La ‘Sexalescencia': Tener 60 en el Siglo XXI


Si miramos con cuidado, podemos detectar la aparición de una franja social que antes no existía: la gente que hoy tiene alrededor de sesenta años: LA ‘SEXALESCENCIA’

Es una generación que ha pateado fuera del idioma la palabra “sexagenario”, porque sencillamente no tiene entre sus planes actuales, el hecho de envejecer.

Se trata de una verdadera novedad demográfica parecida a la aparición en su momento, de la “adolescencia”, que también fue una franja social nueva, que surgió a mediados del siglo XX para dar identidad a una masa de niños desbordados, en cuerpos creciditos, que no sabían hasta entónces dónde meterse, ni cómo vestirse.  Este nuevo grupo humano que hoy ronda los 60, ha llevado una vida razonablemente satisfactoria.

Son hombres y mujeres independientes que trabajan desde hace mucho tiempo y han logrado cambiar el significado tétrico, que tanta literatura rioplatense le dio durante décadas  al concepto del trabajo.

Supuestamente debe de ser por esto, que se sienten plenos; algunos ni sueñan con jubilarse. Los que ya se han jubilado, disfrutan con plenitud de cada uno de sus días sin temores al ocio o a la soledad y siguen ‘creciendo’. Disfrutan, porque después de años de trabajo o crianza de hijos, carencias, desvelos y sucesos fortuitos, bien vale ‘mirar el mar con la mente vacía, o volar una paloma desde el 5º piso del apartamento.’

Dentro de ese universo de personas saludables, curiosas y activas, la mujer tiene un papel rutilante.  Ella trae décadas de experiencia de hacer su voluntad, cuando sus madres sólo podían obedecer y de ocupar lugares en la sociedad, que sus madres ni habrían soñado con ocupar.

Esta mujer ‘sexalescente’ pudo sobrevivir a la borrachera de poder, que le dio el feminismo de los 60´, en aquellos momentos de su juventud, en el que los cambios eran tantos, pudo detenerse a reflexionar qué quería en realidad.

Algunas se fueron a vivir solas, otras estudiaron carreras que siempre habían sido exclusivamente masculinas, otras eligieron tener hijos, otras eligieron no tenerlos, fueron periodistas, atletas o crearon su propio “YO S.A.”.  Pero cada una hizo su voluntad.

Reconozcamos que no fue un asunto fácil y todavía lo van diseñando cotidianamente.  Pero algunas cosas ya pueden darse por sabidas, por ejemplo que no son personas detenidas en el tiempo;  la gente de “sesenta”, hombres y mujeres, maneja la compu como si lo hubiera hecho toda la vida.  Se escriben y se ven, con los hijos que están lejos y hasta se olvidan del viejo teléfono, para contactar a sus amigos y les escriben un e-mail con sus ideas y vivencias.

Por lo general están satisfechos de su estado civil y si no lo están, no se conforman y procuran cambiarlo.  Raramente se deshacen en un llanto sentimental.

A diferencia de los jóvenes, los sexalescentes conocen y ponderan todos los riesgos. Nadie se pone a llorar cuando pierde: sólo reflexiona, toma nota a lo sumo… y a otra cosa.  La gente grande comparte la devoción por la juventud y sus formas superlativas, casi insolentes de belleza, pero no se sienten en retirada.  Compiten de otra forma, cultivan su propio estilo.

Ellos, los varones no envidian la apariencia de jóvenes astros del deporte, o de los que lucen un traje Armani, ni ellas, las mujeres, sueñan con tener la figura tuneada de una vedette.  En lugar de eso, saben de la importancia de una mirada cómplice, de una frase inteligente, o de una sonrisa iluminada por la experiencia.

Hoy la gente de 60, como es su costumbre, está estrenando una edad que todavía NO TIENE NOMBRE; antes los de esa edad eran ‘viejos’ y hoy ya no lo son; hoy están plenos física e intelectualmente, hacen el amor como si tuveiran 20 ‘primaveras’, recuerdan la juventud, pero sin nostalgias, porque la juventud también está llena de caídas y nostalgias y ellos lo saben.

La gente de 60 de hoy, celebra el sol cada mañana  y sonríe para sí misma muy a menudo… Quizás, por alguna razón secreta, que sólo saben y sabrán los de sesenta en el siglo XXI.

A disfrutar la vida!!

About these ads

Acerca de Luis Castellanos

Un caraqueño en Maracaibo. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos.

Publicado el 18 agosto, 2011 en Uncategorized. Añade a favoritos el enlace permanente. 9 comentarios.

  1. Reconozco que por lo que voy viendo está siendo exactamente como dices. Me llena de optimismo el pensar que los entrados en esa década tienen y sienten tan enormes ganas de vivir.

    Entonces ¿Con cuánta más razón yo, que aún me falta un buen tiempo para los 60, tengo que estar exultante?

    Subidón, subidón. ✾◕‿◕✾. ¡¡¡Gracias!!!

  2. Paco Jones Menda

    Pues yo tengo ahora 65 años y solo puedo decirte que tienes toda la razón…

    No se como serán los 80 ni los 90 (ni si llegaré o no a cumplirlos) pero por ahora no envidio nada de mi vida pasada; estoy ahora mas feliz y satisfecho que nunca. Me sigue gustando esquiar en invierno y nadar en verano; viajo todo lo que puedo, cuanto mas lejos, mejor; disfruto con la buena mesa, la lectura y el baile. Ah; por si lo has pensado, sigo teniendo una vida sexual plena y satisfactoria. Y disfruto de lo que ahorré e invertí mientras trabajaba; como no tengo hijos, pienso fundirme todo el dinero antes de irme para el otro barrio.

    No se en que día de la semana vivo ni falta que me hace; para mi siempre es domingo. He tirado el despertador a la basura porque ya no lo necesito; me levanto cuando quiero y me acuesto cuando me apetece. Si; esta es, realmente, una edad maravillosa.

  3. Por cierto, no es una nota anónima, sino que pertenece su autoría a Iñaki Anasagasti, dirigente del Partido Nacionalista Vasco, nacido en Venezuela.

  4. Gloria América Ortiz

    Tengo 58 y siento el inicio a una etapa hermosa! Acertada la reflexión…tal cual la describe.

  5. Alejandro Mehebring

    LA SEXALESCENCIA. Efectivamente es una generación que dio muchos cambios a la humanidad, hoy tengo 63 años y me siento de 40, yo sé, que así será toda mi vida, los años dejaron de existir en mi interior, existe un poder interior que me lleva a donde quiero con sabiduría, comprensión y expansión espiritual, hoy tengo más inquietudes por la ascensión y el nuevo despertar de la humanidad en el universo y los cambios de conciencia que se están dando, me siento nuevo cada día.

    Que es, las nuevas energías que están llegando del universo.

  6. FREDDY ANTONIO ROSARIO

    ES UNA NUEVA ETAPA EN LA VIDA DEL INDIVIDUO MODERNO, QUE SE FUE DESPEGANDO DEL PATRIARCADO FAMILIAR, CON MULTIPLES ESPECTATIVAS DE VIVIR, VALORARSE Y VALORAR AL QUE SE TIENE AL LADO, O AL QUE SE DEJO DE TENERLO, PERO QUE LLENA EN SU INTERIOR LA LLAMA VIVIFICANTE DEL AMOR, DEL CARIÑO , DE LA TERNURA Y EL PODER COMPARTIR UN POCO, TODAVIA LO QUE SE TIENE, CON UN SENTIMIENTO DE UTILIDAD Y CON EL GRAN DESEO DE DAR MAS, APORTAR MAS, PARA SENTIRSEUN SER CUMPLIDO CON SUS SEMEJANTES

  1. Pingback: La ‘Sexalescencia’: Tener 60 en el Siglo XXI | Blogs Cristianos

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 6.982 seguidores

%d personas les gusta esto: