Lealtad


101cuentosUn insurrecto había sido condenado a morir en la horca. El hombre tenía a su madre viviendo en una lejana localidad y no quería dejar de despedirse de ella por este motivo. Hizo al rey la petición de que le permitiese partir unos días para visitar a su madre. El monarca sólo puso una condición, que un rehén ocupase su lugar mientras permanecía ausente y que, en el supuesto de que no regresase, fuera ejecutado por él. El insurrecto recurrió a su mejor amigo y le pidió que ocupase su puesto. El rey dio un plazo de siete días para que el rehén fuera ejecutado si en ese tiempo no regresaba el condenado.

Pasaron los días. El sexto día se levantó el patíbulo y se anunció la ejecución del rehén para la mañana del día siguiente. El rey preguntó por su estado de ánimo a los carceleros, y éstos respondieron:

–¡Oh, majestad! Está verdaderamente tranquilo. Ni por un momento ha dudado de que su amigo volverá.

El rey sonrió con escepticismo.

Llegó la noche del sexto día. La tranquilidad y la confianza del rehén resultaban asombrosas. De madrugada, el monarca indagó sobre el rehén y el jefe de la prisión dijo:

–Ha cenado opíparamente, ha cantado y está extraordinariamente sereno. No duda de que su amigo volverá.

—¡Pobre infeliz! -exclamó el monarca.

Llegó la hora prevista para la ejecución. Había comenzado a amanecer.

El rehén fue conducido hasta el patíbulo. Estaba relajado y sonriente.

El monarca se extrañó al comprobar la firmeza anímica del rehén. El verdugo le colocó la cuerda al cuello, pero él seguía sonriente y sereno. Justo cuando el rey iba a dar la orden para la ejecución, se escucharon los cascos de un caballo. El insurrecto había regresado justo a tiempo. El rey, emocionado, concedió la libertad a ambos hombres.

*El Maestro dice: Deposita en tu capacidad de libertad interior la confianza del rehén y el camino te conducirá a la meta más alta.

Tomado de “Cuentos Clásicos de la India” recopilados por Ramiro Calle

About these ads

Acerca de Luis Castellanos

Un caraqueño en Maracaibo. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos.

Publicado el 6 agosto, 2010 en cuentos de la India. Añade a favoritos el enlace permanente. 7 comentarios.

  1. Claro que si, hay que ser leales a los amogos, es la base de la amistad, si no te fias de un amigo, ¿de quien te vas a fiar?.
    Buen fin de semana y hasta dentro ne unos días, me voy a pillar un descansillo, pero ten en cuenta Luis, que como publiques algo del estilo del decálogo del otro día, cuando vuelva te meteré caña.
    Saludos.

  2. Es muy difícil desarrollar la confianza, la tolerancia, la paciencia, pero son de las cosas más indispensables que habríamos de trabajar.

    Además la confianza no solo vá en un sentido, sino debe ser recíproca y lo hace doblemente difícil, pero doblemente valioso cuando se consigue.

    Un abrazo.

  3. Arturo Martínez N.

    felicito a los que elaboran esta página pues es de mucha utilidad en la educación.

  4. felicitaciones……muy buen contenido esta del puctas….
    me saco el sombrero ante el autor me fue de gran utilidad……..

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.487 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: