Archivo de la categoría: amistad

Algunas amistades son eternas


Algunas veces encuentras en la vida
una amistad especial:
ese alguien que al entrar en tu vida
la cambia por completo.

Ese alguien que te hace reír sin cesar;
ese alguien que te hace creer que en el mundo
existen realmente cosas buenas.

Ese alguien que te convence
de que hay una puerta lista
para que tú la abras.
Esa es una amistad eterna…

Cuando estás triste
y el mundo parece oscuro y vacío,
esa amistad eterna levanta tu ánimo
y hace que ese mundo oscuro y vacío
de repente parezca brillante y pleno.

Tu amistad eterna te ayuda
en los momentos difíciles, tristes,
y de gran confusión.
Si te alejas,
tu amistad eterna te sigue.
Si pierdes el camino,
tu amistad eterna te guía y te alegra.
Tu amistad eterna te lleva de la mano
y te dice que todo va a salir bien.

Si tú encuentras tal amistad
te sientes feliz y lleno de gozo
porque no tienes nada de qué preocuparte.
Tienes una amistad para toda la vida,
ya que una amistad eterna no tiene fin.

¿Qué es acompañar?


Simplemente estar ahí, presente,
al lado de quien te necesita.
No es indispensable hablar,
ni hacer algo especial.
Lo importante es comunicar al otro
que uno está unido con la alegría,
o la tristeza;
que está viviendo el ser querido.

Lo que vale es respetar siempre el pedido,
verbal o silencioso,
latente o manifiesto de compañía
o de soledad.

Acompañar es intuir la carencia del otro:
es cuidar, proteger, sin molestar o dañar.

Es tarea de amigos, de amores,
de seres que se sostienen
en la hermandad de los afectos.
Es un servicio de lealtad

Es un punto de contacto,
más cerca de los sentimientos invisibles
que de la mera proximidad
física, ostensible.

Se puede estar “cerca” de alguien.
También es posible estar unidos en la distancia,
y próximos en el corazón.

A veces los sentimientos se filtran
por las fronteras
inventadas por los mismos protagonistas.

Acompañar no es pared sino puente,
unión de almas.

Hay proximidades que agobian
y aíslan mucho más
que la soledad misma.

“Y qué le digo”?, preguntó alguien,
temeroso de sus propias emociones
ante el dolor de un conocido…

“No digas nada, absolutamente nada”,
respondió la sensibilidad.
Lo que importa es estar ahí
en el momento justo.

Amistad


Hay noches que nadie se imagina. Cosas que pueden suceder y te hacen sentir diferente. Noches en las cuales resurge la amistad que creías perdida.

Crees que la esperanza está perdida y de pronto, te das cuenta que tienes mucho para contar, decir, sentir, vivir.

Esa llamada, esa visita, te llenan de un sentimiento extraño. Vuelves a vivir sin pensarlo. No creías que una conversación, un café, una sonrisa te pudieran volver a la vida.

La amistad renace, porque la esperanza en una llamada, un encuentro, te alegran la vida. Es sencillo y no lo crees. De repente, no quieres irte. Quieres estar ahí. Quedarte. Sentir que lees poemas, libros, apuntes. Cuentas historias, anécdotas. Eres distinto, te sientes diferente.

Si ves lágrimas en tu amigo, no preguntes qué le pasa. Abrázalo, siéntelo, consiéntelo. Él te dirá todo sin hablar. De pronto te dará un beso y comprenderás que has hecho una labor, sin imaginarte.

No creas que tus problemas sean demasiado pesados. Los demás también tienen problemas. Grandes, pequeños, pero problemas. No escuchamos, porque preferimos hablar, contar los nuestros

Muchas veces, ni hablamos con los hijos. No los escuchamos. Nos quieren decir cosas, pero no nos interesan. Quieren recostar sus cabezas en nuestro hombro, pero no nos importa.

No abrazamos, no sentimos, no consentimos. Por eso, muchas veces perdemos, aunque creamos que hemos ganado.

La amistad con los hijos también es necesaria. Los vemos llorar y solamente les preguntamos “qué les pasa”, pero no les sonreímos, ni los abrazamos. Eso no se puede olvidar.

Manuel Gómez Sabogal
manuelgomez1a@gmail.com

El loco Harry


amistad2

Hace una semana vi a Amy, una vieja amiga, en la tienda. Hace veinte años la presenté a mi mejor amigo, el Loco Harry. Se casaron y tuvieron dos maravillosos muchachos. Harry fue el caballero de honor en mi boda. Le conozco desde que tenía 13 años y hasta que me casé pasamos mucho tiempo juntos. Harry y yo éramos muy diferentes, pero éramos los mejores amigos. Teníamos gustos similares y ambos éramos gente de acción (ambos éramos adictos al trabajo, sin embargo). A mi esposa nunca le importó Harry y, a través del tiempo creó una situación por la que Harry
y yo no nos hemos visto en los últimos 5 ó 6 años aunque sólo vivimos a 8 kilómetros de distancia. Eso es muy triste y no es algo de lo que estoy orgulloso.

Al conversar con Amy le pregunté cómo le iba a Harry. Su rostro se entristeció y supe que algo estaba mal. Me dijo que Harry había muerto hacía dos años de cáncer pancreático. Como podrán suponer no tenía ni idea y me sentí como un completo idiota. Ella fue muy fuerte y tuve que luchar por retener las lágrimas. ¡Me sentí devastado!
Ella no sabía dónde vivía yo y no supo cómo contactarme. Me dijo que el ultimo año de vida de Harry fue el mejor que pasasen juntos como familia. Harry no podia trabajar así que dormía entre 18 y 20 horas al día. Cuando estaba despierto, estaba presente un 100%, invirtiendo tiempo de calidad con su familia. En ese ultimo año Amy dijo que él realmente llegó a conocer a sus hijos por vez primera.

Como podrán suponer, aprendí mucho ese día. A continuación les comparto algunos de los pensamientos que me llegaron y
que, espero, puedan aplicar a sus vidas:

* La vida es demasiado corta. Vivamos al máximo cada día. No nos preocupemos por las pequeñeces (y la mayor parte de las cosas por lo que lo hacemos son pequeñeces).

* Valoremos lo que tenemos. Harry y Amy eran una gran pareja con dos hijos maravillosos. Él invirtió la mayor parte de su tiempo acumulando riqueza, superándose, y menos tiempo en las cosas más importantes: la familia y los amigos.

* Nunca abandonemos a nuestros amigos. Tal vez nunca volvamos a verlos.

* Nunca podremos gastar demasiado tiempo con nuestros hijos.

* Un cónyuge que es un amigo y compañero del alma es la decisión más importante de nuestra vida. ¡Escojamos bien! Valoremos y respetemos a esa persona con todo el corazón.

* Cuidemos nuestra salud. Nunca sabemos cuándo el cuerpo nos dirá que tuvo suficiente.

* El tiempo es nuestro bien más valioso. Cómo lo invertimos es asunto nuestro. Es más valioso que todo el dinero del mundo. No podemos controlar el tiempo; es la única cosa que todos compartimos en igualdad. La manera como invertimos el tiempo es lo que hace la diferencia en nuestras vidas.

* Le llamábamos el “Loco Harry” porque siempre quería intentar cosas nuevas, divertirse y “simplemente hacerlo”. Aparte de no haber invertido suficiente tiempo como hubiese querido con su familia y amistades, Harry vivió una vida plena. Tocó a un montón de gente y todos fueron atraídos a él. Todos necesitamos ser un poquito locos y simplemente hacer cosas. No nos pongamos en la posición de decir: “Ojalá que hubiese hecho las cosas de manera diferente”. ¡Decidamos lo que queremos y hagámoslo!

* Si no tenemos un plan, ¡no importa cómo lleguemos allí! Sentémonos y decidamos qué es importante y qué necesitamos hacer para lograrlo. Cada vez que he tomado tiempo para definer una meta y planear cómo alcanzarla, he logrado cosas que sorprenderían a muchos.

* Vivamos por la Regla de Oro.

* Vivamos el momento. Lo que es importante es lo que hacemos ahora. El pasado se fue y el futuro todavía no llega.

* Divirtámonos.

Mark Stephens, Gerente Financiero del Banco Legacy, Harrisburg, PA Fuente: “As A Man Thinketh”

Vía Renuevo de Plenitud

Feliz Día del Amor y de la Amistad!!!


dia-de-la-amistad

El valor de la amistad


Quien tiene un amigo, no llora solo…

8 regalos que no cuestan dinero


1.- El regalo de Escuchar.

Pero realmente escuchar, sin interrumpir, bostezar, o criticar. Sólo escuchar.

2.- El regalo del Cariño.

Ser generoso con besos, abrazos, palmadas en la espalda y apretones de manos, estas pequeñas acciones demuestra el cariño por tu familia y amigos.

3.- El regalo de la sonrisa.

Llena tu vida de imágenes con sonrisas, dibujos, caricaturas y tu regalo dirá: “me gusta reír contigo”

4.- El regalo de las notas escritas.

Esto puede ser un simple “gracias por ayudarme”, un detalle como estos puede ser recordado de por vida Y TAL VEZ CAMBIARIA LA TRISTEZA POR ALEGRIA.

5.- El regalo de un cumplido.

Un simple y sincero “te ves genial con esa chaqueta”, “has hecho un gran trabajo” o “fue una estupenda comida” puede hacer especial un día.

6.- El regalo del favor.

Todos los días procura hacer un favor.

7.- El regalo de la soledad.

Hay días que no hay nada mejor que estar solo. Sé sensible a aquellos días y da este regalo o solicítalo a los demás.

8.- El regalo de la disposición a la gratitud.

La forma más fácil de hacer sentir bien a la gente es decirle cosas que no son difíciles de decir como “Hola” y “Muchas Gracias”.

Los amigos son raras joyas, que pueden hacerte enojar y sonreír, que poco a poco aprenden a escuchar, a alentarte y ellos siempre abrirán su corazón a nosotros. Demuéstrale a tus amigos lo mucho que los estimas HACIENDOLES ESTOS REGALOS

La diferencia entre un ángel y un amigo


¿Ángeles o amigos?, todos tenemos un poquito de cada cosa…Un ángel no nos escoge, Dios nos lo asigna.
Un amigo nos toma de la mano y nos acerca a Dios.Un ángel tiene la obligación de cuidarnos.
Un amigo nos cuida por amor.Un ángel te ayuda evitando que tengas problemas.
Un amigo te ayuda a resolverlos.Un ángel te ve sufrir, sin poderte abrazar.
Un amigo te abraza, porque no quiere verte sufrir.

Un ángel te ve sonreír y observa tus alegrías.
Un amigo te hace sonreír y te hace parte de sus alegrías.

Un ángel sabe cuando necesitas que alguien te escuche.
Un amigo te escucha, sin decirte que lo necesitas.

Un ángel en realidad es parte de tus sueños.
Un amigo, comparte y lucha por que tus sueños, sean una realidad.

Un ángel siempre esta contigo ahí, no sabe extrañarnos.
Un amigo, cuando no esta contigo, no solo te extraña, también piensa en ti.

Un ángel vela tu sueño.
Un amigo sueña contigo.

Un ángel aplaude tus triunfos.
Un amigo te ayuda para que triunfes.

Un ángel se preocupa cuando estas mal.
Un amigo se desvive por que estés bien.

Un ángel recibe una oración tuya.
Un amigo hace una oración por ti.

Un ángel te ayuda a sobrevivir.
Un amigo vive por ti.

Para un ángel, eres una misión que cumplir.
Para un amigo, eres un tesoro que defender.

Un ángel, es algo celestial.
Un amigo es la oportunidad de conocer lo más hermoso que hay en la vida, “el amor y la amistad”.

Un ángel quisiera ser tu amigo.
Un amigo, sin proponérselo, también es tu ángel… o a veces un fantasma que se cuela por las noches debajo de tus sábanas blancas para compartir furtivamente tus sueños.

Anónimo

¿Cuál es el límite entre amistad y complicidad?


En días pasados mi hijo mayor fue suspendido en el Colegio.Por supuesto que cuando le pregunté las razones de sus suspensión, me respondió que había sido un castigo injusto, ya que él no había hecho nada malo.

Uno de sus “amigos” se consiguió un dispositivo de Video Juego Portátil en el baño, y les dijo que se lo iba a quedar. (Total, si no tiene dueño, habrá pensado). Otro amigo le pidió el aparato y le pidió el cartucho con el juego, que a él le gustaba y no lo tenía. A todas estas, mi hijo estaba de “inocente” espectador.

Al rato llega un niño de un grado menor, buscando su aparato de Video Juego, que había dejado olvidado en el baño, y les preguntó a los tres si lo habían visto…

Demás está decir que ninguno sabía nada.

El niño fue a la Coordinación Docente a participar la pérdida de su aparato. A la final, uno de los docentes que se enteró de la pérdida vio a tres angelitos con caras de “yo no fui”, y aplicando técnicas sutiles (espero que así haya sido) de interrogación, logró desentrañar el misterio.

Por supuesto que mi hijo insistió que él no había hecho nada. Y tiene razón. No hizo nada.

A veces nuestro delito puede no ser de acción, sino de omisión.

Si tenemos amigos, y amigos de verdad, debemos ser capaces de decirles lo que es bueno y lo que es malo. A veces tenemos que decirles a nuestros amigos lo que ellos no quieren escuchar. A veces tenemos que hacer entrar en razón a nuestros amigos.

Qué bueno es no hacer nada. No siento culpa porque no hice nada. Pero a veces, no hacer nada es malo.

No se debe confundir entre amistad y complicidad. No se debe confundir entre amistad y alcahuetería.

Y por otro lado no se debe confundir el decir las cosas de acuerdo a nuestros valores y creencias, y el ser mojigato. No confundir entre decir las cosas y ser un soplón.

Nuestra sociedad actual vive con una carencia bárbara de valores. Y esos valores no se enseñan en el kinder, en el colegio o en la universidad. Esos valores se enseñan en el hogar.

Enseñemos entonces valores a nuestros hijos, que esa será la mejor herencia que les podremos dejar…

Luis Castellanos
Reflexiones Diarias

El Ruiseñor y la Rosa


Un ruiseñor vivía en el jardín de una casa. Todas las mañanas una ventana se abría y un joven comía su pan… mientras miraba la belleza del jardín.Siempre caían migajas de pan en el antepecho de la ventana. El ruiseñor comía las migajas creyendo que el joven las dejaba a propósito para él.Así, creció un gran afecto por aquel que se preocupaba en alimentarlo… aunque sea con migajas.Un día el joven se enamoró. Pero al declararse, su amada impuso una condición para retribuir su amor:
Que a la mañana siguiente él le trajese la más linda rosa roja.

El joven recorrió todas las florerías de la ciudad, pero su búsqueda fue en vano. Ninguna rosa…mucho menos roja.

Triste, desolado, fue a pedir ayuda al jardinero de su casa.

El jardinero declaró que él podría obsequiarla con petunias, violetas, claveles. Cualquier flor menos rosas. Ellas estaban fuera de temporada; era imposible conseguirlas en aquella estación.

El ruiseñor habiendo escuchado la conversación quedó con pena por la desolación del joven. Tenía que hacer algo para ayudar a su amigo a conseguir la flor.

Entonces el ave buscó al Dios de los pájaros, quien le dijo:

- Tú puedes conseguir una rosa roja para tu amigo …pero el sacrificio es grande y podría costarte la vida!

- No importa, respondió el ave. ¿Qué debo hacer?

- Bien, tendrás que encaramarte en un rosal y allí cantar la noche entera, sin parar. El esfuerzo es muy grande; tu pecho puede no aguantar…

- Así lo haré, respondió el ave. Es para la felicidad de un amigo!

Cuando oscureció, el ruiseñor se encaramó enmedio de un rosal que quedaba enfrente de la ventana del joven.

Allí se puso a cantar su canto más alegre, pues precisaba esmerarse en la formación de la flor.

Una gran espina comenzó a entrar en el pecho del ruiseñor y cuanto más cantaba, más entraba la espina en su pecho.

Pero el ruiseñor no paró.

Continuó su canto, por la felicidad de un amigo. Un canto que simbolizaba gratitud, amistad. Un canto de donación hasta de su propia vida!

Por la mañana, al abrir su ventana, el joven se detuvo delante de la más linda rosa roja, formada por la sangre del ruiseñor. Ni cuestionó el milagro, enseguida recogió la rosa.

Al ver el cuerpo inerte de la pobre ave, el joven dijo:

- Qué estúpida ave! Teniendo tantos árboles para cantar, vino a posarse justamente enmedio del rosal que tiene espinas. Por lo menos ahora dormiré mejor, sin tener que escuchar su tonto canto.

Es muy triste, pero desgraciadamente…

Cada uno da lo que tiene en el corazón.

Y cada uno recibe con el corazón que tiene….

(Adaptación de “El Ruiseñor y La Rosa” de Oscar Wilde)
Oscar Wilde en Wikipedia
Versiones Originales de El Ruiseñor y La Rosa:
Biblioteca Virtual, Cervantes Virtual, Aula de Lenguaje, Valvanera
Cuántas veces no te has sentido como el Ruiseñor? Cuántas veces has actuado como el joven?

Expresen sus sentimientos


Cierto día una maestra pidió a sus alumnos que pusieran los nombres de sus compañeros de clase en una hoja de papel, dejando un espacio entre los nombres.

Después les pidió que pensaran en la cosa más linda que pudieran decir de cada uno de sus compañeros y que lo escribieran debajo de su nombre.

Tomó el resto del período de la clase la tarea encomendada para poder terminar lo pedido. A medida que los alumnos dejaban el aula, entregaban a la maestra la hoja de papel.

Durante el fin de semana la maestra escribió el nombre de cada uno de sus alumnos en hojas separadas de papel y copió en ella todas las cosas lindas que cada uno de sus compañeros había escrito acerca de él.

El lunes ella entregó a cada alumno su lista. Casi inmediatamente toda la clase estaba sonriendo. “¿Es verdad?”, ella escuchó a alguien diciendo casi como en un susurro. “Yo nunca supe que podía significar algo para alguien”, y “Yo no sabía que mis compañeros me querían tanto”, eran los comentarios.

Nadie volvió a mencionar aquellos papeles en clase.

La maestra nunca supo si ellos comentaron su contenido con alguno de sus compañeros o con sus padres pero eso no era lo importante. El ejercicio había cumplido su propósito. Los alumnos estaban felices consigo mismos y con sus compañeros.

Aquel grupo de alumnos siguió adelante y progresó.

Varios años más tarde uno de los estudiantes fue muerto en Vietnam y la maestra asistió a su funeral. Ella nunca antes había visto a un soldado en su ataúd militar. El se veía tan bonito y tan maduro.

La iglesia estaba llena con sus amigos. Uno a uno de aquellos que tanto lo apreciaban caminaron silenciosamente para darle una última mirada. La maestra fue la última en acercarse al ataúd.

Mientras estaba allí, uno de los soldados que actuaba como guardia de honor se acercó a ella y le preguntó: “¿Era usted la profesora de matemáticas de Marcos”?

Ella balbució:
- “Sí”.

Entonces él dijo:
- “Marcos hablaba mucho acerca de usted”.

Después del funeral la mayoría de lo ex compañeros de Marcos fueron juntos a una merienda. Allí estaban también los padres de Marcos, obviamente deseando hablar con su profesora.

- “Queríamos mostrarle algo”, dijo el padre, sacando del bolsillo una billetera. “Lo encontraron en la ropa de Marcos cuando fue muerto. Pensamos que tal vez usted lo reconocería”, dijo.

Abriendo la billetera, sacó cuidadosamente dos pedazos de papel gastados que él había arreglado con cinta y que se veía que había sido abierto y cerrado muchas veces.

La maestra se dió cuenta aún sin mirar mucho que era la hoja en la que ella había registrado todas las cosas lindas que los compañeros de Marcos habían escrito acerca de él.

- “Gracias por haber hecho lo que hizo” dijo la madre de Marcos. “Como usted ve Marcos lo guardaba como un tesoro”

Todos los ex compañeros de Marcos comenzaron a juntarse alrededor.

Carlos sonrió y dijo tímidamente:
- “Yo todavía tengo mi lista. La tengo en el cajón de encima, de un armario que tengo en mi escritorio”.

La esposa de Felipe dijo:
- “Felipe me pidió que pusiera el suyo en el álbum de casamiento”.

- “Yo tengo el mío también”, dijo Marilyn. “Está en mi diario”.

Entonces Victoria, otra de sus compañeras, metió la mano en su cartera, sacó una billetera y mostró al grupo su gastada y arrugada lista.
- “Yo la llevo conmigo todo el tiempo” y sin siquiera pestañar dijo:
- “Yo creo que todos hemos conservado nuestras listas.

Fue entonces cuando la maestra se sentó y lloró. Lloró por Marcos y por todos sus compañeros que no lo volverían a ver.

La densidad de la población de nuestra sociedad es tan pesada que olvidamos que la vida va a terminar un día. Y no sabemos cuando será ese día. Así que, por favor, díganle a la gente que ustedes quieren y para quienes desean el bien, que ellos son especiales e importantes. Díganselo, antes que sea demasiado tarde.

“Un verdadero amigo es quien sabe todo sobre ti y sigue siendo tu amigo”.

Ofreciendo empleo digno y bien remunerado


No es necesario que sea hombre o mujer, basta que sea humano, basta que tenga sentimientos, basta que tenga corazón.

Se necesita que sepa hablar y callar, sobre todo que sepa escuchar.

Tiene que gustar de la poesía, de la madrugada, de los pájaros, del Sol, de la Luna, del canto, de los vientos y de las canciones de la brisa.

Debe tener amor, un gran amor por alguien, o sentir entonces, la falta de no tener ese amor.

Debe amar al prójimo y respetar el dolor que los peregrinos llevan consigo.

Debe guardar el secreto sin sacrificio.

No es necesario que sea de primera mano, ni es imprescindible que sea de segunda mano.

Puede haber sido engañado, pues todos los amigos son engañados.

No es necesario que sea puro, ni que sea totalmente impuro, pero no debe ser vulgar.

Debe tener un ideal, y miedo de perderlo, y en caso de no ser así, debe sentir el gran vacío que esto deja.

Tiene que tener resonancias humanas, su principal objetivo debe ser el del amigo.

Debe sentir pena por las personas tristes y comprender el inmenso vacío de los solitarios.

Debe gustar de los niños y sentir lástima por los que no pudieron nacer.

Se busca un amigo para gustar de los mismos gustos,

que se conmueva cuando es tratado de amigo.

Que sepa conversar de cosas simples, de lloviznas y de grandes lluvias y de los recuerdos de la infancia.

Se precisa un amigo para no enloquecer, para contar lo que se vio de bello y de triste durante el día, de los anhelos y de las realizaciones, de los sueños y de la realidad.

Debe gustar de las calles desiertas, de los charcos de agua y los caminos mojados, del borde de la calle, del bosque después de la lluvia, de acostarse en el pasto.

Se precisa un amigo que diga que vale la pena vivir, no porque la vida es bella, sino porque se tiene un amigo.

Se necesita un amigo para dejar de llorar. Para no vivir de cara al pasado, en busca de memorias perdidas.

Que nos palmee los hombros, sonriendo o llorando, pero que nos llame amigo, para tener la conciencia que aún se vive.

Si estas interesado.. Enviame tus intensiones, a cambio tendras como beneficio incalculables riquezas, espirituales por venir.

(Nuevamente le pido disculpas a su autor. No me acuerdo de dónde tomé el artículo).

Mi mamá, mi amiga


Dos amigos se encontraban tomando un café, y uno le comenta en tono de queja al otro:

* Mi mamá me llama mucho por teléfono a la oficina y solo para pedirme que vaya a conversar con ella, siempre la misma quejadera, que “se siente sola”; la verdad yo voy poco y en ocasiones siento que me molesta su forma de ser. Ya sabes como son los viejos: Cuentan las mismas cosas una y otra vez y sin mencionar de los achaques que estrena cada día; y bueno, como tu sabes nunca me faltan los compromisos: Que el trabajo, que los amigos, la Asociación.. .. En fin sabes como es, no?………

El otro amigo se queda callado, y luego responde:
Yo en cambio, converso mucho con mi mamá; cada vez que estoy triste, voy con ella; cuando me siento solo o cuando tengo un problema y necesito fortaleza, acudo a ella y ella me conforta, me da fortaleza, y siempre termino sintiéndome mejor.

Caramba – se apenó el otro – Eres mejor que yo.

No lo creas, soy igual que tu, o al menos lo era – respondió el amigo con tristeza. En realidad visito a mi mamá en el cementerio. Murió hace tiempo, pero mientras estuvo conmigo, tampoco yo iba a conversar con ella pensaba y sentía lo mismo que tú. Y no sabes cuanta falta me hace ahora su presencia, cuánto no daría por sentir las caricias que con tanto amor me prodigaba, y que rechazaba porque “ya no era un niño”; ó cuánto me pesa no haber escuchado todos los consejos que me daba, cuando con torpeza le decía:
“Yo sé lo que hago”, y por ello cometí muchos errores. Ay amigo, si supieras ahora como la busco, y ahora es mi mejor amiga.
Cuando sentado en la tierra fría del camposanto mirando solo su foto en el muro gris, en el que le puse “te amo”, (palabras que nunca escuchó de mis labios), le pido que me perdone por haber sido tan frío, por las veces que le mentí, y por los muchos besos que no le di, más el silencio me responde y cuando una brisa acaricia mis mejillas, sé que ella me perdona.

-Mira con ojos empañados a su amigo y luego dice- Discúlpame este arranque, pero si de algo te sirve mi experiencia, conversa con ella hoy que la tienes, valora su presencia resaltando sus virtudes que seguro posee, deja a un lado sus errores, que de una u otra forman parte de su ser. No esperes a que esté en un cementerio porque ahí la reflexión duele hasta el fondo del alma, porque entiendes que ya nunca podrás hacer lo que dejaste pendiente, será un hueco que nunca podrás llenar. No permitas que te pase lo que me pasó a mí.

En el camino, iba pensando en las palabras de su amigo. Cuando llegó a la oficina, dijo a su secretaria: Comuníqueme por favor con mi madre, no me pase mas llamadas y también modifique mi agenda porque este día lo dedicaré a ella!.

¡¡No dejes pasar este día sin decir “te amo”.

La importancia de la amistad


Hay preguntas tan fáciles que a veces no se como responder, porque me faltan palabras. O quizá me sobren.
Un día me encontré con el mar, y nos quedamos charlando.
Le pregunté sobre mi duda, pero él seguía en lo suyo, yendo y viniendo.
Cuando me alejé de él, para volver a la vida de cada día, los ecos de nuestro encuentro resonaban en mi corazón.
Me volví hacia donde estaba, y sus palabras se grabaron en mí:

“Necesito ser transparente, me decía, porque quiero que disfrutéis de mi fondo. Las maravillas que hay dentro de mí, son para vosotros.
Por eso cuando aparece la basura, me tapa, me oculta, no soy yo.
Necesito las rocas, quiero chocar contra ellas, quiero que me devuelvan a donde vengo, pero distinto. Con cuanta más fuerza, mejor.
Luego mis aguas se remansan mucho más tiempo y llegan más lejos.
Y qué me dices de la brisa, parece que no se nota, pero está ahí.
Es la caricia de mis aguas, es la que me hace ser diferente cada día aunque mis aguas lleguen siempre al mismo sitio.
La brisa me hace sentir cada momento como una oportunidad nueva.
Cada una de mis pequeñas olitas que ves a lo lejos, es la sonrisa de sentirla cerca.
Por último está la playa. Ahora soy yo quien acaricio.
Me llevo pequeños recuerdos y ella también hace sus hoyos para quedarse con alguna parte de mí. Y nos mezclamos.
Cada vez que caigo en ella, parece que allí me quiere atrapar, pero siempre me suelta… Cada una seguimos nuestros caminos y mientras ella parece inmóvil, yo me llevo alguna de sus arenas a lo largo del mundo.
Mira el horizonte allí te está esperando siempre un nuevo día, un nuevo amigo, una nueva vida”.

Si algun Dia


Si algun dia tienes ganas de llorar…
Solo llámame. No prometo que te haré reir, Pero puedo llorar contigo.
 
Si algun dia quieres correr del camino…
No tengas miedo, llámame. No prometo pedirte parar, Pero puedo correr contigo.
 
Si algun dia no quieres oir a alguien…
Llamame. Prometo estar ahi para ti. Y prometo ser muy callado.
 
Pero si algun dia tu llamas…
Y no hay respuesta, Ven rapido a verme. Será porque te necesite.

Diferencias entre Amigos y Mejores Amigos


Amigo: Te pide permiso para agarrar agua o comida
Mejor amigo: Es la razón por la cual no tienes comida en la nevera

Amigo: Llama a tus papas como Señor y Señora
Mejor amigo: les dice: PAPA …! MAMA …!

Amigo: Te sacaría de la cárcel
Mejor amigo: Estaría preso contigo diciéndote: ‘tienes frío marico?’

Amigo: No te ha visto llorar
Mejor amigo: No le diría a nadie que has llorado, pero se cagaría de la risa cuando ya no estuvieras triste.

Amigo: Te pide prestadas tus cosas un par de días y te las devuelve
Mejor amigo: Bota tus vainas y te dice “Coño pana; no se donde lo dejé”…

Amigo: Solo sabe algunas cosas sobre ti
Mejor amigo: Podría escribir un libro con todas las pendejadas que han pasado y las brutalidades que has hecho

Amigo: Te dejaría de hablar si los demás lo hacen
Mejor amigo: Manda a comer mierda a los que te dejen de hablar

Amigo: Toca la puerta de tu casa
Mejor amigo: Entra hasta tu cuarto y grita: Hay comida …?

Amigo: Solamente son panas durante la escuela
Mejor amigo: “COÑO, el mismo chicle por el resto de tu perra vida”

Amigo: Te quita la cerveza cuando ve que ya estás cayéndote de la pea.
Mejor amigo: Ya tambaleándose se acerca y te medio dice: “te la terminas GÜEVÓN porque aquí no desperdiciamos nada”

El Jardin de mi Vida


Era una vez una flor que nació en medio de piedras. Quién sabe como, consiguió crecer y ser una señal de vida en medio de tanta tristeza…

Pasó una joven y quedó admirada con la flor. Luego pensó en Dios. Cortó la flor y la llevó a la iglesia. Una semana más tarde la flor habia muerto.

Pasó un hombre, vió una flor, pensó en Dios, agradeció y la dejó allí; no quiso cortarla para no matarla. Mas, días despues, vino una tempestad y la flor murió…

Pasó una niña y vió que aquella flor era parecida a ella: bonita, pero sola.

Decidió volver todos los días. Un día la regó, otro día le trajo tierra, otro día la podó, despues le hizo un cantero, le colocó abono…

Un mes despues, donde habia piedras y una flor, habia un jardín.

Así se cultiva una amistad . . .

Amigos


Tengo amigos que no saben cuánto son mis amigos. No perciben el amor que les profeso y la absoluta necesidad que tengo de ellos.

La amistad es un sentimiento más noble que el amor, es que permite que el objeto de ella se divida en otros afectos, en cuanto el amor tiene intrínseco los celos, que no admite la rivalidad.

Y yo podría soportar, sin embargo no sin dolor, que hubiesen muerto todos mis amores, ¡mas enloquecería si muriesen todos mis amigos!

Hasta aquellos que no perciben cuánto son mis amigos y cuánto mi vida depende de sus existencias…

A algunos de ellos no los frecuento, me basta saber que ellos existen. Esta mera condición me llena de coraje para seguir en frente de la vida. Mas, porque no los frecuento con asiduidad no les puedo decir cuánto gusto de ellos. Ellos no lo creerían.

Muchos de ellos están leyendo esta crónica y no saben que están incluidos en la sagrada relación de mis amigos. Mas es delicioso que yo sepa y sienta que los adoro, aunque no se los diga y no los frecuente.

Y las veces cuando los frecuento, noto que ellos no tienen noción de cómo me son necesarios, de cómo son indispensábles a mi equilibrio vital, porque ellos hacen parte del mundo que yo, tremulamente, construí y se tornaron en fundadores de mi encanto por la vida.

Si uno de ellos muriera, yo quedaría torcido para un lado. Si todos ellos murieran, yo me desmoronaría! Es por eso que, sin que ellos sepan, yo rezo por su vida. Y me avergüenzo, porque esa súplica está, en síntesis, dirigida a mi bienestar. Ella es, tal vez, fruto de mi egoísmo.

A veces, me sumerjo en pensamientos sobre alguno de ellos. Cuando viajo y estoy delante de lugares maravillosos, me cae alguna lágrima porque no están junto a mi, compartiendo aquel placer…

Si alguna cosa me consume y me envejece es que la rueda furiosa de la vida no me permite tener siempre a mi lado, habitando conmigo, andando conmigo, hablando conmigo, viviendo conmigo, a todos mis amigos, y, principalmente los que solo desconfían o tal vez nunca van a saber ¡que son mis amigos!

La gente no hace amigos, los reconoce.

Vinicius de Morais

La Amistad


Un soldado que pudo regresar a casa después de haber peleado en la guerra de Vietnam, le habló a sus padres desde San Francisco: “Mamá, Papá. Voy de regreso a casa, pero les tengo que pedir un favor. Traigo a un amigo que me gustaría que se quedara con nosotros.”

“¡Claro!” Le contestaron, “Nos encantaría conocerlo.”

“Hay algo que deben de saber…” El hijo siguió diciendo… “Él fue herido en la guerra. Pisó en una mina de tierra y perdió un brazo y una pierna, él no tiene a donde ir, y quiero que él se venga a vivir con nosotros a casa.”
“Siento mucho el escuchar eso, hijo. A lo mejor podemos encontrar un lugar en donde él se pueda quedar.”
“No, Mamá y Papá, yo quiero que él viva con nosotros.”

“Hijo…” Le dijo el padre, “Tú no sabes lo que estás pidiendo. Alguien que esté tan limitado físicamente puede ser un gran peso para nosotros. Nosotros tenemos nuestras propias vidas que vivir, y no podemos dejar que algo como esto interfiera con nuestras vidas. Yo pienso que tú deberías de regresar a casa y olvidarte de esta persona. Él encontrará una manera en la que pueda vivir él solo.”

En ese momento el hijo colgó la bocina del teléfono. Los padres ya nunca volvieron a escuchar de él. Unos cuantos días después, como sea, los padres recibieron una llamada telefónica de la policía de San Francisco.

Su hijo había muerto después de que se había caído de un edificio. Fue lo que les dijeron.

La policía creía que era un suicidio. Los padres destrozados de la noticia volaron a San Francisco y fueron llevados a la morgue de la ciudad a que identificaran a su hijo. Ellos lo reconocieron, para su horror, descubrieron algo que no sabían, su hijo tan sólo tenía un brazo y una pierna.

El Mejor Regalo


Había una vez un Rey sabio y amado, que se interesaba mucho por su pueblo y sólo deseaba lo mejor para él. La gente sabía que el Rey tenía interés personal en sus asuntos y trataba de comprender cómo sus decisiones, las del Rey, los afectaba. Periódicamente el monarca se disfrazaba y recorría las calles con la intención de ver la vida desde la perspectiva de ellos.

Un día se disfrazó de aldeano pobre y visitó los baños públicos. Allí se encontraban muchas personas que disfrutaban del compañerismo y de la relajación. En una caldera del sótano calentaban el agua para los baños y un hombre era el responsable de mantenerla a una temperatura agradable. El Rey se dirigió al sótano para visitar a la persona que incansablemente vigilaba el fuego.

Ambos compartieron una comida y el Rey ofreció su amistad a este hombre solitario. Día tras día, semana tras semana, el Rey visitó al encargado de vigilar el fuego. El hombre del sótano simpatizó de inmediato con el extraño visitante, porque bajaba al sótano donde él estaba.. Nadie más habìa demostrado tanto interés o preocupación por él.

Un día, el Rey reveló su verdadera identidad a su amigo. Fue una jugada arriesgada, puesto que temía que el hombre le pidiera favores especiales o algún regalo. En cambio, el nuevo amigo del Rey lo miró a los ojos y dijo:

- “Dejaste tu palacio cómodo para visitarme en este sótano caliente y sucio. Comiste mi comida escasa y demostraste interés genuino en lo que me sucede. Quizás a otras personas les has dado regalos costosos, pero a mi me diste el mejor regalo de todos. Me diste el regalo de tu persona.”

Tomado del libro “Y ¿de quién es la culpa?” (Ed Intermedio).

Como los àrboles



Un árbol no está de espaldas para nadie. Dé la vuelta en torno a él, y el arbol estará siempre de frente para usted… Los verdaderos amigos tambièn…Dicen los chinos: àrbol plantado con amor, ningùn viento lo derrumba. Una verdadera amistad tambièn es asì.

Quien planta árboles, crea raíces. ¡Quien cultiva buenos amigos, también!

Los árboles, como los amigos, producen belleza para los ojos y los oídos, en el cambio sutil de sus colores y sonidos.

El árbol es sombra protectora, como los amigos; sombra que cambia con el día, que avanza y hace variados reflejos de luz semejantes a las estrellas …

Los árboles son sinónimo de eternidad. Y una verdadera amistad también es ¡para siempre !!

¡Que Dios te dé un bello día y siempre una bella amistad!

Historia de Dos Mùsicos


Una historia que quizás pocos conocen … se refiere a dos de los tres tenores – Luciano Pavarotti, Plàcido Domingo y José Carreras que emocionaron al mundo cantando juntos.

Aun los que nunca visitaron España, conocen la rivalidad existente entre los catalanes y los madrileños, ya que los catalanes luchan por su autonomía en una España dominada por Madrid.
Pues bien, Plàcido Domingo es madrileño y José Carreras es catalán. Por cuestiones políticas, en 1984, Carreras y Domingo se volvieron enemigos.

Siempre muy solicitados en todas partes del mundo, ambos hacían constar en sus contratos que solo se presentarían en determinado espectáculo si el adversario no fuese invitado.
En 1987, a Carreras le apareció un enemigo mucho mas implacable que su rival Placido Domingo. Lo sorprendido un diagnostico terrible: leucemia!!

Su lucha contra el cáncer fue muy sufrida. Se sometió a varios tratamientos además del auto-transplante de la medula ósea, el cambio de sangre que lo obligaba a viajar una vez por mes a Estados Unidos. En estas condiciones no podía trabajar y a pesar de ser dueño de una razonable fortuna, los altos costos de los viajes y del tratamiento debilitaron sus finanzas.

Cuando no tuvo màs condiciones financieras, tomò conocimiento de la existencia de una fundación en Madrid, cuya finalidad única era apoyar el tratamiento de leucémicos.
Gracias al apoyo de la fundación “Hermosa”, Carreras venció la dolencia y volvió a cantar. Recibió nuevamente los altos caches que merecía, y trato de asociarse a la fundación.
Al leer sus estatutos, descubrió que el fundador , mayor colaborador y Presidente de la Fundación, era Plàcido Domingo.

Luego supo que èste había creado la entidad, en principio, para atenderlo y que se había mantenido en el anonimato para que no se sintiera humillado por aceptar auxilio de su “enemigo”. De lo mas conmovedor fue el encuentro de los dos…

Sorprendiendo a Plàcido en una de sus presentaciones en Madrid, Carreras interrumpió el evento y humildemente, arrodillándose a sus pies, le pidió disculpas y le agradeció públicamente. Plàcido lo ayudo a levantarse y con un fuerte abrazo sellaron el inicio de una gran amistad.

En una entrevista a Plàcido Domingo, la periodista le preguntaba por què había creado la Fundación “Hermosa” en un momento en que, además de beneficiar a un “enemigo”, había ayudado al único artista que podría hacerle competencia. Su respuesta fue corta y definitiva:

- “PORQUE NO SE PUEDE PERDER UNA VOZ COMO ESA…”

“Esta es una historia real de la nobleza humana y debería servirnos de inspiración y ejemplo”…

Cuando veas una estrella fugaz

guárdala en tu corazón

es el alma de alguien que consiguió

dar a los suyos su amor…A pesar de lo que dice el artìculo, no pude conseguir ninguna relaciòn entre Plàcido Domingo y Josè Carreras de rivalidad o enemistad. Tampoco conseguì informaciòn acerca de la Fundaciòn “Hermosa”. Lo que si es cierto es que Josè Carreras sufriò de Leucemia y èl mismo fundò la Fundaciòn (valga la redundancia) Josep Carreras.

De hecho, en una entrevista concedida a BBC Mundo, Josè Carreras en relaciòn a esta historia manifestò:

Pablo Salazar, de San José de Costa Rica, pregunta: en Internet circula una historia acerca de una enfermedad gravísima, hablamos de la leucemia y su manifiesta enemistad con el cantante Plácido Domingo y que éste de forma pseudoanónima coopera para que se recupere y que después de ello nace entre ustedes una gran amistad. ¿Es verdadera o falsa esa historia?, pregunta este lector y una pregunta similar la hace Sergio Herrera, de El Paso, Texas y Freddy Barros en Quito, en Ecuador.

Conozco la historia e incluso ha estado en manos de abogados porque ésta es una historia, permítame decirlo, con todo el respecto, inventada. Yo tuve, antes ya de mi enfermedad, una magnífica relación no solamente profesional, sino también personal y humana con Plácido Domingo.

Pàgina No Oficial de Josè Carreras
Fundaciòn Josep Carreras
Biografìa de Josè Carreras en Wikipedia

Pàgina Oficial de Plàcido Domingo
Biografìa de Plàcido Domingo en Tenorìssimo
Biografìa de Plàcido Domingo en Classical Sony
Biografìa de Plàcido Domingo en Web La Opera
Biografìa de Plàcido Domingo en Wikipedia

El valor de la Amistad


Un famoso productor de películas de Hollywood estaba ocupado en la selección del protagonista de su próximo film, y se encontraba al borde de la frustración porque ninguno de los actores que se habían presentado hasta entonces parecían satisfacerlo completamente.De repente entró al foro un joven mensajero, entregó su mensaje y se despidió con una sonrisa.

El productor registró toda la escena desde la distancia, en silencio.

Llamó a su asistente y le ordenó que alcance al joven mensajero y lo haga regresar.

- Ya tengo al próximo protagonista – aseguró.

Sus compañeros lo miraron incrédulos. Al casting se habían presentado actores de renombre, algunos ya consagrados, y sin embargo este productor se veía entusiasmado por un joven mensajero…, ¡al que ni siquiera le habían tomado una prueba de actuación!

- ¿Está seguro? – le preguntaron, incrédulos.

- Señores, ¡esa sonrisa que acabo de ver vale un millón de dólares! Y no estoy dispuesto a perderla – les dijo, como dando por finalizada la discusión.

Mientras tanto su asistente había dado alcance al joven mensajero, pero tuvo que esforzarse en convencerlo de que no estaba bromeando cuando le dijo que un productor de películas lo había hecho buscar.

Aquel joven había tomado el puesto de mensajero porque era lo único que pudo conseguir para estar cerca de su íntimo sueño de ser actor de cine.

Un par de años atrás había atravesado todo su país de costa a costa, desde New Jersey en el extremo Este, hasta California en el Oeste persiguiendo su ilusión de dedicarse a la actuación.

Hasta ese día sólo había conseguido pequeños papeles secundarios en
películas de muy bajo presupuesto y apenas había logrado juntar el dinero necesario para cubrir las lecciones de actuación que estaba tomando.

Ahora, el productor y el mensajero estaban frente a frente.

El primero le explicaba al segundo cual era su convicción y el segundo no podía creer lo que oía. Se estaba reponiendo del shock justo cuando llegaron a la parte donde debían acordar el salario.

- Te pagaremos 11.000 dólares – dijo el productor.

No estaba mal por un par de semanas de trabajo, pero el joven mensajero estaba recién divorciado y tenía una pequeña hija a quien pasarle su pensión de alimentos, por lo que tomó coraje, abrazó al productor y, para que nadie más notara que estaba rogando un aumento le dijo al oído:

- ¿Podrían ser 11.500? Por favor, tengo un hija pequeña a quien alimentar.

- Hijo, ¡entonces serán 12.500!

- ¡Gracias! ¡Muchas gracias! ¡Jamás me olvidaré de ésto! – le prometió el mensajero al oído.

Con las vueltas de la vida, se convirtieron en amigos entrañables.

Aquel productor arriesgado, más tarde, cayó en desgracia, mientras que el mensajero dueño de la sonrisa del millón de dólares se convirtió en un gran actor, muy afamado.

Estando en ese punto bajo de su vida, el productor recibió un llamado del ahora consagrado actor invitándolo a que lo acompañe a la próxima entrega de los premios de la Academia, los Oscars, al que había sido nuevamente nominado. El productor no quería ir. La última vez que había asistido a esa gala una de sus películas competía en varias categorías, ésta vez sin embargo, casi nadie recordaba su nombre.

Casi nadie.

Su amigo, el mensajero que había prometido NO OLVIDARSE JAMÁS, estaba cumpliendo su palabra.

- Quiero que camines esa alfombra roja a mi lado – le había dicho por teléfono.

Esa noche, después de la ceremonia, en el baile que ofrece la Academia para homenajear a todos los nominados y los ganadores, el actor caminó mesa por mesa con su mano apoyada en el hombro del desafortunado productor como para devolverle la confianza en sí mismo, diciendo a quien quisiera escucharlo:

- Este es el mejor productor que hay en la industria, él es mi amigo.

El productor recuerda esa noche como uno de los mejores momentos de su vida.

Sólo uno de los mejores…, porque hubo otros.

En otra ocasión, el productor sufrió un derrame que lo llevó directo al hospital.

Una noche, mientras aún permanecía en la Unidad de Cuidados Intensivos, ve a su amigo, al afamado actor parado en la puerta con su sonrisa del millón de dólares instalada en su rostro.

- Vas a estar muy bien. Muy pronto – le dijo.

Dos enfermeras y un encargado de seguridad llegaron hasta ahí y le ordenaron que abandone el lugar.

- Ud. puede ser muy famoso afuera, pero aquí dentro hay reglas que TODOS deben respetar, ¡y en este lugar NO se puede estar!” – le gritaron.

El actor, lejos de intimidarse, miró a su amigo convaleciente y guiñándole un ojo le dijo: Regreso en veinte minutos.

Exactamente en ese tiempo regresó su amigo con veinte pizzas, se sentó con las enfermeras, los que hacían la limpieza y los encargados de seguridad y las compartió con todos ellos.

Aquel consagrado actor, famoso mundialmente, en lugar de estar en un lugar glamoroso, disfrutando de las regalías de su vida privilegiada, estaba allí, una noche, compartiendo una pizza con trabajadores anónimos para poder ganarse el derecho de estar al lado de su amigo…, simplemente cumpliendo su palabra.

Al rato, naturalmente, lo dejaron ingresar.

- “Vas a estar muy bien. Muy pronto” – repitió – “Aún te queda mucho por hacer”.

Ese es otro de los momentos más imborrables de la vida de este productor de Hollywood.

El otro momento inolvidable que a este productor le fascina mencionar es el siguiente:

Cuando la vida lo golpeó fuerte, este productor tuvo que tomar una de las decisiones mas tristes de su vida: Vender su hermosa mansión, donde había vivido por casi veinte años. Sin embargo, cuando la rueda de la vida completó el giro, la fortuna comenzó a sonreírle nuevamente y sus producciones comenzaron a figurar entrelas más exitosas sintió que una excelente manera de completar el ciclo era recuperar su añorada mansión.

Se comunicó con el nuevo dueño varias veces, pero éste, un acaudalado francés, presidente de una gran compañía, que residía en Montecarlo, se negaba sistemáticamente.

Un día, compartió esa frustración con su amigo, el dueño de la sonrisa del millón de dólares.

Al tiempo, el millonario francés, el nuevo dueño de la mansión finalmente accedió a venderle la propiedad al productor.

Cuando éste reingresó por primera vez a su mansión, se encontró con un dibujo de su amigo actor que decía: “De vuelta en casa. Hermoso.”

El ahora nuevamente afamado productor, cuando encontró la ocasión, le preguntó si tenía algo que ver con el cambio de opinión del francés y el actor le confesó que sí, que había volado a Montecarlo, pidió hablar con el multimillonario, y éste accedió a atenderlo sólo por quince minutos…, ¡mientras se afeitaba!!

Allí estaba éste actor, igualmente multimillonario, mundialmente reconocido, en el baño con un desconocido rogándole que le regresara su mansión a la persona que le había dado su primer trabajo importante como actor. En determinado momento se arrodilló y le pidió por favor que accediera a su pedido. El francés no terminaba de entender la situación por lo que le preguntó:

- ¿Ud. me está diciendo que voló desde su casa hasta aquí SOLO para pedirme que le venda mi casa a su amigo?

- Eso es exactamente lo que estoy haciendo. – contestó el actor.

- Prometo pensarlo. – dijo.

Ya era un avance.

Durante todo ese verano el multimillonario francés confió a sus amistades que había tenido de rodillas en su baño a éste consagradísimo actor.

Él cumplió su palabra. Jamás se olvidó. Él es mucho más que un amigo…, él es parte de mi alma – dice hoy el productor.

El productor es Robert Evans.

El actor, es el que más veces ha sido nominado, 12 veces al Oscar en la historia. Ganador en 3 ocasiones. Tiene el salario más alto de Hollywood. Posee una de las colecciones privadas de arte más valiosas del mundo (varios Renoir, Van Gogh ¡y hasta un Picasso colgado en el baño!).

Su fortuna está valuada en más de mil doscientos millones de dólares.
Sin embargo, sus amigos coinciden en que su posesión de más valor…, es su palabra.

Su nombre: Jack Nicholson.

==========================================

Realmente no se si el relato será o no será ficción. Si es, bien. Si no lo es, por lo menos podemos sacar la enseñanza y la moraleja de la relación de amistad entre los dos personales.

A mi amigo


Hubo una vez dos mejores amigos. Ellos eran inseparables, eran una sola alma. Por alguna razón sus caminos tomaron dos rumbos distintos y se separaron.Yo nunca volví a saber de mi amigo hasta el día de ayer, después de 10 años, que caminando por la calle me encontré a su madre. La saludé y le pregunté por mi amigo.

En ese momento sus ojos se llenaron de lágrimas y me miró a los ojos diciendo:

- Murió ayer….

No supe qué decir, ella me seguía mirando y pregunté cómo había muerto.

Ella me invitó a su casa, al llegar allí me ofreció sentarme en la sala vieja donde pasé gran parte de mi vida, siempre jugábamos ahí mi amigo y yo. Me senté y ella comenzó a contarme la triste historia.

- Hace 2 años le diagnosticaron una rara enfermedad, y su cura era recibir cada mes una transfusión de sangre durante 3 meses, pero ¿recuerdas que su sangre era muy rara?, sí, lo sé, igual que la tuya….

- Estuvimos buscando donadores y al fin encontramos a un señor vagabundo. Tu amigo, como te acordarás, era muy testarudo, no quiso recibir la sangre del vagabundo. Él decía que de la única persona que recibiría sangre sería de ti, pero no quiso que te buscáramos, él decía todas las noches: “no lo busquen, estoy seguro que mañana si vendrá….”

- Así pasaron los meses, y todas las noches se sentaba en esa misma silla donde estás tú sentado y rezaba para que te acordaras de él y vinieras a la mañana siguiente. Así acabó su vida y en la última noche de su vida, estaba muy mal, y sonriendo dijo: “Madre mía, yo sé que pronto mi amigo vendrá, pregúntale por qué tardó tanto y dale esa nota que está en mi cajón.”

La señora se levantó, regresó y me entregó la nota que decía:

“Amigo mío, sabía que vendrías, tardaste un poco pero no importa, lo importante es que viniste.

Ahora te estoy esperando en otro sitio espero que tardes en llegar, pero mientras tanto quiero decirte que todas las noches rezaré por ti y desde el cielo te estaré cuidando mi querido mejor amigo. ¡Ah, por cierto, ¿te acuerdas por qué nos distanciamos? Sí, fue porque no te quise prestar mi pelota nueva, jaja, qué tiempos…. éramos insoportables, bueno pues quiero decirte que te la regalo y espero que te guste mucho. Te quiere mucho:

Tu amigo por siempre.

“No dejes que tu orgullo pueda más que tú corazón… La amistad es como el mar, se ve el principio pero no el final”

Se fue mi amigo


Hoy, al atender el telèfono que insistentemente exigia atenciòn, mi mundo se vino abajo…Entre sollozos y lamentos, la voz del otro lado de la lìnea me informaba que mi mejor amigo, mi compañero de jornada, mi hombro camarada, habia sufrido un grave accidente, falleciendo casi que instantáneamente…

Recuerdo haber colgado el telèfono, y caminado a pasos lentos hacia mi cuarto, mi refúgio particular… Las imàgenes de mi juventud llegaron casi que instantáneamente a mi mente…

La Universidad…
Las Borracheras…
Las Charlas hasta altas horas de la noche…
Los amores no correspondidos…
Las confidencias al oìdo…
Las parrandas…
La complicidad…
Las sonrisas….

AHHHHH… Las sonrisas…. Cómo eran fàciles de surgir en aquella época!!…..

Recordè la Graduaciòn… Un nuevo horizonte surgiendo… Las lágrimas y despedidas…Y principalmente, las promesas de nuevos encuentros…

Recuerdo perfectamente de cada facciòn y razgo del mejor amigo que tuve en toda mi vida… En sus ojos la promesa de que YO nunca serìa olvidado. Y realmente, nunca lo fui…

Perdì la cuenta de las veces en que èl cariñosamente me llamaba cuando yo estaba en el fondo de un pozo…

…o de los mensajes, que nùnca respondì, los cuales constantemente me enviaba, llenando mi buzòn postal eletrònico de esperanzas y promesas de un futuro mejor.

Recuerdo que fue su rostro preocupado el que vì cuando despertè de mi cirugia de la apèndice…

Recuerdo que fue en su hombro que llorè la pèrdida de mi padre…

Fue en su oìdo que derramè las lamentaciones de un noviazgo desecho…

A pesar del esfuerzo para aclarar mi mente, no encontrè recordar ni una sola vez el haber agarrado el telèfono para decirle a èl lo importante que era para mi contar con su amistad… A la final….

A la final, yo estaba muy ocupado!!!

YO NO TENIA TIEMPO!!!

No recuerdo ni una sola vez el haber buscado um texto edificante y enviàrselo…
…o a cualquier otro amigo, con la intenciòn de tornar su dìa mejor.

YO NO TENÌA TIEMPO!!!

No recuerdo haberle dado ningun tipo de sorpresa, como aparecerme de repente con una botella de vino y un corazòn abierto dispuesto a escuchar.

YO NO TENIA TIEMPO!!!

No recuerdo ningùn dìa, haber estado dispuesto a escuchar sus problemas.

YO NO TENIA TIEMPO!!!

Creo que jamàs imaginè que èl tuviera problemas…

No me dignè a darme cuenta que constantemente mi amigo se pasaba de la cuenta con la bebida…Inclusive, encontraba divertida su forma ebria de ser. A la final, èbrio o no èl era una excelente compañìa para mi…

Sòlo ahora veo con claridad mi gran egoismo.

TAL VEZ…

Y este Tal Vez, me acompañarà eternamente…

Tal vez si yo hubiese salido de mi pedestal egocèntrico y prestado un poco de atenciòn… Y desprendido un poquito de mi sagrado tiempo, mi gran amigo no hubiese bebido hasta no aguantar mas y no hubiese botado su vida al perder el control de un carro que con seguridad, no estaba en condiciones de manejar…

Tal vez èl, que siempre inundò mi mundo con su iluminada presencia, se estaba sintiendo solo… Hasta seguramente los mensajes graciosos que èl constantemente dejaba en mi contestadora, serìan su manera de pedir ayuda…

Aquellos mismos mensajes que simplemente borrè de mi contestadora, jamàs se apagaràn de mi conciencia. Estas interrogantes que inundan ahora mi ser, nunca màs tendràn respuesta. Mi falta de tiempo me impidiò responderlas.

Ahora, lentamente, escojo una ropa negra – digna de mi estado de ànimo – y hago una llamada. Aviso a mi jefe que no irè a trabajar hoy, y quien sabe, ni mañana ni despuès….

…me tomarè el dìa para homenajear con mi presencia a una de las personas que màs amè en mi vida.

Al colgar el telèfono, veo con sorpresa, entre lágrimas y remordimientos, que para esto, para acompañar durante un dìa entero su cuerpo sin vida…

YO TUVE TIEMPO!!!

Descubrì que si uno no toma las riendas de su vida…

EL TIEMPO TE ENGULLE Y TE ESCLAVIZA.

Ahora, trabajo con el mismo ahinco de siempre, pero soy solamente “el profesional” durante mis horas laborables. Al salir, soy un ser humano!!

Nunca mas un mensaje en mi contestadora quedò sin una respuesta o un saludo de retorno.

Intento constantemente llenar los correos electrònicos de mis amigos con mensajes de amistad y dìas mejores.

Escribo tarjetas de Cumpleaños y Navidad, recordàndole siempre a las personas, lo importante que ellas son para mi…

Abrazo constantemente a mis hermanos y mi familia, ya que los lazos que nos unen son eternos.

Esos momentos acostumbran desaparecer con el tiempo, y todo cuidado para ellos, es poco.

Distribuyo sonrisas y abrazos a todos los que me rodean, a la final, PARA QUE GUARDARLOS?

En fin…

… No esperes el dìa en que las personas mas importantes de tu vida se vayan de tu lado y no puedas demostrarles lo mucho que significan para ti…

EL MAÑANA PUEDE NO LLEGAR…

Y tu habràs perdido una gran oportunidad de demostrar tu cariño…

Pedazos de Amistad


Yo pienso que el tiempo que pasamos con cada amigo es lo que hace a cada amigo tan importante. Las amistades se construyen de a pedacitos. Pedacitos de tiempo que vivimos con cada persona.No importa la cantidad de tiempo que pasamos con cada amigo, sino la calidad del tiempo que vivimos con cada persona. Cinco minutos pueden ser más importante que un día entero.

Así, hay amistades hechas de risas y dolores compartidos; otras de la escuela, otras de salidas, cine y diversión; también están aquéllas que nacen y no sabemos de qué o por qué, pero sabemos que están presentes.

Tal vez éstas estén hechas de silencios compartidos, o de mutua simpatía que no tiene explicación. Hoy también hay muchas amistades hechas sólo de e-mails, nuestras “amistades virtuales” nos hacen reir, pensar, reflexionar…

Aprendemos a amar a las personas sin juzgarlas por su apariencia o modo de ser, sin poder etiquetarlas (como a veces hacemos inconcientemente).Hay amistades profundas que nacen así.

Saint-Exupéry dijo: “Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante”. Pienso que el tiempo que pasamos con cada amigo es lo que lo hace tan importante.

Porque el tiempo “perdido” con amigos no existe es tiempo ganado, aprovechado, vivido. Son recuerdos para un momento o para toda una vida.

Un amigo se torna importante para nosotros y nosotros para él, cuando somos capaces, aún en su ausencia, de reír o llorar, de extrañar o querer estar bien cerca de él sólo para disfrutar de su compañía.

Podemos tener varios mejores amigos de diversas maneras. Lo importante es saber aprovechar al máximo cada minuto vivido y tener después, en nuestros recuerdos, horas para pasar con ellos, aunque estén lejos.

“TÚ MISMO ERES RESPONSABLE DE LO QUE COSECHAS…
… Y APRENDE A COSECHAR LAS COSAS BUENAS…”

“El auténtico amigo es el que lo sabe todo sobre tí y sigue siendo tu amigo.” (Kurt D. Cobain)

Para esos amigos


Este mensaje es para…
Esas personas que nos ven y conocen nuestro estado de ánimo.Esas personas a las que les cuentas tus tropiezos.
Esas personas que te hacen favores.

Esas personas que te han inspirado a alcanzar tus metas.

Esas personas que han salido contigo en una fotografía.
Esas personas con las que te diviertes.

Esas personas con las que has conocido lugares nuevos y has vivido increíbles aventuras.Esas personas que en el momento que lo necesitaste te ayudaron con tu trabajo, que comparten el almuerzo contigo, que te saludan amigablemente cuando te ven, que te envían chistes y mensajes para tu crecimiento personal.

A veces, vemos a nuestros amigos como algo seguro y no les dejamos saber que nos preocupamos por ellos y que los apreciamos.

Algunas veces estamos tan ocupados o tan involucrados en otras cosas que nos alejamos de nuestros amigos.Debemos decirles y hacerles saber que no los hemos olvidado, que apreciamos su amistad y que guardamos todos los recuerdos que compartimos juntos…

Aunque las personas cambian y sus vidas se reorganizan, los amigos deberían ser amigos por siempre, aunque no tengan nada en común, solo el compartir los mismos recuerdos.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.220 seguidores

%d personas les gusta esto: