Honradez


En un centro comercial en un lugar de los Estados Unidos una pareja se acercó a comprar un artículo. La dependiente les atendió solícita y no se percató que al darles el cambio, se le fue la mano y les dio mucho dinero de más. Ellos, que tenían prisa, tampoco se dieron cuenta del error.

Ya fuera del centro comercial fueron a un restaurante. Al revisar su billetera, el hombre se percata de que había recibido mucho dinero como cambio; ¡Unas cincuenta veces más de lo que pagó! Se había dado una confusión de la denominación de los billetes. El dijo a su pareja que debían ir de inmediato a devolver lo que no era suyo, y retornaron al centro comercial enseguida.

Al acercarse hacia la dependiente, la llamaron aparte para no avergonzarla ante otros ni complicarle la vida. – Señorita, usted me dio dinero de más como cambio de la compra que le hice hace unos minutos. Aquí le devuelvo su dinero y deme lo que es correcto y tenga más cuidado la próxima vez. La mujer se quedó boquiabierta y, siendo responsable, llamó a su jefe de sección y le explicó de qué se trataba.
El hombre se acercó presto a la pareja, asombrado también, y le explicó al honrado caballero: – Señor, ¿ve esa cámará de TV? Allí se ha grabado todo, desde que usted hizo la compra, cuando se le dio cambio de más y ahora que usted ha retornado ese dinero que por error se le dio. Nuestra compañía quiere honrarle y pedirle que nos permita publicar este hecho ejemplar que ya casi no se da en estos días.

Un tanto nervioso, el aludido tomó del brazo al jefe de sección de ese centro comercial y, en voz baja le dijo: – Señor, olvídese de lo ofrecido; si usted hace eso me pondría en problemas.
Yo soy casado, y la mujer que está conmigo no es mi esposa. !!!

Sí, se trataba de un caso extraordinario de honradez; pero no había integridad en aquel hombre.

Puede haber honradez sin integridad, pero nunca integridad sin honradez.

About these ads

Acerca de Luis Castellanos

Un caraqueño en Maracaibo. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos.

Publicado el 24 enero, 2008 en valores. Añade a favoritos el enlace permanente. 13 comentarios.

  1. Puede haber honradez sin integridad, pero nunca integridad sin honradez. Yo pienso que si no se es honesto con uno mismo ni con su propia pareja no es íntegro y no vale la pena

    • Me gustó esta reflexión y la pienso usar esta semana con mis estudiantes,pues la honradez y la integridad son como debería ser el matrimonio,unidas hasta el fin,gracias Sr. Castellanos por esta página.Bendiciones!!

  2. Asi es Ivonne. Estoy de acuerdo…

  3. me encanto eta reflexion estuvo demente gracias por todo que el señor le bendiga mucho

  4. pues siento que le falta el final ¿no?
    bueno esta historia nos enseña demasiadooo

  5. me parece muy lo de ese hombre y k todas las personas debemos ser asi

  6. Tiene un valor de vida pero no completamete porque al traicionar a su esposa de esa manera, no es tán honesto deberia de tomar en cuenta las consecuencias de su acto, ya que esto podria traerle a su vida hijos fuera del matrimonio y lo que es peor aun enfermedades que tambien va compartir con su esposa por su engaño.

  7. pues me gusto mucho esta reflexion

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.489 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: