelantar los trabajos de la semana. Su vida es un reto constante a la eficiencia. Para las mujeres con responsabilidades familiares se trata de un estilo de vida difícil de sostener.

En Estados Unidos, han detectado las consecuencias de esta adicción y lejos de premiar la dedicación están comenzando a castigarla. No lo hacen por bondad, sino porque creen que mejora la productividad, baja la rotación laboral y mantiene un buen clima de trabajo. Las personas no se van de las empresas sino de sus jefes. Algunas organizaciones exigen que los celulares sean apagados y que no se contesten los correos-e.

No creo que ningún ejecutivo, en su lecho de muerte, lamente no haber pasado mas horas en su despacho sin haber disfrutado más de la vida. Lamentará haber llenado cuentas bancarias a costa de su tiempo, moneda única de alto valor para el desarrollo personal familiar y social. En fin, para vivir la vida con calidad.

mzapatero@cantv.net

Anuncios

Acerca de Luis Castellanos

Luego de unos años en Maracaibo, de regreso en Caracas. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos. luiscastellanos @ yahoo.com | @lrcastellanos

Publicado el 5 abril, 2007 en trabajoholico. Añade a favoritos el enlace permanente. 8 comentarios.

  1. Totalmente de acuerdo. Hay empresas que necesitan adictos al trabajo en sus cargos directivos. Y hay personas que están dispuestas a sacrificar su vida a cambio de un trabajo interesante y bien pagado. Parece que todos salen ganando, pero es triste que un padre prefiera hacer presupuestos en una hoja Excel antes que ver crecer a sus hijos.

  2. Así es. Afortunadamente me di cuenta muy a tiempo que primero vene la familia y despues el trabajo…

  3. palabrasjuntas

    Todas las mañanas hay una aparente horda de individuos, en pasillos de metro y carreteras, apresurándose para llegar a la hora señalada a su puesto de trabajo. Un trabajo que beneficia económicamente a un jefe y que es recompensado con un salario necesario para sobrevivir en un modo de vida que ha sido impuesto. Un chantaje. Lo peor es cuando el trabajador resulta convencido de que eso es lo que realmente le gusta, lo que le motiva y llena su vida, a pesar de no tener relación ninguna con él mismo, sino con lo que han construído sobre él.

  4. A veces puede por la costumbre, o porque vio que en su casa pasaba así, o por el llamado bozal de arepa…

  5. Si q tristeza, yo me separe por tener un esposo y padre adicto al trabajo, a él lamentablemente no lo llena nada y ya nos acostumbramos a sus acostumbradas ausencias, ojala pueda caer en cuenta rapido de lo q le esta pasando, andes de q sus hijos crezcan y lo hallan perdido totalmente

  6. Esperemos que se de cuenta antes de que sea demasiado tarde para con sus hijis…

  7. JAJAJAJA______—

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: