El cumpleaños de mi hija


Mi hija cumplía quince años y le organizamos la fiesta en un salón para que invitara a todos sus amigos.  Esa noche, a medida que iban llegando, se acomodaban en el lugar asignado y enseguida abrían sus celulares y se ponían a conversar por medio de mensajes de texto, o a jugar con esos aparatitos maravillosos entre  mensaje y mensaje.

Era muy tierno verlos concentrados cada uno en la pantalla de sus sobrios y negros aparatos, como especificaba la invitación “elegante sport y celulares negros”. Qué grandes están todos, pensar que los conozco desde que hablaban entre ellos…

Todavía les recuerdo la voz, algunos no me creen cuando les digo que esos chicos hablaban y se miraban a los ojos. Yo no los corregía, claro; “ya van a crecer y van a aprender solos a no hablar”, pensaba.

Cuando llegó el momento del baile, cada uno conectó los auriculares a su celular, eligió la carpeta de canciones que más le gustaba y entró a la pista. Daba la sensación de que todos estaban bailando el mismo tema.

La entrada de mi hija fue apoteótica, exultante de emoción. Sus amigos se desesperaban por ser los primeros en hacerle llegar su texto de felicitaciones, moviendo a toda velocidad sus pulgares. Algunos, los más previsores, ya tenían el mensaje preparado y lo único que debían hacer era apretar “enviar”.
El teléfono de mi hija no paraba de vibrar y como era imposible leerlos todos, guardó algunos para más tarde.

Me acerqué a ella y sin darme cuenta le dije:
- Feliz cumpleaños, hijita.

Ella me miró horrorizada y se apartó de mí. Preocupado, fui tras ella y le pregunté si le pasaba algo, si había hecho algo que la incomodara. Tomó el celular y me mandó un mensaje de texto:

- M kres avrgnzar frnte a ms amgs? Hcme fvor, pra q stn ls tlfnos?

No tuve más remedio que abrir el mío y mandarle mis felicitaciones
- prdon, fliz cmplños, hjta. T am. Papa.

Fue el cumpleaños perfecto.  Cómo pasa el tiempo, qué viejo estoy, pensar que casi le doy un beso.

Darío Kullock (Nido Prestado)

About these ads

Acerca de Luis Castellanos

Un caraqueño en Maracaibo. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos.

Publicado el 4 octubre, 2011 en fobia a celulares inteligentes. Añade a favoritos el enlace permanente. 16 comentarios.

  1. Sencillamente excelente. Reflejas lo que está pasando en nuestra sociedad y con nuestros jóvenes de una forma verídica a más no poder. Y dicen que hay que adaptarse a los tiempos que corren, pero sinceramente, a algunas cosas me provoca tristeza adaptarme. Gracias por compartir, Luis.

  2. Que triste!!!!, miedo me da, mi hija en su primera comunión pidio de regalo un teléfono movil, menos mal que, de momento no le hace caso, eso si, la desilusión que se llevo al verlo fue terrible, le cogi un modelo muy sencillo, adecuado para su edad, si es que a los 9 años es edad para tenero, cosa que dudo, ella queria uno con muchas mas prestaciones, igual es por eso que pasa de él, pero lo tengo claro, no voy a comprar otro.
    Saludos

  3. Que triste!!!…la permisividad del padre. Se cosecha lo que se siembra. Pregunto…Mientras hablamos por el celular, escuchamos a nuestros hijos?
    Saludos y excelente dia

  4. ESTAS MODERNIDADES¡¡¡¡ Diría mi padre: “son cosas del diablo”. Un saludo para todos….Buen Día¡¡¡¡

  5. Rosario Pérez Díaz

    Todo cambia… para bien o para mal… y nuestros hijos nos lo hacen ver.
    Pero son lo que nosotros hemos hecho de ellos… los hemos dejado solos, contactándonos por teléfono para decirles lo que hagan o dejen de hacer y… ahí está el resultado… aprendieron de nuestro ejemplo.
    Una muy buena reflexión… para meditarla!!!

  6. EN ESTOS DIAS UNA AMIGA ME DIJO POR TELEFONO DESDE CANADA A COLOMBIA:
    YA TENGO OTRA VEZ COMPUTADORA…. Y VAMOS A PASAR RICO CHATEANDO.
    AL DIA SIGUIENTE CUANDO MIRE MIS MENSAJES HABIAN 15 PRESENTATIONES ENVIADAS DESDE SU ORDINADOR Y EN NINGUNA PARTE HABIA UN……………… HOLA……..COMO ESTAS?……….. DESDE LAS 5.30 AM HASTA LAS 9.00 AM…
    VIVA LA TECNOLOGIA………………………………. YA NO HAY CONTACTO HUMANO.

  7. Bueno los tiempos cambias, pero los culpables somos nosotros que nos adaptamos a todo, y poco nos preocupamos por rescatar a nuestros hijos, si no es el celular es el Wii, el DS, o cualquier maquinita que los entretenga mientras nosotros hacemos nuestras labores diarias que día a día son muchas mas y se le siguen sumando…

    • Saludos a todas! Y gracias por sus comentarios…

      Y esto es tan cierto, que el día de mi cumpleaños mi novia estuvo un rato conectada al teléfono, desde donde me envió mi felicitación virtual, para después darme la felicitación en persona…

  8. Orietta Torres Balmaceda

    Triste la actitud del padre quien, al parecer, está orgulloso de los “avances” de su hija y sus amigos y termina cediendo a eso, enviándole un mess de texto! Los teléfonos inteligentes están llevando a jóvenes y adultos a una forma de comunicación menos personal. No estoy en contra de la tecnología, de hecho la uso a diario pero pienso que hay que rescatar esos momentos en los que aún nos comportamos como seres humanos y disfrutamos de un abrazo, un apretón de manos, momentos en los que podemos mirarnos a la cara y disfrutar del brillo en los ojos de la otra persona cuando nos sonríe, escuchar su risa….

  9. Que triste!!! Que triste de verdad que le den mas importancia a las cosas materiales de este mundo, y dejemos a un lado los valores. Hay que enseñar a nuestros hijos a valorar y agradecer todo cuanto tienen y no enseñarlos a que la felicidad depende de las cosas materiales que pudieras tener. Es mas valioso un abrazo y beso de un padre amado, que el frio mensaje de un telefono.
    saludos.

  10. Hola, veo que publicaste un post mío que fue publicado originalmente con el nombre de “Fliz cmple” en mi blogg El Nido Prestado (http://elnidoprestado.blogspot.com.ar/). Entiendo que no sabías el origen del mismo pero ahora que te llegó la información me encantaría que consignes la fuente. Estás invitado y autorizado a publicar cualquiera de mis textos, y me gustaría que cites la fuente.
    Estuve mirando tu blogg y me pareció muy interesante, te felicito
    Saludos
    Darío

  1. Pingback: El cumpleaños de mi hija | Blogs Cristianos

  2. Pingback: Cómo era de bueno ser padre! « El compendio del guardián

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.220 seguidores

%d personas les gusta esto: