Archivo de la categoría: He aprendido

45 lecciones de vida


Regina Brett. Columnista.

Regina Brett. Columnista.

1. La vida no es justa, pero aún así es buena.

2. Cuando tengas duda, sólo toma el siguiente paso pequeño.

3. La vida es demasiada corta para perder el tiempo odiando a alguien.

4. Tu trabajo no te cuidará cuando estés enfermo. Tus amigos y familia sí. Mantente en contacto.

5. Liquida tus tarjetas de crédito cada mes.

6. No tienes que ganar cada discusión. Debes estar de acuerdo en no estar de acuerdo.

7. Llora con alguien. Alivia más que llorar solo.

8. Está bien si te enojas con Dios. Él lo puede soportar.

9. Ahorra para el retiro comenzando con tu primer sueldo.

10. Cuando se trata de chocolate, la resistencia es inútil.

11. Haz las paces con tu pasado para que no arruine tu presente.

12. Está bien permitir que tus niños te vean llorar.

13. No compares tu vida con otros. No tienes ni idea de lo que se trata su travesía.

14. Si una relación tiene que ser secreta, no debes estar en ella.

15. Todo puede cambiar en un parpadear de ojos. Pero no te preocupes, Dios nunca parpadea.

16. Respira profundamente. Esto calma la mente.

17. Elimina todo lo que no sea útil, hermoso o gozoso.

18. Si algo no te mata, en realidad te hace más fuerte.

19. Nunca es demasiado tarde para tener una niñez feliz. Pero la segunda depende de ti y de nadie más.

20. Cuando se trata de perseguir aquello que amas en la vida, no aceptes un “no” por respuesta.

21. Enciende las velitas, utiliza las sábanas bonitas, ponte la lencería cara. No la guardes para una ocasión especial. Hoy es especial.

22. Prepárate de más, y después sigue la corriente.

23. Sé excéntrico ahora. No esperes a ser viejo para usar el morado.

24. El órgano sexual más importante es el cerebro.

25. Nadie está a cargo de tu felicidad, más que tú.

26. Enmarca todo llamado “desastre” con estas palabras: “En cinco años… ¿esto importará?”

27. Siempre elige vida.

28. Perdónale todo a todos.

29. Lo que las otras personas piensen de ti no te incumbe.

30. El tiempo sana casi todo. Dale tiempo al tiempo.

31. Por más buena o mala que sea una situación, algún día cambiará.

32. No te tomes tan en serio. Nadie más lo hace.

33. Cree en los milagros.

34. Dios te ama por lo que Dios es, no por lo que hayas hecho o dejado de hacer.

35. No audites la vida. Sólo llega y aprovéchala al máximo hoy.

36. Llegar a viejo es mejor que la alternativa— morir joven.

37. Tus niños sólo tienen una niñez.

38. Todo lo que verdaderamente importa al final es que hayas amado.

39. Sal todos los días. Los milagros están esperando en todas partes.

40. Si todos apiláramos nuestros problemas y viéramos los montones de los demás, rápido arrebataríamos de regreso los nuestros.

41. La envidia es una pérdida de tiempo. Tú ya tienes todo lo que necesitas.

42. Lo mejor está aún por llegar.

43. No importa cómo te sientas… párate, arréglate y preséntate.

44. Cede.

45. La vida no está envuelta con un moño, pero sigue siendo un regalo.

Escrito por Regina Brett, en el “The Plain Dealer” (Cleveland, Ohio)

Aún queda mucho por aprender


Yo, que creí saber tanto respecto a relaciones amorosas, últimamente, sin querer y sin darme cuenta, observando mis experiencias, mis aciertos y sobre todo, mis errores, he visto que en materia de amor, aún me falta tanto por APRENDER… por ENTENDER… por CAMBIAR… por CORREGIR… por ACEPTAR… por MEJORAR…
  • DEBO APRENDER que enamorarme no es obsesionarme ni irme a los extremos.
  • DEBO APRENDER a no poner toda la motivación de mi vida en sólo una persona.
  • DEBO ENTENDER que no se debe rogar amor y que una relación de pareja no es para vivir angustiado.
  • DEBO APRENDER que si pretendo tener una relación de adulto, debo comportarme como tal.
  • DEBO APRENDER que no es bueno sobrevalorar, endiosar, ni idealizar a nadie. Porque todos somos humanos y no debo esperar de mi pareja más de lo esperable de un ser humano.
  • DEBO APRENDER que es bueno ser como soy, siempre y cuando eso no implique irrespetar a quien esté conmigo.
  • DEBO ENTENDER que la confortabilidad brindada por la rutina es engañosa, porque la realidad está en constante cambio, por eso es necesario aprender a tolerar la inseguridad natural de la vida cotidiana.
  • DEBO ACEPTAR que en el amor como en cualquier otra cosa de la vida, existen los tropiezos, las caídas y los dolores, y el miedo solamente dificulta más las cosas.
  • DEBO ACEPTAR que en algunas ocasiones es necesario pasar por un gran dolor para conocer una gran felicidad, ya que a veces el suelo del fondo es el más apto para brincar.
  • DEBO ACEPTAR que los planes pueden desaparecer en un instante, porque el futuro se mueve como él desee y no como a mí me dé la gana. Si éste me permite hacer algunas cosas sobre él, debo estar agradecido y no lamentándome por lo que no pude hacer.
  • DEBO ACEPTAR que alrededor del amor se han creado muchas mentiras. Por eso debo dejar de volverle la cara a la verdad sólo para seguir en una falsa comodidad o por miedo al dolor. Si la vida me demuestra que aquello en donde puse mi corazón es una farsa, debo aceptarlo; llorando, desahogándome y renaciendo como una nueva persona.
  • DEBO ACEPTAR que agradarle a alguien hoy no garantiza el agradarle mañana. Y eso no tiene por qué ofenderme si lo acepto…
  • Si acepto que a veces las personas no pueden dar más.
  • Si acepto que quien esté conmigo tiene derecho a no estarlo, y a que yo ya no le guste.
  • Si acepto que quien amo, tiene derecho a tomar sus propias decisiones, aunque a mí no me satisfagan.
  • DEBO MEJORAR mi amor propio…
    •  
      •   Para que la partida de quien quiero no me haga sentir despreciado, humillado o rechazado.
      • Para no ser tan sensible al abandono.
      • Para no terminar creyendo que me dejaron por feo o por tonto, y poder aceptar que simplemente funcionó el tiempo necesario.
      • Para no arrastrarme poniéndome de alfombra a los pies de nadie.
  • DEBO RECORDAR que a veces, lo bueno se obtiene esperando y presionando se arruina. Por eso es necesario tener paciencia, esperar tranquilamente y RECORDAR…
    •  
      •   Que la impaciencia es producto de un impulso emocional, el cual tal vez pronto pasará.
      • Que la impaciencia asfixia a quien está conmigo.
      • Que la presión se puede convertir en irrespeto.
      • Que tomar una decisión mientras estoy impaciente es peligroso, porque estoy influido por un estado emocional extremo y pierdo toda objetividad, ahí no va mi verdad, sino mi impulso, mi compulsión, y podría hacer algo de lo que me arrepienta.
    • Además, si soy paciente no veré la espera como sufrimiento.
    • DEBO APRENDER a no ser posesivo. Que alguien se marche no es perder una pertenencia que me gustaba mucho. Mi pareja no es mía, es prestada, y “su dueño” tiene derecho a llevársela cuando desee. Y aunque “ser dueño” de alguien brinde más seguridad que tenerlo prestado, debo entender que eso es una ilusión. Aunque la crea mía, no lo es, por lo tanto…
      • No puedo decidir sobre la vida de quien esté conmigo.
      • No puedo esperar que actúe sólo de acuerdo a mis deseos.
      • No debo controlarle, manipularle, adueñarme de ella, ni decidir su destino.
      • No debo reclamarle a la vida por hacerme devolverle lo que me prestó.
    Pero sobre todo… DEBO APRENDER… QUE NUNCA DEJARÉ DE APRENDER, y mientras continúo aprendiendo, debo permitirme vivir y sentir.Y ahora, que me empiezo a recuperar de los dolores sufridos gracias a ni siquiera haber aprendido que aún queda mucho por aprender, lo único restante por hacer es, en medio de unas cuantas lágrimas, tomar un gran suspiro y decirme a mí mismo…¡Bueno amig@…volvamos a empezar!
    Texto extraído del libro: “Extrañando a Dina”
    Escrito por el psicólogo Marioalonso Madrigal
    San José, Costa Rica, 2006
    Para descargar el libro gratuitamente: http://www.ilustrados.com/buscar.php?search=dina&type=and o solicitándolo a: guitarramarpoema@yahoo.comPermitida su reproducción citando la fuente y el autor.

    He Aprendido 4


    Después de un tiempo percibirás una sutil diferencia entre dar una mano y socorrer un alma …Y aprendes que amar no significa apoyarse. Y que compañia no siempre significa seguridad.

    Comienzas a aprender que los besos no son contratos … y los regalos no son promesas …

    Empieza a aceptar tus derrotas con la cabeza erguida y la mirada para adelante, con una sonrisa adulta y no con la tristeza de un niño …

    Y aprende a construir todas tus calles en el hoy, porque el terreno del mañana es muy incierto para hacer planos …, y el futuro tiene la costumbre de caer en medio del vacìo …

    Despues de un tiempo aprendes que el Sol quema si quedas expuesto por mucho tiempo y aprende que no importa cuánto te valoras, a algunas personas simplemente no les importas …

    Y acepta que no importa cuán buena sea una persona, te va a herir de vez en cuando, por lo que necesitaràs perdonarla …

    Aprende que hablando puedes aliviar dolores emocionales …

    Descubre que lleva años construir confianza y apenas unos segundos para destruirla …

    Que puedes hacer cosas en un instante, de las que te arrepentirás por el resto de tu vida …

    Aprende que las verdaderas amistades continuan creciendo aùn a la distancia. Y que lo que importa no es lo que tienes en la vida, sino quien eres en ella… Y que los buenos amigos son la familia que se nos permite escoger …

    Aprende que no tenemos que cambiar de amigos si comprendemos que los amigos cambian, aprecia que tu y tu amigo pueden hacer cualquier cosa o no hacer nada, y aùn asi tener buenos momentos juntos …

    Descubre que las personas que más te importan en la vida pueden tener una vida muy corta, por eso, siempre debemos dejar a quienes amamos con palabras amorosas … puede ser la última vez que las veamos …

    Aprende que las circunstancias y los ambientes tienen influencia sobre nosotros, pero somos responsables por nosotros mismos … Comienza a aprender que no se debe comparar los unos con los otros, sino con lo mejor que podamos ser …

    Descubre que lleva mucho tiempo para volverse la persona que se quiere ser, es que el tiempo es corto. Aprende que no importa donde ya llegaste, sino adonde estás yendo, pero si no sabes para donde estás yendo, cualquier lugar sirve …

    Aprende que, o controlas tus actos, o ellos te controlarán, y que ser flexíble no significa ser débil o no tener personalidad, pues no importa cuán delicada y frágil sea una situacion, siempre existen dos lados …

    Aprende que los héroes son personas que hicieron lo que era necesario hacer, enfrentando las consecuencias … Aprende que la paciencia requiere mucha práctica …

    Descubre que algunas veces quien esperas que te patee cuando estas caído es una de las pocas personas que te ayudan a levantarte …

    Aprende que la madurez tiene más que ver con los tipos de experiencia que se tuvo y con lo que aprendiste con ellos que con cuántos años has celebrado … Aprende que hay más de tus padres en ti de lo que supones …

    Aprende que nunca se debe decir a un niño que los sueños son tonterías… Pocas cosas son tan humillantes y seria una tragedia se lo creyesen … Aprende que cuando estás con cólera tienes el derecho de estar así, pero eso no te da el derecho de ser cruel …

    Descubre que sólo porque alguien no te ama de la manera que quisieras que te ame, no significa que no te ame con todo lo que puede, pues existen personas que nos aman, pero simplemente no saben como demostrarlo o vivirlo …

    Aprende que no siempre es suficiente ser perdonado por alguien, algunas veces tienes que aprender a perdonarte a ti mismo. Aprende que con la misma severidad con que juzgas, serás en algun momento condenado …

    Aprende que no importa en cuántos pedazos tu corazon fue partido, el mundo no para, para que te recuperes … Aprende que el tiempo no es algo que pueda volver para atrás …

    Por lo tanto, planta tu jardin y decora tu alma, en vez de esperar que alguien te traiga flores … Aprende que realmente puedes soportarlo… Que realmente eres fuerte, y que puedes ir mucho más lejos despues de pensar que no se puede más …

    He Aprendido 3


    • Aprendí que la distancia puede causar nostalgia, pero nunca olvido…
    • Aprendí que no importa lo que suceda, o lo ruín que parezca el día de hoy, la vida continúa, y el mañana será mejor.

    • Aprendí que se puede conocer bien a una persona, por la forma en que reacciona ante tres cosas:

    • - un día lluvioso,

    • - un equipaje perdido y

    • - los haces de luces de un árbol de Navidad que se entrelazan.

    • Aprendí que, no importa el tipo de relación que tengas con tus padres, sentirás su falta cuando ellos no estén.

    • Aprendí que “saber ganar” la vida no es lo mismo que “saber vivir”.

    • Aprendí que la vida, a veces, nos da una segunda oportunidad.

    • Aprendí que vivir no es sólo recibir, también es dar.

    • Aprendí que si buscas la felicidad, te ilusionas. Pero, si centras la atención en la familia, en los amigos, en las necesidades de los demás, en el trabajo y en intentar hacer lo mejor, la felicidad te encontrará.

    • Aprendí que siempre que decido algo con el corazón abierto, generalmente acierto.

    • Aprendí que cuando siento dolor, no necesito ser un dolor para los demás.

    • Aprendí que diariamente necesito llegar y tocar a alguien. A las personas les gusta un toque humano, sentir una mano amiga, recibir un abrazo afectuoso, o simplemente una palmada amistosa en la espalda.

    • Aprendí que aún tengo mucho que aprender.

    He Aprendido 2


    He aprendido
    . . . . . . que una sonrisa salida de mi corazón es expresión de mi cariño y afecto para quienes me rodean, así ellos no lo perciban.
    He aprendido
    . . . . . . que una mirada sincera, tan solo de cinco minutos, sin pronunciar palabras es tan profunda, y tan especial que eternamente recordarè.
    He aprendido
    . . . . . . a ser madre y a desprenderme de mí misma para ver en mi hija la proyección hacia el futuro y el impacto que cada acción y aprendizaje compartido con ella irradiarán e iluminarán toda su vida y la de su entorno.
    He aprendido
    . . . . . . a perdonar mi pasado y a perdonarme por mi pasado que nunca cambiará, y por aquello que nunca debí haber hecho pero que hice. A perdonar a quienes me rodean, aceptando que somos diferentes.
    He aprendido
    . . . . . . a expresar mis sentimientos de amor, aprecio y respeto a aquellas personas que han sido importantes en mi vida. Quizá hoy sea mi ultimo día, y no quisiera irme sin haber dicho: Te amo, te quiero, te respeto, gracias, eres importante para mi… disculpame, te entiendo, lo lamento.
    He aprendido
    . . . . . . a confrontar mis apreciaciones frente a la vida, conmigo misma y con otras personas, que me permiten ampliar la visión que sobre el mundo tengo, y que a veces es equivocada.
    He aprendido
    . . . . . . a admirar la belleza de la naturaleza, de las estrellas, de la lluvia, del sol, de la luna, y sobre todo de quienes me rodean, y a ser tolerante frente a cosas que no puedo cambiar.
    He aprendido
    . . . . . . a sobreponerme de los fracasos, y a ver cada dificultad como un reto para mejorar.
    He aprendido
    . . . . . . que yo sin los otros no podría vivir. No quiero estar sola nunca. Y no es la soledad física. Es aquella soledad tan profunda que mi corazón la siente en lo más profundo de mi misma. Y por esto he aprendido que cada vez que comparto algo que puede enriquecer a otros, más me enriquezco yo, y menos sola me siento.
    He aprendido
    . . . . . . que amigo es aquel que respeta el silencio, a pesar de querer saber más. Que amigo es quien esta contigo en tu silencio y tu cuentas con él cuando quieras, sin agredir tu intimidad.
    He aprendido
    . . . . . . que el amor se expresa de diferentes formas. No solo el amor de pareja, de familia, sino entre amigos y las personas que nos rodean. Tan solo basta un pequeño detalle del corazón expresado a través de palabras, gestos, sonrisas o miradas.
    He aprendido
    . . . . . . a llorar, y expresar a través de mi llanto la nostalgia de un pasado que pudo ser y no fue, y la oportunidad de proyectar mi vida hacia ese futuro lleno de posibilidades ilimitadas para compartir, amar, soñar, esperar, dar, recibir, en fin vivir.
    He aprendido
    . . . . . . muchas cosas, y agradezco a todos por haber leído mis aprendizajes. Obviamente quiero aprender mucho más de muchas cosas, y posiblemente este equivocada en mis aprendizajes, pero igual es parte de este proceso de crecimiento tan individual y tan compartido por tantas personas, que creo que en la medida que compartamos nuestros aprendizajes más desarrollo tendremos no como personas individuales, sino como partes de un planeta mundo en el cual vivimos muchos seres llamados humanos.

    He aprendido 1


    He aprendido:
    • que la vida es como un rollo de papel sanitario. Mientras más se acerca a su final, más rápido se va.
    • que deberíamos de estar contentos de que Dios no nos concede todo lo que pedimos.
    • que el dinero no te da categoría.
    • que son las cosas pequeñas y cotidianas las que hacen la vida tan espectacular.
    • que muy dentro de cada persona hay alguien que desea ser apreciado y amado.
    • que Dios no lo hizo todo en un día. ¿Qué me hace pensar que yo si puedo?.
    • que el ignorar las cosas, no las cambia.
    • que cuando quieres desquitarte de alguien, solo permites que ese alguien continúe hiriéndote.
    • que es el amor y no el tiempo, lo que cura las heridas.
    • que la mejor manera que existe de crecer, es rodearse de personas que sean más listas que yo.
    • que cualquier persona que conozcas, merece ser saludada con una sonrisa.
    • que no hay nada más dulce que dormir con bebés y sentir su respiración en tus mejillas.
    • que nadie es perfecto hasta que te enamoras de él.
    • que la vida es dura, pero yo soy más duro.
    • que las oportunidades nunca se pierden, las que tú desperdicies, alguien las encontrará.
    • que si albergas amargura, la felicidad buscará otro sitio para albergarse.
    • que me hubiera gustado decirle mucha veces a mi papá que lo amo, una vez más, antes de que muriera.
    • que uno debe mantener sus palabras suaves y tiernas, porque el día de mañana tendrá que comérselas.
    • que una sonrisa es la forma más barata de mejorar tu apariencia.
    • que no puedo escoger como me siento, pero sí como actuar al respecto.
    • que cuando un bebé recién nacido te agarra un dedo con su mano, te ha agarrado para toda la vida.
    • que todos quieren vivir en la cima de la montaña, pero toda la felicidad y crecimiento ocurren mientras estás escalándola.
    • que solo debes aconsejar en dos circunstancias, cuando te lo pidan y cuando la vida de alguien corra peligro.
    • que mientras menos tiempo tengo para trabajar, más cosas hago.
    Seguir

    Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

    Únete a otros 7.197 seguidores

    %d personas les gusta esto: