Comer en familia


Es importante comer en familia? Los nuevos estudios sobre el tema no dejan lugar a dudas. Según Kendrick, un terapista de familia: “Es la mejor vitamina diaria que los padres pueden dar a los hijos”. Implica intercambiar sobre la escuela, los amigos, el maestro, o hacerlo sobre los abuelos, los tíos y primos, las noticias del día. Hacerlo en igualdad, sin temores, ni vergüenzas, ni inhibiciones. Mejora la autoimagen, fortalece la autoestima, desarrolla el pensamiento crítico-creativo, moviliza la capacidad de participar, construye una identidad sana.

Practicarlo regularmente y sin teléfonos, blackberries, ni TV encendidos, está asociado después con conductas como evitar el embarazo adolescente, más altos puntajes en la escuela, menos desórdenes de comida en jóvenes.

Además un estudio mostró que los que comen con sus hijos, tienen un nivel de satisfacción de la vida más alto.

Esta es una de las múltiples expresiones del valor espiritual y afectivo, excepcional de la familia.

Por ello a pesar de las ideologías antifamilia, y de los esfuerzos que implica llevar adelante una familia, sigue siendo una institución de total vigencia. Una reciente investigación en Estados Unidos, muestra que el matrimonio es parte de la vida de la gran mayoría. Tomando los de 40 años, el 81% se ha casado por lo menos una vez. También las cifras indican que si bien hay un modesto descenso en los últimos 30 años, también lo hay en las cifras de divorcio.

La familia está en pie, pero sus posibilidades de tener y criar hijos y desarrollarse en economías tan turbulentas e individualistas están muy ligadas a que la sociedad lleve adelante políticas públicas protectoras. Un ejemplo interesante es la practicada en Francia desde hace años. Las familias francesas tienen dos bebés promedio frente a sólo 1.5 en la Unión Europea en su conjunto. El país invierte en la familia. El año pasado, gastó el 5.1% de su producto bruto, 135.000 millones de dólares en familia, cuidado de niños, y beneficios de maternidad. Entre ellos junto a las licencias pos parto de cuatro meses, aporta amplias ayudas familiares, deducciones fiscales por niño, descuentos para familias grandes en los trenes, hogares de cuidado gratuitos de buena calidad para los niños de 3 a 5 años a los que está asistiendo el 99% de ellos, y hasta tratamientos integrales de rehabilitación física para el periodo pos parto.

En América Latina, la familia tiene fuertes raíces culturales, y es valorizada por los jóvenes en las encuestas como la institución en que más creen, pero muchas familias se destruyen bajo los impactos de la pobreza, o crece la tasa de renuencia a formarlas por las incertidumbres económicas severas, el déficit de vivienda, y la falta de apoyos públicos.

Con algunos avances, hay mucho por hacer para que la política pública garantice a todos con apoyo de la sociedad, que establecer una familia constituya un derecho real y no sólo retórico.

Bernardo Kliksberg
El Universal
kliksberg@aol.com

About these ads

Acerca de Luis Castellanos

Un caraqueño en Maracaibo. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos.

Publicado el 26 octubre, 2010 en familia. Añade a favoritos el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. Pienso que para las personas de nivel económico medio, no es motivación suficiente las ayudas que pueda dar el estado para tener hijos, ahora no tenemos tantos hijos como antes por el ritmo de vida. En un pais como por ejemplo España, que es el que conozco, las mujeres se casan cada día mas tarde y si no tienen hijos es por no atarse, no por que no les puedan mantener, caso diferente está siendo el de todas las latinoamericanas que han venido, que a una edad muy temprana empiezan a tener hijos y esto es lo que va a salvar al pais de tener una poblacion super envejecida. Por otro lado se ha perdido el gusto por la vida familiar, si a un crio de 16 años le dices que el fin de semana toca ir a comer con los abuelos, te monta un número del copón, en los adultos, es dificil coincidir en horarios, el tema es que cada uno hace su vida, así está montada la sociedad actual, los niños comen en el cole y el resto cuando puedes y donde puedes. Si, pienso que se han perdido esos valores y es una pena.
    Saludos

    • Esa es una de las diferencias entre Europa y Latinoamérica. En Latinoamérica la población es jóven. Y estoy de acuerdo con el escrito: no hay como comer en familia. Es lo mejor que hay!!!! Saludos María!!!

  2. Comer en familia deberia ser un compromiso de todos, aunque la premura de nuestros tiempos muchas veces nos los impida, pues papá y mamá trabajan los niños tienen que ir a la escuela no coincidiendo con los horarios de la comida, pero que no sea excusa reunirse por lo menos 1 vez al dia todos a la mesa, ya sea a la hora del desayuno, al medio día o la cena, que se haga una costumbre inquebrantable, comer en familia se integra la familia se intercambian opiniones etc…pienso que Latinoamerica ha tomado o va tomando conciencia, es preferible tener uno o dos hijos y tenerlos bien…que tener muchos y se complique la cosa, con esto no quiero decir que no estoy de acuerdo con las familias numerosas, me encantaria pero siempre y cuando se tenga la responsabilidad y los medios suficientes para sacarlos avante.

  1. Pingback: 110620 – Artículo de Sumito Estevez – Generación Ipod | SER NIñO ahora

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.033 seguidores

%d personas les gusta esto: