Rosas blancas


Entre a la tienda departamental de mi ciudad para hacer unas compras navideñas de último minuto. Miré toda la gente y renegué entre dientes.

Estaría allí para siempre… Y tenia muchísimo que hacer. Navidad estaba comenzando a ser un enfado. Yo preferiría dormir, hasta q pasará la navidad.

Me fui lo más pronto posible entre toda la gente, Y me dirigí al departamento de juguetes. Estando allí, renegué de nuevo sobre los precios de todos estos juguetes, y me puse a pensar que si mis nietos los apreciarían o si iban a jugar con ellos.

Me encontré en la sección de las muñecas. De reojo, mire un niño de más o menos cinco años abrazando una linda muñeca. Le tocaba su cabello y la abrazaba tan tiernamente, que sin querer, seguía yo volteando hacia el niño y pensando que para quién sería esa muñeca.

Lo mire que volteo hacia una mujer y llamo a su tía por su nombre, y le dijo
– “Estas segura que no tenemos suficiente dinero?”

La mujer le respondió con impaciencia,

- “Tu sabes q no tenemos suficiente dinero para ella.”

Su tía le dijo al niño que no se moviera de allí. Que ella tenía q agarrar otras cosas Y regresaría en pocos minutos. Y luego se retiró de allí. El niño continúo abrazando la muñeca.

Después de un ratito, le pregunte que para quién era la muñeca. Me contestó,

- “Es la muñeca que tanto ansió mi hermanita para Navidad. Ella estaba segurísima que Santa Claus se la regalaría.”

Le dije que quizás Santa Claus se la llevaría y él me contestó,

- “No, Santa no puede ir a donde está mi hermana…tengo que darle la muñeca a mi Mamá para que se la lleve.”

Le pregunté que en dónde estaba su hermanita.

Me miró con sus ojos llenos de tristeza y me dijo,

- “Ella se ha ido a con Jesús. Mi papá dice que Mamá tendrá que irse para estar con ella.”

Mi corazón casi paró de latir.

Luego me volvió a mirar el niño y me dijo

- “Le dije a mi papá que le dijera a mi mamá que no se fuera todavía. Que esperara hasta que volviera yo de tienda.”

Luego me preguntó que si quería yo ver su fotografía. Le dije que me encantaría. Sacó unas fotos que se había tomado frente de la tienda. Me dijo:

- “Quiero que mi Mamá se lleve estas fotos para que nunca me olvide. Yo quiero tanto a mi Mamá, y quisiera q no tuviera que dejarme, pero papá dice que necesita estar con mi hermanita.”

Miré que el niño agachó su cabeza y se puso muy callado. Mientras el no miraba, metí mi mano a mi bolso y tomé un puño de billetes.

Le pregunté al niño,

- “¿Contamos de nuevo el dinero?”

Se puso muy contento y me respondió que si. Que él sabía que tenía que ser suficiente.
Metí mi dinero entre el de el y lo comenzamos a contar. Era lo suficiente para la muñeca. Suavemente dijo

- “Gracias Jesús, por darme suficiente dinero.”

Entonces el niño me dijo,

- “Le pedí a Jesús que me diera suficiente dinero para comprar esta muñeca, para que Mamá se la pueda llevar a mi hermanita. Y El escuchó mi oración. Quería pedirle para comprarle una rosa blanca a mí mamá, pero no se lo pedí. Pero El me dio lo suficiente para comprar la muñeca y la rosa para mi Mamá…….. A ella le encantan las rosas blancas, muchísimo.”

En unos momentos regresó la tía y yo me fui con mi carreta.

No podía dejar de pensar en el niño mientras terminaba de hacer mis compras. Ya tenía yo una actitud y sentimiento totalmente diferente que cuando comencé. Estaba recordando algo que había leído en el periódico unos días antes sobre un conductor ebrio que había chocado contra un carro, matando a una niña y la mamá estaba en condición muy crítica.

La familia estaba tratando de decidir si quitarle la vida artificial. Pero seguramente, este niño no podría ser parte de ese relato.

Dos días después, leí la noticia que la familia había decido desconectar la vida artificial. Más tarde ese día, no me pude resistir y fui y compre unas rosas blancas y los lleve a la funeraria en donde estaba la joven mujer.

Y allí estaba ella deteniendo una linda rosa blanca, la hermosa muñeca y la foto del niño de la tienda. Me fui de allí llorando, mi vida cambio para siempre. El amor que ese niño tenía para su hermanita y su madre era sobresaliente. Y en un instante, un conductor ebrio destrozó la vida de ese niño en pedazos.

About these ads

Acerca de Luis Castellanos

Un caraqueño en Maracaibo. Docente Universitario y Bloguero. Orgulloso padre de dos hijos.

Publicado el 21 diciembre, 2007 en navidad. Añade a favoritos el enlace permanente. 11 comentarios.

  1. Que pena que cosas como esa por aquí no se vean tanto. Nos puede la desconfianza y al final no se hace nada. Deberíamos darnos cuenta a tiempo de que desconfiando de todo no solucionamos nada.
    Por otra parte es maravilloso que todavía quede gente dispuesta a ayudar desinteresadamente.

  2. Gracias IBB por tu comentario y visita… Se te agradece de todo corazón…

  3. Esta reflexion esta lindisima, ojala que con esto valoremos lo que tenemos, y no cuando sea tarde….

  4. Cecilia de Freitas

    si pararamos para pensar y reflexionar nos dariamos cuenta del misterio que es la vida y el simple hecho de existir gracias que Dios te bendiga

  5. Pienso, luego existo ;-)

  6. wuooo me isoo llorar ese amor realmente

  7. wo0o0w,, l leii en un libro,, se lla,a mas aya del pensamiento,, i me hixo llorar,, esta bien bonita,, ojala asi, valoremoss,,!1

  8. K bonita refleccion

  9. cada año, cuando llega la fiestas decembrinas leo y releo estas lineas, me relajan y dan fuerzas y optimismo para ayudar y ser mejor humano, un abrazo enorme a toda la gente que lea estas lineas, seguramente al final sran mejores personas…….

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 7.482 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: